El PP mue­ve sus «líneas rojas» para no que­dar­se en fue­ra de jue­go – Ramón Sola

Aznar reu­nió ayer a sus minis­tros de Inte­rior para recal­car que no hay más vía que la «derro­ta de ETA». Pero todo el mun­do sabe que en 1998 corrió a subir­se a la ola del alto el fue­go. Y Mayor Ore­ja le avi­sa de quien lle­va el timón aho­ra es el inde­pen­den­tis­mo ante un Esta­do débil.

El PP empie­za a repin­tar las «líneas rojas» que puso con­tra el pro­ce­so nego­cia­dor de 2005 – 2007. Mejor dicho, las des­pla­za unos metros más allá. Ayer sacó a esce­na a Aznar y sus tres minis­tros de Inte­rior, en una com­pa­re­cen­cia que evi­den­cia su mie­do a que la solu­ción al con­flic­to lle­gue en la era del PSOE. Bus­ca al menos algún rédi­to de una diná­mi­ca que, sin embar­go, como admi­te Mayor Ore­ja, no depen­de del Esta­do, sino de la izquier­da aber­tza­le.

Los avan­ces hacia un nue­vo esce­na­rio rea­li­za­dos en exclu­si­va por la izquier­da aber­tza­le tie­nen muy preo­cu­pa­do a José María Aznar y su equi­po. El ex pre­si­den­te espa­ñol ya no calla su temor ante la posi­bi­li­dad de que la apues­ta por el pro­ce­so demo­crá­ti­co des­em­bo­que, más tem­prano que tar­de, en la solu­ción al con­flic­to. Un con­flic­to que, como todo el mun­do sabe, el PP dejó intac­to en sus ocho años de gobierno. Y un con­flic­to que, de hecho, le obse­sio­nó has­ta lle­var­le a per­der La Mon­cloa, al inten­tar impu­tar a ETA la auto­ría del 11‑M

Aznar advier­te al PSOE de que «nadie tie­ne dere­cho a mal­gas­tar» los años de com­ba­te. Lo hace en el pró­lo­go de «Espa­ña, camino de liber­tad», uno de esos libros escri­tos ad hoc para refor­zar la estra­te­gia de un par­ti­do. De hecho, lle­va la fir­ma del por­ta­voz de Inte­rior del PP, Igna­cio Cosi­dó, y está edi­ta­do por FAES.

El men­sa­je prin­ci­pal, la nue­va línea roja, es que debe impe­dir­se a toda cos­ta que la izquier­da aber­tza­le vuel­va al terreno de la lega­li­dad, con el que se cer­ce­na­ría el impres­cin­di­ble deba­te sobre el mar­co polí­ti­co en igual­dad de con­di­cio­nes. «Las fal­sas expec­ta­ti­vas no son más que un pla­to reca­len­ta­do de la coci­na de ETA ‑se que­jó ayer Aznar‑, ade­re­za­do por sus apo­yos polí­ti­cos y pre­sen­ta­do por esos supues­tos media­do­res inter­na­cio­na­les para hacer­lo más atrac­ti­vo a las volun­ta­des errá­ti­cas y a los cálcu­los opor­tu­nis­tas». Para Angel Ace­bes, «el buen camino no pue­de ser que ETA vuel­va a las ins­ti­tu­cio­nes». Y para Mariano Rajoy, «no se pue­den pre­sen­tar a las elec­cio­nes ni los terro­ris­tas ni sus fran­qui­cias, los lla­ma­dos bue­nos u hom­bres de paz».

Jun­to a Rajoy y Ace­bes, en la pre­sen­ta­ción par­ti­ci­pa­ron Aznar y Jai­me Mayor Ore­ja. Eran el pre­si­den­te y el minis­tro de Inte­rior que deci­die­ron sen­tar­se con ETA y HB. Todo el mun­do sabe que eso ocu­rrió, en los años 1998 y 1999, en Zurich y en Bur­gos.

Aquel momen­to de Liza­rra-Gara­zi tuvo un cier­to para­le­lis­mo con el actual, en el sen­ti­do de que ambos pro­ce­sos arran­ca­ron al mar­gen del Gobierno espa­ñol y sin haber­le extraí­do un com­pro­mi­so pre­vio a modo de garan­tía. Sin embar­go, está en las heme­ro­te­cas que Aznar, como pre­si­den­te del Gobierno, se apre­su­ró a inten­tar subir­se a aque­lla ola aje­na para tra­tar de lograr el final de ETA. Le bas­ta­ron unas sema­nas para «auto­ri­zar» con­tac­tos «con el MLNV», una expre­sión de reco­no­ci­mien­to y res­pe­to al enemi­go. Se pro­du­je­ron algu­nos acer­ca­mien­tos de pre­sos. Y el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal anu­ló la con­de­na impues­ta a toda la Mesa Nacio­nal. Casua­li­da­des, sin duda. Aznar y su tro­pa se hicie­ron ayer los olvi­da­di­zos: lo que des­ta­có ante el audi­to­rio es que el PP ha sido el impul­sor del alar­ga­mien­to de las con­de­nas.

Aznar y Mayor Ore­ja tam­po­co recor­da­ron ano­che que aquel diá­lo­go fue empren­di­do por el PP sólo año y medio des­pués de haber jura­do gue­rra total a la izquier­da aber­tza­le tras la muer­te de Miguel Angel Blan­co. Para hacer­lo, guar­da­ron en los cajo­nes las fotos de las emble­má­ti­cas manos blan­cas, que son por­ta­da del libro pre­sen­ta­do ayer.

En las «líneas rojas» repin­ta­das por el PP no hay, por tan­to, una cohe­ren­cia míni­ma con su pasa­do. Y su acti­tud sólo pue­de expli­car­se, por tan­to, des­de el temor par­ti­dis­ta a que­dar en fue­ra de jue­go total. En un momen­to en que está abrien­do bre­cha en expec­ta­ti­va de voto res­pec­to al PSOE por la impo­pu­la­ri­dad de sus medi­das eco­nó­mi­cas, el PP teme que José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro coja oxí­geno de rebo­te con los nue­vos aires abier­tos en Eus­kal Herria por el inde­pen­den­tis­mo. Esta hipó­te­sis está ya en todos los foros: ayer mis­mo Iñi­go Urku­llu era pre­gun­ta­do en «El Mun­do» (y, por cier­to, ins­ta­ba a Zapa­te­ro a no fiar­se, o sea, a no mover­se).

Aun­que el PSOE per­ma­nez­ca abso­lu­ta­men­te enro­ca­do ante el pro­ce­so demo­crá­ti­co, Aznar reve­la su páni­co a que Zapa­te­ro o Rubal­ca­ba pue­dan sacar pro­ve­cho tan­to en el ámbi­to elec­to­ral esta­tal como en la esfe­ra inter­na­cio­nal, don­de solu­cio­nar con­flic­tos toda­vía coti­za al alza. Así las cosas, han deci­di­do recla­mar que fue­ron ellos ‑Aznar y Mayor Ore­ja- quie­nes ges­ta­ron este momen­to, pero ocul­tan­do a la vez que los tres envia­dos del pre­si­den­te espa­ñol se sen­ta­ron con ETA y con HB. Y tapo­nan­do cual­quier posi­ble medi­da de dis­ten­sión, inclu­so las más escru­pu­lo­sa­men­te lega­les y huma­ni­ta­rias: ayer mis­mo, María Dolo­res de Cos­pe­dal exi­gió que Rafa Díez Usa­bia­ga sea devuel­to a pri­sión. Al coro se suma la inefa­ble Rosa Díez, que ya rein­ter­pre­ta la eter­na can­ti­ne­la de que decla­ra­cio­nes como las de Jesús Egui­gu­ren «des­pre­cian a las víc­ti­mas de ETA».

El PP tra­ta, en defi­ni­ti­va, de obs­ta­cu­li­zar cual­quier avan­ce o, como plan B, de recla­mar par­te de sus rédi­tos. Pero, para­dó­ji­ca­men­te, unas horas antes Mayor Ore­ja hacía unas decla­ra­cio­nes reve­la­do­ras, al ad- mitir que en reali­dad la expec­ta­ti­va abier­ta pro­ce­de del movi­mien­to uni­la­te­ral de la izquier­da aber­tza­le y no de «la polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta para la derro­ta de ETA», que es el ante­tí­tu­lo de este «Espa­ña, camino de liber­tad».

En Tele­ma­drid, Mayor Ore­ja resal­tó que la izquier­da aber­tza­le ha cam­bia­do de estra­te­gia por­que apre­cia que «su pro­yec­to tie­ne más posi­bi­li­da­des que nun­ca de alcan­zar sus obje­ti­vos» debi­do a «la debi­li­dad de Espa­ña». Y aler­tó ade­más de que tras la vic­to­ria elec­to­ral de los inde­pen­den­tis­tas fla­men­cos el pasa­do domin­go tie­ne «otra refe­ren­cia, en el cora­zón de Euro­pa. Y la van a uti­li­zar».

Con­ti­nua­rá.

fuen­te: gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *