El Ban­co Mun­dial esti­mu­la la ven­ta de Áfri­ca- Cubadebate

¿Qué papel jue­gan en la com­pra de tie­rras afri­ca­nas por par­te de empre­sas extran­je­ras los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les? Pues el Ins­ti­tu­to Oakland, un cen­tro de inves­ti­ga­ción esta­dou­ni­den­se, aca­ba de hacer públi­co un infor­me que con­fir­ma las peo­res sos­pe­chas que alber­ga­ban muchos exper­tos: el Ban­co Mun­dial está favo­re­cien­do la apro­pia­ción de tie­rras afri­ca­nas por par­te de empre­sas extran­je­ras para que éstas las dedi­quen al jugo­so nego­cio de los biocombustibles.

El infor­me, que ana­li­za la refor­ma agra­ria en más trein­ta paí­ses afri­ca­nos, ase­gu­ra que estas manio­bras las está lle­van­do a cabo una socie­dad filial del Ban­co Mun­dial, la Socie­dad Finan­cie­ra Inter­na­cio­nal (SFI), y pone el acen­to en las polí­ti­cas libe­ra­les impues­tas por el Ban­co Mun­dial a los paí­ses afri­ca­nos y la mono­po­li­za­ción por par­te de gru­pos extran­je­ros de las mejo­res tie­rras de cul­ti­vo en un momen­to en que está seria­men­te com­pro­me­ti­da la segu­ri­dad ali­men­ta­ria en luga­res como el Sahel, don­de la ham­bru­na ame­na­za a millo­nes de personas.

Los auto­res del infor­me, Anu­radha Mit­tal y Daniel She­pard, ase­gu­ran que “tras la cri­sis ali­men­ta­ria y finan­cie­ra del año 2008, el Ban­co Mun­dial debe­ría e3star jugan­do un papel deci­si­vo a la hora de garan­ti­zar la segu­ri­dad ali­men­ta­ria de los paí­ses en desa­rro­llo”, cuan­do, en reali­dad, “los hechos reve­lan que el Ban­co Mun­dial hace todo lo con­tra­rio a tra­vés de sus pro­gra­mas de ‘Acce­so a la tie­rra’ y ‘El mer­ca­do de la tie­rra para la inversión’”.

Escri­be Daniel She­pard: “Más de cin­cuen­ta millo­nes de hec­tá­reas de tie­rras cul­ti­va­bles de los paí­ses en vías de desa­rro­llo están actual­men­te en manos de inver­so­res pri­va­dos”, sobre todo debi­do a la pro­mo­ción de las inver­sio­nes direc­tas en el sec­tor agrí­co­la pro­mo­vi­das por la SFI en paí­ses muy vul­ne­ra­bles des­de el pun­to de vis­ta alimentario.

En reali­dad, este infor­me vie­ne a poner nom­bres y ape­lli­dos a algo que ya era cono­ci­do. Hace un año, otro infor­me de la FAO, depen­dien­te de Nacio­nes Uni­das, adver­tía con­tra el ries­go de un empo­bre­ci­mien­to aún mayor de los paí­ses afri­ca­nos a cau­sa de la com­pra de tie­rras por par­te de las empre­sas extran­je­ras. En aquel caso se habla­ba de cin­co paí­ses afri­ca­nos, Etio­pía, Gha­na, Mada­gas­car, Malí y Sudán, en los que 2,5 millo­nes de hec­tá­reas habían sido obje­to de tran­sac­ción, con­ce­sión o ven­ta en los últi­mos años.

El Ins­ti­tu­to Oakland tie­ne muy bien iden­ti­fi­ca­do el pro­ble­ma, según infor­ma Oues­taf. Estas tran­sac­cio­nes, que están en el ori­gen de la pér­di­da de con­trol sobre sus tie­rras de los peque­ños pro­pie­ta­rios agrí­co­las afri­ca­nos, son posi­bles gra­cias a las prác­ti­cas de la SFI, que impul­sa a los Esta­dos afri­ca­nos a modi­fi­car su legis­la­ción en mate­ria de inver­sión extran­je­ra para faci­li­tar la com­pra por par­te de gru­pos empre­sa­ria­les pri­va­dos del Pri­mer Mundo.

Hay paí­ses de Áfri­ca occi­den­tal don­de estas prác­ti­cas han sido evi­den­tes. Por ejem­plo, Sie­rra Leo­na o Libe­ria, don­de, según el infor­me del Ins­ti­tu­to Oakland, nada menos que 21 refor­mas lega­les han sido pro­mo­vi­das en este sen­ti­do en el tiem­po récord de cua­tro meses. Otro ejem­plo sería Malí, don­de un pro­gra­ma de refor­mas del mun­do empre­sa­rial pre­ten­día favo­re­cer la inver­sión pri­va­da en el sec­tor del agro-nego­cio, el turis­mo y las minas. Igual­men­te, se citan los casos de otros paí­ses como Gui­nea Bis­sau y Benín don­de la inter­ven­ción del Ban­co Mun­dial y su filial, la SFI, ha teni­do con­se­cuen­cias “nefas­tas” sobre la pro­pie­dad y el con­trol de las tierras.

Sin embar­go, el pro­ble­ma no es sólo quién pier­de los cam­pos, sino a quié­nes van a parar. El Ins­ti­tu­to Oakland reve­la que muchos de los gru­pos que se que­dan con las tie­rras están par­ti­ci­pa­dos por el pro­pio Ban­co Mun­dial a tra­vés de su filial. “La SFI acon­se­ja a los gobier­nos, pero tam­bién es en sí mis­ma inver­sor pri­va­do”, ase­gu­ran los auto­res del informe.

La SFI se escu­da en la gene­ra­ción de empleo y en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que pue­den supo­ner las inver­sio­nes pri­va­das y que sus refor­mas pre­ten­den faci­li­tar­las, ya ven­gan de empre­sas loca­les o extranjeras.

En Malí, más de 160.000 hec­tá­reas han sido cedi­das a un gru­po pri­va­do para desa­rro­llar el cul­ti­vo de la Jatropha, una plan­ta uti­li­za­das en la pro­duc­ción de bio­car­bu­ran­tes. En Sie­rra Leo­na, una mul­ti­na­cio­nal sui­za va a pro­du­cir 100.000 metros cúbi­cos de bio­eta­nol a par­tir de la caña de azú­car local.

Pre­ci­sa­men­te la com­pe­ten­cia entre plan­tas para pro­du­cir bio­car­bu­ran­tes y plan­tas para el con­su­mo ali­men­ta­rio es uno de los gran­des argu­men­tos de quie­nes se opo­nen a estos tras­pa­sos de propiedad.

Uno de los casos más gra­ves se vive en Etio­pía, “un país en el que más de 13 millo­nes de per­so­nas pasan ham­bre y don­de el Gobierno ha pues­to más de 3 millo­nes de hec­tá­reas de tie­rra cul­ti­va­ble en manos de gru­pos extran­je­ros que se lle­van su pro­duc­ción a sus pro­pios paí­ses”, ase­gu­ra el infor­me. En la RDC, el Gobierno per­mi­tió la cesión de más de 10 millo­nes de hec­tá­reas de terre­nos agrí­co­las a gru­pos foráneos.

En el pró­lo­go del infor­me del Ins­ti­tu­to Oakland, el empre­sa­rio y filán­tro­po Howard G. Buf­fet lo deja bien cla­ro: “Áfri­ca tie­ne nece­si­da­des de inver­sión en la agri­cul­tu­ra, pero no de polí­ti­cos que per­mi­ten a los inver­so­res extran­je­ros cul­ti­var y lle­var­se la pro­duc­ción a sus pro­pios pue­blos en detri­men­to de las pobla­cio­nes loca­les (…) Estos polí­ti­cos están hacien­do daño a Áfri­ca, agra­van­do los con­flic­tos por el agua y la tie­rra (…) Áfri­ca no pue­de ser una mer­can­cía con la eti­que­ta de ‘abier­to para todos”.

J. NARANJO

Las Pal­mas de Gran Cana­ria | 11/​06/​2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.