El Ban­co Mun­dial esti­mu­la la ven­ta de Áfri­ca- Cuba­de­ba­te

¿Qué papel jue­gan en la com­pra de tie­rras afri­ca­nas por par­te de empre­sas extran­je­ras los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les? Pues el Ins­ti­tu­to Oakland, un cen­tro de inves­ti­ga­ción esta­dou­ni­den­se, aca­ba de hacer públi­co un infor­me que con­fir­ma las peo­res sos­pe­chas que alber­ga­ban muchos exper­tos: el Ban­co Mun­dial está favo­re­cien­do la apro­pia­ción de tie­rras afri­ca­nas por par­te de empre­sas extran­je­ras para que éstas las dedi­quen al jugo­so nego­cio de los bio­com­bus­ti­bles.

El infor­me, que ana­li­za la refor­ma agra­ria en más trein­ta paí­ses afri­ca­nos, ase­gu­ra que estas manio­bras las está lle­van­do a cabo una socie­dad filial del Ban­co Mun­dial, la Socie­dad Finan­cie­ra Inter­na­cio­nal (SFI), y pone el acen­to en las polí­ti­cas libe­ra­les impues­tas por el Ban­co Mun­dial a los paí­ses afri­ca­nos y la mono­po­li­za­ción por par­te de gru­pos extran­je­ros de las mejo­res tie­rras de cul­ti­vo en un momen­to en que está seria­men­te com­pro­me­ti­da la segu­ri­dad ali­men­ta­ria en luga­res como el Sahel, don­de la ham­bru­na ame­na­za a millo­nes de per­so­nas.

Los auto­res del infor­me, Anu­radha Mit­tal y Daniel She­pard, ase­gu­ran que “tras la cri­sis ali­men­ta­ria y finan­cie­ra del año 2008, el Ban­co Mun­dial debe­ría e3star jugan­do un papel deci­si­vo a la hora de garan­ti­zar la segu­ri­dad ali­men­ta­ria de los paí­ses en desa­rro­llo”, cuan­do, en reali­dad, “los hechos reve­lan que el Ban­co Mun­dial hace todo lo con­tra­rio a tra­vés de sus pro­gra­mas de ‘Acce­so a la tie­rra’ y ‘El mer­ca­do de la tie­rra para la inver­sión’”.

Escri­be Daniel She­pard: “Más de cin­cuen­ta millo­nes de hec­tá­reas de tie­rras cul­ti­va­bles de los paí­ses en vías de desa­rro­llo están actual­men­te en manos de inver­so­res pri­va­dos”, sobre todo debi­do a la pro­mo­ción de las inver­sio­nes direc­tas en el sec­tor agrí­co­la pro­mo­vi­das por la SFI en paí­ses muy vul­ne­ra­bles des­de el pun­to de vis­ta ali­men­ta­rio.

En reali­dad, este infor­me vie­ne a poner nom­bres y ape­lli­dos a algo que ya era cono­ci­do. Hace un año, otro infor­me de la FAO, depen­dien­te de Nacio­nes Uni­das, adver­tía con­tra el ries­go de un empo­bre­ci­mien­to aún mayor de los paí­ses afri­ca­nos a cau­sa de la com­pra de tie­rras por par­te de las empre­sas extran­je­ras. En aquel caso se habla­ba de cin­co paí­ses afri­ca­nos, Etio­pía, Gha­na, Mada­gas­car, Malí y Sudán, en los que 2,5 millo­nes de hec­tá­reas habían sido obje­to de tran­sac­ción, con­ce­sión o ven­ta en los últi­mos años.

El Ins­ti­tu­to Oakland tie­ne muy bien iden­ti­fi­ca­do el pro­ble­ma, según infor­ma Oues­taf. Estas tran­sac­cio­nes, que están en el ori­gen de la pér­di­da de con­trol sobre sus tie­rras de los peque­ños pro­pie­ta­rios agrí­co­las afri­ca­nos, son posi­bles gra­cias a las prác­ti­cas de la SFI, que impul­sa a los Esta­dos afri­ca­nos a modi­fi­car su legis­la­ción en mate­ria de inver­sión extran­je­ra para faci­li­tar la com­pra por par­te de gru­pos empre­sa­ria­les pri­va­dos del Pri­mer Mun­do.

Hay paí­ses de Áfri­ca occi­den­tal don­de estas prác­ti­cas han sido evi­den­tes. Por ejem­plo, Sie­rra Leo­na o Libe­ria, don­de, según el infor­me del Ins­ti­tu­to Oakland, nada menos que 21 refor­mas lega­les han sido pro­mo­vi­das en este sen­ti­do en el tiem­po récord de cua­tro meses. Otro ejem­plo sería Malí, don­de un pro­gra­ma de refor­mas del mun­do empre­sa­rial pre­ten­día favo­re­cer la inver­sión pri­va­da en el sec­tor del agro-nego­cio, el turis­mo y las minas. Igual­men­te, se citan los casos de otros paí­ses como Gui­nea Bis­sau y Benín don­de la inter­ven­ción del Ban­co Mun­dial y su filial, la SFI, ha teni­do con­se­cuen­cias “nefas­tas” sobre la pro­pie­dad y el con­trol de las tie­rras.

Sin embar­go, el pro­ble­ma no es sólo quién pier­de los cam­pos, sino a quié­nes van a parar. El Ins­ti­tu­to Oakland reve­la que muchos de los gru­pos que se que­dan con las tie­rras están par­ti­ci­pa­dos por el pro­pio Ban­co Mun­dial a tra­vés de su filial. “La SFI acon­se­ja a los gobier­nos, pero tam­bién es en sí mis­ma inver­sor pri­va­do”, ase­gu­ran los auto­res del infor­me.

La SFI se escu­da en la gene­ra­ción de empleo y en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que pue­den supo­ner las inver­sio­nes pri­va­das y que sus refor­mas pre­ten­den faci­li­tar­las, ya ven­gan de empre­sas loca­les o extran­je­ras.

En Malí, más de 160.000 hec­tá­reas han sido cedi­das a un gru­po pri­va­do para desa­rro­llar el cul­ti­vo de la Jatropha, una plan­ta uti­li­za­das en la pro­duc­ción de bio­car­bu­ran­tes. En Sie­rra Leo­na, una mul­ti­na­cio­nal sui­za va a pro­du­cir 100.000 metros cúbi­cos de bio­eta­nol a par­tir de la caña de azú­car local.

Pre­ci­sa­men­te la com­pe­ten­cia entre plan­tas para pro­du­cir bio­car­bu­ran­tes y plan­tas para el con­su­mo ali­men­ta­rio es uno de los gran­des argu­men­tos de quie­nes se opo­nen a estos tras­pa­sos de pro­pie­dad.

Uno de los casos más gra­ves se vive en Etio­pía, “un país en el que más de 13 millo­nes de per­so­nas pasan ham­bre y don­de el Gobierno ha pues­to más de 3 millo­nes de hec­tá­reas de tie­rra cul­ti­va­ble en manos de gru­pos extran­je­ros que se lle­van su pro­duc­ción a sus pro­pios paí­ses”, ase­gu­ra el infor­me. En la RDC, el Gobierno per­mi­tió la cesión de más de 10 millo­nes de hec­tá­reas de terre­nos agrí­co­las a gru­pos forá­neos.

En el pró­lo­go del infor­me del Ins­ti­tu­to Oakland, el empre­sa­rio y filán­tro­po Howard G. Buf­fet lo deja bien cla­ro: “Áfri­ca tie­ne nece­si­da­des de inver­sión en la agri­cul­tu­ra, pero no de polí­ti­cos que per­mi­ten a los inver­so­res extran­je­ros cul­ti­var y lle­var­se la pro­duc­ción a sus pro­pios pue­blos en detri­men­to de las pobla­cio­nes loca­les (…) Estos polí­ti­cos están hacien­do daño a Áfri­ca, agra­van­do los con­flic­tos por el agua y la tie­rra (…) Áfri­ca no pue­de ser una mer­can­cía con la eti­que­ta de ‘abier­to para todos”.

J. NARANJO

Las Pal­mas de Gran Cana­ria | 11/​06/​2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *