«Lla­ma­mos a todos los tra­ba­ja­do­res a alzar­se con­tra el poder capi­ta­lis­ta» – Soti­ris Zaria­no­pou­los /​Gara

p004_f01250x148.jpg

Soti­ris Zaria­no­pou­los afir­ma que el PASOK grie­go está actuan­do al ser­vi­cio del poder eco­nó­mi­co neo­li­be­ral y «el nivel de agre­sión con­tra los tra­ba­ja­do­res es el más alto des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial». Escu­char al repre­sen­tan­te del Comi­té Eje­cu­ti­vo de PAME es acer­car­se a la reali­dad que se está dan­do en este momen­to den­tro del Esta­do español.

¿Cómo está la situa­ción eco­nó­mi­ca en Grecia?

Des­de que los social­de­mó­cra­tas del PASOK lle­ga­ron al poder se han incre­men­ta­do los ata­ques con­tra los tra­ba­ja­do­res en Gre­cia has­ta un nivel que no se había dado des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Cual­quier sim­ple dere­cho de cual­quier tra­ba­ja­dor, tan­to del sec­tor públi­co como del pri­va­do, está sien­do abo­li­do. Los sala­rios se están redu­cien­do has­ta un 50%, lo mis­mo que pasa con las pen­sio­nes en el sec­tor públi­co y privado.

¿De cuán­to dine­ro hablamos?

La media sala­rial era antes de 740 euros, aho­ra son 500 euros, espe­cial­men­te en los nue­vos tra­ba­ja­do­res, los más jóve­nes. La media de las pen­sio­nes esta­ba en 660 euros, des­pués ha baja­do a 360 euros. Res­pec­to a la Segu­ri­dad Social se ha acor­da­do la sema­na pasa­da una nue­va refor­ma de pen­sio­nes en Gre­cia con el vis­to bueno de la Unión Euro­pea. Se apro­ba­rá este mes en el Par­la­men­to. Para acce­der a una pen­sión com­ple­ta habrá que coti­zar 40 años y la vida labo­ral se pro­lon­ga­rá a los 70 años. Muy pocos van a poder acce­der a una pen­sión. Han ins­tau­ra­do el des­pi­do libre, para todos, cual­quier emplea­dor pue­de des­pe­dir a los tra­ba­ja­do­res con unas indem­ni­za­cio­nes que se han redu­ci­do en un 50%. Se ha gene­ra­li­za­do el tra­ba­jo fle­xi­ble y se han pri­va­ti­za­do la Edu­ca­ción y la Sani­dad. Nos han aumen­ta­do los impues­tos a los tra­ba­ja­do­res con el IVA del 19% al 23% y a los empre­sa­rios les han redu­ci­do del 45% al 20%. Los bene­fi­cios empre­sa­ria­les coti­zan sólo al 10% y los tra­ba­ja­do­res sopor­ta­mos una pre­sión fis­cal del 35%.

¿Quien más sufre es quien menos tiene?

Está habien­do un aumen­to de ayu­das para las empre­sas y ban­cos, mien­tras se pri­va­ti­za todo. Gre­cia está en ven­ta. La sema­na pasa­da [hace diez días] se fir­ma­ron ayu­das del Gobierno grie­go y la UE que entre­ga­ron 380.000 millo­nes euros a los ban­cos. Nos saquean nues­tros sala­rios y ellos obtie­nen finan­cia­ción sin pro­ble­mas. Otro de los cam­bios ha supues­to que haya ayu­das a la con­tra­ta­ción de nue­vos tra­ba­ja­do­res, que pue­den lle­gar a la tota­li­dad del sala­rio y las coti­za­cio­nes socia­les paga­das por el Esta­do; les pue­de salir gra­tis. Los tra­ba­ja­do­res con más anti­güe­dad van a ser des­pe­di­dos por­que van a con­tra­tar con menos dere­chos labo­ra­les a gen­te nue­va. Prác­ti­ca­men­te todo el suel­do va a ser paga­do por el Esta­do grie­go de acuer­do con el nue­vo mode­lo de contratación.

¿Harán huel­ga si se aprue­ba la refor­ma de las pensiones?

Calcu­lo que en torno al 20 ó 21 de junio con­vo­ca­re­mos una huel­ga de uno o dos días. Ade­más, PAME está plan­tean­do nue­vas huel­gas para el verano. Será la octa­va o nove­na huel­ga gene­ral des­de diciembre.

Euro­pa siem­pre ha pre­su­mi­do de mode­lo social, pero a la pri­me­ra de cam­bio empie­za a des­com­po­ner­se; ¿cómo se pue­de ter­mi­nar con este sis­te­ma que for­ta­le­ce al neoliberalismo?

Estas medi­das fue­ron deci­di­das hace ya unos años. La cri­sis es la opor­tu­ni­dad para imple­men­tar­las, pero no su ori­gen. Fue­ron deci­di­das con los tra­ta­dos de Maas­tricht y de Lis­boa, y fue­ron apo­ya­das por los con­ser­va­do­res, los social­de­mó­cra­tas y los par­ti­dos polí­ti­cos opor­tu­nis­tas. Son medi­das apo­ya­das en el Par­la­men­to grie­go por los con­ser­va­do­res de Nue­va Demo­cra­cia, los social­de­mó­cra­tas del PASOK y la coa­li­ción lla­ma­da de izquier­das, un con­glo­me­ra­do de refor­mis­tas y opor­tu­nis­tas, los que abra­za­ron el euro­co­mu­nis­mo. Estas medi­das se van a gene­ra­li­zar en toda Europa.

En el Esta­do espa­ñol y en Por­tu­gal van en esa direc­ción, los recor­tes se extien­den a Ale­ma­nia, Gran Bre­ta­ña, Esta­do francés…

No van a ser sólo para paliar la cri­sis y en esos paí­ses, sino que se impon­drán en todos y para las gene­ra­cio­nes veni­de­ras. Son estruc­tu­ra­les, no que­pa duda.

¿Cómo se pue­den frenar?

Lla­ma­mos a todos los tra­ba­ja­do­res a alzar­se, a levan­tar­se, por­que la situa­ción será dra­má­ti­ca en las pró­xi­mas déca­das. Los pró­xi­mos años van a ser duros y va a haber muchos sacri­fi­cios, pero en cual­quier caso des­de PAME pen­sa­mos que la lucha supo­ne muchos sacri­fi­cios. Por ejem­plo, por par­ti­ci­par en las huel­gas se está des­pi­dien­do a tra­ba­ja­do­res, pero son sacri­fi­cios nece­sa­rios por­que con nues­tra fuer­za pode­mos cam­biar la situa­ción. No acep­ta­mos que nos digan que nos sacri­fi­que­mos por el país en la reduc­ción del défi­cit de las polí­ti­cas que han prac­ti­ca­do los pode­ro­sos. En cual­quier caso, el sacri­fi­cio que supo­ne la lucha siem­pre será mejor que el some­ti­mien­to que pre­ten­den hacer con la cla­se trabajadora.

¿Qué es lo que se debe hacer?

Lo más impor­tan­te para noso­tros es cam­biar la for­ma de pen­sar de los tra­ba­ja­do­res, que superen el mie­do a los des­pi­dos. Deben ser cons­cien­tes de su habi­li­dad y capa­ci­dad de cam­biar las cosas, por­que somos mayo­ría en la socie­dad, pro­du­ci­mos todo y los capi­ta­lis­tas, nada. Que­re­mos tener el dere­cho de hacer­nos con lo que pro­du­ci­mos. Pen­sa­mos que los sin­di­ca­tos deben diri­gir­se a los tra­ba­ja­do­res y lla­mar para que no voten a estos par­ti­dos que han apo­ya­do estas medi­das regre­si­vas para la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Es nece­sa­rio gol­pear a estas polí­ti­cas y a los par­ti­dos polí­ti­cos que las apo­yan, allí don­de se pro­duz­can, en las elec­cio­nes gene­ra­les, las muni­ci­pa­les y, espe­cial­men­te, a los sin­di­ca­tos que apo­yan esas medidas.

¿Por qué triun­fó el PASOK en las últi­mas elecciones?

El PASOK fue apro­ba­do, le die­ron el vis­to bueno los capi­ta­lis­tas y los empre­sa­rios por­que sabía que con­tro­la­ba a los sin­di­ca­tos, al con­glo­me­ra­do que for­ma el GSE. La social­de­mo­cra­cia es la que hace el tra­ba­jo sucio del poder eco­nó­mi­co. En PAME esta­mos impul­san­do huel­gas que sí están ponien­do ner­vio­sos al poder. Lo que hay que tener en cuen­ta es que el ata­que es gene­ra­li­za­do en toda Euro­pa. El poder se apo­ya en el rol que jue­gan los sin­di­ca­tos con­ci­lia­do­res, como la CES euro­pea, para avan­zar en la agre­sión con­tra los trabajadores.

«Debe­mos impul­sar un nue­vo mode­lo de desa­rro­llo social»

¿Dón­de está la sali­da según el PAME?

Nues­tro obje­ti­vo es con­ti­nuar en esta lucha, sos­te­ner­la en el tiem­po. Los tra­ba­ja­do­res y los sin­di­ca­tos deben deci­dir­se a luchar por un nue­vo mode­lo de desa­rro­llo social, de socia­li­za­ción de las empre­sas esta­ta­les grie­gas y avan­zar a una eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da y con­tro­la­da por los tra­ba­ja­do­res. Este momen­to de cri­sis es una opor­tu­ni­dad para el movi­mien­to de orien­ta­ción de cla­se para con­se­guir esos logros más rápido.

En vis­tas de que la cri­sis grie­ga se extien­de por la UE, ¿los gobier­nos se han ren­di­do a los pode­res económicos?

Los gobier­nos no han fra­ca­sa­do, sino que uno de sus obje­ti­vos era imple­men­tar estas polí­ti­cas para que la UE sea tan com­pe­ti­ti­va como Esta­dos Uni­dos y Chi­na. Es un vie­jo pro­ble­ma que el capi­tal euro­peo está obli­ga­do a resol­ver­lo aho­ra a cos­ta de los tra­ba­ja­do­res. En PAME tene­mos cla­ro que la cri­sis no está cos­tea­da por los capi­ta­lis­tas, sino por los sala­rios de los tra­ba­ja­do­res. El dine­ro públi­co no va a los sala­rios ni a la Segu­ri­dad Social, sino que se des­ti­na en este momen­to a las empre­sas. De esta mane­ra, las empre­sas obtie­nen bene­fi­cios y los tra­ba­ja­do­res se empo­bre­cen. La cla­se tra­ba­ja­do­ra será la gran víc­ti­ma del capi­ta­lis­mo en todos los paí­ses si no es capaz de reac­cio­nar ante estas agre­sio­nes continuas.

¿Los tra­ba­ja­do­res deben ser las víctimas?

No. Nues­tro reto prin­ci­pal es cam­biar esa situa­ción, por­que si no será dra­má­ti­ca para los tra­ba­ja­do­res. Es el momen­to para radi­ca­li­zar la lucha, de que los tra­ba­ja­do­res y sin­di­ca­tos dis­cu­tan, deba­tan y deci­dan a favor de un nue­vo mode­lo de desa­rro­llo y otro poder polí­ti­co al fren­te de los estados.

¿PAME tie­ne el apo­yo del Par­ti­do Comunista?

El KKE, par­ti­do comu­nis­ta de Gre­cia, apo­ya a PAME. Nues­tra orga­ni­za­ción no es sólo de comu­nis­tas, pero nos apo­ya. Nues­tros detrac­to­res ata­can a PAME para ata­car al KKE. Demues­tra que el Esta­do y el capi­tal tie­nen mie­do de la capa­ci­dad de los tra­ba­ja­do­res que luchan por un nue­vo mode­lo socio­eco­nó­mi­co. Hablan ya de debi­li­tar las liber­ta­des sin­di­ca­les y socia­les, de modi­fi­car la legis­la­ción sobre las huel­gas para endu­re­cer­las. Están tra­tan­do de gol­pear a los huel­guis­tas y enjui­ciar­nos a los de PAME y nues­tros dele­ga­dos. Ten­go tres o cua­tro jui­cios pendientes.

J. BASTERRA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.