Cri­sis y teo­rías cons­pi­ra­to­rias- Ali­cia Stür­tze

Las suce­si­vas des­cla­si­fi­ca­cio­nes y la inves­ti­ga­ción de inte­lec­tua­les hones­tos de docu­men­tos de la CIA y demás ser­vi­cios yan­quis de inte­li­gen­cia han ido demos­tran­do, una tras otra, que todas las cons­pi­ra­cio­nes de las que la izquier­da acu­sa­ba a EEUU, y que EEUU nega­ba y/​o ridi­cu­li­za­ba, eran abso­lu­ta­men­te cier­tas: com­plots para derro­car, aquí y allá y a cual­quier pre­cio, a todo gobierno moles­to para el amo (un buen mon­ton­ci­to); ase­si­na­tos e inten­tos repe­ti­dos de ase­si­na­to de jefes de gobierno no desea­dos (a Fidel Cas­tro le han con­ta­bi­li­za­do más de 600); inge­ren­cias, des­es­ta­bi­li­za­cio­nes, revo­lu­cio­nes de todos los colo­res (con exclu­sión del rojo); terro­ris­mo de esta­do sin com­ple­jos, como la Ope­ra­ción North­woods que plan­tea­ba una cam­pa­ña de bom­bar­deos y secues­tros con­tra su pro­pia pobla­ción, de la que se acu­sa­ría al Gobierno de Cas­tro y que faci­li­ta­ría la inva­sión de Cuba ante la opi­nión públi­ca; poten­cia­ción de los tali­bán con­tra el régi­men de Kabul que apo­ya­ban los sovié­ti­cos; finan­cia­ción e infil­tra­ción, a tra­vés de «orga­ni­za­cio­nes filan­tró­pi­cas», en una amplí­si­ma gama de orga­ni­za­cio­nes pro­fe­sio­na­les, estu­dian­ti­les, cul­tu­ra­les y socia­les, para reclu­tar obje­ti­vos aca­dé­mi­cos e inte­lec­tua­les, debi­li­tar deli­be­ra­da y cons­cien­te­men­te la influen­cia polí­ti­ca de la izquier­da, for­ta­le­cer la hege­mo­nía cul­tu­ral y los «valo­res» de EEUU y con­se­guir el silen­cio ante sus geno­ci­das inter­ven­cio­nes en, por ejem­plo, Corea, Gre­cia, Irán o Gua­te­ma­la; vic­ti­mi­za­ción exclu­si­va y sine qua non del pue­blo judío, cuyo sufri­mien­to pasa­do sólo se redi­me con el ani­qui­la­mien­to y holo­caus­to del pue­blo pales­tino y la mor­da­za mediá­ti­ca ante las masa­cres israe­líes; enve­ne­nan­tes cam­pa­ñas mediá­ti­cas como, entre otras muchas, ésa que nos resul­ta más pró­xi­ma de «las armas ira­quíes de des­truc­ción masi­va» que tan útil resul­tó a los desig­nios impe­ria­lis­tas yan­quis y a la sed sio­nis­ta de hege­mo­nía en la región y que aho­ra, con eso del «terror nuclear», quie­ren apli­car a Irán…

Lar­guí­si­ma es la lis­ta de cons­pi­ra­cio­nes impe­ria­lis­tas, sis­te­má­ti­ca­men­te des­ca­li­fi­ca­das en su momen­to y aho­ra pro­ba­das y demos­tra­das, como inter­mi­na­ble es la de las ope­ra­cio­nes que, con una fun­ción muy pre­ci­sa, actual­men­te tie­nen en mar­cha esa extra­ña pare­ja Israel-EEUU (en la que curio­sa­men­te el peque­ño le man­da al gran­de) y sus acó­li­tos. Fidel Cas­tro, cui­da­do­so siem­pre a la hora de men­cio­nar teo­rías cons­pi­ra­to­rias, al refe­rir­se al 11‑S habló de des­in­for­ma­ción y enga­ño deli­be­ra­dos. Aho­ra aca­ba de hacer públi­co un escri­to titu­la­do «El impe­rio y la men­ti­ra» en el que men­cio­na las serias sos­pe­chas de que el hun­di­mien­to de la cor­be­ta sur­co­rea­na Coechan fue­ra un ata­que de ban­de­ra fal­sa (¿con un torpe­do ale­mán?) rea­li­za­do para que pare­cie­ra pro­ve­nir de Corea del Nor­te, como par­te de un pro­gra­ma clan­des­tino orien­ta­do a con­se­guir que el pri­mer minis­tro japo­nés Hato­ya­ma cam­bia­ra de polí­ti­ca sobre el reti­ro de la base yan­qui de Oki­na­wa y a aumen­tar la ten­sión en Corea del Sur, Japón y Chi­na. Ten­sión que, uni­da al ame­na­zan­te Esta­do de Israel, con sus cien­tos de cohe­tes con oji­vas nuclea­res y su obse­sión por des­truir Irán, «anun­cia el peli­gro inmi­nen­te de gue­rra con el empleo de arma nuclear».

Este bien argu­men­ta­do e inquie­tan­te escri­to de Cas­tro; la demos­tra­ción de que fue­ron el Pen­tá­gono y el Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial esta­dou­ni­den­se quie­nes diri­gie­ron, con­tro­la­ron y apo­ya­ron el gol­pe de esta­do de Hon­du­ras como labo­ra­to­rio de ensa­yo expe­ri­men­tal en su plan de res­ca­tar su «patio tra­se­ro» de las «garras» de los pre­si­den­tes izquier­dis­tas; las denun­cias y adver­ten­cias de Chá­vez con­tra los inne­ga­bles movi­mien­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res de Washing­ton en la zona; los fun­da­men­ta­dos razo­na­mien­tos de Ahma­di­ne­yad con­tra el accio­nar, las matan­zas y la impu­ni­dad de Israel y el capi­ta­lis­mo sio­nis­ta; el hecho pro­ba­do (y ocul­ta­do por la pren­sa) de que, tras la ocu­pa­ción de Irak, ade­más del millón de muer­tos y del saqueo, con­fis­ca­ción y des­truc­ción de una par­te impor­tan­tí­si­ma del riquí­si­mo e irrem­pla­za­ble patri­mo­nio ira­quí, USA, Israel y Rei­no Uni­do lle­va­ron a cabo el ase­si­na­to y ani­qui­la­mien­to pla­ni­fi­ca­dos de la inte­lli­gen­tsia y las cla­ses cul­tas ira­quíes, con el obje­to de ase­gu­rar­se el colap­so del moderno Esta­do ira­quí… Fren­te a ese cau­dal infor­ma­ti­vo, cum­plien­do con dis­ci­pli­na cas­tren­se las órde­nes de los bien engra­sa­dos mono­po­lios mediá­ti­cos (bajo con­trol judío la mayo­ría), los perio­dis­tas y ana­lis­tas sier­vos o bien ocul­tan todas estas tre­men­das y obje­ti­vas reali­da­des o bien las des­acre­di­tan o ridi­cu­li­zan tachán­do­las de «teo­rías cons­pi­ra­ti­vas», enten­di­das como algo fal­to de fun­da­men­to, espe­cu­la­ti­vo, fal­so, estra­fa­la­rio o deli­ran­te, del mis­mo peso y cate­go­ría que esas otras tan publi­ci­ta­das como el supues­to ase­si­na­to de Lady Di, el fal­so alu­ni­za­je del Apo­lo 11 o el domi­nio que sobre la Tie­rra ejer­ce una raza de lagar­tos alie­ní­ge­nas.

No deja de ser curio­so y cíni­co que esa cate­go­ría de «teo­ría cons­pi­ra­noi­ca» la apli­quen siem­pre a aque­llos infor­mes o inves­ti­ga­cio­nes crí­ti­cos con el sis­te­ma pero res­pal­da­dos con prue­bas sufi­cien­tes, a aque­llos dis­cur­sos de líde­res y movi­mien­tos popu­la­res que se enfren­tan al capi­ta­lis­mo y al impe­ria­lis­mo, cuan­do ellos son pre­ci­sa­men­te quie­nes, al esta­ble­cer los pará­me­tros de la infor­ma­ción a esca­la glo­bal y al mani­pu­lar cons­cien­te­men­te, valo­ran­do según sus intere­ses lo que es noti­cia y lo que no, lo que es «infor­ma­ción obje­ti­va» y lo que no; son ellos, digo, quie­nes, en nom­bre de la liber­tad infor­ma­ti­va y la inde­pen­den­cia edi­to­rial, prac­ti­can el cons­pi­ra­cio­nis­mo con una fun­ción muy pre­ci­sa: ali­men­tar las gue­rras eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les y geo­es­tra­té­gi­cas del poder.

No hay más que ver de dón­de pro­ce­den sus «con­tras­ta­das» fuen­tes: de estruc­tu­ras poli­cia­les y mili­ta­res, de fun­cio­na­rios y polí­ti­cos, de lob­bis­tas y gran­des empre­sa­rios y eje­cu­ti­vos, de ser­vi­cios de inte­li­gen­cia… cuyo cla­ro obje­ti­vo es la mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca de la pobla­ción. No hay más que ver qué cui­da­do ponen en ocul­tar la inci­den­cia del capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal judío en los medios de comu­ni­ca­ción, la indus­tria cul­tu­ral, las fun­da­cio­nes, las ONG o los con­sor­cios hege­mó­ni­cos de Inter­net, siem­pre bajo el temor de ser acu­sa­dos de «anti­se­mi­tis­mo».

En estos tiem­pos de gra­ve cri­sis pro­vo­ca­da, la estra­te­gia mediá­ti­ca es cla­ra­men­te cons­pi­ra­to­ria, en la medi­da en que per­si­gue un obje­ti­vo muy con­cre­to: «crear» una reali­dad que ate­mo­ri­ce al colec­ti­vo tra­ba­ja­dor y le haga creer que no hay otra sali­da que la resig­na­ción, y que no le que­da otra que tra­gar por per­der sus dere­chos socia­les para que, tras ese res­ca­te finan­cie­ro a los ban­cos que nos ha cos­ta­do cien­tos de miles de millo­nes, se reins­tau­re la finan­cia­ri­za­ción (el robo más des­ca­ra­do) como fuer­za motriz del sis­te­ma… en espe­ra de un más que pre­vi­si­ble nue­vo crash.

El dise­ño de ese dis­cur­so catas­tro­fis­ta y su fina­li­dad son cla­ros. La uni­for­mi­dad en los men­sa­jes que se trans­mi­ten; el reite­ra­ti­vo e inten­cio­na­do tono alar­mis­ta de las noti­cias; el cir­cuns­cri­bir la inter­pre­ta­ción y sali­da de la cri­sis al estre­cho y peli­gro­so camino de man­te­ner e inclu­so pro­fun­di­zar este sis­te­ma tan letal; el apar­car mediá­ti­ca­men­te el deba­te sobre la nada revo­lu­cio­na­ria pero fac­ti­ble posi­bi­li­dad de que las deci­sio­nes se pue­dan tomar con cri­te­rios social­de­mó­cra­tas y no sola­men­te des­de el neo­li­be­ra­lis­mo más sal­va­je; la ocul­ta­ción de la escan­da­lo­sa con­cen­tra­ción de rique­za en cada vez menos manos (tam­bién en Eus­kal Herria); el pro­ta­go­nis­mo dado a las subi­das y baja­das de bol­sa, que impi­de ver que, en últi­ma ins­tan­cia, las expec­ta­ti­vas de ganan­cia se asien­tan en la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo; la expli­ca­ción más que reduc­cio­nis­ta (por decir algo) de los meca­nis­mos de la cri­sis; y, en defi­ni­ti­va, la ocul­ta­ción de que el capi­ta­lis­mo es bar­ba­rie, que la lucha (y la crea­ti­vi­dad en la lucha) es el camino, y que se pue­de lle­var a cabo des­de muchos y muy dife­ren­tes pará­me­tros.

Apren­da­mos a dis­tin­guir entre esas que el mono­cor­de dis­cur­so mediá­ti­co lla­ma «teo­rías cons­pi­ra­ti­vas» y las cons­pi­ra­cio­nes que des­de el poder se ejer­cen y que lla­man «liber­tad de expre­sión». Las pri­me­ras son hipó­te­sis, teo­rías e inves­ti­ga­cio­nes bien fun­da­men­ta­das que nos ayu­dan a com­pren­der el fun­cio­na­mien­to y los sucios méto­dos del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para man­te­ner­se hege­mó­ni­co. Las segun­das tie­nen como úni­co obje­ti­vo mani­pu­lar­nos para que no com­pren­da­mos nada de lo que ocu­rre y no poda­mos desa­rro­llar estra­te­gias colec­ti­vas de res­pues­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *