Un fan­tas­ma reco­rre Nafa­rroa- Flo­ren Aoiz

No es este un rela­to de ecto­plas­mas con cade­nas y bolas, aun­que lo de las cade­nas pue­da sonar muy nava­rro. Recuer­da más bien al fan­tas­ma del Mani­fies­to Comu­nis­ta, aun­que esta vez el mani­fies­to tie­ne otro nom­bre, «cam­bian­do Nafa­rroa aldatzen». Es una ini­cia­ti­va nove­do­sa, que han lan­za­do jun­tas per­so­nas de dife­ren­tes sen­si­bi­li­da­des den­tro del espec­tro aber­tza­le y progresista.

El éxi­to de las mani­fes­ta­cio­nes de Hamai­ka Bil Gai­te­zen y a favor del dere­cho a vivir en eus­ka­ra, las recien­tes jor­na­das sobe­ra­nis­tas y pro­gre­sis­tas, las reunio­nes entre agen­tes polí­ti­cos y el acer­ca­mien­to entre izquier­da aber­tza­le y EA, están agi­tan­do una reali­dad en la que cobra gran pro­ta­go­nis­mo la cri­sis de Nafa­rroa Bai y el esta­lli­do de las dife­ren­cias entre los par­ti­dos que for­man la coalición.

El mode­lo Nafa­rroa Bai está cru­jien­do por sus pre­sio­nes inter­nas, pero tam­bién por su des­pres­ti­gio y su fra­ca­so en la arti­cu­la­ción de una alter­na­ti­va real al mode­lo reac­cio­na­rio y exclu­yen­te de la Nava­rra foral y espa­ño­la. Pese a los éxi­tos elec­to­ra­les, no se pue­de cons­truir una alter­na­ti­va mar­gi­nan­do a la izquier­da aber­tza­le, olvi­dan­do a los movi­mien­tos socia­les, sólo des­de las ins­ti­tu­cio­nes y sin rom­per con los vicios de los polí­ti­cos convencionales.

Nafa­rroa nece­si­ta aire fres­co, es pre­ci­so abrir hue­cos en nues­tro «muro de Ber­lín» que no va a caer de un día para otro, pero que cada día es un poco más débil. Ini­cia­ti­vas abier­tas y plu­ra­les, que sumen fuer­zas con con­te­ni­dos cla­ros son fun­da­men­ta­les para ir cam­bian­do el esce­na­rio social y polí­ti­co en Nafarroa.

Esto es lo que esta­mos deman­dan­do muchos miles de per­so­nas en Nafa­rroa y es pre­ci­so que se haga con hones­ti­dad y con auda­cia, con valor para rom­per iner­cias, supe­rar divi­sio­nes y heri­das y dar pasos reales. Como era de espe­rar, no todo el mun­do ve con bue­nos ojos estas ini­cia­ti­vas emer­gen­tes. UPN ha inten­si­fi­ca­do su pre­sión para iden­ti­fi­car Nafa­rroa Bai e izquier­da aber­tza­le, cons­cien­te del daño que esos men­sa­jes pro­vo­can en deter­mi­na­dos sec­to­res. No hay más que pres­tar aten­ción a la reac­ción de Uxue Bar­kos para comprobarlo.

Tam­bién el PSOE jue­ga sus bazas, lan­zan­do ame­na­zas e inten­tan­do dejar a Nabai en evi­den­cia, como ha ocu­rri­do con el pleno en torno a la apli­ca­ción de la Ley del Abor­to. Otros pode­res fác­ti­cos tam­bién mue­ven ficha. Si la reu­nión entre EA y la izquier­da aber­tza­le, mere­cía en GARA este titu­lar: «Izquier­da aber­tza­le y EA van a bus­car “amplios acuer­dos” para el cam­bio en Nafa­rroa», uno de los jefes de sec­ción de Dia­rio de Noti­cias de Nava­rra, Javier Enci­nas, fir­ma­ba este otro: «EA y la izquier­da aber­tza­le sólo coin­ci­den en la “nece­si­dad” del cam­bio polí­ti­co en Nava­rra». Aña­día que «ambas orga­ni­za­cio­nes cons­ta­tan sus dife­ren­tes tra­yec­to­rias y cul­tu­ras polí­ti­cas» y «evi­tan alu­dir a la con­fluen­cia sobe­ra­nis­ta ante el recha­zo mayo­ri­ta­rio que sus­ci­ta entre la mili­tan­cia de EA en Navarra».

Sí, todo el mun­do está movien­do sus fichas. Algu­nos para empu­jar el cam­bio, otros, para tor­pe­dear­lo. Digá­mos, para­fra­sean­do el Mani­fies­to Comu­nis­ta, que el fan­tas­ma del cam­bio reco­rre Nafa­rroa, mien­tras todas las fuer­zas de la vie­ja Nava­rra se han uni­do en san­ta cru­za­da para acosarlo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.