Hon­du­ras: La era del Lobo

Entre­vis­ta con con Bertha Oli­va :: Una esca­lo­frian­te olea­da de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad bajo el nue­vo régi­men

Más de 700 vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos ‑inclu­yen­do doce ase­si­na­tos- es el resul­ta­do del moni­to­reo rea­li­za­do del 30 de enero al 28 de mayo de 2010 por el COFADEH. Ya son más de 9 mil las vio­la­cio­nes regis­tra­das des­de el gol­pe de Esta­do y 544 los “inci­den­tes” con­tra defen­so­res de dere­chos humanos.

Fal­tan­do pocas sema­nas para la con­me­mo­ra­ción del pri­mer ani­ver­sa­rio del san­grien­to gol­pe de Esta­do, Sirel con­ver­só con Bertha Oli­va, coor­di­na­do­ra nacio­nal del Comi­té de Fami­lia­res de Dete­ni­dos Des­apa­re­ci­dos en Hon­du­ras (COFADEH), para hacer el pun­to de la situación.

-¿Cuál es el balan­ce sobre los dere­chos huma­nos en Hon­du­ras des­pués de cua­tro meses de gobierno Lobo?

-Lo que hemos logra­do reco­pi­lar duran­te estos cua­tro meses del gobierno de Por­fi­rio Lobo es algo esca­lo­frian­te. Es una prue­ba más de que en Hon­du­ras se siguen dan­do vio­la­cio­nes selec­ti­vas y sis­te­má­ti­cas a los dere­chos huma­nos, que obe­de­cen a una polí­ti­ca de Esta­do muy fina y silen­cio­sa, y por lo tan­to muy peli­gro­sa y preocupante.

-A nivel inter­na­cio­nal, el pre­si­den­te Por­fi­rio Lobo está tra­tan­do de pre­sen­tar una ima­gen de país dife­ren­te, un país en vías de nor­ma­li­za­ción y reconciliación…

-La comu­ni­dad inter­na­cio­nal, la coope­ra­ción y los gobier­nos del mun­do deben enten­der que en Hon­du­ras los polí­ti­cos nun­ca hacen lo que dicen públi­ca­men­te. Hay una total hipo­cre­sía, y cuan­do anun­cian que se ins­ta­ló un gobierno más humano, de recon­ci­lia­ción y res­pe­tuo­so de los dere­chos huma­nos, los hechos reve­lan sus mentiras.

Siguen las deten­cio­nes ile­ga­les, los aco­sos, las tor­tu­ras y los ase­si­na­tos. Siguen vio­lan­do las leyes todos los días. En Hon­du­ras siguen impo­nién­do­se las fuer­zas eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas que supues­ta­men­te están encar­ga­das de apli­car la justicia.

-¿Hubo un cam­bio de estra­te­gia repre­si­va en el país a raíz del gol­pe de Estado?

-Antes del gol­pe había repre­sión, pero era sobre todo por abu­so de auto­ri­dad. Aho­ra la mayo­ría de las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos se dan por razo­nes polí­ti­cas y los repre­so­res han afi­na­do sus ins­tru­men­tos y métodos.

Para las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, actual­men­te es más difí­cil tra­ba­jar con base en patro­nes de vio­len­cia. La estra­te­gia es más fina y diver­si­fi­ca­da, y los repre­so­res son más aten­tos a no dejar huellas.

Es una polí­ti­ca de Esta­do sis­te­má­ti­ca, acom­pa­ña­da por una cam­pa­ña mediá­ti­ca más cíni­ca y agre­si­va de los medios cor­po­ra­ti­vos de comu­ni­ca­ción, que apun­ta a des­ar­ti­cu­lar cual­quier tipo de tra­ba­jo o expe­rien­cia orga­ni­za­ti­va y social.

Lo vemos en estos días con el cie­rre de la radio comu­ni­ta­ria de Zaca­te Gran­de, la per­se­cu­ción de sus líde­res, la repre­sa­lia labo­ral y judi­cial con­tra los sin­di­ca­lis­tas de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Hon­du­ras (UNAH) y el des­pi­do de jue­ces y magis­tra­dos que se opu­sie­ron al golpe.

Lle­van sema­nas en huel­ga de ham­bre y no hay nin­gu­na inten­ción de resol­ver el con­flic­to. Están crean­do cri­sis dis­fra­za­das de lega­li­dad, impo­nien­do el dere­cho bajo los con­cep­tos usa­dos duran­te el gol­pe militar

-Tam­bién hay seña­les muy preo­cu­pan­tes. ¿Las ame­na­zas y los ata­ques que sufrie­ron direc­ti­vos del STIBYS y la cam­pa­ña para des­pres­ti­giar a la diri­gen­cia de la Resis­ten­cia son par­te de esta estrategia?

-El COFADEH está muy preo­cu­pa­do por lo que ocu­rrió en los días pasa­dos. Hay seña­les cla­ras de que las ame­na­zas con­tra Car­los H. Reyes, el asal­to a la sede del STIBYS en San Pedro Sula y la cam­pa­ña de des­pres­ti­gio en con­tra de los diri­gen­tes del Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar (FNRP) son par­te de esa mis­ma estra­te­gia represiva.

Una estra­te­gia que quie­re aca­llar­nos, domi­nar­nos, deján­do­nos sin el dere­cho que tene­mos a orga­ni­zar­nos y pro­tes­tar por lo que está ocu­rrien­do en el país. Has­ta el momen­to la Fis­ca­lía no ha dicho abso­lu­ta­men­te nada sobre estos hechos.

-El secre­ta­rio gene­ral de la OEA, José Miguel Insul­za, con­di­cio­nó el retorno de Hon­du­ras a esta ins­tan­cia al regre­so “en abso­lu­ta tran­qui­li­dad” del ex pre­si­den­te Manuel Zela­ya. ¿Qué opi­na de esta propuesta?

-Tie­ne todo el dere­cho de hacer­la, pero no tie­ne el dere­cho a mani­pu­lar las men­ti­ras. Este gobierno sigue min­tien­do a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y se pro­po­ne de con­tra­rres­tar el pro­ce­so de uni­dad y orga­ni­za­ción que sur­gió des­pués del golpe.

No se pue­de nego­ciar el retorno del pre­si­den­te Zela­ya a cam­bio de su segu­ri­dad, y cree­mos que no es jus­to con­si­de­rar un regre­so de Hon­du­ras a las ins­tan­cias inter­na­cio­na­les mien­tras no se den seña­les de ver­da­de­ra con­vi­ven­cia en demo­cra­cia, res­pe­to a los dere­chos huma­nos y una correc­ta apli­ca­ción de la justicia.

Tene­mos más de 700 vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos des­de que asu­mió Por­fi­rio Lobo. Hay que man­te­ner el ais­la­mien­to de Hon­du­ras has­ta que las fuer­zas repre­so­ras reca­pa­ci­ten, den una señal cla­ra de arre­pen­ti­mien­to y acep­ten res­pon­der por los deli­tos que han cometido.

Noso­tros vamos a seguir denun­cian­do y tra­ba­jan­do, aun a sabien­das de que en cual­quier momen­to pue­den tra­tar de cor­tar nues­tras voces.

Aquí nadie se está recon­ci­lian­do con nadie. Al con­tra­rio, los que tie­nen el con­trol del poder y de las armas, los que han asal­ta­do las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do, siguen con su estra­te­gia homi­ci­da y no les impor­ta lo que dice la comu­ni­dad internacional.

-¿Qué ani­ver­sa­rio va a ser el pró­xi­mo 28 de junio?

-Va a ser un encuen­tro que el mun­do va a tener con el pue­blo hon­du­re­ño. No hay por qué llo­rar, al con­tra­rio, vamos a abra­zar­nos y a cele­brar, por­que nos dimos cuen­ta de que hay millo­nes de per­so­nas en el pla­ne­ta que expre­sa­ron su soli­da­ri­dad, y que sufrie­ron cuan­do sin­tie­ron que Hon­du­ras esta­ba sien­do atacada.

En esta fecha vamos a ins­ta­lar la Comi­sión de Ver­dad Alter­na­ti­va. Va a ser un buen men­sa­je para bus­car la memo­ria, recu­pe­rar la his­to­ria. Para decir a los pue­blos del mun­do, al gobierno de Hon­du­ras que pre­fi­rió ser la con­ti­nua­ción del gol­pe, que siguen dán­do­se vio­la­cio­nes, que no fue una suce­sión cons­ti­tu­cio­nal, sino un gol­pe militar.

El 28 de junio hay que vivir­lo con ale­gría, pen­san­do que hace doce meses el pue­blo des­per­tó y lo sigue demos­tran­do en las calles.

www​.rel​-uita​.org /​La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.