Noain y la ver­dad his­tó­ri­ca- Mikel Sorau­ren

No es posi­ble dejar de comen­tar un hecho que resu­me como nin­gún otro la sim­bo­lo­gía de la sobe­ra­nía nava­rra. A quie­nes pien­san que está de sobra, les diría que con­tem­plen con ecua­ni­mi­dad y dis­tan­cia la impor­tan­cia que los Esta­dos con­ce­den a estas repre­sen­ta­cio­nes que per­si­guen la vin­cu­la­ción de la con­cien­cia indi­vi­dual y colec­ti­va con cada pro­yec­to con­cre­to de Esta­do y Nación. Suce­de en el caso de Nava­rra que esa con­cien­cia ha sido secues­tra­da y se le ha inten­ta­do impo­ner un ima­gi­na­rio his­tó­ri­co que no es el suyo; en el caso de Nava­rra el espa­ñol y fran­cés. El mis­mo inten­to de recu­pe­ra­ción de la pro­pia con­cien­cia nacio­nal sus­ci­ta la reac­ción del colo­ni­za­dor, por­que entien­de que el colo­ni­za­do recla­ma­rá la liber­tad en el caso de que ter­mi­ne por no iden­ti­fi­car­se con el domi­na­dor. Se cons­ta­ta tal reali­dad, cuan­do se con­tem­pla a todo un sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal esta­tal –el espa­ñol- poner a fun­cio­nar a las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les de mayor relie­ve con el obje­ti­vo de apa­bu­llar los esfuer­zos de toda índo­le, sur­gi­dos en la socie­dad civil, que cues­tio­nen el ima­gi­na­rio his­tó­ri­co de la Nación domi­nan­te.

Está suce­dien­do en Nava­rra (C.F.N.) con­for­me se apro­xi­ma la con­me­mo­ra­ción cen­te­na­ria de 1512. Nos encon­tra­mos ante un vie­jo y con­flic­ti­vo deba­te, deri­va­do en últi­ma ins­tan­cia de plan­tea­mien­tos polí­ti­cos encon­tra­dos. Espa­ña se sien­te obli­ga­da a jus­ti­fi­car unos hechos de vio­len­cia con­quis­ta­do­ra, para no ver­se obli­ga­da a reco­no­cer la exis­ten­cia de una opre­sión, his­tó­ri­ca y pre­sen­te, sobre la Nación nava­rra –Eus­kal Herria cuan­do se quie­re evi­tar con­no­ta­cio­nes polí­ti­cas-. La admi­nis­tra­ción de la Nava­rra (C.F.N.) de obe­dien­cia espa­ño­la se ha encar­ga­do de orga­ni­zar actos de carác­ter aca­dé­mi­cos, teme­ro­sa del avan­ce expe­ri­men­ta­do por los plan­tea­mien­tos sobe­ra­nis­tas en el seno de nues­tra socie­dad.

Es lla­ma­ti­vo que se haya con­vo­ca­do a las más altas ins­tan­cias ins­ti­tu­cio­na­les, con inclu­sión del minis­te­rio de cul­tu­ra espa­ñol, a his­to­ria­do­res espa­ño­les de mani­fies­ta ten­den­cio­si­dad y cier­tas ins­tan­cias con sede en Nava­rra, igual­men­te mar­ca­das por su ten­den­cia pro-espa­ño­la. Se ha teni­do cui­da­do de selec­cio­nar en los órga­nos de pre­pa­ra­ción de con­gre­sos y rea­li­za­ción de tra­ba­jos de inves­ti­ga­ción a per­so­nas cla­ra­men­te defi­ni­das en una direc­ción de la inves­ti­ga­ción, al igual que a mar­gi­nar a his­to­ria­do­res con­tra­rios a sus tesis. No se ten­dría que obje­tar nada de esto, caso de que la cita­da orga­ni­za­ción hubie­se sido abier­ta. Se ha pues­to nota­ble cui­da­do en que las cosas no sean de tal modo y una vez más que­da­rá en evi­den­cia la mala con­cien­cia de los orga­ni­za­do­res en su afán por mar­gi­nar a quie­nes cues­tio­nan la impo­si­ción.

Lo van a tener difí­cil. En su mis­mo impul­so para orga­ni­zar la con­me­mo­ra­ción del even­to, han sido movi­dos por la efi­ca­cia que mues­tran sus con­tra­rios. Es cier­to; estos pue­den pare­cer a pri­me­ra vis­ta care­cer de medios. No obs­tan­te la mues­tra más con­tun­den­te de su fuer­za se cons­ta­ta en que han lle­va­do la ini­cia­ti­va estra­té­gi­ca. De hecho, toda la con­me­mo­ra­ción ofi­cial tie­ne como refe­ren­cia la actua­ción de los sobe­ra­nis­tas.

Es cono­ci­da la mane­ra de actuar de las ins­tan­cias ofi­cia­les pseu­do-nava­rris­tas, de color azul o pre­ten­di­da­men­te rojo, siem­pre sec­ta­rias e impo­si­ti­vas –muy pro­pia de la inte­lec­tua­li­dad espa­ño­la-. Por suer­te, ha sur­gi­do un poten­te gru­po de inves­ti­ga­do­res, cuyos tra­ba­jos, mucho más allá que limi­tar­se a cues­tio­nar las impo­si­cio­nes hechas sobre el ima­gi­na­rio his­tó­ri­co de Nava­rra, han per­mi­ti­do debe­lar el fal­sea­mien­to his­tó­ri­co sobre la Con­quis­ta espa­ño­la de lo que res­ta­ba del Rei­no de Nava­rra en los ini­cios del siglo XVI. El tra­ba­jo rea­li­za­do por la des­apa­re­ci­da María del Puy Hui­ci Goñi, fran­co y hones­to, qui­ta cual­quier argu­men­to a los defen­so­res de la con­quis­ta, des­de una pers­pec­ti­va nava­rra, enten­di­da como la actual C.F.N., es obli­ga­do reco­no­cer­lo y denun­ciar la mar­gi­na­ción de que fue obje­to por la ofi­cia­li­dad, a raíz de su publi­ca­ción. Lue­go han sur­gi­do los admi­ra­bles tra­ba­jos de Esar­te, Adot y aho­ra mis­mo el de Mon­teano, que pue­den pre­sen­tar mati­ces, pero son con­clu­yen­tes por su meto­do­lo­gía, rigor en la pre­sen­ta­ción docu­men­tal, has­ta el momen­to des­co­no­ci­da, y con­clu­sio­nes.

No es nece­sa­rio decir más. Sola­men­te que­da denun­ciar de nue­vo el inten­to ter­gi­ver­sa­dor que refle­jan las acu­sa­cio­nes que aquí se hacen.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *