La doble cara de Tur­quía: Gaza y/​o Kurdistan

Los kur­dos: uno de los pue­blos más divi­di­dos (entre Tur­quía, Irak, Iran y Siria) del pla­ne­ta: más de 40 millo­nes de opri­mi­dos, a menu­do de mane­ra muy feroz.
Las con­tra­dic­cio­nes de Tur­quía, esta­do miem­bro de la OTAN.

kurdistan

borroka

(El pri­mer minis­tro tur­co) Erdo­gan reco­no­ce a Hamas como «legí­ti­mo repre­sen­tan­te» del pue­blo pales­tino mien­tras encar­ce­la a car­gos polí­ti­cos kur­dos del Par­ti­do demo­crá­ti­co Kur­do, entre ellos alcal­des que han sido ele­gi­dos con más de un 80% de los votos.

La pos­tu­ra del gobierno tur­co no podía ser más hipó­cri­ta en lo que res­pec­ta al pro­ble­ma palestino.
Me refie­ro al pode­ro­so víncu­lo eco­nó­mi­co y mili­tar entre Tur­quía e Israel. Se tra­ta de un acuer­do en vigor des­de 1994 que per­mi­te, entre otras muchas cosas, el entre­na­mien­to de pilo­tos hebreos en sue­lo turco.

Dado el esca­so espa­cio aéreo del que dis­po­ne Israel, pilo­tos israe­líes se entre­nan, o por lo menos lo hacían has­ta hace una sema­na, en la base aérea tur­ca de Konya.
No resul­ta des­ca­be­lla­do pen­sar que varios de los que par­ti­ci­pa­ron en el terri­ble bom­bar­deo sobre Gaza el pasa­do año hubie­ran hecho sus prác­ti­cas en Kon­ya. De hecho, dos días antes de comen­zar la ofen­si­va sobre Gaza, Yehud Olmert estu­vo hablan­do con Erdo­gan en Ankara.

De Kon­ya des­pe­ga­ron tam­bién los avio­nes hebreos que bom­bar­dea­ron una base secre­ta siria en 2007. Asi­mis­mo, Tel Aviv ven­de avio­nes no tri­pu­la­dos a Anka­ra, los Heron, que son uti­li­za­dos con­tra la gue­rri­lla kur­da en las montañas.
*******

«La pos­tu­ra de Anka­ra es hipó­cri­ta en lo que res­pec­ta al pro­ble­ma palestino»

p021_f01-148X144.jpg
Ishan Kaçar

Coor­di­na­dor en Estam­bul de la Aso­cia­ción de DDHH de Tur­quía­Kur­do ori­gi­nal de Bitlis (Kur­dis­tán nor­te), fotó­gra­fo, perio­dis­ta y acti­vis­ta por los dere­chos huma­nos en Tur­quía. Visi­ta Eus­kal Herria tras ser invi­ta­do por el Aula de Cul­tu­ra de Ger­ni­ka. En las dos char­las que dará esta sema­na, Ihsan Kaçar habla­rá sobre los perio­dis­tas kur­dos con­de­na­dos a 166 años de pri­sión, sobre los miles de des­apa­re­ci­dos y los tam­bién miles de niños kur­dos que se pudren en la cárcel.

Kar­los ZURUTUZA

Ishan Kaçar es tajan­te a la hora de acu­sar al pri­mer ministrro tur­co, Recep Tay­yip Erdo­gan, un líder emer­gen­te en la esce­na inter­na­cio­nal, de enga­ñar al pue­blo kur­do y de que­rer hacer lo mis­mo con el res­to del mundo.

Háble­me, por favor, de los dere­chos huma­nos en Turquía.

Habla­mos de un país que inten­ta entrar en la UE con 17.000 des­apa­re­ci­dos a sus espal­das, la inmen­sa mayo­ría kur­dos. Las deten­cio­nes, tor­tu­ras y des­apa­ri­cio­nes se suce­den a dia­rio, prin­ci­pal­men­te sobre los kur­dos, pero tam­bién sobre sin­di­ca­lis­tas y per­so­na­li­da­des de la izquier­da tur­ca. 18 miem­bros de nues­tra orga­ni­za­ción han sido ase­si­na­dos y otros cin­co arres­ta­dos en estos meses, entre ellos el direc­tor de la ofi­ci­na de Diyar­ba­kir. Y lue­go están los ata­ques con­tra la cul­tu­ra kurda.

¿No se avan­zó nada duran­te el falli­do acer­ca­mien­to entre tur­cos y kur­dos el pasa­do año?

Las pre­sio­nes de la UE con­si­guie­ron aca­bar con la tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca en las comi­sa­rías. Sin embar­go, aho­ra se hace en las cár­ce­les o en la mis­ma resi­den­cia de los dete­ni­dos. No se pue­de decir que la situa­ción haya empeo­ra­do, pero tam­po­co que haya mejo­ra­do. A pesar del lava­do de cara de Anka­ra, la repre­sión sobre los kur­dos se man­tie­ne. Quie­ro men­cio­nar tam­bién algo que se está ocul­tan­do deli­be­ra­da­men­te. Últi­ma­men­te se están pro­du­cien­do un gran núme­ro de lin­cha­mien­tos en Tur­quía occi­den­tal. Cada sema­na, un kur­do pier­de la vida de esta mane­ra en la calle, en su tra­ba­jo o en la mis­ma uni­ver­si­dad, como ocu­rrió hace poco en la de Mugla, a ori­llas del Egeo.

Y lue­go están los niños…

En Tur­quía hay en estos momen­tos más de 2.600 meno­res de edad juz­ga­dos por la nue­va ley anti­te­rro­ris­ta, que no dis­tin­gue entre niños y adul­tos. A la mayo­ría los cogen duran­te los fre­cuen­tes dis­tur­bios en Kur­dis­tán nor­te. A la Poli­cía le bas­ta con mirar­les las manos para deter­mi­nar si han tira­do pie­dras o no. Se están pidien­do has­ta 20 años de cár­cel para niños de 14 y 15 años. Erdo­gan ha dicho que los niños pales­ti­nos que tiran pie­dras con­tra los tan­ques israe­líes son «peque­ños gene­ra­les». A los kur­dos que hacen lo pro­pio con los tan­ques tur­cos, los tacha de «vul­ga­res terroristas».

¿Con este para­le­lis­mo se refie­re al recien­te asal­to a la flo­ti­lla huma­ni­ta­ria hacia Gaza?

Me resul­ta impo­si­ble no hacer­lo. Erdo­gan reco­no­ce a Hamas como «legí­ti­mo repre­sen­tan­te» del pue­blo pales­tino mien­tras encar­ce­la a car­gos polí­ti­cos kur­dos del BDP, entre ellos alcal­des que han sido ele­gi­dos con más de un 80% de los votos. La pos­tu­ra del Gobierno tur­co no podía ser más hipó­cri­ta en lo que res­pec­ta al pro­ble­ma pales­tino. Me refie­ro al pode­ro­so víncu­lo eco­nó­mi­co y mili­tar entre Tur­quía e Israel. Se tra­ta de un acuer­do en vigor des­de 1994 que per­mi­te, entre otras muchas cosas, el entre­na­mien­to de pilo­tos hebreos en sue­lo tur­co. Dado el esca­so espa­cio aéreo del que dis­po­ne Israel, pilo­tos israe­líes se entre­nan, o por lo menos lo hacían has­ta hace una sema­na, en la base aérea tur­ca de Kon­ya. No resul­ta des­ca­be­lla­do pen­sar que varios de los que par­ti­ci­pa­ron en el terri­ble bom­bar­deo sobre Gaza el pasa­do año hubie­ran hecho sus prác­ti­cas en Kon­ya. De hecho, dos días antes de comen­zar la ofen­si­va sobre Gaza, Yehud Olmert estu­vo hablan­do con Erdo­gan en Anka­ra. De Kon­ya des­pe­ga­ron tam­bién los avio­nes hebreos que bom­bar­dea­ron una base secre­ta siria en 2007. Asi­mis­mo, Tel Aviv ven­de avio­nes no tri­pu­la­dos a Anka­ra, los Heron, que son uti­li­za­dos con­tra la gue­rri­lla kur­da en las montañas.

Pero Anka­ra ase­gu­ra aho­ra que va a blo­quear dichos acuerdos.

Está cla­ro que la calle tur­ca está pidien­do rom­per con dicho acuer­do. No obs­tan­te, el minis­tro de Exte­rio­res tur­co ha dicho que el acuer­do se man­ten­drá has­ta al menos 2011. Hay mucho en juego.

¿A qué se refie­re cuan­do habla de que hay mucho en juego?

Tur­quía se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal inter­me­dia­rio de Washing­ton para con­se­guir la ansia­da esta­bi­li­dad en Orien­te Medio. Erdo­gan no esta­ría don­de está sin el apo­yo de Washing­ton, como tam­po­co habría hecho su famo­so «des­plan­te» en la cum­bre de Davos sin su res­pal­do. Hoy Tur­quía habla con Siria, con Irak, con Kur­dis­tán Sur, con Irán y, por supues­to, tam­bién con Israel. Se tra­ta de la úni­ca baza de Oba­ma, dado que su otro alia­do en la región, Israel, tie­ne una repu­tación de «Esta­do des­pó­ta», enfren­ta­do a todos sus veci­nos y caren­te de cré­di­to. La acti­tud de Israel es total­men­te beli­ge­ran­te, por lo que Washing­ton nece­si­ta a Tur­quía para com­ple­tar su agen­da en Irán, Irak, e inclu­so en Afga­nis­tán. Esta mis­ma sema­na se ha con­vo­ca­do una reu­nión en Anka­ra de los minis­tros de Exte­rio­res afgano y pakis­ta­ní. Creo que son movi­mien­tos bas­tan­te elo­cuen­tes del papel de Tur­quía, no sólo en Orien­te Medio, sino inclu­so en Asia Central.

¿Polí­ti­ca «oto­ma­na» diri­gi­da des­de el Pentágono?

En gran medi­da sí. Un siglo des­pués de que caye­ra el impe­rio, y ante el impro­ba­ble ingre­so de Tur­quía en la UE, Anka­ra pare­ce esfor­zar­se aho­ra en recu­pe­rar la influen­cia en los anti­guos terri­to­rios del Impe­rio Oto­mano, del que se sigue cre­yen­do su legí­ti­mo sucesor.

¿Y qué dicen los kurdos?

Los kur­dos en 2010 poco o nada tie­nen que ver con los de los años ochen­ta y noven­ta. Hoy se tra­ta de una socie­dad fuer­te­men­te poli­ti­za­da a la que ya no resul­ta tan fácil enga­ñar. Erdo­gan lo con­si­guió por últi­ma vez en 2005, tras pro­me­ter en Diyar­ba­kir que «solu­cio­na­ría la cues­tión kurda».

Espe­re­mos que ni Euro­pa ni el mun­do ára­be se dejen aho­ra sedu­cir por su discurso.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.