«Hay que ser tena­ces, cons­truir la paz es un pro­ce­so de lar­go reco­rri­do»

Sath­yan­dra­nath Ragu­na­nan «Mac» Maha­raj y Bair­bre de Brún par­ti­ci­pa­ron ayer en la pre­sen­ta­ción de un libro que rela­ta una par­te de la his­to­ria de sus res­pec­ti­vos paí­ses y, del mis­mo modo, una par­te muy impor­tan­te de sus pro­pias vidas. Acti­vis­tas, mili­tan­tes en la lucha por la liber­tad de sus pue­blos, pudie­ron narrar de pri­me­ra mano su tra­yec­to des­de la lucha de resis­ten­cia ante la opre­sión que sufrían sus comu­ni­da­des socia­les y nacio­na­les, a ser pro­ta­go­nis­tas y ejer­cer el lide­raz­go en la cons­truc­ción de un ver­da­de­ro mar­co de demo­cra­cia.

Tan­to la euro­par­la­men­ta­ria irlan­de­sa como el vete­rano mili­tan­te suda­fri­cano die­ron cuen­ta de sus res­pec­ti­vos pro­ce­sos de libe­ra­ción y de paz, deta­llan­do algu­nos pasa­jes y anéc­do­tas des­co­no­ci­das para la mayo­ría de los asis­ten­tes, y ambos coin­ci­die­ron en una apre­cia­ción: en todos los pro­ce­sos exis­ten momen­tos que cons­ti­tu­yen ver­da­de­ros pun­tos de infle­xión, momen­tos cru­cia­les, pero de cuya impor­tan­cia ni sus pro­pios pro­ta­go­nis­tas se dan cuen­ta has­ta pasa­do cier­to tiem­po.

De Brún y Maha­raj se cui­da­ron de dar con­se­jos sobre cómo debe­ría desa­rro­llar­se un pro­ce­so en Eus­kal Herria y, sin embar­go, toda su expo­si­ción cons­ti­tu­yó un gran ejem­plo sobre cómo cons­truir un camino de tran­si­ción a la demo­cra­cia en cual­quier par­te del mun­do. Apun­ta­ron, entre otras muchas cues­tio­nes, que «las nego­cia­cio­nes nun­ca se desa­rro­llan con ami­gos, nun­ca se desa­rro­llan con las per­so­nas a las que quie­res», sino que «se hacen con el enemi­go»; advir­tie­ron de que es nece­sa­rio ser tena­ces, por­que pro­ce­sos de las carac­te­rís­ti­cas que ellos han vivi­do son siem­pre «un lar­go camino»; expli­ca­ron que las decla­ra­cio­nes y cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da ten­den­tes a hacer per­der toda espe­ran­za a la par­te que quie­re cam­biar la situa­ción pue­den for­mar par­te del pro­pio pro­ce­so; y recor­da­ron, una vez más, que «un con­flic­to es un sín­to­ma de algo, exis­ten unas cau­sas que es nece­sa­rio solu­cio­nar».
La voz de los pro­ta­go­nis­tas

Josu Jua­ris­ti, direc­tor de GARA, fue el encar­ga­do de pre­sen­tar el fórum orga­ni­za­do por este dia­rio en el Aula Mag­na de la Facul­tad de Psi­co­lo­gía de EHU-UPV en Donos­tia, al que asis­tie­ron cer­ca de dos­cien­tas per­so­nas, entre ellas varios repre­sen­tan­tes de la izquier­da aber­tza­le.

Tras una bre­ve inter­ven­ción, cedió la pala­bra a Véro­ni­que Dudouet, coor­di­na­do­ra del pro­yec­to de inves­ti­ga­ción que, de la mano del Cen­tro Berghof para la Ges­tión Cons­truc­ti­va de Con­flic­tos y el Cen­tro de Inves­ti­ga­ción y Edu­ca­ción Popu­lar (CINEP), de Colom­bia, ha dado como fru­to el libro «De la insur­gen­cia a la demo­cra­cia».

En bre­ves pin­ce­la­das, Dudouet expli­có que uno de sus obje­ti­vos había sido dar voz a los pro­ta­go­nis­tas de las luchas de los pue­blos, algo que no sue­le ser habi­tual en otros tra­ba­jos, y dar­les de esta for­ma la opor­tu­ni­dad de refle­xio­nar sobre su situa­ción, sobre el camino reco­rri­do, y poder difun­dir sus expe­rien­cias. Así, este tra­ba­jo se ha cen­tra­do en las expe­rien­cias de Sinn Féin, el Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano (ANC), el movi­mien­to de los tri­gres de libe­ra­ción tamil (Libe­ra­tion Tigers of Tamil Eelam-LTTE), el Par­ti­do Comu­nis­ta de Nepal, el movi­mien­to de libe­ra­ción de Aceh, el M19 de Colom­bia, y tam­bién se ha acer­ca­do, con una meto­do­lo­gía par­ti­ci­pa­ti­va, a otros pue­blos y otros con­flic­tos como los de Sudán, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la o Burun­di.

Momen­to «muy impor­tan­te»

Bair­bre de Brún cono­ce muy bien la situa­ción de Eus­kal Herria, e hizo una refe­ren­cia al momen­to «muy impor­tan­te» que se vive en este país, uno de esos momen­tos que pue­de ser un pun­to de infle­xión del que no te das cuen­tas has­ta tiem­po des­pués. «No pue­do resu­mir 800 años de con­flic­to en una tar­de», se excu­só cuan­do comen­zó a rela­tar el con­flic­to entre Irlan­da y Gran Bre­ta­ña y los dife­ren­tes esta­dios por los que ha pasa­do en su his­to­ria, aun­que hizo un repa­so muy por­me­no­ri­za­do del últi­mo pro­ce­so.

Expli­có, en este sen­ti­do, que hay que remon­tar­se a la déca­da de los 80 para situar su ini­cio, y deta­lló los con­ti­nuos alti­ba­jos que ha sufri­do. Como ele­men­to inva­ria­ble, la acti­tud del movi­mien­to repu­bli­cano y de Sinn Féin de bus­car una vía que per­mi­tie­ra pasar de una situa­ción de con­flic­to abier­to a otra en la que las cau­sas de ese con­flic­to pudie­ran ser abor­da­das de for­ma pací­fi­ca.
Y es que, como seña­ló, para la par­te con­tra­ria la paz no era sino sinó­ni­mo de derro­ta del Ejér­ci­to Repu­bli­cano Irlan­dés (IRA), mien­tras que ellos opo­nían su con­vic­ción de que lo que se debía abor­dar era un con­flic­to con unos «ancla­jes más pro­fun­dos».

Años de pro­ce­so de los que citó hitos tan impor­tan­tes como las con­ver­sa­cio­nes entre Sinn Féin y el SDLP, la vía Adams-Hume, la Decla­ra­ción de Dow­ning Street, la lle­ga­da de Tony Blair y los acuer­dos de Vier­nes San­to. Este últi­mo hecho, des­ta­có, «fun­da­men­tal» para «des­blo­quear momen­tos difí­ci­les». De todos modos, tras des­ta­car que algu­nas trans­fe­ren­cias han sido cedi­das hace ape­nas unos meses, insis­tió en que «la cons­truc­ción de la paz en un pro­ce­so de lar­go reco­rri­do». «Hay que estar ana­li­zan­do y revi­san­do dón­de se está en cada momen­to» y, siem­pre, «miran­do los obje­ti­vos estra­té­gi­cos».

El papel de Man­de­la

Maha­raj, minis­tro del pri­mer gobierno suda­fri­cano tras el apartheid y miem­bro del equi­po nego­cia­dor del ANC, hizo espe­cial hin­ca­pié en las deci­sio­nes que Nel­son Man­de­la, artí­fi­ce y sím­bo­lo de aquel pro­ce­so, tuvo que tomar enton­ces. Tam­bién des­ta­có la impor­tan­cia de la pre­sión inter­na­cio­nal al Gobierno racis­ta, que le obli­gó a mover­se en sus pos­tu­la­dos y hacer algu­nos ges­tos, aun­que en prin­ci­pio los plan­tea­ra para crear con­tra­dic­cio­nes en el ANC y sus alia­dos. Como cuan­do el pre­si­den­te Pie­ter Willem Botha dijo en el Par­la­men­to que no eran ellos quie­nes man­te­nían cau­ti­vo a Man­de­la, sino él mis­mo el que se man­te­nía pre­so, por­que sólo debía renun­ciar a la lucha arma­da para cam­biar su situa­ción. «Sólo los hom­bres libres pue­den nego­ciar». Con estas pala­bras, hechas lle­gar a la opi­nión públi­ca a tra­vés de su espo­sa y su hija, res­pon­dió al empla- zamien­to en un escri­to que es ya par­te de la his­to­ria.

Maha­raj expli­có que duran­te el pro­ce­so nego­cia­dor le lla­mó la aten­ción el mie­do que sus inter­lo­cu­to­res mos­tra­ban ante «los votos» o, dicho de otra for­ma, a un gobierno demo­crá­ti­co basa­do en la deci­sión mayo­ri­ta­ria del pue­blo suda­fri­cano, y tam­bién el mie­do a per­der sus pues­tos de tra­ba­jo con el nue­vo gobierno o a ser cas­ti­ga­dos por haber sido miem­bros de las fuer­zas repre­si­vas de los gobier­nos del apartheid.

Esas dos cues­tio­nes, garan­ti­zar que el gobierno suda­fri­cano res­pon­die­ra a la volun­tad mayo­ri­ta­ria y demo­crá­ti­ca de todos sus ciu­da­da­nos y el ver cómo afron­tar y dar res­pues­ta al mie­do blan­co, fue­ron las que guia­ron la labor nego­cia­do­ra de Maha­raj y sus com­pa­ñe­ros.
Deten­cio­nes y pre­sos

En el turno de pre­gun­tas, De Brún y Maha­raj tuvie­ron que expli­car cómo fue el pro­ce­so de pues­ta en liber­tad de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos, y tam­bién se les pre­gun­tó su opi­nión sobre la acti­tud del Esta­do espa­ñol, que en los últi­mos pro­ce­sos nego­cia­do­res ha segui­do dete­nien­do a mili­tan­tes vas­cos. Ambos expli­ca­ron que es un hecho que se ha repe­ti­do tan­to en Irlan­da como en Sudá­fri­ca, don­de la repre­sión, con deten­cio­nes y muer­te de mili­tan­tes, fue espe­cial­men­te inten­sa en aque­llos momen­tos. «Suce­de en todas par­tes, pero no sig­ni­fi­ca que no haya que seguir avan­zan­do», valo­ró la diri­gen­te de Sinn Féin.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *