Israel: peli­gro para la huma­ni­dad- José Steins­le­ger

Sólo los judíos huma­ni­ta­rios, pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rios podrán fre­nar la furia homi­ci­da del Esta­do de Israel. Otras fuer­zas están coad­yu­van­do: Hamas en Gaza, Hez­bo­lá en Líbano, paí­ses como Irán y Siria o la corrom­pi­da Auto­ri­dad Nacio­nal Pales­ti­na de Cis­jor­da­nia inclu­si­ve, resis­ten las embes­ti­das del «pue­blo ele­gi­do».

Sin embar­go, sobre los judíos cons­cien­tes (y en par­ti­cu­lar los de Esta­dos Uni­dos) empie­za a recaer el peso mayor para con­te­ner a la bes­tia ali­men­ta­da por Washing­ton. La cre­cien­te inci­den­cia del movi­mien­to anti­sio­nis­ta inter­na­cio­nal pre­gun­ta qué va pri­me­ro: ¿el ser judío, o el ser huma­ni­ta­rio, pro­gre­sis­ta y revo­lu­cio­na­rio?

Ser o no ser. ¿Ser qué? ¿No ser qué? Nues­tra esca­la de valo­res coin­ci­de con la incul­ca­da por Arnul­fo Rome­ro, Leó­ni­das Proaño, Samuel Ruiz o, sin ir lejos, el padre Miguel Con­cha, quie­nes enal­te­cen las con­vic­cio­nes y fe de las per­so­nas que por sobre sus cre­dos, con­sa­gran los valo­res de la dig­ni­dad y la decen­cia.

Que la pre­mi­sa nos per­mi­ta reite­rar que los gober­nan­tes de Israel no son judíos. Son ase­si­nos. Ase­si­nos que lejos de velar por la «segu­ri­dad» de su Esta­do, o de trans­mi­tir la filo­so­fía de tole­ran­cia del judaís­mo, res­pon­den al mesia­nis­mo finan­cie­ro de Wall Street, y a la agen­da impe­rial de Esta­dos Uni­dos en el mun­do.

Bajo la dic­ta­du­ra de Hitler, no ser nazi era expo­ner­se a ser con­si­de­ra­do un ale­mán a medias. Y en Israel, pro­gre­si­va­men­te, se fue implan­tan­do la idea de que el «buen judío» sólo podía ser sio­nis­ta. Hay que ter­mi­nar, enton­ces, con la doc­tri­na que aso­cia judaís­mo y sio­nis­mo para jus­ti­fi­car las atro­ci­da­des de un Esta­do terro­ris­ta.

Hace tan sólo 65 años, lue­go de que la ex Unión Sovié­ti­ca pul­ve­ri­zó a los «inven­ci­bles» ejér­ci­tos de Ale­ma­nia, las demo­cra­cias del lla­ma­do «mun­do libre» con­sin­tie­ron en rea­li­zar lo impen­sa­ble: disol­ver y juz­gar al Esta­do nazi, por geno­ci­dio y crí­me­nes de gue­rra.

Hoy, lo impen­sa­ble es ima­gi­nar que el Esta­do sio­nis­ta será disuel­to y juz­ga­do por igua­les moti­vos. ¿Hay otra sali­da? Des­de su fun­da­ción, Israel ha boi­co­tea­do todas las ini­cia­ti­vas de paz, usán­do­las como zanaho­ria para encu­brir y avan­zar en su polí­ti­ca ane­xio­nis­ta.

Dos esta­dos… obser­ve­mos el mapa de Pales­ti­na, y pre­gun­té­mo­nos si tie­nen via­bi­li­dad. Para ganar tiem­po y ocu­par terri­to­rios, Israel for­jó una piel de leo­par­do car­to­grá­fi­ca, en la que ya resul­ta impo­si­ble pre­ci­sar qué peda­ci­to de tie­rra le corres­pon­de­ría a uno u otro Esta­do. Con temor, algu­nas almas nobles apo­yan el pro­yec­to de dos esta­dos. Y omi­ten la exi­gen­cia de Israel: que uno de los esta­dos carez­ca de fuer­zas arma­das, aero­puer­tos, con­tro­les sobre su terri­to­rio o par­ti­dos polí­ti­cos que cali­fi­ca de «fun­da­men­ta­lis­tas».

Las nue­vas gene­ra­cio­nes de israe­líes (pales­ti­nos y ára­bes inclui­dos) requie­ren coha­bi­tar en un Esta­do segu­ro. O sea, libe­ra­do del sio­nis­mo. Por­que el enemi­go prin­ci­pal no está fue­ra de las fron­te­ras impre­ci­sas de Israel, sino en la ideo­lo­gía per­ver­ti­da que hizo de Dios, su Dios, el pri­mer sol­da­do de la «segu­ri­dad nacio­nal» y el «pue­blo ele­gi­do».

La idea de «pue­blo ele­gi­do» con­sis­te en negar al otro. Natu­ral­men­te, en dis­tin­tas eta­pas de la his­to­ria no han fal­ta­do los impe­rios que, mani­pu­lan­do los cre­dos reli­gio­sos, se sin­tie­ron ele­gi­dos. ¡Dios lo quie­re! En efec­to. Sólo que Israel posee un arse­nal de bom­bas nuclea­res para demos­trar­lo.

En agos­to de 1945, las imá­ge­nes de los hon­gos nuclea­res sobre Hiroshi­ma y Naga­sa­ki per­tur­ba­ron y qui­ta­ron el alien­to a la huma­ni­dad. Ahí están los docu­men­tos fil­ma­dos y los infor­mes que des­cri­ben las con­se­cuen­cias, «el día des­pués», amplia­men­te divul­ga­dos. Pero en com­pa­ra­ción, se tra­ta de imá­ge­nes que corres­pon­den al paleo­lí­ti­co de la tec­no­lo­gía béli­ca moder­na.

Las gran­des poten­cias han veni­do usan­do sus arse­na­les nuclea­res para nego­ciar posi­cio­nes geo­po­lí­ti­cas. Jue­go irra­cio­nal y demen­te que, con todo, con­lle­va mati­ces racio­na­les. Pues ya no esta­mos en 1945, cuan­do un solo país dis­po­nía de la bom­ba.

¿Quién duda aún acer­ca de lo que Hitler (encar­na­ción de otro «pue­blo ele­gi­do») hubie­se hecho en caso de haber teni­do la bom­ba? De modo que si los polí­ti­cos al fren­te de la nave glo­bal con­ti­núan prac­ti­can­do la polí­ti­ca del aves­truz, demos por segu­ro dos cosas: 1) que Israel usa­rá sus armas nuclea­res sin remor­di­mien­to alguno, y 2) que Washing­ton dirá que Israel tenía dere­cho a defen­der­se.

No se tra­ta de un asun­to lejano, o del «odio» entre ára­bes y judíos, tal como sos­tie­nen los espí­ri­tus lige­ros, des­in­for­ma­dos o cóm­pli­ces por omi­sión de los crí­me­nes del sio­nis­mo. No. Israel está lis­to y, en cual­quier momen­to, pue­de ata­car con armas nuclea­res a sus «enemi­gos». Momen­to a par­tir del cual empe­za­re­mos a mirar con nos­tal­gia este mun­do que hoy nos pare­ce irra­cio­nal.

La derro­ta del sio­nis­mo será posi­ble cuan­do los judíos de Esta­dos Uni­dos empla­cen a los polí­ti­cos gue­rre­ris­tas que los repre­sen­tan, ponien­do pun­to final a las impu­ni­da­des del terro­ris­mo israe­lí. No es impo­si­ble. Lo impo­si­ble es dis­cu­tir con Dios. Y más cuan­do, a pesar de su poder, se sien­te víc­ti­ma, débil y agre­di­do.

La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *