Ati­lio Borón: «Ante la cri­sis capi­ta­lis­ta, la hora de los pue­blos sin Esta­do»- La Haine

Bue­nos Aires, sede de la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res del Esta­do, el mayor gre­mio de emplea­dos esta­ta­les del país; casi un cen­te­nar de per­so­nas y dece­nas de adhe­sio­nes de colec­ti­vos socia­les y las prin­ci­pa­les enti­da­des polí­ti­cas y sin­di­ca­les, así como de diri­gen­tes de las fuer­zas gre­mia­les más impor­tan­tes del país que o ya se cono­cían o se iban comu­ni­can­do a medi­da que tans­cu­rría el acto. Una ban­de­ra vas­ca y la his­tó­ri­ca pan­car­ta que exi­ge el reagru­pa­mien­to de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos en cár­ce­les situa­das cer­ca de sus fami­lias. Nora Cor­ti­ñas, de Madres de Pla­za de Mayo-Línea Fun­da­do­ra, entre el públi­co. Al igual que el abo­ga­do Eduar­do Soa­res, de Con­vo­ca­to­ría por la Libe­ra­ción Nacio­nal y Social y orga­ni­za­cio­nes socia­les como el Come­dor «Los Pibes» o las Orga­ni­za­cio­nes Libres del Pue­blo, del his­tó­ri­co mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio Rober­to Per­día. Un dan­tza­ri bai­lan­do el aurresku(danza vas­ca de salu­do), y dos jóve­nes vas­cos per­cu­tien­do la txa­la­par­ta, el míti­co ins­tru­men­to popular.

«Eus­kal Herria: una excep­ción fren­te al dis­cur­so dominante»

De un modo poé­ti­co, cul­tu­ral, polí­ti­co o social, todos los ponen­tes coin­ci­dían en defi­nir el caso de Eus­kal Herria como un caso excep­cio­nal de con­fron­ta­ción polí­ti­ca y social en la Euro­pa del pac­to social. El escri­tor Vicen­te Zito Lema cita­ba a otro expo­nen­te de la cul­tu­ra vas­ca, al his­tó­ri­co poe­ta Jose­ba Sarrio­nan­dia, aquel que pro­ta­go­ni­za­ra en 1985 una espec­ta­cu­lar fuga de la pri­sión espa­ño­la de Mar­tu­te­ne y que sigue escri­bien­do poe­sía des­de la clan­des­ti­ni­dad, y «estas cosas me recuer­dan a cuan­do en la Argen­ti­na sufría­mos este tipo de repre­sión y don­de todos los aspec­tos esen­cia­les de la vida de un pue­blo esta­ban prohibidos».

Gui­ller­mo Pania­gua, por­ta­voz en este even­to de Aska­pe­na, el orga­nis­mo de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal del movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal vas­co, mani­fes­ta­ba «la siner­gía que el con­flic­to polí­ti­co ha pro­vo­ca­do en el movi­mien­to obre­ro y popu­lar» es excep­cio­nal res­pec­to al cli­ma de des­mo­vi­li­za­ción que se ha vivi­do en otras par­tes de Europa.

La hora de los pue­blos sin Estado

Para Ati­lio Borón, que des­gra­nó el con­tex­to mun­dial de cri­sis eco­nó­mi­ca, no le cabía nin­gu­na duda: «para hacer fren­te a la cri­sis sis­té­mi­ca, hay que bus­car solu­cio­nes fue­ra del sis­te­ma». Car­los Azná­rez, que pre­sen­ta­ba el acto, leía un tex­to del actor Nor­man Briski(que esta­ba entre el públi­co) que decía: «Sabe­mos por­que el cuer­po del com­ba­te está al bor­de de rom­per fron­te­ras, de gra­bar en la are­na la mejor his­to­ria… tal vez la primera».

«Reco­mien­dan a Gre­cia, Espa­ña y Por­tu­gal recor­tar su gas­to públi­co, pero aumen­tan su gas­to mili­tar.[…] La cri­sis capi­ta­lis­ta, que no se ha pro­du­ci­do por un aumen­to de la com­ba­ti­vi­dad del movi­mien­to obre­ro, se pro­du­ce por su fal­ta de res­pues­ta a pro­ble­mas bási­cos que ponen en entre­di­cho su via­bi­li­dad y exis­ten­cia. […]Esta es una cri­sis que da la opor­tu­ni­dad de eman­ci­par a los pue­blos sin Esta­do», decía Borón. «Es un mar­co para nues­tra apues­ta de cons­truc­ción de un Esta­do vas­co de carác­ter socia­lis­ta», afir­ma­ba Paniagua.

El caso Garzón

Ire­ne López de Vicu­ña, que habló como por­ta­voz de Eus­kal Herri­ko Lagunak-Argentina(EHL), men­cio­na­ba como hecho fun­da­men­tal de la acti­vi­dad de soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria las fir­mas reco­gi­das en varios paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na con­tra el Juez de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la Bal­ta­sar Gar­zón. Gui­ller­mo Pania­gua sin­te­ti­za­ba: «el juez que aho­ra se pre­sen­ta como defen­sor de los Dere­chos Huma­nos es el mis­mo crea­dor de la doc­tri­na del «todo es ETA», que ha ser­vi­do para pros­cri­bir orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, socia­les, cul­tu­ra­les o medios de comu­ni­ca­ción». El mani­fies­to que men­cio­na­ba la por­ta­voz de EHL denun­cia­ba las prác­ti­cas de tor­tu­ra impu­tadas al tri­bu­nal espe­cial del que ha for­ma­do par­te el «juez estre­lla», y su ase­so­ra­mien­to al Gobierno colom­biano de Álva­ro Uri­be sobre la nece­si­dad de la inco­mu­ni­ca­ción de los dete­ni­dos políticos.

La apues­ta por vías exclu­si­va­men­te políticas

El por­ta­voz de Aska­pe­na reto­ma­ba el asun­to que había sido el cen­tro de aten­ción en los últi­mos meses en el con­flic­to polí­ti­co: la apues­ta estra­té­gi­ca de la izquier­da aber­tza­le por vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas, y el empla­za­mien­to a la orga­ni­za­ción arma­da vas­ca ETA y al Gobierno espa­ñol de la aper­tu­ra de un pro­ce­so de diá­lo­go que des­em­bo­que en una reso­lu­ción defi­ni­ti­va del con­flic­to arma­do median­te el reco­no­ci­mien­to del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. «¿Cuál ha sido la res­pues­ta del Gobierno espa­ñol?: la deten­ción de los redac­to­res del docu­men­to, la deten­ción de 34 jóve­nes vas­cos en diciem­bre de 2009 o reda­das con­tra los abo­ga­dos de pre­sos vas­cos[…]. Y el caso de Jon Anza, un mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio secues­tra­do y muer­to a los pocos días, cuyo cadá­ver apa­re­ció 9 meses des­pués en Fran­cia, y que los gobier­nos espa­ñol y fran­cés nie­gan que se pue­da abrir una inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te. Todo apun­ta a las Fuer­zas de Segu­ri­dad españolas».

El nue­vo mar­co polí­ti­co que se abri­ría con esta apues­ta, impli­ca­ría aumen­tar el espa­cio de apo­yo social a la izquier­da aber­tza­le, «algo que nos recuer­da mucho al pro­ce­so ini­cia­do con el acuer­do Lizarra-Garazi[acuerdo cele­bra­do en 1998 que impli­có un com­pro­mi­so para la paz entre todos los agen­tes polí­ti­cos y socia­les vas­cos], don­de la izquier­da aber­tza­le salió refor­za­da». Fren­te a este mar­co repre­si­vo, Pania­gua men­cio­nó el docu­men­to coor­di­na­do por el nego­cia­dor suda­fri­cano Brian Currin, res­pal­da­do por orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y que res­pal­da la apues­ta de la izquier­da abertzale.

Vicen­te Zito Lema leía el poe­ma de Gabriel Ares­ti «La casa de mi padre»: Con­tra los lobos, con­tra la sequía, con­tra la usu­ra, con­tra la jus­ti­cia, defen­de­ré la casa de mi padre. Y Car­los Azná­rez ter­mi­na­ba con un Gora Eus­kal Herria!(Viva la patria vas­ca). ¿Quien dice que no hay res­pal­do inter­na­cio­nal al pue­blo vasco?(1).

1‑En el mes de julio de 2009, el Minis­te­rio del Inte­rior espa­ñol remi­tía a las emba­ja­das espa­ño­las en el mun­do, y en espe­cial a Lati­noa­mé­ri­ca, la sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go que con­fir­ma­ba la ile­ga­li­za­ción de la orga­ni­za­ción polí­ti­ca vas­ca Bata­su­na «por moti­vos de impe­rio­sa nece­si­dad y para el man­te­ni­mien­to de la segu­ri­dad y la defen­sa del orden», con el fin de su difu­sión en sus paí­ses de des­tino y, de algu­na mane­ra, impe­dir los apo­yos inter­na­cio­na­les que podría reca­bar el movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal vas­co en el exte­rior de cara a un pro­ce­so de diá­lo­go polí­ti­co. No ha teni­do dema­sia­do efecto.
http://​www​.elmun​do​.es/​e​l​m​u​n​d​o​/​2​0​0​9​/​0​7​/​1​1​/​e​s​p​a​n​a​/​1​2​4​7​3​2​3​1​9​1​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.