La inter­mi­na­ble cri­sis del capitalismo -

Archivo

Edi­to­ria­la

Boltxe Kolek­ti­boa

Ya no tie­nen mar­gen, se les están abrien­do todos los fren­tes simul­ta­nea­mén­te. No ven­cen en Irak y bus­can alian­zas con los shiies que son alia­dos estra­té­gi­cos de Iran, son inca­pa­ces de nego­ciar con los sunies de Irak des­pués de la bru­tal eje­cu­ción de Sad­dam Hus­sein, en Afga­nis­tán bus­can un acuer­do con los tali­bán y encu­bren los crí­me­nes de Israel con­tra los volun­ta­rios y acti­vis­tas tur­cos del Mavi Mar­ma­ra. Ade­más esta vez el desas­tre eco­ló­gi­co lo tie­nen en casa.

Al Empe­ra­dor no le sale bien ni una y al imperio,tampoco. Y las deu­das no se redu­cen. Aho­ra resul­ta que para vol­ver a la reali­dad se va a tener que vol­ver a las mis­mas for­mas de vida de los paí­ses que des­de la inso­len­cia occi­den­tal se lla­ma­ban subdesarrollados. 

La debi­li­dad de occi­den­te la están notan­do per­fec­ta­men­te los paí­ses emer­gen­tes y cada vez se van tejien­do rela­cio­nes inter­na­cio­na­les sor­tean­do el cor­sé de Washing­ton por Vene­zue­la e Irán a los que se va acer­can­do con len­ti­tud, pero se acer­ca, Bra­sil. La media­ción en la cues­tión nuclear ha irri­ta­do a Oba­ma y a Hillary Clin­ton, pero EEUU no está en posi­cíón de ata­car a la vez a todos sus enemigos.

La eco­no­mía mun­dial está en la rui­na, en otra edi­to­rial de Boltxe avi­sá­ba­mos de que la polí­ti­ca de reba­ñar los fon­dos públi­cos para relle­nar las arcas vacias de los mul­ti­mi­llo­na­rios moro­sos ace­le­ra­ría la cri­sis siguien­te con­vir­tién­do­la en mucho más vio­len­ta y dramática.

La siguien­te cri­sis está aquí. Ale­ma­nia enca­be­za los ajus­tes dra­co­nia­nos y a Zapa­te­ro, Rajoy, Arthur Más o a Urku­llu solo les que­da bai­lar al enlo­que­ci­do rit­mo que mar­can las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les. En la socie­dad vas­ca hay recur­sos orga­ni­za­ti­vos para res­pon­der­les y fuer­za for­ma­da para defen­der una sali­da la cri­sis des­de la izquier­da favo­ra­ble al pue­blo tra­ba­ja­dor. Hay un agen­te sin­di­cal por medio espe­cia­lis­ta en marear la per­diz, en hacer una cosa y sos­te­ner un dis­cur­so total­men­te dis­tin­to a su prác­ti­ca. A ELA hay que exi­gir­le que acla­re en que lugar de la obra va a par­ti­ci­par. Al día de hoy la uni­dad de acción con esta cen­tral es un cal­va­rio para quie­nes se embar­can en una pelea con­jun­ta. Su voca­ción es la de limi­tar la capa­ci­dad de res­pues­ta al capi­tal, a veces recuer­da dra­ma­ti­ca­men­te al Caba­llo de Tro­ya Athe­nien­se con­tra el Rei­no de Troya.

Ya no hay tiem­po para el cálcu­lo polí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal toda vez que estas ins­ti­tu­cio­nes no solo no resuel­ven nues­tros pro­ble­mas coti­dia­nos, es que ade­más con su pos­tra­ción ante el capi­tal, ellos mis­mos son una par­te impor­tan­te de nues­tros que­bra­de­ros de cabe­za y a la mayo­ría de ellos, hay que echarlos.

Se ha aca­ba­do el ciclo de la Refor­ma en el Esta­do y la cri­sis solo pue­de resol­ver­se con una nue­va res­truc­tu­ra­ción de la cár­cel de pue­blos que son Espa­ña y Francia.

Ha lle­ga­do la hora de Eus­kal Herria y nadie pue­de jugar a ser el esla­bón que sal­ve al pro­yec­to impe­ria­lis­ta espa­ñol. Va esto por la sui­ci­da ten­ta­ción del PNV de ale­jar­se de su pue­blo por temor a que se le aca­be el tiem­po de ejer­cer el papel de vali­do de la Cor­te a cam­bio de ser el cen­tro de la ges­tión administrativa.

Un esta­do en cri­sis bus­ca una alian­za de hie­rro en la quin­ta colum­na vas­ca, no le sir­ve el clan de fan­to­ches que rodean a López, Ares y Basa­goi­ti, por eso Madrid des­pla­za de los acuer­dos entre el Gobierno de Zapa­te­ro y el PNV a los vivi­do­res que han usur­pa­do Aju­ria Enea sir­vién­do­se de la ley de Partidos.

Estos han lle­ga­do al Gobierno en la peor de las cir­cuns­tan­cias posi­bles, con la eco­no­mía cayén­do­se a peda­zos. Mien­tras se atrin­che­ran para la defen­sa numan­ti­na de los pri­vi­le­gios que el esta­do y la dere­cha vas­ca les reco­no­cen, un pue­blo se pre­pa­ra para una inmi­nen­te nue­va con­vo­ca­to­ria de Huel­ga Gene­ral Polí­ti­ca, con la con­sig­na cla­ra de Inde­pen­den­tzia eta Sozialismoa.

Esto pedí­mos por­que, esto nece­si­ta­mos. Y en el pan­fle­to que Boltxe Kolek­ti­boa esta­mos repar­tien­do por cen­tros de tra­ba­jo, que­da cla­ro que no hay ges­tión admi­nis­tra­ti­va para la cri­sis ter­mi­nal del capi­tal. Es impres­cin­di­ble que la polí­ti­ca de ELA no para­li­ce las tareas del Movi­mien­to Obre­ro y Popu­lar en Eus­kal Herria, pode­mos ir jun­tos pero la fide­li­dad de la mili­tan­cia anti capi­ta­lis­ta de Eus­kal herria es para el pue­blo tra­ba­ja­dor, para nadie más. Podre­mos ir jun­tos has­ta el lími­te de cla­se, pero no somos una alter­na­ti­va para quien se pos­tra ante las direc­tri­ces del FMI, con­vie­ne decir­lo con claridad.

Así lo hare­mos en la mani­fes­ta­ción que la mayo­ría sin­di­cal con­vo­ca para este pró­xi­mo saba­do 12, al que lla­ma­mos a acu­dir masi­va­men­te a Bilbo. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.