Con­tra el buro­cra­tis­mo – Ernes­to Che Geba­ra

Archivo Che Guevara

Nues­tra Revo­lu­ción fue, en esen­cia, el pro­duc­to de un movi­mien­to gue­rri­lle­ro que ini­ció la lucha arma­da con­tra la tira­nía y la cris­ta­li­zó en la toma del poder. Los pri­me­ros pasos como Esta­do Revo­lu­cio­na­rio, así como toda la pri­mi­ti­va épo­ca de nues­tra ges­tión en el gobierno, esta­ban fuer­te­men­te teñi­dos de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les de la tác­ti­ca gue­rri­lle­ra como for­ma de admi­nis­tra­ción esta­tal. El «gue­rri­lle­ris­mo» repe­tía la expe­rien­cia de la lucha arma­da de las sie­rras y los cam­pos de Cuba en las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas y de masas, y se tra­du­cía en que sola­men­te las gran­des con­sig­nas revo­lu­cio­na­rias eran segui­das (y muchas veces inter­pre­ta­das en dis­tin­tas mane­ras) por los orga­nis­mos de la admi­nis­tra­ción y de la socie­dad en gene­ral. La for­ma de resol­ver los pro­ble­mas con­cre­tos esta­ba suje­ta al libre arbi­trio de cada uno de los diri­gen­tes.

Por ocu­par todo el com­ple­jo apa­ra­to de la socie­dad, los cam­pos de acción de las «gue­rri­llas admi­nis­tra­ti­vas» cho­ca­ban entre sí, pro­du­cién­do­se con­ti­nuos roces, órde­nes y con­tra­ór­de­nes, dis­tin­tas inter­pre­ta­cio­nes de las leyes, que lle­ga­ban, en algu­nos casos, a la répli­ca con­tra las mis­mas por par­te de orga­nis­mos que esta­ble­cían sus pro­pios dic­ta­dos en for­ma de decre­tos, hacien­do caso omi­so del apa­ra­to cen­tral de direc­ción. Des­pués de un año de dolo­ro­sas expe­rien­cias lle­ga­mos a la con­clu­sión de que era impres­cin­di­ble modi­fi­car total­men­te nues­tro esti­lo de tra­ba­jo y vol­ver a orga­ni­zar el apa­ra­to esta­tal de un modo racio­nal, uti­li­zan­do las téc­ni­cas de la pla­ni­fi­ca­ción cono­ci­das en los her­ma­nos paí­ses socia­lis­tas.

Como con­tra medi­da, se empe­za­ron a orga­ni­zar los fuer­tes apa­ra­tos buro­crá­ti­cos que carac­te­ri­zan esta pri­me­ra épo­ca de cons­truc­ción de nues­tro Esta­do socia­lis­ta, pero el ban­da­zo fue dema­sia­do gran­de y toda una serie de orga­nis­mos, entre los que se inclu­ye el Minis­te­rio de Indus­trias, ini­cia­ron una polí­ti­ca de cen­tra­li­za­ción ope­ra­ti­va, fre­nan­do exa­ge­ra­da­men­te la ini­cia­ti­va de los admi­nis­tra­do­res. Este con­cep­to cen­tra­li­za­dor se expli­ca por la esca­sez de cua­dros medios y el espí­ri­tu anár­qui­co ante­rior, lo que obli­ga­ba a un celo enor­me en las exi­gen­cias de cum­pli­mien­to de las direc­ti­vas. Para­le­la­men­te, la fal­ta de apa­ra­tos de con­trol ade­cua­dos hacía difí­cil la correc­ta loca­li­za­ción a tiem­po de las fallas admi­nis­tra­ti­vas, lo que ampa­ra­ba el uso de la «libre­ta». De esta mane­ra, los cua­dros más cons­cien­tes y los más tími­dos fre­na­ban sus impul­sos para atem­pe­rar­los a la mar­cha del len­to engra­na­je de la admi­nis­tra­ción, mien­tras otros cam­pea­ban toda­vía por sus res­pe­tos, sin sen­tir­se obli­ga­dos a aca­tar auto­ri­dad algu­na, obli­gan­do a nue­vas medi­das de con­trol que para­li­za­ran su acti­vi­dad. Así comien­za a pade­cer nues­tra Revo­lu­ción el mal lla­ma­do buro­cra­tis­mo.

El buro­cra­tis­mo, evi­den­te­men­te, no nace con la socie­dad socia­lis­ta ni es un com­po­nen­te obli­ga­do de ella. La buro­cra­cia esta­tal exis­tía en la épo­ca de los regí­me­nes bur­gue­ses con su cor­te­jo de pre­ben­das y de laca­yis­mo, ya que a la som­bra del pre­su­pues­to medra­ba un gran núme­ro de apro­ve­cha­dos que cons­ti­tuían la «cor­te» del polí­ti­co de turno. En una socie­dad capi­ta­lis­ta, don­de todo el apa­ra­to del Esta­do está pues­to al ser­vi­cio de la bur­gue­sía, su impor­tan­cia como órgano diri­gen­te es muy peque­ña y lo fun­da­men­tal resul­ta hacer­lo lo sufi­cien­te­men­te permea­ble como para per­mi­tir el trán­si­to de los apro­ve­cha­dos y lo sufi­cien­te­men­te her­mé­ti­co como para apre­sar en sus mallas al pue­blo.

Dado el peso de los «peca­dos ori­gi­na­les» yacen­tes en los anti­guos apa­ra­tos admi­nis­tra­ti­vos y las situa­cio­nes crea­das con pos­te­rio­ri­dad al triun­fo de la Revo­lu­ción, el mal del buro­cra­tis­mo comen­zó a desa­rro­llar­se con fuer­za. Si fué­ra­mos a bus­car sus raí­ces en el momen­to actual, agre­ga­ría­mos a cau­sas vie­jas nue­vas moti­va­cio­nes, encon­tran­do tres razo­nes fun­da­men­ta­les. Una de ellas es la fal­ta de motor interno. Con esto que­re­mos decir, la fal­ta de inte­rés del indi­vi­duo por ren­dir su ser­vi­cio al Esta­do y por supe­rar una situa­ción dada. Se basa en una fal­ta de con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria o, en todo caso, en el con­for­mis­mo fren­te a lo que anda mal.

Se pue­de esta­ble­cer una rela­ción direc­ta y obvia entre la fal­ta de motor interno y la fal­ta de inte­rés por resol­ver los pro­ble­mas. En este caso, ya sea que esta falla del motor ideo­ló­gi­co se pro­duz­ca por una caren­cia abso­lu­ta de con­vic­ción o por cier­ta dosis de deses­pe­ra­ción fren­te a pro­ble­mas repe­ti­dos que no se pue­den resol­ver, el indi­vi­duo, o gru­po de indi­vi­duos, se refu­gian en el buro­cra­tis­mo, lle­nan pape­les, sal­van su res­pon­sa­bi­li­dad y esta­ble­cen la defen­sa escri­ta para seguir vege­tan­do o para defen­der­se de la irres­pon­sa­bi­li­dad de otros.

Otra cau­sa es la fal­ta de orga­ni­za­ción. Al pre­ten­der des­truir el «gue­rri­lle­ris­mo» sin tener la sufi­cien­te expe­rien­cia admi­nis­tra­ti­va, se pro­du­cen dis­lo­ques, cue­llos de bote­llas, que fre­nan inne­ce­sa­ria­men­te el flu­jo de las infor­ma­cio­nes de las bases y de las ins­truc­cio­nes u órde­nes ema­na­das de los apa­ra­tos cen­tra­les. A veces éstas, o aque­llas, toman rum­bos extra­via­dos y, otras, se tra­du­cen en indi­ca­cio­nes mal ver­ti­das, dis­pa­ra­ta­das, que con­tri­bu­yen más a la dis­tor­sión.

La fal­ta de orga­ni­za­ción tie­ne como carac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal la falla en los méto­dos para enca­rar una situa­ción dada. Ejem­plos pode­mos ver en los Minis­te­rios, cuan­do se quie­re resol­ver pro­ble­mas a otros nive­les que el ade­cua­do o cuan­do éstos se tra­tan por vías fal­sas y se pier­den en el labe­rin­to de los pape­les. El buro­cra­tis­mo es la cade­na del tipo de fun­cio­na­rio que quie­re resol­ver de cual­quier mane­ra sus pro­ble­mas, cho­can­do una y otra vez con­tra el orden esta­ble­ci­do, sin dar con la solu­ción. Es fre­cuen­te obser­var cómo la úni­ca sali­da encon­tra­da por un buen núme­ro de fun­cio­na­rios es el soli­ci­tar más per­so­nal para rea­li­zar una tarea cuya fácil solu­ción sólo exi­ge un poco de lógi­ca, crean­do nue­vas cau­sas para el pape­leo inne­ce­sa­rio.

No debe­mos nun­ca olvi­dar, para hacer una sana auto­crí­ti­ca, que la direc­ción eco­nó­mi­ca de la Revo­lu­ción es la res­pon­sa­ble de la mayo­ría de los males buro­crá­ti­cos: los apa­ra­tos esta­ta­les no se desa­rro­lla­ron median­te un plan úni­co y con sus rela­cio­nes bien estu­dia­das, dejan­do amplio mar­gen a la espe­cu­la­ción sobre los méto­dos admi­nis­tra­ti­vos. El apa­ra­to cen­tral de la eco­no­mía, la Jun­ta Cen­tral de Pla­ni­fi­ca­ción, no cum­plió su tarea de con­duc­ción y no la podía cum­plir, pues no tenía la auto­ri­dad sufi­cien­te sobre los orga­nis­mos, esta­ba inca­pa­ci­ta­da para dar órde­nes pre­ci­sas en base a un sis­te­ma úni­co y con el ade­cua­do con­trol y le fal­ta­ba impres­cin­di­ble auxi­lio de un plan pers­pec­ti­vo. La cen­tra­li­za­ción exce­si­va sin una orga­ni­za­ción per­fec­ta fre­nó la acción espon­tá­nea sin el sus­ti­tu­to de la orden correc­ta y a tiem­po. Un cúmu­lo de deci­sio­nes meno­res limi­tó la visión de los gran­des pro­ble­mas y la solu­ción de todos ellos se estan­có, sin orden ni con­cier­to. Las deci­sio­nes de últi­ma hora, a la carre­ra y sin aná­li­sis, fue­ron la carac­te­rís­ti­ca de nues­tro tra­ba­jo.

La ter­ce­ra cau­sa, muy impor­tan­te, es la fal­ta de cono­ci­mien­tos téc­ni­cos sufi­cien­te­men­te desa­rro­lla­dos como para poder tomar deci­sio­nes jus­tas y en poco tiem­po. Al no poder hacer­lo, deben reu­nir­se muchas expe­rien­cias de peque­ño valor y tra­tar de extraer de allí una con­clu­sión. Las dis­cu­sio­nes sue­len vol­ver­se inter­mi­na­bles, sin que nin­guno de los expo­si­to­res ten­ga la auto­ri­dad sufi­cien­te como para impo­ner su cri­te­rio. Des­pués de una, dos, unas cuan­tas reunio­nes, el pro­ble­ma sigue vigen­te has­ta que se resuel­va por sí solo o hay que tomar una reso­lu­ción cual­quie­ra, por mala que sea.

La fal­ta casi total de cono­ci­mien­tos, supli­da como diji­mos antes por una lar­ga serie de reunio­nes, con­fi­gu­ra el «reunio­nis­mo», que se tra­du­ce fun­da­men­tal­men­te en fal­ta de pers­pec­ti­va para resol­ver los pro­ble­mas. En estos casos, el buro­cra­tis­mo, es decir, el freno de los pape­les y de las inde­ci­sio­nes al desa­rro­llo de la socie­dad, es el des­tino de los orga­nis­mos afec­ta­dos.

Estas tres cau­sas fun­da­men­ta­les influ­yen, una a una o en dis­tin­tas con­ju­ga­cio­nes, en menor o mayor pro­por­ción, en toda la vida ins­ti­tu­cio­nal del país, y ha lle­ga­do el momen­to de rom­per con sus malig­nas influen­cias. Hay que tomar medi­das con­cre­tas para agi­li­zar los apa­ra­tos esta­ta­les, de tal mane­ra que se esta­blez­ca un rígi­do con­trol cen­tral que per­mi­ta tener en las manos de la direc­ción las cla­ves de la eco­no­mía y libe­re al máxi­mo la ini­cia­ti­va, desa­rro­llan­do sobre bases lógi­cas las rela­cio­nes de las fuer­zas pro­duc­ti­vas.

Si cono­ce­mos las cau­sas y los efec­tos del buro­cra­tis­mo, pode­mos ana­li­zar exac­ta­men­te las posi­bi­li­da­des de corre­gir el mal. De todas las cau­sas fun­da­men­ta­les, pode­mos con­si­de­rar a la orga­ni­za­ción como nues­tro pro­ble­ma cen­tral y enca­rar­la con todo el rigor nece­sa­rio. Para ello debe­mos modi­fi­car nues­tro esti­lo de tra­ba­jo; jerar­qui­zar los pro­ble­mas adju­di­can­do a cada orga­nis­mo y cada nivel de deci­sión su tarea; esta­ble­cer las rela­cio­nes con­cre­tas entre cada uno de ellos y los demás, des­de el cen­tro de deci­sión eco­nó­mi­ca has­ta la últi­ma uni­dad admi­nis­tra­ti­va y las rela­cio­nes entre sus dis­tin­tos com­po­nen­tes, hori­zon­tal­men­te, has­ta for­mar el con­jun­to de las rela­cio­nes de la eco­no­mía. Esa es la tarea más ase­qui­ble a nues­tras fuer­zas actual­men­te, y nos per­mi­ti­rá, como ven­ta­ja adi­cio­nal enca­mi­nar hacia otros fren­tes a una gran can­ti­dad de emplea­dos inne­ce­sa­rios, que no tra­ba­jan, rea­li­zan fun­cio­nes míni­mas o dupli­can las de otros sin resul­ta­do alguno.

Simul­tá­nea­men­te, debe­mos desa­rro­llar con empe­ño un tra­ba­jo polí­ti­co para liqui­dar las fal­tas de moti­va­cio­nes inter­nas, es decir, la fal­ta de cla­ri­dad polí­ti­ca, que se tra­du­ce en una fal­ta de eje­cu­ti­vi­dad. Los cami­nos son: la edu­ca­ción con­ti­nua­da median­te la expli­ca­ción con­cre­ta de las tareas, median­te la incul­ca­ción del inte­rés a los emplea­dos admi­nis­tra­ti­vos por su tra­ba­jo con­cre­to, median­te el ejem­plo de los tra­ba­ja­do­res de van­guar­dia, por una par­te, y las medi­das drás­ti­cas de eli­mi­nar al pará­si­to, ya sea el que escon­de en su acti­tud una ene­mis­tad pro­fun­da hacia la socie­dad socia­lis­ta o al que está irre­me­dia­ble­men­te reñi­do con el tra­ba­jo.

Por últi­mo, debe­mos corre­gir la infe­rio­ri­dad que sig­ni­fi­ca la fal­ta de cono­ci­mien­tos. Hemos ini­cia­do la gigan­tes­ca tarea de trans­for­mar la socie­dad de una pun­ta a la otra en medio de la agre­sión impe­ria­lis­ta, de un blo­queo cada vez más fuer­te, de un cam­bio com­ple­to en nues­tra tec­no­lo­gía, de agu­das esca­se­ces de mate­rias pri­mas y artícu­los ali­men­ti­cios y de una fuga en masa de los pocos téc­ni­cos cali­fi­ca­dos que tene­mos. En esas con­di­cio­nes debe­mos plan­tear­nos un tra­ba­jo muy serio y muy per­se­ve­ran­te con las masas, para suplir los vacíos que dejan los trai­do­res y las nece­si­da­des de fuer­za de tra­ba­jo cali­fi­ca­da que se pro­du­cen por el rit­mo veloz impues­to a nues­tro desa­rro­llo. De allí que la capa­ci­ta­ción ocu­pe un lugar pre­fe­ren­te en todos los pla­nes del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio.

La capa­ci­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res acti­vos se ini­cia en los cen­tros de tra­ba­jo al pri­mer nivel edu­ca­cio­nal: la eli­mi­na­ción de algu­nos res­tos de anal­fa­be­tis­mo que que­dan en los luga­res más apar­ta­dos, los cur­sos de segui­mien­to, des­pués, los de supera­ción obre­ra para aque­llos que hayan alcan­za­do ter­cer gra­do, los cur­sos de Míni­mo Téc­ni­co para los obre­ros de más alto nivel, los de exten­sión para ser sub­in­ge­nie­ros a los obre­ros cali­fi­ca­dos, los cur­sos uni­ver­si­ta­rios para todo tipo de pro­fe­sio­nal y, tam­bién, los admi­nis­tra­ti­vos. La inten­ción del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio es con­ver­tir nues­tro país en una gran escue­la, don­de el estu­dio y el éxi­to de los estu­dios sean uno de los fac­to­res fun­da­men­ta­les para el mejo­ra­mien­to de la con­di­ción del indi­vi­duo, tan­to eco­nó­mi­ca­men­te como en su ubi­ca­ción moral den­tro de la socie­dad, de acuer­do con sus cali­da­des.

Si noso­tros logra­mos des­en­tra­ñar, bajo la mara­ña de los pape­les, las intrin­ca­da rela­cio­nes entre los orga­nis­mos y entre sec­cio­nes de orga­nis­mos, la dupli­ca­ción de fun­cio­nes y los fre­cuen­tes «baches» en que caen nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, encon­tra­mos las raí­ces del pro­ble­ma y ela­bo­ra­mos nor­mas de orga­ni­za­ción, pri­me­ro ele­men­ta­les, más com­ple­tas lue­go, damos la bata­lla fron­tal a los dis­pli­cen­tes, a los con­fu­sos y a los vagos, reedu­ca­mos y edu­ca­mos a esta masa, la incor­po­ra­mos a la Revo­lu­ción y eli­mi­na­mos lo dese­cha­ble y al mis­mo tiem­po, con­ti­nua­mos sin des­ma­yar, cua­les­quie­ra que sean los incon­ve­nien­tes con­fron­ta­dos, una gran tarea de edu­ca­ción a todos los nive­les, esta­re­mos en con­di­cio­nes de liqui­dar en poco tiem­po el buro­cra­tis­mo.

La expe­rien­cia de la últi­ma movi­li­za­ción es la que nos ha moti­va­do a tener dis­cu­sio­nes en el Minis­te­rio de Indus­trias para ana­li­zar el fenó­meno de que, en medio de ella, cuan­do todo el país ponía en ten­sión sus fuer­zas para resis­tir el emba­te enemi­go, la pro­duc­ción indus­trial no caía, el ausen­tis­mo des­apa­re­cía, los pro­ble­mas se resol­vían con una insos­pe­cha­da velo­ci­dad. Ana­li­zan­do esto, lle­ga­mos a la con­clu­sión de que con­ver­gie­ron varios fac­to­res que des­tru­ye­ron las cau­sas fun­da­men­ta­les del buro­cra­tis­mo; había un gran impul­so patrió­ti­co y nacio­nal de resis­tir al impe­ria­lis­mo que abar­có a la inmen­sa mayo­ría del pue­blo de Cuba, y cada tra­ba­ja­dor, a su nivel, se con­vir­tió en un sol­da­do de la eco­no­mía dis­pues­to a resol­ver cual­quier pro­ble­ma.

El motor ideo­ló­gi­co se logra­ba de esta mane­ra por el estí­mu­lo de la agre­sión extran­je­ra. Las nor­mas orga­ni­za­ti­vas se redu­cían a seña­lar estric­ta­men­te lo que no se podía hacer y el pro­ble­ma fun­da­men­tal que debie­ra resol­ver­se; man­te­ner la pro­duc­ción por sobre todas las cosas, man­te­ner deter­mi­na­das pro­duc­cio­nes con mayor énfa­sis aún, y des­li­gar a las empre­sas, fábri­cas y orga­nis­mos de todo el res­to de las fun­cio­nes alea­to­rias, pero nece­sa­rias en un pro­ce­so social nor­mal.

La res­pon­sa­bi­li­dad espe­cial que tenía cada indi­vi­duo lo obli­ga­ba a tomar deci­sio­nes rápi­das; está­ba­mos fren­te a una situa­ción de emer­gen­cia nacio­nal, y había que tomar­las fue­ran acer­ta­das o equi­vo­ca­das; había que tomar­las, y rápi­do; así se hizo en muchos casos.

No hemos efec­tua­do el balan­ce de la movi­li­za­ción toda­vía, y, evi­den­te­men­te, ese balan­ce en tér­mi­nos finan­cie­ros no pue­de ser posi­ti­vo, pero sí lo fue en tér­mi­nos de movi­li­za­ción ideo­ló­gi­ca, en la pro­fun­di­za­ción de la con­cien­cia de las masas. ¿Cuál es la ense­ñan­za? Que debe­mos hacer car­ne en nues­tros tra­ba­jos.

Ernes­toAr­chi­vos del Che

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *