El poder ocul­to: De don­de nace la impu­ni­dad de Israel – IAR Noti­cias

A) El poder ocul­to

Israel, es la más cla­ra refe­ren­cia geo­grá­fi­ca del sis­te­ma capi­ta­lis­ta tras­na­cio­na­li­za­do que con­tro­la des­de gobier­nos has­ta sis­te­mas eco­nó­mi­co pro­duc­ti­vos y gran­des medios de comu­ni­ca­ción, tan­to en los paí­ses cen­tra­les como en el mun­do sub­de­sa­rro­lla­do y peri­fé­ri­co.

El Esta­do judío, más allá de su inci­den­cia como Nación, es el sím­bo­lo más repre­sen­ta­ti­vo  de un poder mun­dial con­tro­la­do en sus resor­tes deci­si­vos por gru­pos mino­ri­ta­rios de ori­gen judío, y con­for­ma­do por una estruc­tu­ra de estra­te­gas y tec­nó­cra­tas que ope­ran las redes indus­tria­les, tec­no­ló­gi­cas, mili­ta­res, finan­cie­ras y mediá­ti­cas del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal exten­di­do por los cua­tro pun­tos car­di­na­les del pla­ne­ta.

Con una pobla­ción de alre­de­dor de 7,35 millo­nes de habi­tan­tes, Israel es el úni­co Esta­do judío del mun­do.

Pero cuan­do habla­mos de Israel, habla­mos (por exten­sión) de la refe­ren­cia más sig­ni­fi­can­te de un sis­te­ma capi­ta­lis­ta glo­ba­li­za­do que con­tro­la gobier­nos, paí­ses, sis­te­mas eco­nó­mi­cos pro­duc­ti­vos, ban­cos cen­tra­les, cen­tros finan­cie­ros, arse­na­les nuclea­res y com­ple­jos mili­ta­res indus­tria­les.

Cuan­do habla­mos de Israel, habla­mos antes que nada de un dise­ño estra­té­gi­co de poder mun­dial que lo pro­te­ge, inter­ac­ti­vo y tota­li­za­do, que se con­cre­ta median­te una red infi­ni­ta de aso­cia­cio­nes y vasos comu­ni­can­tes entre el capi­tal finan­cie­ro, indus­trial y de ser­vi­cios que con­vier­te a los paí­ses y gobier­nos en geren­cias de encla­ve.

El lobby sio­nis­ta que sos­tie­ne y legi­ti­ma la exis­ten­cia de Israel, no es un Esta­do en el lejano Medio Orien­te, sino un sis­te­ma de poder eco­nó­mi­co pla­ne­ta­rio (el sis­te­ma capi­ta­lis­ta) de ban­cos y cor­po­ra­cio­nes tras­na­cio­na­les con judíos domi­nan­do la mayo­ría de los paque­tes accio­na­rios o hege­mo­ni­zan­do las deci­sio­nes geren­cia­les des­de pues­tos direc­tri­ces y eje­cu­ti­vos.

Quien se tome el tra­ba­jo de inves­ti­gar el nom­bre de los inte­gran­tes de los direc­to­rios o de los accio­nis­tas de la gran­des cor­po­ra­cio­nes y ban­cos trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses y euro­peos que con­tro­lan des­de el comer­cio exte­rior e inte­rior has­ta los sis­te­mas eco­nó­mi­co pro­duc­ti­vos de los paí­ses, tan­to cen­tra­les como «sub­de­sa­rro­lla­dos» o «emer­gen­tes», podrá fácil­men­te com­pro­bar que (en una abru­man­te mayo­ría) son de ori­gen judío.

Los direc­ti­vos y accio­nis­tas de las pri­me­ras trein­ta mega­em­pre­sas tras­na­cio­na­les y ban­cos (las más gran­des del mun­do) que coti­zan en el indi­ce Dow Jones de Wall Street, son mayo­ri­ta­ria­men­te de ori­gen judío.

Mega­cor­po­ra­cio­nes del capi­ta­lis­mo sin fron­te­ras como Wal-Mart Sto­res, Walt Dis­ney, Micro­soft, Pfi­zer Inc, Gene­ral Motors, Hew­lett Pac­kard, Home Depot, Honey­well, IBM, Intel Cor­po­ra­tion, John­son & John­son, JP Mor­gan Cha­se, Ame­ri­can Inter­na­tio­nal Group, Ame­ri­can Express, AT & T, Boeing Co (arma­men­tis­ta), Cater­pi­llar, Citi­group, Coca Cola, Dupont, Exxon Mobil (petro­le­ra), Gene­ral Elec­tric, McDo­nalds, Merck & Co, Proc­ter & Gam­ble, Uni­ted Tech­no­lo­gies, Veri­zon, son con­tro­la­das y/​o geren­cia­dos por capi­ta­les y per­so­nas de ori­gen judío.

Estas cor­po­ra­cio­nes repre­sen­tan la cre­ma de la cre­ma de los gran­des con­sor­cios tras­na­cio­na­les judeo sio­nis­tas que, a tra­vés del lobby ejer­ci­do por las emba­ja­das esta­dou­ni­den­ses y euro­peas, dic­tan y con­di­cio­nan la polí­ti­ca mun­dial y el com­por­ta­mien­to de gobier­nos, ejér­ci­tos, o ins­ti­tu­cio­nes mun­dia­les ofi­cia­les o pri­va­das

Son los amos invi­si­bles del pla­ne­ta: los que mane­jan a los paí­ses y a pre­si­den­tes por con­trol remo­to, como si fue­ran títe­res de últi­ma gene­ra­ción.

Quien inves­ti­gue con este mis­mo cri­te­rio, ade­más, los medios de comu­ni­ca­ción, la indus­tria cul­tu­ral o artís­ti­ca, cáma­ras empre­sa­ria­les, orga­ni­za­cio­nes socia­les, fun­da­cio­nes, orga­ni­za­cio­nes pro­fe­sio­na­les, ONGs, tan­to en los paí­ses cen­tra­les como peri­fé­ri­cos, se va a sor­pren­der de la nota­ble inci­den­cia de per­so­nas de ori­gen judío en sus más altos nive­les de deci­sión.

Las tres prin­ci­pa­les cade­nas tele­vi­si­vas de EEUU (CNN, ABC, NBCFox) , los tres prin­ci­pa­les dia­rios (The Wall Street Jour­nal, The New York TimesThe Washing­ton Post) están con­tro­la­dos y geren­cia­dos (a tra­vés de paque­tes accio­na­rios o de fami­lias) por gru­pos del lobby judío, prin­ci­pal­men­te neo­yor­quino.

Asi­mis­mo como las tres más influ­yen­tes revis­tas (News­week, TimeThe New Yor­ker), y con­sor­cios hege­mó­ni­cos de Inter­net como Time-War­ner (fusio­na­do con Amé­ri­ca on Line) o Yahoo, están con­tro­la­dos por geren­cia­mien­to y capi­tal judío que ope­ra a nivel de redes y con­glo­me­ra­dos entre­la­za­dos con otras empre­sas.

Colo­sos del cine de Holly­wood y del espec­tácu­lo como The Walt Dis­ney Com­pany, War­ner Brothers, Colum­bia Pic­tu­res, Para­mount, 20th Cen­tury Fox, entre otros, for­man par­te de esta red inter­ac­ti­va del capi­tal sio­nis­ta impe­ria­lis­ta.

La con­cen­tra­ción del capi­tal mun­dial en mega-gru­pos o mega-com­pa­ñías con­tro­la­das por el capi­tal sio­nis­ta, en una pro­por­ción aplas­tan­te, posi­bi­li­ta deci­sio­nes pla­ne­ta­rias de todo tipo, en la eco­no­mía, en la socie­dad, en la vida polí­ti­ca, en la cul­tu­ra, etc., y repre­sen­ta el aspec­to más defi­ni­to­rio de la glo­ba­li­za­ción impues­ta por el poder mun­dial del sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­rial.

El obje­ti­vo cen­tral expan­si­vo de este capi­ta­lis­mo sio­nis­ta tras­na­cio­na­li­za­do es el con­trol y el domi­nio (por medio de las gue­rras de con­quis­ta o de «sis­te­mas demo­crá­ti­cos) de recur­sos natu­ra­les y sis­te­mas eco­nó­mi­co – pro­duc­ti­vos, en un accio­nar que sus defen­so­res y teó­ri­cos lla­man «polí­ti­cas de mer­ca­do».

El capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal, a esca­la glo­bal, es el due­ño de los esta­dos y sus recur­sos y sis­te­mas eco­nó­mi­co- pro­duc­ti­vos, no sola­men­te del mun­do depen­dien­te, sino tam­bién de los paí­ses capi­ta­lis­tas cen­tra­les.

Por lo tan­to los gobier­nos depen­dien­tes y cen­tra­les son geren­cias de encla­ve ( por izquier­da o dere­cha) que con varian­tes dis­cur­si­vas eje­cu­tan el mis­mo pro­gra­ma eco­nó­mi­co y las mis­mas líneas estra­té­gi­cas de con­trol polí­ti­co y social.

Este capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal «sin fron­te­ras» del lobby sio­nis­ta que sos­tie­ne al Esta­do de Israel se asien­ta en dos pila­res fun­da­men­ta­les: la espe­cu­la­ción finan­cie­ra infor­ma­ti­za­da (con asien­to terri­to­rial en Wall Street ) y la tec­no­lo­gía mili­tar-indus­trial de últi­ma gene­ra­ción (cuya expre­sión máxi­ma de desa­rro­llo se con­cen­tra en el Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial de EEUU).

El lobby sio­nis­ta inter­na­cio­nal, sobre el cual se asien­tan los pila­res exis­ten­cia­les del Esta­do de Israel, con­tro­la des­de gobier­nos, ejér­ci­tos, poli­cías, estruc­tu­ras eco­nó­mi­cos pro­duc­ti­vas, sis­te­mas finan­cie­ros, sis­te­mas polí­ti­cos, estruc­tu­ras tec­no­ló­gi­cas y cien­tí­fi­cas, estruc­tu­ras socio-cul­tu­ra­les, estruc­tu­ras mediá­ti­cas inter­na­cio­na­les, has­ta el poder de poli­cía mun­dial asen­ta­do sobre los arse­na­les nuclea­res, los com­ple­jos mili­ta­res indus­tria­les y los apa­ra­tos de des­plie­gue mili­tar de EEUU y de las poten­cias cen­tra­les.

A ese poder, y no al Esta­do de Israel, es al que temen los pre­si­den­tes, polí­ti­cos, perio­dis­tas e inte­lec­tua­les que callan o defor­man a dia­rio los geno­ci­dios de Israel en Medio Orien­te teme­ro­sos de que­dar sepul­ta­dos de por vida bajo la lápi­da del «anti­se­mi­tis­mo».

B) El lobby impe­rial

El lobby sio­nis­ta pro-israe­lí, la red del poder ocul­to que con­tro­la Casa Blan­ca, el Pen­tá­gono y la Reser­va Fede­ral no reza en las sina­go­gas sino en la Cate­dral de Wall Street. Un deta­lle a tener en cuen­ta, para no con­fun­dir la reli­gión con el mito y el nego­cio.

Cuan­do se refie­ren al lobby sio­nis­ta (al que lla­man lobby pro-israe­lí) la mayo­ría de los exper­tos y ana­lis­tas hablan de un gru­po de fun­cio­na­rios y tec­nó­cra­tas, en cuyas manos está el dise­ño y la eje­cu­ción de la polí­ti­ca mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na.

A este lobby de pre­sión se le atri­bu­ye el obje­ti­vo estra­té­gi­co per­ma­nen­te de impo­ner la agen­da mili­tar y los intere­ses polí­ti­cos y geo­po­lí­ti­cos del gobierno y el Esta­do de Israel en la polí­ti­ca exte­rior de EEUU.

Como defi­ni­ción, el lobby pro-israe­lí es una gigan­tes­ca maqui­na­ria de pre­sión eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca que ope­ra simul­tá­nea­men­te en todos los esta­men­tos del poder ins­ti­tu­cio­nal esta­dou­ni­den­se: Casa Blan­ca, Con­gre­so, Pen­tá­gono, Depar­ta­men­to de Esta­do, CIA y agen­cias de la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia, entre los mas impor­tan­tes.

Por medio de la uti­li­za­ción polí­ti­ca de su poder finan­cie­ro, de su estra­té­gi­ca posi­ción en los cen­tros de deci­sión, los gru­pos finan­cie­ros del lobby ejer­cen influen­cia deci­si­va en la polí­ti­ca inter­na y exter­na de EEUU, la pri­me­ra poten­cia impe­rial, ade­más de su papel domi­nan­te en la finan­cia­ción de los par­ti­dos polí­ti­cos, de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y de los con­gre­sis­tas.

A nivel impe­rial, el poder finan­cie­ro del lobby se expre­sa prin­ci­pal­men­te por medio de la Reser­va Fede­ral de EEUU, un orga­nis­mo cla­ve para la con­cen­tra­ción y repro­duc­ción del capi­tal espe­cu­la­ti­vo a nivel pla­ne­ta­rio.

El cora­zón del lobby sio­nis­ta esta­dou­ni­den­se es el pode­ro­so sec­tor finan­cie­ro de Wall Street que tie­ne direc­ta impli­can­cia y par­ti­ci­pa­ción en el nom­bra­mien­to de fun­cio­na­rios cla­ves del gobierno de EEUU y de los órga­nos de con­trol de polí­ti­ca mone­ta­ria e ins­ti­tu­cio­nes cre­di­ti­cias (nacio­nal e inter­na­cio­nal) con sede en Washing­ton y Nue­va York.

Los orga­nis­mos eco­nó­mi­cos finan­cie­ros inter­na­cio­na­les como la OCDE, el Ban­co Mun­dial, el FMI, están bajo direc­to con­trol de los ban­cos cen­tra­les y de los gobier­nos de EEUU y de las poten­cias con­tro­la­das por el lobby sio­nis­ta inter­na­cio­nal (Gran Bre­ta­ña, Ale­ma­nia, Fran­cia, Japón, entre las más rele­van­tes).

Orga­ni­za­cio­nes y alian­zas inter­na­cio­na­les como la ONU, el Con­se­jo de Segu­ri­dad y la OTAN están con­tro­la­dos por el eje sio­nis­ta USA-Unión Euro­pea cuyas poten­cias cen­tra­les son las que garan­ti­zan la impu­ni­dad de los exter­mi­nios mili­ta­res de Israel en Medio Orien­te, como suce­dió con la últi­ma masa­cre de acti­vis­tas soli­da­rios con el pue­blo de Gaza.

Las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras del lobby (Gold­man Sachs, Mor­gan Stan­ley, Leh­man Brothers, etc) y los prin­ci­pa­les ban­cos (Citi­group, JP Mor­gan y Merrill Lynch, etc), influ­yen deci­si­va­men­te para el nom­bra­mien­to de los titu­la­res de la Reser­va Fede­ral, el Teso­ro, y la secre­ta­ría de Comer­cio, ade­más de los direc­to­res del Ban­co Mun­dial y del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal.

C) El mito del «anti­se­mi­tis­mo»

A este fenó­meno de «poder capi­ta­lis­ta mun­dial» judío, y no a Israel, es lo que temen los pre­si­den­tes, polí­ti­cos, perio­dis­tas, e inte­lec­tua­les que evi­tan pun­ti­llo­sa­men­te con­de­nar o nom­brar los perió­di­cos geno­ci­dios mili­ta­res de Israel en Gaza, repi­tien­do lo que ya hicie­ron duran­te la masa­cre israe­lí en Libano en el 2006.

La gran com­pli­ci­dad inter­na­cio­nal con las masa­cres perió­di­cas israe­líes no se ges­tan por mie­do al Esta­do de Israel sino por mie­do a lo que repre­sen­ta el Esta­do de Israel.

No se tra­ta de Israel, un Esta­do sio­nis­ta más, sino del «Gran Israel», la patria del judaís­mo mun­dial (con terri­to­rio roba­do a los pales­ti­nos), de la cual todos los judíos del mun­do se sien­ten sus hijos pró­di­gos des­per­di­ga­dos por el mun­do.

No se tra­ta de Israel, sino de las pode­ro­sas orga­ni­za­cio­nes y comu­ni­da­des judías mun­dia­les que apo­ya­ron en blo­que el geno­ci­dio mili­tar de Israel en Gaza, que uti­li­zan su poder y «esca­la de pres­ti­gio» (cons­trui­da median­te su vic­ti­mi­za­ción his­tó­ri­ca con el Holo­caus­to) para con­ver­tir en un lepro­so social al que se atre­va cri­ti­car o a levan­tar la voz con­tra el exter­mi­nio mili­tar israe­lí en Gaza.

Los gobier­nos del mun­do capi­ta­lis­ta, los perio­dis­tas, inte­lec­tua­les, orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y socia­les no le temen a Israel, sino a su lapi­da­ción social como «anti­se­mi­ta» (mote que se le otor­ga al que enfren­ta y/​o denun­cia al sio­nis­mo judío).

No le temen al Esta­do de Israel, sino a los hijos de Israel camu­fla­dos en los gran­des cen­tros de deci­sión del poder mun­dial, sobre todo eco­nó­mi­cos-finan­cie­ros y mediá­ti­co-cul­tu­ra­les.

Los polí­ti­cos, inte­lec­tua­les y perio­dis­tas del sis­te­ma no temen a Israel, sino que temen a los medios, orga­ni­za­cio­nes y empre­sas judías, y a su influen­cia sobre los gobier­nos y pro­ce­sos eco­nó­mi­cos-cul­tu­ra­les del sis­te­ma sio­nis­ta capi­ta­lis­ta exten­di­do por todos los paí­ses a esca­la pla­ne­ta­ria.

En defi­ni­ti­va temen que las empre­sas, las uni­ver­si­da­des, las orga­ni­za­cio­nes y las fun­da­cio­nes inter­na­cio­na­les sio­nis­tas que finan­cian y o pro­mo­cio­nan sus ascen­sos y pues­tos en la maqui­na­ria del sis­te­ma los decla­ren «anti­se­mi­tas» y los dejen sin tra­ba­jo, sin vaca­cio­nes y sin jubi­la­ción.

Esa es la cau­sa prin­ci­pal que expli­ca por­que los inte­lec­tua­les, aca­dé­mi­cos y perio­dis­tas del sis­te­ma viven elu­cu­bran­do sesu­dos aná­li­sis de la «reali­dad» polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social sin la pre­sen­cia de la pala­bra judío o del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que paga por sus ser­vi­cios.

Si bien hay un gru­po de inte­lec­tua­les y de mili­tan­tes judíos de izquier­da (entre ellos Chomsky y Gel­man, entre otros) que con­de­na­ron y pro­tes­ta­ron con­tra el geno­ci­dio israe­lí en Gaza, la mayo­ría abru­man­te de las comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes judías a esca­la pla­ne­ta­ria apo­ya­ron explí­ci­ta­men­te la masa­cre de civi­les en Gaza argu­men­tan­do que se tra­ta­ba de una «gue­rra con­tra el terro­ris­mo».

A pesar de que Israel no inva­dió ni per­pe­tró un geno­ci­dio mili­tar en Gaza con la reli­gión judía, sino con avio­nes F‑16, misi­les, bom­bas de raci­mo, heli­cóp­te­ros Apa­che, tan­ques, arti­lle­ría pesa­da, bar­cos, sis­te­mas infor­ma­ti­za­dos, y una estra­te­gia y un plan de exter­mi­nio mili­tar en gran esca­la, quien cues­tio­ne esa masa­cre es con­de­na­do por «anti­se­mi­ta» por el poder judío mun­dial dis­tri­bui­do por el mun­do.

A pesar de que el lobby judío sio­nis­ta que con­tro­la Israel, tan­to como la Casa Blan­ca, el Teso­ro y la Reser­va Fede­ral de EEUU no reza en las sina­go­gas sino en la Cate­dral de Wall Street, el que lo cri­ti­que es til­da­do de inme­dia­to como «anti­se­mi­ta» o «nazi» por las estruc­tu­ras mediá­ti­cas y cul­tu­ra­les con­tro­la­dos por el poder judío mun­dial.

Las cam­pa­ñas de denun­cia de anti­se­mi­tis­mo con las que Israel y las orga­ni­za­cio­nes judías bus­can neu­tra­li­zar a las cri­ti­cas con­tra la masa­cre, abor­dan la cues­tión como si el sio­nis­mo judío (sos­tén del esta­do de Israel) fue­ra una cues­tión «racial» o reli­gio­sa, y no un sis­te­ma de domi­nio impe­rial que abar­ca inter­ac­ti­va­men­te el plano eco­nó­mi­co, polí­ti­co, social y cul­tu­ral, superan­do la cues­tión de la raza o de las creen­cias reli­gio­sas. 

El lobby sio­nis­ta no con­tro­la el mun­do con la reli­gión: lo mane­ja con ban­cos, tras­na­cio­na­les, hege­mo­nía sobre los sis­te­mas eco­nó­mi­cos-pro­duc­ti­vos, con­trol sobre los recur­sos natu­ra­les, con­trol de la red infor­ma­ti­va y de mani­pu­la­ción mun­dial, y mane­jo de los valo­res socia­les a tra­vés de la publi­ci­dad, la cul­tu­ra y el con­su­mo estan­da­ri­za­do y glo­ba­li­za­do por los medios de comu­ni­ca­ción.

En defi­ni­ti­va, el lobby judío no repre­sen­ta a nin­gu­na sina­go­ga ni expre­sión racial, sino que es la estruc­tu­ra que mane­ja el poder mun­dial a tra­vés del con­trol sobre los cen­tros eco­nó­mi­cos-finan­cie­ros y de deci­sión estra­té­gi­ca del sis­te­ma capi­ta­lis­ta expan­di­do como civi­li­za­ción «úni­ca».

Antes que por la reli­gión y la raza, el lobby sio­nis­ta y sus redes se mue­ven por una ideo­lo­gía polí­ti­ca fun­cio­nal: el sio­nis­mo capi­ta­lis­ta-impe­rial que ante­po­ne el mer­ca­do, la con­cen­tra­ción de rique­za, la «polí­ti­ca de nego­cios», a cual­quier filo­so­fía que roce las nocio­nes del «bien» o del «mal» enten­di­dos den­tro de pará­me­tros socia­les.

Enton­ces: ¿De qué hablan cuan­do hablan de «anti­se­mi­tis­mo» o de «anti-judais­mo reli­gio­so? ¿En que pará­me­tros refe­ren­cia­les se basa la con­di­ción de «anti­se­mi­ta»? ¿Quién es anti­se­mi­ta? ¿Quién cri­ti­ca a los judíos por su reli­gión o por su raza en las socie­da­des del mun­do?

A lo sumo, a los judíos, como está pro­ba­do en la reali­dad social de cual­quier país, no se los cri­ti­ca por su reli­gión o con­di­ción racial sino por su ape­go exce­si­vo al sta­tus del dine­ro (tam­bién cul­ti­va­do por otras colec­ti­vi­da­des) y a inte­grar estruc­tu­ras o jerar­quías de poder den­tro de un sis­te­ma injus­to de opre­sión y de explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, como es el sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

Sal­vo los gru­pos mino­ri­ta­rios de faná­ti­cos y racis­tas que sólo se repre­sen­tan a sí mis­mos, en las socie­da­des (sal­vo el nazis­mo ale­mán y algu­nas excep­cio­nes) casi nun­ca hubo «per­se­cu­ción reli­gio­sa o racial» del judío, si no que hubo una aso­cia­ción del judío con la «peor cara del capi­ta­lis­mo», repre­sen­ta­da en el sis­te­ma eco­nó­mi­co-finan­cie­ro espe­cu­la­ti­vo.

En resu­men:

El lobby sio­nis­ta que pro­te­ge al Esta­do de Israel (por «dere­cha» y por «izquier­da) esta con­for­ma­do por una estruc­tu­ra de estra­te­gas y tec­nó­cra­tas que ope­ran las redes indus­tria­les, tec­no­ló­gi­cas, mili­ta­res, finan­cie­ras y mediá­ti­cas del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal exten­di­do por los cua­tro pun­tos car­di­na­les del pla­ne­ta.

Sus redes se expre­san a tra­vés de una mul­ti­pli­ci­dad de orga­ni­za­cio­nes dedi­ca­das a pro­mo­ver el actual mode­lo glo­bal, entre las que se cuen­tan prin­ci­pal­men­te: The Hud­son Ins­ti­tu­te, The RAND Cor­po­ra­tion, The Broo­kings Ins­ti­tu­tion, The Tri­la­te­ral Com­mis­sion, The World Eco­no­mic Forum, Aspen Ins­ti­tu­te, Ame­ri­can Enter­pri­se Ins­ti­tu­te, Deu­ts­che Gesells­chaft für Aus­wär­ti­gen Poli­tik, Bil­der­berg Group, Cato Ins­ti­tu­te, Taves­tock ins­ti­tu­te, y el Car­ne­gie Endow­ment for Inter­na­tio­nal Pea­ce, entre otros.

Todos estos think tanks o «ban­cos de cere­bros», reúnen a los mejo­res tec­nó­cra­tas, cien­tí­fi­cos y estu­dio­sos en sus res­pec­ti­vos cam­pos, egre­sa­dos de los las uni­ver­si­da­des de EEUU, Euro­pa y de todo el res­to del mun­do.

El lobby no res­pon­de sola­men­te al Esta­do de Israel (como afir­man los ana­lis­tas de la «cara dere­chis­ta» de los neo­cons) sino a un poder mun­dial sio­nis­ta que es el due­ño del Esta­do de Israel tan­to como del Esta­do nor­te­ame­ri­cano, y del res­to de los Esta­dos con sus recur­sos natu­ra­les y sis­te­mas eco­nó­mi­co-pro­duc­ti­vos.

El lobby no sola­men­te está en la Casa Blan­ca sino que abar­ca todos los nive­les de las ope­ra­cio­nes del capi­ta­lis­mo a esca­la tras­na­cio­nal, cuyo dise­ño estra­té­gi­co está en la cabe­za de los gran­des char­mans y eje­cu­ti­vos de ban­cos y con­sor­cios mul­ti­na­cio­na­les que se sien­tan en el Con­sen­so de Washing­ton y se repar­ten el pla­ne­ta como si fue­ra un pas­tel.

Ni la izquier­da ni la dere­cha par­ti­da­ria hablan de este poder «tota­li­za­do» por la sen­ci­lla razón de que ambas están fusio­na­das (a modo de alter­na­ti­vas fal­sa­men­te enfren­ta­das) a los pro­gra­mas y estra­te­gias del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal que con­tro­la el pla­ne­ta.

Por lo tan­to, y mien­tras no se arti­cu­le un nue­vo sis­te­ma de com­pren­sión estra­té­gi­ca (una «ter­ce­ra posi­ción» revo­lu­cio­na­ria del saber y el cono­ci­mien­to) el poder mun­dial que con­tro­la el pla­ne­ta segui­rá per­pe­tuán­do­se en las fal­sas opcio­nes de «izquier­da» y «dere­cha».

Y el lobby judío de «dere­cha» de los repu­bli­ca­nos con­ser­va­do­res segui­rá suce­dien­do al lobby judío «de izquier­da» de los demó­cra­tas libe­ra­les en una con­ti­nui­dad estra­té­gi­ca de las mis­mas líneas rec­to­ras del Impe­rio sio­nis­ta mun­dial.

Y las masa­cres del Esta­do de Israel segui­rán, como has­ta aho­ra, impu­nes y pro­te­gi­das por las estruc­tu­ras del sis­te­ma de poder mun­dial sio­nis­ta capi­ta­lis­ta que lo con­si­de­ra como su «patria terri­to­rial».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *