El poder ocul­to: De don­de nace la impu­ni­dad de Israel – IAR Noticias

A) El poder oculto

Israel, es la más cla­ra refe­ren­cia geo­grá­fi­ca del sis­te­ma capi­ta­lis­ta tras­na­cio­na­li­za­do que con­tro­la des­de gobier­nos has­ta sis­te­mas eco­nó­mi­co pro­duc­ti­vos y gran­des medios de comu­ni­ca­ción, tan­to en los paí­ses cen­tra­les como en el mun­do sub­de­sa­rro­lla­do y periférico.

El Esta­do judío, más allá de su inci­den­cia como Nación, es el sím­bo­lo más repre­sen­ta­ti­vo  de un poder mun­dial con­tro­la­do en sus resor­tes deci­si­vos por gru­pos mino­ri­ta­rios de ori­gen judío, y con­for­ma­do por una estruc­tu­ra de estra­te­gas y tec­nó­cra­tas que ope­ran las redes indus­tria­les, tec­no­ló­gi­cas, mili­ta­res, finan­cie­ras y mediá­ti­cas del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal exten­di­do por los cua­tro pun­tos car­di­na­les del planeta. 

Con una pobla­ción de alre­de­dor de 7,35 millo­nes de habi­tan­tes, Israel es el úni­co Esta­do judío del mun­do.

Pero cuan­do habla­mos de Israel, habla­mos (por exten­sión) de la refe­ren­cia más sig­ni­fi­can­te de un sis­te­ma capi­ta­lis­ta glo­ba­li­za­do que con­tro­la gobier­nos, paí­ses, sis­te­mas eco­nó­mi­cos pro­duc­ti­vos, ban­cos cen­tra­les, cen­tros finan­cie­ros, arse­na­les nuclea­res y com­ple­jos mili­ta­res industriales.

Cuan­do habla­mos de Israel, habla­mos antes que nada de un dise­ño estra­té­gi­co de poder mun­dial que lo pro­te­ge, inter­ac­ti­vo y tota­li­za­do, que se con­cre­ta median­te una red infi­ni­ta de aso­cia­cio­nes y vasos comu­ni­can­tes entre el capi­tal finan­cie­ro, indus­trial y de ser­vi­cios que con­vier­te a los paí­ses y gobier­nos en geren­cias de encla­ve.

El lobby sio­nis­ta que sos­tie­ne y legi­ti­ma la exis­ten­cia de Israel, no es un Esta­do en el lejano Medio Orien­te, sino un sis­te­ma de poder eco­nó­mi­co pla­ne­ta­rio (el sis­te­ma capi­ta­lis­ta) de ban­cos y cor­po­ra­cio­nes tras­na­cio­na­les con judíos domi­nan­do la mayo­ría de los paque­tes accio­na­rios o hege­mo­ni­zan­do las deci­sio­nes geren­cia­les des­de pues­tos direc­tri­ces y ejecutivos.

Quien se tome el tra­ba­jo de inves­ti­gar el nom­bre de los inte­gran­tes de los direc­to­rios o de los accio­nis­tas de la gran­des cor­po­ra­cio­nes y ban­cos trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses y euro­peos que con­tro­lan des­de el comer­cio exte­rior e inte­rior has­ta los sis­te­mas eco­nó­mi­co pro­duc­ti­vos de los paí­ses, tan­to cen­tra­les como «sub­de­sa­rro­lla­dos» o «emer­gen­tes», podrá fácil­men­te com­pro­bar que (en una abru­man­te mayo­ría) son de ori­gen judío.

Los direc­ti­vos y accio­nis­tas de las pri­me­ras trein­ta mega­em­pre­sas tras­na­cio­na­les y ban­cos (las más gran­des del mun­do) que coti­zan en el indi­ce Dow Jones de Wall Street, son mayo­ri­ta­ria­men­te de ori­gen judío.

Mega­cor­po­ra­cio­nes del capi­ta­lis­mo sin fron­te­ras como Wal-Mart Sto­res, Walt Dis­ney, Micro­soft, Pfi­zer Inc, Gene­ral Motors, Hew­lett Pac­kard, Home Depot, Honey­well, IBM, Intel Cor­po­ra­tion, John­son & John­son, JP Mor­gan Cha­se, Ame­ri­can Inter­na­tio­nal Group, Ame­ri­can Express, AT & T, Boeing Co (arma­men­tis­ta), Cater­pi­llar, Citi­group, Coca Cola, Dupont, Exxon Mobil (petro­le­ra), Gene­ral Elec­tric, McDo­nalds, Merck & Co, Proc­ter & Gam­ble, Uni­ted Tech­no­lo­gies, Veri­zon, son con­tro­la­das y/​o geren­cia­dos por capi­ta­les y per­so­nas de ori­gen judío.

Estas cor­po­ra­cio­nes repre­sen­tan la cre­ma de la cre­ma de los gran­des con­sor­cios tras­na­cio­na­les judeo sio­nis­tas que, a tra­vés del lobby ejer­ci­do por las emba­ja­das esta­dou­ni­den­ses y euro­peas, dic­tan y con­di­cio­nan la polí­ti­ca mun­dial y el com­por­ta­mien­to de gobier­nos, ejér­ci­tos, o ins­ti­tu­cio­nes mun­dia­les ofi­cia­les o pri­va­das

Son los amos invi­si­bles del pla­ne­ta: los que mane­jan a los paí­ses y a pre­si­den­tes por con­trol remo­to, como si fue­ran títe­res de últi­ma generación. 

Quien inves­ti­gue con este mis­mo cri­te­rio, ade­más, los medios de comu­ni­ca­ción, la indus­tria cul­tu­ral o artís­ti­ca, cáma­ras empre­sa­ria­les, orga­ni­za­cio­nes socia­les, fun­da­cio­nes, orga­ni­za­cio­nes pro­fe­sio­na­les, ONGs, tan­to en los paí­ses cen­tra­les como peri­fé­ri­cos, se va a sor­pren­der de la nota­ble inci­den­cia de per­so­nas de ori­gen judío en sus más altos nive­les de decisión.

Las tres prin­ci­pa­les cade­nas tele­vi­si­vas de EEUU (CNN, ABC, NBCFox) , los tres prin­ci­pa­les dia­rios (The Wall Street Jour­nal, The New York TimesThe Washing­ton Post) están con­tro­la­dos y geren­cia­dos (a tra­vés de paque­tes accio­na­rios o de fami­lias) por gru­pos del lobby judío, prin­ci­pal­men­te neoyorquino.

Asi­mis­mo como las tres más influ­yen­tes revis­tas (News­week, TimeThe New Yor­ker), y con­sor­cios hege­mó­ni­cos de Inter­net como Time-War­ner (fusio­na­do con Amé­ri­ca on Line) o Yahoo, están con­tro­la­dos por geren­cia­mien­to y capi­tal judío que ope­ra a nivel de redes y con­glo­me­ra­dos entre­la­za­dos con otras empresas.

Colo­sos del cine de Holly­wood y del espec­tácu­lo como The Walt Dis­ney Com­pany, War­ner Brothers, Colum­bia Pic­tu­res, Para­mount, 20th Cen­tury Fox, entre otros, for­man par­te de esta red inter­ac­ti­va del capi­tal sio­nis­ta imperialista. 

La con­cen­tra­ción del capi­tal mun­dial en mega-gru­pos o mega-com­pa­ñías con­tro­la­das por el capi­tal sio­nis­ta, en una pro­por­ción aplas­tan­te, posi­bi­li­ta deci­sio­nes pla­ne­ta­rias de todo tipo, en la eco­no­mía, en la socie­dad, en la vida polí­ti­ca, en la cul­tu­ra, etc., y repre­sen­ta el aspec­to más defi­ni­to­rio de la glo­ba­li­za­ción impues­ta por el poder mun­dial del sis­te­ma capi­ta­lis­ta imperial. 

El obje­ti­vo cen­tral expan­si­vo de este capi­ta­lis­mo sio­nis­ta tras­na­cio­na­li­za­do es el con­trol y el domi­nio (por medio de las gue­rras de con­quis­ta o de «sis­te­mas demo­crá­ti­cos) de recur­sos natu­ra­les y sis­te­mas eco­nó­mi­co – pro­duc­ti­vos, en un accio­nar que sus defen­so­res y teó­ri­cos lla­man «polí­ti­cas de mer­ca­do».

El capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal, a esca­la glo­bal, es el due­ño de los esta­dos y sus recur­sos y sis­te­mas eco­nó­mi­co- pro­duc­ti­vos, no sola­men­te del mun­do depen­dien­te, sino tam­bién de los paí­ses capi­ta­lis­tas centrales.

Por lo tan­to los gobier­nos depen­dien­tes y cen­tra­les son geren­cias de encla­ve ( por izquier­da o dere­cha) que con varian­tes dis­cur­si­vas eje­cu­tan el mis­mo pro­gra­ma eco­nó­mi­co y las mis­mas líneas estra­té­gi­cas de con­trol polí­ti­co y social. 

Este capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal «sin fron­te­ras» del lobby sio­nis­ta que sos­tie­ne al Esta­do de Israel se asien­ta en dos pila­res fun­da­men­ta­les: la espe­cu­la­ción finan­cie­ra infor­ma­ti­za­da (con asien­to terri­to­rial en Wall Street ) y la tec­no­lo­gía mili­tar-indus­trial de últi­ma gene­ra­ción (cuya expre­sión máxi­ma de desa­rro­llo se con­cen­tra en el Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial de EEUU). 

El lobby sio­nis­ta inter­na­cio­nal, sobre el cual se asien­tan los pila­res exis­ten­cia­les del Esta­do de Israel, con­tro­la des­de gobier­nos, ejér­ci­tos, poli­cías, estruc­tu­ras eco­nó­mi­cos pro­duc­ti­vas, sis­te­mas finan­cie­ros, sis­te­mas polí­ti­cos, estruc­tu­ras tec­no­ló­gi­cas y cien­tí­fi­cas, estruc­tu­ras socio-cul­tu­ra­les, estruc­tu­ras mediá­ti­cas inter­na­cio­na­les, has­ta el poder de poli­cía mun­dial asen­ta­do sobre los arse­na­les nuclea­res, los com­ple­jos mili­ta­res indus­tria­les y los apa­ra­tos de des­plie­gue mili­tar de EEUU y de las poten­cias centrales.

A ese poder, y no al Esta­do de Israel, es al que temen los pre­si­den­tes, polí­ti­cos, perio­dis­tas e inte­lec­tua­les que callan o defor­man a dia­rio los geno­ci­dios de Israel en Medio Orien­te teme­ro­sos de que­dar sepul­ta­dos de por vida bajo la lápi­da del «anti­se­mi­tis­mo».

B) El lobby imperial

El lobby sio­nis­ta pro-israe­lí, la red del poder ocul­to que con­tro­la Casa Blan­ca, el Pen­tá­gono y la Reser­va Fede­ral no reza en las sina­go­gas sino en la Cate­dral de Wall Street. Un deta­lle a tener en cuen­ta, para no con­fun­dir la reli­gión con el mito y el nego­cio.

Cuan­do se refie­ren al lobby sio­nis­ta (al que lla­man lobby pro-israe­lí) la mayo­ría de los exper­tos y ana­lis­tas hablan de un gru­po de fun­cio­na­rios y tec­nó­cra­tas, en cuyas manos está el dise­ño y la eje­cu­ción de la polí­ti­ca mili­tar norteamericana.

A este lobby de pre­sión se le atri­bu­ye el obje­ti­vo estra­té­gi­co per­ma­nen­te de impo­ner la agen­da mili­tar y los intere­ses polí­ti­cos y geo­po­lí­ti­cos del gobierno y el Esta­do de Israel en la polí­ti­ca exte­rior de EEUU. 

Como defi­ni­ción, el lobby pro-israe­lí es una gigan­tes­ca maqui­na­ria de pre­sión eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca que ope­ra simul­tá­nea­men­te en todos los esta­men­tos del poder ins­ti­tu­cio­nal esta­dou­ni­den­se: Casa Blan­ca, Con­gre­so, Pen­tá­gono, Depar­ta­men­to de Esta­do, CIA y agen­cias de la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia, entre los mas importantes.

Por medio de la uti­li­za­ción polí­ti­ca de su poder finan­cie­ro, de su estra­té­gi­ca posi­ción en los cen­tros de deci­sión, los gru­pos finan­cie­ros del lobby ejer­cen influen­cia deci­si­va en la polí­ti­ca inter­na y exter­na de EEUU, la pri­me­ra poten­cia impe­rial, ade­más de su papel domi­nan­te en la finan­cia­ción de los par­ti­dos polí­ti­cos, de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y de los congresistas. 

A nivel impe­rial, el poder finan­cie­ro del lobby se expre­sa prin­ci­pal­men­te por medio de la Reser­va Fede­ral de EEUU, un orga­nis­mo cla­ve para la con­cen­tra­ción y repro­duc­ción del capi­tal espe­cu­la­ti­vo a nivel planetario. 

El cora­zón del lobby sio­nis­ta esta­dou­ni­den­se es el pode­ro­so sec­tor finan­cie­ro de Wall Street que tie­ne direc­ta impli­can­cia y par­ti­ci­pa­ción en el nom­bra­mien­to de fun­cio­na­rios cla­ves del gobierno de EEUU y de los órga­nos de con­trol de polí­ti­ca mone­ta­ria e ins­ti­tu­cio­nes cre­di­ti­cias (nacio­nal e inter­na­cio­nal) con sede en Washing­ton y Nue­va York. 

Los orga­nis­mos eco­nó­mi­cos finan­cie­ros inter­na­cio­na­les como la OCDE, el Ban­co Mun­dial, el FMI, están bajo direc­to con­trol de los ban­cos cen­tra­les y de los gobier­nos de EEUU y de las poten­cias con­tro­la­das por el lobby sio­nis­ta inter­na­cio­nal (Gran Bre­ta­ña, Ale­ma­nia, Fran­cia, Japón, entre las más relevantes).

Orga­ni­za­cio­nes y alian­zas inter­na­cio­na­les como la ONU, el Con­se­jo de Segu­ri­dad y la OTAN están con­tro­la­dos por el eje sio­nis­ta USA-Unión Euro­pea cuyas poten­cias cen­tra­les son las que garan­ti­zan la impu­ni­dad de los exter­mi­nios mili­ta­res de Israel en Medio Orien­te, como suce­dió con la últi­ma masa­cre de acti­vis­tas soli­da­rios con el pue­blo de Gaza.

Las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras del lobby (Gold­man Sachs, Mor­gan Stan­ley, Leh­man Brothers, etc) y los prin­ci­pa­les ban­cos (Citi­group, JP Mor­gan y Merrill Lynch, etc), influ­yen deci­si­va­men­te para el nom­bra­mien­to de los titu­la­res de la Reser­va Fede­ral, el Teso­ro, y la secre­ta­ría de Comer­cio, ade­más de los direc­to­res del Ban­co Mun­dial y del Fon­do Mone­ta­rio Internacional.

C) El mito del «anti­se­mi­tis­mo»

A este fenó­meno de «poder capi­ta­lis­ta mun­dial» judío, y no a Israel, es lo que temen los pre­si­den­tes, polí­ti­cos, perio­dis­tas, e inte­lec­tua­les que evi­tan pun­ti­llo­sa­men­te con­de­nar o nom­brar los perió­di­cos geno­ci­dios mili­ta­res de Israel en Gaza, repi­tien­do lo que ya hicie­ron duran­te la masa­cre israe­lí en Libano en el 2006.

La gran com­pli­ci­dad inter­na­cio­nal con las masa­cres perió­di­cas israe­líes no se ges­tan por mie­do al Esta­do de Israel sino por mie­do a lo que repre­sen­ta el Esta­do de Israel.

No se tra­ta de Israel, un Esta­do sio­nis­ta más, sino del «Gran Israel», la patria del judaís­mo mun­dial (con terri­to­rio roba­do a los pales­ti­nos), de la cual todos los judíos del mun­do se sien­ten sus hijos pró­di­gos des­per­di­ga­dos por el mundo. 

No se tra­ta de Israel, sino de las pode­ro­sas orga­ni­za­cio­nes y comu­ni­da­des judías mun­dia­les que apo­ya­ron en blo­que el geno­ci­dio mili­tar de Israel en Gaza, que uti­li­zan su poder y «esca­la de pres­ti­gio» (cons­trui­da median­te su vic­ti­mi­za­ción his­tó­ri­ca con el Holo­caus­to) para con­ver­tir en un lepro­so social al que se atre­va cri­ti­car o a levan­tar la voz con­tra el exter­mi­nio mili­tar israe­lí en Gaza.

Los gobier­nos del mun­do capi­ta­lis­ta, los perio­dis­tas, inte­lec­tua­les, orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y socia­les no le temen a Israel, sino a su lapi­da­ción social como «anti­se­mi­ta» (mote que se le otor­ga al que enfren­ta y/​o denun­cia al sio­nis­mo judío).

No le temen al Esta­do de Israel, sino a los hijos de Israel camu­fla­dos en los gran­des cen­tros de deci­sión del poder mun­dial, sobre todo eco­nó­mi­cos-finan­cie­ros y mediático-culturales. 

Los polí­ti­cos, inte­lec­tua­les y perio­dis­tas del sis­te­ma no temen a Israel, sino que temen a los medios, orga­ni­za­cio­nes y empre­sas judías, y a su influen­cia sobre los gobier­nos y pro­ce­sos eco­nó­mi­cos-cul­tu­ra­les del sis­te­ma sio­nis­ta capi­ta­lis­ta exten­di­do por todos los paí­ses a esca­la planetaria.

En defi­ni­ti­va temen que las empre­sas, las uni­ver­si­da­des, las orga­ni­za­cio­nes y las fun­da­cio­nes inter­na­cio­na­les sio­nis­tas que finan­cian y o pro­mo­cio­nan sus ascen­sos y pues­tos en la maqui­na­ria del sis­te­ma los decla­ren «anti­se­mi­tas» y los dejen sin tra­ba­jo, sin vaca­cio­nes y sin jubi­la­ción.

Esa es la cau­sa prin­ci­pal que expli­ca por­que los inte­lec­tua­les, aca­dé­mi­cos y perio­dis­tas del sis­te­ma viven elu­cu­bran­do sesu­dos aná­li­sis de la «reali­dad» polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social sin la pre­sen­cia de la pala­bra judío o del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que paga por sus ser­vi­cios.

Si bien hay un gru­po de inte­lec­tua­les y de mili­tan­tes judíos de izquier­da (entre ellos Chomsky y Gel­man, entre otros) que con­de­na­ron y pro­tes­ta­ron con­tra el geno­ci­dio israe­lí en Gaza, la mayo­ría abru­man­te de las comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes judías a esca­la pla­ne­ta­ria apo­ya­ron explí­ci­ta­men­te la masa­cre de civi­les en Gaza argu­men­tan­do que se tra­ta­ba de una «gue­rra con­tra el terrorismo».

A pesar de que Israel no inva­dió ni per­pe­tró un geno­ci­dio mili­tar en Gaza con la reli­gión judía, sino con avio­nes F‑16, misi­les, bom­bas de raci­mo, heli­cóp­te­ros Apa­che, tan­ques, arti­lle­ría pesa­da, bar­cos, sis­te­mas infor­ma­ti­za­dos, y una estra­te­gia y un plan de exter­mi­nio mili­tar en gran esca­la, quien cues­tio­ne esa masa­cre es con­de­na­do por «anti­se­mi­ta» por el poder judío mun­dial dis­tri­bui­do por el mundo.

A pesar de que el lobby judío sio­nis­ta que con­tro­la Israel, tan­to como la Casa Blan­ca, el Teso­ro y la Reser­va Fede­ral de EEUU no reza en las sina­go­gas sino en la Cate­dral de Wall Street, el que lo cri­ti­que es til­da­do de inme­dia­to como «anti­se­mi­ta» o «nazi» por las estruc­tu­ras mediá­ti­cas y cul­tu­ra­les con­tro­la­dos por el poder judío mundial.

Las cam­pa­ñas de denun­cia de anti­se­mi­tis­mo con las que Israel y las orga­ni­za­cio­nes judías bus­can neu­tra­li­zar a las cri­ti­cas con­tra la masa­cre, abor­dan la cues­tión como si el sio­nis­mo judío (sos­tén del esta­do de Israel) fue­ra una cues­tión «racial» o reli­gio­sa, y no un sis­te­ma de domi­nio impe­rial que abar­ca inter­ac­ti­va­men­te el plano eco­nó­mi­co, polí­ti­co, social y cul­tu­ral, superan­do la cues­tión de la raza o de las creen­cias religiosas. 

El lobby sio­nis­ta no con­tro­la el mun­do con la reli­gión: lo mane­ja con ban­cos, tras­na­cio­na­les, hege­mo­nía sobre los sis­te­mas eco­nó­mi­cos-pro­duc­ti­vos, con­trol sobre los recur­sos natu­ra­les, con­trol de la red infor­ma­ti­va y de mani­pu­la­ción mun­dial, y mane­jo de los valo­res socia­les a tra­vés de la publi­ci­dad, la cul­tu­ra y el con­su­mo estan­da­ri­za­do y glo­ba­li­za­do por los medios de comunicación.

En defi­ni­ti­va, el lobby judío no repre­sen­ta a nin­gu­na sina­go­ga ni expre­sión racial, sino que es la estruc­tu­ra que mane­ja el poder mun­dial a tra­vés del con­trol sobre los cen­tros eco­nó­mi­cos-finan­cie­ros y de deci­sión estra­té­gi­ca del sis­te­ma capi­ta­lis­ta expan­di­do como civi­li­za­ción «úni­ca».

Antes que por la reli­gión y la raza, el lobby sio­nis­ta y sus redes se mue­ven por una ideo­lo­gía polí­ti­ca fun­cio­nal: el sio­nis­mo capi­ta­lis­ta-impe­rial que ante­po­ne el mer­ca­do, la con­cen­tra­ción de rique­za, la «polí­ti­ca de nego­cios», a cual­quier filo­so­fía que roce las nocio­nes del «bien» o del «mal» enten­di­dos den­tro de pará­me­tros sociales.

Enton­ces: ¿De qué hablan cuan­do hablan de «anti­se­mi­tis­mo» o de «anti-judais­mo reli­gio­so? ¿En que pará­me­tros refe­ren­cia­les se basa la con­di­ción de «anti­se­mi­ta»? ¿Quién es anti­se­mi­ta? ¿Quién cri­ti­ca a los judíos por su reli­gión o por su raza en las socie­da­des del mundo? 

A lo sumo, a los judíos, como está pro­ba­do en la reali­dad social de cual­quier país, no se los cri­ti­ca por su reli­gión o con­di­ción racial sino por su ape­go exce­si­vo al sta­tus del dine­ro (tam­bién cul­ti­va­do por otras colec­ti­vi­da­des) y a inte­grar estruc­tu­ras o jerar­quías de poder den­tro de un sis­te­ma injus­to de opre­sión y de explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, como es el sis­te­ma capitalista.

Sal­vo los gru­pos mino­ri­ta­rios de faná­ti­cos y racis­tas que sólo se repre­sen­tan a sí mis­mos, en las socie­da­des (sal­vo el nazis­mo ale­mán y algu­nas excep­cio­nes) casi nun­ca hubo «per­se­cu­ción reli­gio­sa o racial» del judío, si no que hubo una aso­cia­ción del judío con la «peor cara del capi­ta­lis­mo», repre­sen­ta­da en el sis­te­ma eco­nó­mi­co-finan­cie­ro especulativo.

En resu­men:

El lobby sio­nis­ta que pro­te­ge al Esta­do de Israel (por «dere­cha» y por «izquier­da) esta con­for­ma­do por una estruc­tu­ra de estra­te­gas y tec­nó­cra­tas que ope­ran las redes indus­tria­les, tec­no­ló­gi­cas, mili­ta­res, finan­cie­ras y mediá­ti­cas del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal exten­di­do por los cua­tro pun­tos car­di­na­les del planeta.

Sus redes se expre­san a tra­vés de una mul­ti­pli­ci­dad de orga­ni­za­cio­nes dedi­ca­das a pro­mo­ver el actual mode­lo glo­bal, entre las que se cuen­tan prin­ci­pal­men­te: The Hud­son Ins­ti­tu­te, The RAND Cor­po­ra­tion, The Broo­kings Ins­ti­tu­tion, The Tri­la­te­ral Com­mis­sion, The World Eco­no­mic Forum, Aspen Ins­ti­tu­te, Ame­ri­can Enter­pri­se Ins­ti­tu­te, Deu­ts­che Gesells­chaft für Aus­wär­ti­gen Poli­tik, Bil­der­berg Group, Cato Ins­ti­tu­te, Taves­tock ins­ti­tu­te, y el Car­ne­gie Endow­ment for Inter­na­tio­nal Pea­ce, entre otros. 

Todos estos think tanks o «ban­cos de cere­bros», reúnen a los mejo­res tec­nó­cra­tas, cien­tí­fi­cos y estu­dio­sos en sus res­pec­ti­vos cam­pos, egre­sa­dos de los las uni­ver­si­da­des de EEUU, Euro­pa y de todo el res­to del mundo.

El lobby no res­pon­de sola­men­te al Esta­do de Israel (como afir­man los ana­lis­tas de la «cara dere­chis­ta» de los neo­cons) sino a un poder mun­dial sio­nis­ta que es el due­ño del Esta­do de Israel tan­to como del Esta­do nor­te­ame­ri­cano, y del res­to de los Esta­dos con sus recur­sos natu­ra­les y sis­te­mas económico-productivos.

El lobby no sola­men­te está en la Casa Blan­ca sino que abar­ca todos los nive­les de las ope­ra­cio­nes del capi­ta­lis­mo a esca­la tras­na­cio­nal, cuyo dise­ño estra­té­gi­co está en la cabe­za de los gran­des char­mans y eje­cu­ti­vos de ban­cos y con­sor­cios mul­ti­na­cio­na­les que se sien­tan en el Con­sen­so de Washing­ton y se repar­ten el pla­ne­ta como si fue­ra un pastel.

Ni la izquier­da ni la dere­cha par­ti­da­ria hablan de este poder «tota­li­za­do» por la sen­ci­lla razón de que ambas están fusio­na­das (a modo de alter­na­ti­vas fal­sa­men­te enfren­ta­das) a los pro­gra­mas y estra­te­gias del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal que con­tro­la el planeta. 

Por lo tan­to, y mien­tras no se arti­cu­le un nue­vo sis­te­ma de com­pren­sión estra­té­gi­ca (una «ter­ce­ra posi­ción» revo­lu­cio­na­ria del saber y el cono­ci­mien­to) el poder mun­dial que con­tro­la el pla­ne­ta segui­rá per­pe­tuán­do­se en las fal­sas opcio­nes de «izquier­da» y «dere­cha».

Y el lobby judío de «dere­cha» de los repu­bli­ca­nos con­ser­va­do­res segui­rá suce­dien­do al lobby judío «de izquier­da» de los demó­cra­tas libe­ra­les en una con­ti­nui­dad estra­té­gi­ca de las mis­mas líneas rec­to­ras del Impe­rio sio­nis­ta mundial.

Y las masa­cres del Esta­do de Israel segui­rán, como has­ta aho­ra, impu­nes y pro­te­gi­das por las estruc­tu­ras del sis­te­ma de poder mun­dial sio­nis­ta capi­ta­lis­ta que lo con­si­de­ra como su «patria terri­to­rial».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.