Cuan­do los jue­ces afi­lan sus nava­jas – Jesús Valen­cia

El men­sa­je de Udal­bil­tza del 21 de mayo fue níti­do: a pesar del calen­da­rio y del ter­mó­me­tro, es tiem­po de ten­sión y de res­pues­ta. Los encau­sa­dos recla­man y el caso requie­re una res­pues­ta nacio­nal, es decir, crea­ti­va, mul­ti­tu­di­na­ria y plu­ral

El des­lum­bran­te par­to en loor de mul­ti­tu­des de Udal­bil­tza no indu­cía a pre­sa­giar las tur­bu­len­cias que la sacu­den. Lle­gó pri­me­ro el des­em­bar­co de algu­nos de sus fun­da­do­res; heri­da dolo­ro­sa que toda­vía no se ha cerra­do; epi­so­dio ubi­ca­do en unas coor­de­na­das que hoy pare­cen en vías de supera­ción. Y lue­go, el asal­to: una esto­ca­da que no fue, como pre­ten­dían los mato­nes, mor­tal de nece­si­dad. Aquel amar­go 29 de abril de 2003, 13 miem­bros de nues­tra ins­ti­tu­ción nacio­nal fue­ron a dar con los hue­sos en la cár­cel; sus sedes, sella­das a cal y can­to; sus acti­vi­da­des, las del Con­sor­cio y las del Fon­do de Desa­rro­llo, prohi­bi­das. Y 400.000 euros pen­dien­tes de cum­plir su enco­mia­ble come­ti­do rica­men­te afa­na­dos. Udal­bil­tza que­da­ba lis­ta para el des­ca­be­llo.

Las pre­vi­sio­nes liqui­da­do­ras de Madrid falla­ron. Udal­bil­tza sigue viva; a ras­tras con sus cade­nas, no ha deja­do de cami­nar; pese a las negras nubes que la envuel­ven, sigue sien­do faro refe­ren­te. Su acti­vi­dad, siem­pre trans­pa­ren­te y públi­ca, inva­li­da las ridí­cu­las acu­sa­cio­nes de que está sien­do obje­to. Su cri­mi­na­li­za­ción ha des­per­ta­do enco­mia­bles y nume­ro­sos ges­tos de soli­da­ri­dad: ha encon­tra­do apo­yo en ins­tan­cias inter­na­cio­na­les, en la ONU, en el Par­la­men­to euro­peo; 2.000 con­ce­ja­les y ex car­gos elec­tos han pedi­do el archi­vo de la cau­sa; el Par­la­men­to vas­co apro­bó en 2008 una reso­lu­ción que decla­ra­ba nece­sa­rio el tra­ba­jo de Udal­bil­tza; nume­ro­sos agen­tes socia­les sus­cri­bie­ron el mani­fies­to a su favor; el pasa­do octu­bre nació Udal­bil­tza­ri Sarea; en mar­zo asis­ti­mos a las Jor­na­das Inter­na­cio­na­les que con­ta­ron con el res­pal­do de Con­seu; recien­te­men­te, el muni­ci­pio cata­lán de Arbu­cies apro­bó una moción soli­da­ria que a buen segu­ro ten­drá con­ti­nui­dad en otros. Ini­cia­ti­vas alen­ta­do­ras, pero que no dan mar­gen a la tran­qui­li­dad.

Hay indi­cios preo­cu­pan­tes de que la jus­ti­cia espa­ño­la afi­la sus nava­jas. Ha ele­gi­do para la vis­ta oral unas fechas arte­ras ‑julio y sep­tiem­bre- en las que nos entre­ga­mos a la moli­cie dan­do por supues­to que no hay asun­tos apre­mian­tes. El Tri­bu­nal juz­ga­dor está recu­rrien­do al chan­chu­lleo antes de abrir la sesión: ha recha­za­do la com­pa­re­cen­cia de dos peri­tos y de varios tes­ti­gos inter­na­cio­na­les que la defen­sa con­si­de­ra muy impor­tan­tes. Marru­lle­rías que bus­can ahu­yen­tar tes­ti­gos incó­mo­dos y mira­das vigi­lan­tes ¿Se pre­pa­ra una pre­va­ri­ca­ción? Toda­vía hay otro peli­gro, fru­to éste de nues­tras fan­ta­sías: supo­ner que el jui­cio que se ave­ci­na será un cal­co del de Egun­ka­ria y que estos 22 encau­sa­dos tam­bién sal­drán absuel­tos. ¡Peli­gro­sa supo­si­ción!

El 21 de mayo nume­ro­sos agen­tes socia­les y per­so­nas indi­vi­dua­les res­pon­di­mos al lla­ma­do de Udal­bil­tza. Su men­sa­je fue níti­do: a pesar del calen­da­rio y del ter­mó­me­tro, es tiem­po de ten­sión y de res­pues­ta. Los encau­sa­dos recla­man y el caso requie­re una res­pues­ta nacio­nal, es decir, crea­ti­va, mul­ti­tu­di­na­ria y plu­ral. Los nue­vos vien­tos que soplan en Eus­kal Herria invi­tan a la con­fluen­cia.

Fuen­te: gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *