Algu­nos inten­tan cerrar la cri­sis en fal­so en Tai­lan­dia – Txen­te Rekon­do

Si en oca­sio­nes la reali­dad tai­lan­de­sa ha esta­do liga­da a deter­mi­na­dos escán­da­los de turis­mo sexual y abu­sos de meno­res, la mayor par­te de las noti­cias se cen­tra­ban en difun­dir la ima­gen del “país de la son­ri­sa”, sus­ten­ta­da en la impor­tan­te pre­sen­cia del budis­mo y don­de “la har­mo­nía se impo­ne gra­cias al la bene­vo­len­cia del pala­cio real y a la gene­ro­si­dad de los gran­des empre­sa­rios” La doci­li­dad y la pre­dis­po­si­ción de las cla­ses socia­les más des­fa­vo­re­ci­das com­ple­tan ese cua­dro idí­li­co que se nos ven­de de Tai­lan­dia.

Sin embar­go las cosas pare­cen que están cam­bian­do y se está rom­pien­do ese supues­to pac­to social que ha per­mi­ti­do que la mayo­ría de la pobla­ción tai­lan­de­sa haya sido apar­ta­da duran­te déca­das de todos los cen­tros de poder. “La exclu­sión social, la mar­gi­na­ción eco­nó­mi­ca y la pri­va­ción de dere­chos polí­ti­cos” han sido los ver­da­de­ros sopor­tes de ese fal­so paraí­so asiá­ti­co.

Cada vez es más evi­den­te el vacío que sepa­ra al mun­do rural y a los más pobres de las ciu­da­des de las éli­tes del sta­tus quo que duran­te tan­to tiem­po han mane­ja­do las rien­das polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas del país, y direc­ta­men­te rela­cio­na­do con esa reali­dad obje­ti­va, no debe extra­ñar­nos que al mis­mo tiem­po cada día que pasa aumen­ten tam­bién las voces y el núme­ro de tai­lan­de­ses que recha­zan las injus­ti­cias sobre las que se asien­ta el sis­te­ma.

Cuan­do a media­dos de mar­zo se puso en mar­cha los pri­me­ros movi­mien­tos de esta últi­ma cri­sis eran muchos los que mos­tra­ban en Tai­lan­dia su recha­zo a toda una serie de acon­te­ci­mien­tos que ha veni­do con­di­cio­nan­do la vida del país duran­te estos años. La toma cla­ra­men­te par­ti­dis­ta del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en 2001, el gol­pe de esta­do del 2006, la per­se­cu­ción pos­te­rior duran­te el 2008 de los par­ti­dos polí­ti­cos liga­dos al depues­to Thak­sin y de los gobier­nos de éstos, han veni­do acu­mu­lan­do la frus­tra­ción y la ira de esos amplios sec­to­res tai­lan­de­ses que cla­man por el final de un sis­te­ma que cla­ra­men­te no les repre­sen­ta.

Y si des­de algu­nos medios occi­den­ta­les se ha que­ri­do pre­sen­tar los enfren­ta­mien­tos como el posi­cio­na­mien­to de unos y otros en torno a la figu­ra de Thak­sin, lo cier­to es que en las sema­nas que ha dura­do la ocu­pa­ción de los dis­tri­tos comer­cia­les de Bang­kok por par­te de los deno­mi­na­dos “cami­sas rojas”, las deman­das habían supe­ra­do cla­ra­men­te esas infor­ma­cio­nes, y los esló­ga­nes y pan­car­tas ape­nas hacía ya refe­ren­cia al exi­lia­do polí­ti­co tai­lan­dés, y mos­tra­ban una apues­ta deci­di­da por supe­rar el sta­tus quo de Tai­lan­dia.

El pac­to social a la tai­lan­de­sa esta­ba sus­ten­ta­do en cua­tro sec­to­res. El pala­cio real, don­de una de las monar­quía más ricas del mun­do sigue ama­san­do su for­tu­na a cos­ta de la mayor par­te de la pobla­ción, y sobre todo gra­cias a su par­ti­ci­pa­ción en la mayo­ría de los sec­to­res eco­nó­mi­cos tai­lan­de­ses y en las prin­ci­pa­les empre­sa de éstos; la cla­se empre­sa­rial, dis­pues­ta a per­mi­tir en enri­que­ci­mien­to real y de paso aumen­tar sus bene­fi­cios; el ejér­ci­to, que ase­gu­ra y res­pal­da los pri­vi­le­gios reales y que si por ley debe­rían estar subor­di­na­dos al poder civil, su sumi­sión al pala­cio es abso­lu­ta; y final­men­te, las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das, que has­ta hace poco se han mos­tra­do dóci­les y han per­mi­ti­do que los otros tres sec­to­res sean los ver­da­de­ros bene­fi­cia­rios de ese acuer­do no escri­to.

En este dise­ño tai­lan­dés tam­bién han teni­do su impor­tan­cia los acto­res extran­je­ros. Los alia­dos occi­den­ta­les de Tai­lan­dia han per­mi­ti­do esa reali­dad en pago a los ser­vi­cios y apo­yos que los diri­gen­tes tai­lan­de­ses les han veni­do pres­tan­do duran­te muchas déca­das. El apo­yo a EEUU duran­te los con­flic­tos en Viet­nam, Laos o Cam­bo­ya; la bru­tal repre­sión con­tra los movi­mien­tos pro­gre­sis­tas del país, los des­pla­za­mien­tos de miles de per­so­nas para ser­vir a las tro­pas extran­je­ras carac­te­ri­za­ron la polí­ti­ca tai­lan­de­sa duran­te la Gue­rra Fría.

Los suce­si­vos gol­pes de esta­do no fue­ron impe­di­men­to para que Bang­kok aco­gie­ra cada vez más “per­so­nal de orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, ONGs y agen­cias de pren­sa”, todos ellos man­te­nien­do una mis­ma polí­ti­ca de res­pe­to y tole­ran­cia con los abu­sos del sis­te­ma y de la monar­quía tai­lan­de­sa. Los abu­sos sobre los dere­chos huma­nos de las mino­rías y de las fuer­zas de izquier­da, los gol­pes, la mar­gi­na­ción social han sido par­te de este sis­te­ma anti­de­mo­crá­ti­co, y que ha con­ta­do con el aval occi­den­tal.

Esa con­jun­ción de intere­ses de las éli­tes loca­les y sus alia­dos extran­je­ros han con­ver­ti­do a Tai­lan­dia en un lugar don­de los intere­ses colo­nia­les en la región han sali­do refor­za­dos, com­bi­na­do ade­más con un régi­men cua­si feu­dal que ha man­te­ni­do pos­tra­da y domi­na­da a la mayor par­te de la pobla­ción .Y como seña­la un ana­lis­ta local, todo ello para bene­fi­cio “de las éli­tes domi­nan­tes, para con­fort de los extran­je­ros, de los repre­sen­tan­tes de empre­sas extran­je­ras, para el turis­mo sexual y para un apren­sa ser­vil, y sobre todo, a cos­ta de la degra­da­ción de la mayo­ría de la socie­dad tai­lan­de­sa”.

Tras los acon­te­ci­mien­tos de estas sema­nas las cosas han podi­do adqui­rir un rum­bo muy dife­ren­te. Y a pesar de que para algu­nos se ha cerra­do la cri­sis tai­lan­de­sa, lo cier­to es que como ya ha ocu­rri­do en el pasa­do, las revuel­tas popu­la­res han sido aplas­ta­das, pero tras cada derro­ta, las fuer­zas que abo­gan por la trans­for­ma­ción social en el país han sur­gi­do con más fuer­za, con una mayor arti­cu­la­ción orga­ni­za­ti­va y con mayor apo­yo popu­lar.

A día de hoy Tai­lan­dia es un país inmer­so en impor­tan­tes divi­sio­nes estruc­tu­ra­les. La más que evi­den­te divi­sión social (entre los que has­ta aho­ra se han apro­pia­do de todas las rique­zas y los que han sido mar­gi­na­dos de todo cen­tro de poder y deci­sión), las divi­sio­nes entre el ejér­ci­to (tam­bién den­tro del mis­mo) y las fuer­zas poli­cia­les (no hay que olvi­dar que Thak­sin fue ofi­cial de las mis­mas y que éstas siem­pre han sido con­si­de­ra­das por el ejér­ci­to como de “segun­da cla­se”), las divi­sio­nes regio­na­les (la mayo­ría de fuer­zas polí­ti­cas se han crea­do en torno a apo­yos loca­les, con impor­tan­tes des­equi­li­brios en su repre­sen­ta­ción a nivel esta­tal), son algu­nas de las seve­ras grie­tas que pue­den hacer tam­ba­lear las estruc­tu­ras tai­lan­de­sas.

La pola­ri­za­ción del país va en aumen­to y el futu­ro se pre­sen­ta cada vez más incier­to. El obje­ti­vo de las recien­tes pro­tes­tas es el pro­pio sis­te­ma, como ha seña­la­do algún obser­va­dor, nos encon­tra­mos “con una dura pug­na entre lo vie­jo y lo nue­vo”, entre man­te­ner el sta­tus quo o lograr una pro­fun­da trans­for­ma­ción que pon­ga fina a déca­das de mar­gi­na­ción con­tra la mayo­ría de tai­lan­de­ses.

Las divi­sio­nes den­tro del ejér­ci­to, la suce­sión del actual monar­ca (que no atra­vie­sa por un buen esta­do de salud, lo que uni­do a su edad, da pie a con­je­tu­ras sobre su rele­vo, y cuyo hijo, can­di­da­to al mis­mo, no con­ta­ría con el apo­yo que cuen­ta el actual rey), los movi­mien­tos sece­sio­nis­tas del sur, o la reac­ción de la opo­si­ción polí­ti­ca “ile­ga­li­za­da” y de los sec­to­res popu­la­res tras la bru­tal repre­sión guber­na­men­tal, son otros aspec­tos que colo­can el futu­ro de Tai­lan­dia en una difí­cil tesi­tu­ra y tal vez abra las puer­tas para la cri­sis defi­ni­ti­va del actual sis­te­ma tai­lan­dés.

Las imá­ge­nes y las noti­cias que duran­te el mes de mayo hemos reci­bi­do des­de Tai­lan­dia han echa­do por tie­rra bue­na par­te de la pro­pa­gan­da ofi­cial sobre aquel país asiá­ti­co y sobre toda un ase­rie de tópi­cos que buen apar­te de la pobla­ción en Occi­den­te se ha veni­do for­jan­do sobre el mis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *