El jue­go ha ter­mi­na­do: el capi­ta­lis­mo o la vida – Nines Maes­tro

A des­pe­cho de los pos­mo­der­nos y de la ins­tan­tá­nea coti­dia­na con la que los medios de comu­ni­ca­ción pre­ten­den impe­dir­nos enten­der la reali­dad, con el eje­cu­ti­vo gobierno de Rodri­guez Zapa­te­ro – en defi­ni­ti­va gobierno del capi­tal aun­que con dotes de pres­ti­di­gi­ta­dor para mani­pu­lar la reali­dad – asis­ti­mos a la con­fir­ma­ción de algu­nas de las cate­go­rías bási­cas de la filo­so­fía mar­xis­ta: los fenó­me­nos, en su desa­rro­llo, van mos­tran­do su esen­cia cada vez con mayor cla­ri­dad, al tiem­po que con­te­ni­do y for­ma van ade­cuán­do­se cada vez más.

El talan­te del ami­go de los tra­ba­ja­do­res, del de los dere­chos de los homo­se­xua­les, del de las ayu­das al naci­mien­to de un hijo, de la igual­dad de las muje­res (desig­nan­do a muchas minis­tras), se ha derrum­ba­do como un cas­ti­llo de nai­pes.

Las repe­ti­das pro­me­sas de Zapa­te­ro de que no toca­ría los dere­chos labo­ra­les ya eran todo un sar­cas­mo para los 5 millo­nes de para­dos y el cre­cien­te núme­ro de desahu­cia­dos, ante los cien­tos de miles de millo­nes de euros de dine­ro públi­co cedi­dos ama­ble­men­te por el gobierno a la ban­ca pri­va­da y ante los miles de millo­nes deja­dos de ingre­sar por las arcas públi­cas como resul­ta­do de las suce­si­vas refor­mas fis­ca­les, de las reba­jas de las coti­za­cio­nes empre­sa­ria­les y del des­co­mu­nal frau­de fis­cal del capi­tal.

Toda la línea de flo­ta­ción de una pues­ta en esce­na basa­da en el embau­ca­mien­to, en las apa­rien­cias y, sobre todo, en una “paz social” sufi­cien­te­men­te engra­sa­da con sub­ven­cio­nes a las buro­cra­cias sin­di­ca­les, ha sal­ta­do por los aires. De la for­ma más des­car­na­da, los ver­da­de­ros amos, el gran capi­tal euro-esta­dou­ni­den­se, de la mano de Oba­ma, el FMI y la UE, han barri­do las tími­das resis­ten­cias de Zapa­te­ro a apli­car su pro­gra­ma, y con ello cual­quier atis­bo de sobe­ra­nía, dejan­do en evi­den­cia al rei­no bana­ne­ro de Espa­ña.

Lo mis­mo pue­de decir­se de la más­ca­ra legi­ti­ma­do­ra con la que el capi­ta­lis­mo ha cubier­to has­ta aho­ra a sus ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les ( FMI, UE, Ban­cos Cen­tra­les, etc) para inten­tar ocul­tar que son meras pie­zas del engra­na­je que sólo sir­ve a la ley supre­ma: la obten­ción del máxi­mo bene­fi­cio. En momen­tos de cri­sis, y todo indi­ca que esta­mos ante la mayor cri­sis de la his­to­ria del capi­ta­lis­mo, no hay lugar para dile­tan­tis­mos. Como en una autén­ti­ca gue­rra social, y pre­ci­sa­men­te se tra­ta de arre­ba­tar a la cla­se obre­ra todas sus con­quis­tas ante­rio­res, la dis­ci­pli­na mili­tar se impo­ne en las filas del capi­tal y se tras­la­da sin rechis­tar a los polí­ti­cos que lo repre­sen­tan.

El ata­que no ha hecho más que empe­zar

El Con­gre­so de los Dipu­tados aca­ba de refren­dar con un sólo voto de dife­ren­cia las medi­das del gobierno para recor­tar un défi­cit ges­ta­do a con­cien­cia por las gene­ro­sas trans­fe­ren­cias de fon­dos públi­cos al capi­tal. Todas ellas van diri­gi­das con­tra los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, inclui­da la con­ge­la­ción de las pen­sio­nes. Todos los gru­pos polí­ti­cos, excep­to el PSOE han vota­do en con­tra, y sólo la abs­ten­ción de CiU (según sus pala­bras, para evi­tar la quie­bra del esta­do y una inter­ven­ción como en Gre­cia), ha per­mi­ti­do que se apro­ba­ran. Las pala­bras de Durán y Llei­da expre­san con cla­ri­dad el pro­gra­ma de la bur­gue­sía: el gobierno debe aca­bar sus debe­res, apro­bar la refor­ma labo­ral y con­vo­car elec­cio­nes anti­ci­pa­das en 2011, es decir, ya con CiU en el gobierno de Cata­lu­ña.

Un PSOE con pers­pec­ti­vas de voto en caí­da libre ha asu­mi­do obe­dien­te­men­te en soli­ta­rio el cos­te elec­to­ral, su pro­pio sui­ci­dio como gobierno, del ata­que con­tra sala­rios y dere­chos socia­les, y con toda pro­ba­bi­li­dad, apro­ba­rá, tam­bién por decre­to la nue­va con­tra­rre­for­ma labo­ral. Se aca­ba­ron las velei­da­des y la mano dura de los ver­da­de­ros intere­ses a los que repre­sen­ta se impon­drán sin pes­ta­ñear: aba­ra­ta­mien­to del des­pi­do, eli­mi­na­ción de la nego­cia­ción colec­ti­va, reba­ja de las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo, ple­na intro­duc­ción de las empre­sas de tra­ba­jo tem­po­ral en las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas, pro­lon­ga­ción de la edad de jubi­la­ción y nue­va amplia­ción del perio­do de cálcu­lo para el cómpu­to de las pen­sio­nes. Por supues­to, los tími­dos plan­tea­mien­tos de incre­men­tar la pre­sión fis­cal a las gran­des for­tu­nas y a las gran­des empre­sas, o al menos tomar medi­das con­tra el frau­de fis­cal, han sido barri­dos de un plu­ma­zo. Quien man­da, man­da.

La pre­sión del capi­tal no ter­mi­na ahí. El lis­ta­do de exi­gen­cias, “para empe­zar” es amplio. La patro­nal ya recla­ma la reduc­ción del 5% de los sala­rios de todos los tra­ba­ja­do­res, al igual que se ha hecho con los emplea­dos públi­cos, la ple­na tras­po­si­ción de la Direc­ti­va Bol­kes­tein para pri­va­ti­zar com­ple­ta­men­te los ser­vi­cios públi­cos, la pri­va­ti­za­ción de Cajas de Aho­rro y tele­vi­sio­nes auto­nó­mi­cas, la intro­duc­ción del copa­go en la sani­dad públi­ca y en los medi­ca­men­tos para pen­sio­nis­tas, aba­ra­tar la ener­gía para las empresas,..etc. La ofen­si­va con­tra la cla­se obre­ra y los sec­to­res popu­la­res es aplas­tan­te. Todo ello sin que apa­rez­ca en el hori­zon­te pers­pec­ti­va algu­na de recons­truc­ción de la eco­no­mía en el mar­co del capi­ta­lis­mo, que no sea explo­tar al máxi­mo la fuer­za de tra­ba­jo y liqui­dar dere­chos socia­les y labo­ra­les. Nadie se moles­ta en seña­lar a cam­bio de qué, duran­te cuán­to tiem­po, ni que pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca se vis­lum­bra. Es la gue­rra social total, sin palia­ti­vos. El asun­to cen­tral es cómo se enfren­ta esta bru­tal ofen­si­va por la cla­se obre­ra y el con­jun­to de sec­to­res socia­les con­tra los que va diri­gi­da. Es evi­den­te que las cla­ses domi­nan­tes cuen­tan con las gran­des bazas de un sin­di­ca­lis­mo “ofi­cial” debi­li­ta­do y des­pres­ti­gia­do y de una izquier­da ins­ti­tu­cio­nal prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te, por­que han renun­cia­do ambos des­de hace tiem­po a repre­sen­tar con fir­me­za y cohe­ren­cia los intere­ses de las cla­ses opri­mi­das. Ade­más el cam­bio de par­ti­tu­ra del gobierno les ha pilla­do total­men­te des­pre­ve­ni­dos. No es nada fácil enfren­tar una ofen­si­va en tos los fren­tes con un ejér­ci­to de buró­cra­tas. Una huel­ga gene­ral en estas con­di­cio­nes, si bien debe ser apo­ya­da con toda la fuer­za posi­ble por todo el sin­di­ca­lis­mo de cla­se y com­ba­ti­vo, lejos de ser sufi­cien­te o el final de la lucha, debe plan­tear­se como el cal­do de cul­ti­vo, como el comien­zo de un impres­cin­di­ble resur­gi­mien­to de la movi­li­za­ción social, local y gene­ral, que per­mi­ta la cons­truc­ción de un nue­vo movi­mien­to obre­ro y popu­lar.

El pue­blo grie­go mar­ca el camino

La tarea es difí­cil, pero la cla­se obre­ra y el pue­blo grie­go están ahí mar­cán­do­nos el camino y eli­mi­nan­do sen­ti­mien­tos de derro­ta pre­ven­ti­va e impo­ten­cia que has­ta aho­ra han pre­va­le­ci­do en muchos sec­to­res, hacien­do reali­dad la pro­fe­cía. La cosa va en serio y no se pue­de mirar a otro lado: son ellos o noso­tros, el capi­ta­lis­mo o la vida. Hemos teni­do la gran suer­te de que el resur­gir de la lucha obre­ra se haya pro­du­ci­do en un país como Gre­cia, con gran­des simi­li­tu­des his­tó­ri­cas con la lucha de los pue­blos del Esta­do espa­ñol: el com­ba­te popu­lar con­tra el fas­cis­mo, la lucha con­tra la dic­ta­du­ra, la impor­tan­te movi­li­za­ción con­tra la OTAN y las bases y la resis­ten­cia popu­lar.

Tan­tas son las simi­li­tu­des que muy pro­ba­ble­men­te la vic­to­ria del pue­blo grie­go en el refe­rén­dum de 1974 por el que se abo­lió la monar­quía y que expul­só del país a la fami­lia de la rei­na Sofía, fue uno de los fac­to­res deci­si­vos por el que las cla­ses domi­nan­tes espa­ño­las, con el ver­gon­zo­so acuer­do de la izquier­da, deci­die­ron impe­dir que seme­jan­te derro­ta se repro­du­je­ra en el Esta­do espa­ñol con el rey here­de­ro de Fran­co. La fir­me res­pues­ta del pue­blo grie­go ante los ata­ques orques­ta­dos, al igual que aquí, por un gobierno “socia­lis­ta”, de la mano del FMI y de la UE, está mos­trán­do­nos el camino. Tam­bién allí los sin­di­ca­tos con­tro­la­dos por el poder qui­sie­ron aco­tar y debi­li­tar la movi­li­za­ción social. La res­pues­ta fue la crea­ción de un movi­mien­to polí­ti­co social uni­ta­rio, el PAME, Fren­te Mili­tan­te de Todos los Tra­ba­ja­do­res que el pasa­do 20 de mayo con­vo­có con cre­cien­te éxi­to la nove­na huel­ga gene­ral en cin­co meses. No obs­tan­te, es pre­ci­so tener en cuen­ta que ade­más de las seme­jan­zas tam­bién hay dife­ren­cias que hacen más difí­cil nues­tra lucha. En Gre­cia la memo­ria no ha sido trai­cio­na­da y exis­te un Par­ti­do Comu­nis­ta lo sufi­cien­te­men­te fuer­te y orga­ni­za­do como para haber con­tri­bui­do a supe­rar los meca­nis­mo de con­trol sin­di­cal y social que el poder ha pues­to en mar­cha para soca­var la res­pues­ta de cla­se.

La uni­dad en la lucha es la úni­ca sali­da

En el Esta­do espa­ñol están dán­do­se pasos impor­tan­tes hacia la cele­bra­ción de un Encuen­tro del sin­di­ca­lis­mo de cla­se y com­ba­ti­vo que, enca­be­za­do por aque­llos sec­to­res que se han gana­do un mere­ci­do pres­ti­gio por su cohe­ren­cia y dig­ni­dad en la lucha, pue­da con­vo­car y orga­ni­zar a los miles y miles de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras que bus­can con urgen­cia una alter­na­ti­va al sin­di­ca­lis­mo corrup­to y coop­ta­do.

Al mis­mo tiem­po, urge la cons­truc­ción de un refe­ren­te polí­ti­co social uni­ta­rio que, en rela­ción dia­léc­ti­ca cons­tan­te con el movi­mien­to obre­ro y popu­lar, sir­va como hori­zon­te y alter­na­ti­va, ante la dis­yun­ti­va gene­ral que se pre­sen­ta a todos los pue­blos: o el camino que el capi­tal ha deci­di­do para noso­tros, o el que pue­de cons­truir la lucha obre­ra y popu­lar. Este Fren­te de la Izquier­da, cuya nece­si­dad ha sido plan­tea­da recien­te­men­te por orga­ni­za­cio­nes de ámbi­to esta­tal como Corrien­te Roja y el PCPE, debe agru­par a orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, movi­mien­tos socia­les y sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo, orga­ni­za­dos de la base. Sin des­de­ñar la lucha por obje­ti­vos par­cia­les como la pro­tec­ción social ple­na y la con­do­na­ción de las hipo­te­cas para todos los para­dos, la crea­ción de empleo públi­co, …etc, el Fren­te debe ela­bo­rar un pro­gra­ma gene­ral que plan­tee la res­pues­ta de cla­se a la cri­sis, la nece­sa­ria rup­tu­ra con la UE y la cons­truc­ción de una Euro­pa de los Tra­ba­ja­do­res y de los Pue­blos. Medi­das indis­pen­sa­bles de ese pro­gra­ma deben ser: la expro­pia­ción y socia­li­za­ción de la ban­ca, las empre­sas estra­té­gi­cas y los recur­sos natu­ra­les; la refor­ma agra­ria y la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria; sani­dad, edu­ca­ción y demás ser­vi­cios socia­les exclu­si­va­men­te públi­cos, pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca de la eco­no­mía; medi­das con­cre­tas para la liber­tad e igual­dad real de las muje­res; cam­bio del mode­lo ener­gé­ti­co y de trans­por­te, etc.

Ade­más debe plan­tear­se la dero­ga­ción de la Cons­ti­tu­ción de 1978, de la Monar­quía, de la Ley de Amnis­tía, de toda la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta y de la Ley de Extran­je­ría; reco­no­cer y hacer posi­ble el ejer­ci­cio del Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción de los Pue­blos; la sali­da de la OTAN, el des­man­te­la­mien­to de las bases, el regre­so de todas las tro­pas de ocu­pa­ción y el apo­yo irres­tric­to a la resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta de los pue­blos.

Este Fren­te o Blo­que de Izquier­das, aun­que par­ta del acuer­do de algu­nas orga­ni­za­cio­nes de ámbi­to esta­tal, debe cons­truir­se de aba­jo a arri­ba, des­de la base, en cen­tros de tra­ba­jo y estu­dio en barrios y pue­blos, con el obje­ti­vo de impul­sar la movi­li­za­ción y la orga­ni­za­ción social, pro­pi­cian­do la máxi­ma par­ti­ci­pa­ción de las muje­res.

Una de las tareas cen­tra­les del Fren­te debe ser la poten­cia­ción y la coor­di­na­ción de la lucha inter­na­cio­na­lis­ta, espe­cial­men­te en el ámbi­to euro­peo con­tra la UE y por la Euro­pa de los Tra­ba­ja­do­res y los Pue­blos, y en ese mar­co, y en lo que se refie­re al Esta­do espa­ñol, pro­po­ner a las izquier­das inde­pen­den­tis­tas for­mas de lucha con­jun­ta con­tra la monar­quía y los apa­ra­tos del esta­do here­de­ros del fran­quis­mo e ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos en la Tran­si­ción.

La imbo­rra­ble ima­gen del Par­te­nón rodea­do de ban­de­ras rojas y la enor­me pan­car­ta del KKE con el lema: ¡Pue­blos de Euro­pa, levan­taos!, nos con­vo­ca con toda la urgen­cia, la dure­za y tam­bién, con la úni­ca espe­ran­za posi­ble en estos tiem­pos,

Corrien­te Roja

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *