Con­tra la opre­sión que nos divi­de. Por Fer­min Gon­goe­ta sociólogo.

Gon­ge­ta pone al des­cu­bier­to, por un lado, el obje­ti­vo de las cla­ses domi­nan­tes en el con­tex­to de la cri­sis: opri­mir a los tra­ba­ja­do­res para que paguen con su dig­ni­dad los pla­tos que no han roto. Por otro, la estra­te­gia de la que se dotan: divi­dir a los tra­ba­ja­do­res para des­viar su aten­ción de quién es el ver­da­de­ro enemi­go. Y tras la divi­sión, la opre­sión espe­cia­li­za­da, apre­tan­do a cada colec­ti­vo don­de más le due­le en fun­ción de su sexo, su con­di­ción social o eco­nó­mi­ca, su raza o su edad. «El pro­ble­ma más gra­ve de los opri­mi­dos es que cada gru­po no somos cons­cien­tes de la opre­sión del gru­po dife­ren­te». Y fren­te a eso, pro­po­ne la uni­dad en la lucha como úni­ca vía sóli­da con­tra los opresores.

Es el vien­to sur el que me blo­quea la cabe­za y me la pone den­sa y acar­to­na­da. El vien­to sur, los aires que lle­gan de Madrid y Gas­teiz. Vien­to duro que rese­ca mi capa­ci­dad de refle­xión a base de escu­char cada día los mis­mos tópi­cos, fal­se­da­des y estu­pi­de­ces; adu­la­ción de gober­nan­tes y poten­ta­dos, sin poder cen­trar mi pen­sa­mien­to. Es la men­ti­ra del capi­ta­lis­mo des­bo­ca­do y represivo.

A pesar de todo, por ese minúscu­lo refle­jo de sen­sa­tez resi­dual, no pon­go en mar­cha ni radio ni tele. Cada maña­na, la sali­da de casa a por el pan y el perió­di­co se ha con­ver­ti­do en mi pri­mer acto ritual. Leo mi dia­rio, sí, el mío, por­que es aquí, en el dia­rio de la opo­si­ción al sis­te­ma, don­de pue­do encon­trar­me con más ver­dad y más huma­nis­mo. Soy doble­men­te pri­vi­le­gia­do por­que pue­do com­prar­lo, aun­que sea caro y leer­lo por­que ten­go tiem­po. No estoy en paro.

Leía ayer unos artícu­los apa­re­ci­dos en «Argen­press». El con­jun­to se titu­la «Las tres dimen­sio­nes de la cri­sis». Está escri­to por Clau­dio Katz. Muy buen ana­lis­ta. Habla de los nive­les coyun­tu­ra­les, estruc­tu­ra­les e his­tó­ri­cos de la con­mo­ción actual. Como si se tra­ta­ra de varios tipos de cri­sis que se han mez­cla­do. Yo diría que es un coc­tel explo­si­vo. Aun­que el coc­tel se lo dis­fru­ten unos pocos y la explo­sión y sus con­se­cuen­cias nos afec­te a muchí­si­mos más, pero no a ellos. Uno tie­ne que ser muy rico para poder robar mucho y en toda impu­ni­dad; y que ade­más, los gobier­nos le lle­nen más sus arcas, que juran estar vacías. A eso siem­pre se ha lla­ma­do expoliación.

He deja­do de lado los artícu­los, que no me acla­ra­ban dema­sia­do sobre mis sen­ti­mien­tos y la deci­sión que debo tomar para actuar. Bus­can­do algo más com­pren­si­ble, he caí­do en una can­ción de Ben Har­per que dice así: «Opre­sión. Nos atra­pas mien­tras dor­mi­mos. /​Aco­sas al fati­ga­do, al pobre, al débil. /​Opre­sión. No sig­ni­fi­cas más que mal­dad /​des­ple­gan­do tus lar­gos bra­zos. /​Pero, Opre­sión: no deja­ré que te acer­ques /​te ense­ña­ré a temerme».

Ese estri­bi­llo, «Opre­sión: no deja­ré que te acer­ques; te ense­ña­ré a temer­me», me ha traí­do a la memo­ria aquel anti­guo eslo­gan sin­di­ca­lis­ta, de Lyon en los años seten­ta: «Si escu­pié­ra­mos todos jun­tos, les ahogaríamos».

En pleno siglo XXI, en lugar de hacer­lo, nos atragantamos.

La cla­se diri­gen­te, la que nos opri­me como tor­ni­llo de herre­ro, cons­ti­tu­ye una ínfi­ma mino­ría de la pobla­ción. Lo mis­mo a nivel mun­dial que en Eus­kal Herria. Y, pre­ci­sa­men­te por­que son pocos, nece­si­tan que los tra­ba­ja­do­res, pen­sio­nis­tas inclui­dos por supues­to, per­ma­nez­ca­mos domi­na­dos, opri­mi­dos por el mie­do, has­ta lo más ínti­mo de nues­tras conciencias.

Nece­si­tan que pen­se­mos como ellos, que crea­mos que hay que ayu­dar a los ban­cos, y dar­les más y más dine­ro. Quie­ren que tra­gue­mos que los empre­sa­rios bus­can nues­tro bien­es­tar, y que hay que faci­li­tar­les cré­di­tos y aba­ra­tar los des­pi­dos de los tra­ba­ja­do­res. Quie­ren que pen­se­mos que es bueno callar­se, per­ma­ne­cer ante la tele, tra­ba­jar más y cobrar menos; y si no tra­ba­ja­mos, no cobrar nada.

Hacer eso es opri­mir­nos. Opri­mir­nos: ade­más de matar­nos en cár­ce­les y gue­rras, de supri­mir empleos, de reba­jar sala­rios y pen­sio­nes, ade­más de aumen­tar los impues­tos de los más débi­les, es mar­car­nos pau­tas de com­por­ta­mien­to, hacer­nos pasar por su aro. Pre­ten­den man­te­ner el sis­te­ma, el suyo, don­de ellos man­dan, des­de don­de ellos nos gobier­nan, nos opri­men. Por­que gober­nar es oprimir.

Y esta opre­sión, ins­ti­tu­cio­nal, polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social, no sir­ve en abso­lu­to a los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res, lo mis­mo de taller que de ofi­ci­nas. No. Por el con­tra­rio, lo que hace es divi­dir­nos, y pro­cu­rar que no nos demos cuen­ta de quié­nes son nues­tros ver­da­de­ros enemigos.

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta libe­ral nos divi­de. Nos sepa­ra en fun­ción del nivel eco­nó­mi­co, del sexo, de la nacio­na­li­dad, de la raza, de la edad, de la sexua­li­dad. Y a cada gru­po nos opri­me de la mane­ra más apro­pia­da, allí don­de más nos due­le. A algu­nos los com­pri­me de mane­ra abso­lu­ta, con­de­nán­do­los al paro, a la mise­ria o a la cár­cel, de por vida.

Pero el pro­ble­ma más gra­ve de los opri­mi­dos es que cada gru­po no somos cons­cien­tes de la opre­sión del gru­po dife­ren­te, no nos que­re­mos ente­rar de lo que suce­de a los otros, y no nos uni­mos en su lucha. La opre­sión divi­de a los opri­mi­dos. Inclu­so den­tro de un mis­mo gru­po, la dife­ren­te inten­si­dad de opre­sión hace que no una­mos nues­tras fuer­zas. Nues­tra pro­pia divi­sión, ese es nues­tro mayor drama.

Hay mucha gen­te que pien­sa que para salir de la opre­sión a la que nos tie­nen some­ti­dos, lo pri­me­ro que se nece­si­ta es «cam­biar de men­ta­li­dad», o «cam­biar las leyes». Lo que de mane­ra rim­bom­ban­te pre­di­can es que «hay que con­cien­ciar­se». Como si tuvié­se­mos tiem­po para ello.

John Mullen, mili­tan­te del nue­vo par­ti­do anti­ca­pi­ta­lis­ta de la loca­li­dad fran­ce­sa de Agen, dice que «La mejor for­ma de impo­ner cual­quier tipo de cam­bio nece­sa­rio es la lucha y no sólo la edu­ca­ción. La edu­ca­ción que nece­si­ta­mos úni­ca­men­te la encon­tra­mos en la lucha. La impo­ten­cia engen­dra la opre­sión, mien­tras que la diná­mi­ca de un movi­mien­to poten­te la des­tru­ye. Tam­po­co la lógi­ca elec­to­ral obli­ga­rá a un gobierno, aun­que se pro­cla­me de izquier­da, a rea­li­zar cam­bios significativos.

Las luchas más edu­ca­ti­vas, las más efi­ca­ces son las luchas de los tra­ba­ja­do­res. Por­que el cora­zón del sis­te­ma se halla en la pro­duc­ción para el bene­fi­cio, y por con­si­guien­te, el paro de la pro­duc­ción, por medio de la huel­ga es un arma, una herra­mien­ta sin igual».

Las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, las nues­tras, con todos sus defec­tos son hoy más poten­tes que toda otra orga­ni­za­ción de opri­mi­dos, de cual­quier tipo que sea. A nivel del día a día, a lo lar­go de una huel­ga total, se ven con­cre­ta­men­te los intere­ses que nos unen, más allá de las dife­ren­cias que nos opri­men y separan.

El capi­ta­lis­mo libe­ral nos des­tru­ye. Des­tru­ye la vida eco­nó­mi­ca y social que empre­sa­rios y gober­nan­tes pre­ten­den defen­der. Pero ellos sin los tra­ba­ja­do­res no son nada. Noso­tros, úni­ca­men­te noso­tros, somos capa­ces de dete­ner el sis­te­ma y sus abe­rra­cio­nes; de parar esta diná­mi­ca infernal.

La diná­mi­ca de lucha pue­de unir­nos y des­truir la opre­sión con la ener­gía de un movi­mien­to poten­te. Úni­ca­men­te jun­tos, sere­mos suje­tos de nues­tra pro­pia his­to­ria. «¿O entre­ga­re­mos en paz, los logros que en otros momen­tos his­tó­ri­cos cos­ta­ron san­gre?» (Edgar Borges).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *