Entre­vis­tan­do ima­gi­na­ria­men­te a Marx sobre lo tra­ta­do en el capí­tu­lo VIII de “El Capi­tal” (XXIV) Por Nico­lás Urda­ne­ta

¿Cómo res­pon­de el capi­tal ante las que­jas sobre el empo­bre­ci­mien­to físi­co y espi­ri­tual de la vida del obre­ro, sobre la muer­te pre­ma­tu­ra y el tor­men­to del tra­ba­jo exce­si­vo?

¿Qué es lo que la expe­rien­cia reve­la a los capi­ta­lis­tas, en gene­ral? Les reve­la una con­ti­nua super­po­bla­ción; es decir, algo que es super­po­bla­ción si se la rela­cio­na con las nece­si­da­des actua­les de explo­ta­ción del capi­tal, aun­que en reali­dad se tra­ta de una corrien­te for­ma­da por toda una serie de gene­ra­cio­nes huma­nas empo­bre­ci­das, pre­ma­tu­ra­men­te cadu­cas, que se des­pla­zan rápi­da­men­te las unas a las otras y que se arran­can antes de madu­rar, por decir­lo así. Cier­to es que lo que la expe­rien­cia reve­la al obser­va­dor cons­cien­te de la otra ban­da es cuán ace­le­ra­da y pro­fun­da­men­te ha mor­di­do en las raí­ces vita­les de las ener­gías del pue­blo la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, que, his­tó­ri­ca­men­te con­si­de­ra­da, data casi de ayer, como la dege­ne­ra­ción de la pobla­ción indus­trial sólo logra amor­ti­guar­se gra­cias a la absor­ción con­ti­nua de ele­men­tos vita­les pri­mi­ge­nios del cam­po y cómo has­ta los obre­ros cam­pe­si­nos, a pesar del aire libre y del prin­ci­pio de la selec­ción natu­ral, que rei­na entre ellos de un modo omni­po­ten­te, no dejan­do pros­pe­rar sino a los indi­vi­duos más vigo­ro­sos, comien­zan ya a cadu­car. El capi­tal, que tie­ne “tan­tas y tan fun­da­das razo­nes” para negar las tor­tu­ras de la gene­ra­ción tra­ba­ja­do­ra que le rodea, no se sien­te con­te­ni­do en sus movi­mien­tos prác­ti­cos ante la pers­pec­ti­va de que la huma­ni­dad lle­gue un día a pudrir­se, ni ante la cur­va de des­po­bla­ción que a la pos­tre nadie podrá dete­ner; todo esto le tie­ne tan sin cui­da­do como la posi­bi­li­dad de que la tie­rra lle­gue algún día a estre­llar­se con el sol. Todos los que espe­cu­lan con accio­nes saben que algún día ten­drá que esta­llar la tor­men­ta, pero todos con­fían en que esta­lla­rá sobre la cabe­za del vecino, des­pués que ellos hayan reco­gi­do y pues­to a buen recau­do la llu­via de oro. Des­pués de mí, el dilu­vio: tal es el gri­to y el lema de todos los capi­ta­lis­tas y de todas las nacio­nes de capi­ta­lis­tas. Por eso al capi­tal se le da un ble­do de la salud y la dura­ción de la vida del obre­ro, a menos que la socie­dad le obli­gue a tomar­las en con­si­de­ra­ción. A las que­jas sobre el empo­bre­ci­mien­to físi­co y espi­ri­tual de la vida del obre­ro, sobre la muer­te pre­ma­tu­ra y el tor­men­to del tra­ba­jo exce­si­vo, el capi­tal res­pon­de: ¿por qué va a ator­men­tar­nos este tor­men­to que es para noso­tros fuen­te de pla­cer (de ganan­cia)? Ade­más, todo eso no depen­de, en gene­ral, de la bue­na o mala volun­tad de cada capi­ta­lis­ta. La libre con­cu­rren­cia impo­ne al capi­ta­lis­ta indi­vi­dual, como leyes exte­rio­res inexo­ra­bles, las leyes inma­nen­tes de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta.

Apo­rrea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *