El mazo y la can­te­ra – Jesús Gon­za­lez, Gura­soak

En el tor­be­llino de noti­cias que dia­ria­men­te ocu­pan los espa­cios infor­ma­ti­vos de todos los medios, nos pare­ce que la pre­sen­ta­ción del libro «El mazo y la Can­te­ra», de Julen Arzua­ga, edi­to­rial Txa­la­par­ta, no ha teni­do el eco que mere­ce, y tra­ta de un asun­to que por otro lado ha hecho correr ríos de tin­ta duran­te muchos años y que por des­gra­cia toda­vía resul­ta de actua­li­dad

Des­de La aso­cia­ción Gura­soak con­si­de­ra­mos que con la publi­ca­ción de este libro que­da defi­ni­ti­va­men­te refor­za­do nues­tro empe­ño y uno de los obje­ti­vos fun­da­men­ta­les que nos pro­pu­si­mos con la cons­ti­tu­ción de nues­tra aso­cia­ción: dar a cono­cer a la socie­dad la per­se­cu­ción a la que esta sien­do some­ti­da una par­te impor­tan­te de la juven­tud vas­ca y los méto­dos que se están uti­li­zan­do con­tra los jóve­nes.

Los miem­bros de la aso­cia­ción Gura­soak, madres y padres de jóve­nes que han sufri­do las con­se­cuen­cias de esa per­se­cu­ción, no somos más que una peque­ña par­te de esos cien­tos de fami­lias que han sido gol­pea­das por la repre­sión del Esta­do espa­ñol, la pun­ta de un ice­berg de sufri­mien­to que se ha ido acu­mu­lan­do a lo lar­go de sus cator­ce años de su exis­ten­cia. Fami­lias que con­for­ma­mos un amplio aba­ni­co socio-eco­nó­mi­co y polí­ti­co y que, sin aca­bar de creér­nos­lo, nos enfren­ta­mos en su día a una situa­ción que cam­bió nues­tras vidas por com­ple­to y para siem­pre.

Resul­ta muy duro vivir con per­so­nas tan cer­ca­nas como nues­tros pro­pios hijos e hijas una expe­rien­cia que cam­bió no sólo nues­tra vida, sino tam­bién nues­tra per­cep­ción de con­cep­tos bási­cos como los dere­chos huma­nos, la ley, la jus­ti­cia, etc.; del fun­cio­na­mien­to de ins­ti­tu­cio­nes que se auto­pro­cla­man demo­crá­ti­cas, garan­tis­tas de los dere­chos de los ciu­da­da­nos… y com­pro­ba­mos en noso­tros mis­mos que «la res­pues­ta exa­cer­ba­da del Esta­do» a las accio­nes que les impu­taban real­men­te era un eufe­mis­mo uti­li­za­do por los mis­mos que a cual­quie­ra de esas accio­nes deno­mi­na­ban terro­ris­tas.

Es indes­crip­ti­ble el mie­do, la impo­ten­cia y la rabia que se sien­te cuan­do asal­tan tu casa enca­pu­cha­dos arma­dos has­ta los dien­tes, sacan a tu hijo o hija y te lo devuel­ven macha­ca­do y en medio de la más abso­lu­ta inde­fen­sión impu­tado en suma­rios que harían tem­blar a los más duros delin­cuen­tes.

Todo ello con la cober­tu­ra de un des­plie­gue mediá­ti­co que se limi­ta a airear las ver­sio­nes poli­cia­les sin res­pe­tar un dere­cho tan bási­co como es la pre­sun­ción de ino­cen­cia.

Cree­mos que la uti­li­za­ción de esas viven­cias que hace el autor en el libro y su con­tex­tua­li­za­ción socio­po­lí­ti­ca nos ayu­da­rá, a noso­tros y a la socie­dad en gene­ral, a enten­der una tra­ge­dia que des­de hace dema­sia­do tiem­po esta­mos sufrien­do per­so­nas y fami­lias ente­ras y se está desa­rro­llan­do en este pue­blo sin que nues­tro entorno social, arras­tra­do por la ruti­na y la des­in­for­ma­ción, sea capaz de per­ci­bir y valo­rar en su jus­ta dimen­sión.

A con­ti­nua­ción, que­re­mos reme­mo­rar un tex­to que escri­bi­mos ante el jui­cio que se cele­bró en la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la el 20 de diciem­bre de 2004 con­tra sie­te jóve­nes, con una peti­ción fis­cal de 31 años para cada uno de ellos.

«No nos con­ven­ce­rán de la cul­pa­bi­li­dad de los jóve­nes, ni de la jus­te­za de sus con­de­nas, y con­ti­nua­re­mos denun­cian­do todas las irre­gu­la­ri­da­des que se están come­tien­do con­tra ellos y la hipo­cre­sía de una cla­se polí­ti­ca cóm­pli­ce que, en vez de ofre­cer solu­cio­nes a los pro­ble­mas de fon­do, se dedi­can a mon­tar un día sí y otro tam­bién sus espec­tácu­los par­ti­cu­la­res en defen­sa de los dere­chos huma­nos.

Segui­re­mos tra­ba­jan­do para aca­bar con la impu­ni­dad de los tor­tu­ra­do­res, la par­cia­li­dad de los jue­ces de la Audien­cia Nacio­nal y la pseu­do-lega­li­dad que les per­mi­te apli­car sus méto­dos e impo­ner con­de­nas exor­bi­ta­das con­cul­can­do los dere­chos más ele­men­ta­les de los impu­tados».

Tam­bién que­re­mos recor­dar a tres per­so­nas entra­ña­bles para noso­tros y que para siem­pre que­da­rán liga­dos a la peque­ña his­to­ria de Guraoak: Angel Berrue­ta, Kontxi San­chiz y el juez Joa­quín Nava­rro. Leyen­do el libro sabréis por qué lo hace­mos.

Fuen­te: gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *