Cues­tio­nar la ver­sión ofi­cial sobre Anza «legi­ti­ma el terro­ris­mo» – Iña­ki Iriondo

El PSE y el PP impi­die­ron ayer que el Par­la­men­to de Gas­teiz expre­sa­ra «su preo­cu­pa­ción por las muy extra­ñas cir­cuns­tan­cias de la des­apa­ri­ción y muer­te de Jon Anza» y deman­da­rá «una inves­ti­ga­ción exhaus­ti­va» de las auto­ri­da­des fran­ce­sas y de orga­nis­mos inde­pen­dien­tes, tal y como soli­ci­ta­ban Ara­lar y EA con el apo­yo del PNV. Quie­nes vota­ron en con­tra lo expli­ca­ron por su con­fian­za en los tri­bu­na­les y en los esta­dos de dere­cho tan­to fran­cés como español.

Pese a reco­no­cer que hay ele­men­tos «mis­te­rio­sos» y «fallos a dife­ren­tes nive­les» en la des­apa­ri­ción y muer­te de Jon Anza, PSE y PP, con el apo­yo del repre­sen­tan­te de UPyD, se nega­ron a soli­ci­tar que la cues­tión sea inves­ti­ga­da por la jus­ti­cia y que, al poder estar impli­ca­dos apa­ra­tos de los esta­dos fran­cés y espa­ñol, se aña­da tam­bién una inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te. La razón de fon­do fue que soli­ci­tar este tipo de inves­ti­ga­cio­nes supo­nía sem­brar la des­con­fian­za sobre las auto­ri­da­des fran­ce­sas, las FSE espa­ño­las y sobre ambos esta­dos de derecho.

Ara­lar había pre­sen­tan­do la pro­pues­ta, que fue enmen­da­da por EA. Entre ambos gru­pos lle­ga­ron a un tex­to con­jun­to en el que el Par­la­men­to mos­tra­ba «su preo­cu­pa­ción por las muy extra­ñas cir­cuns­tan­cias de la des­apa­ri­ción y muer­te de Jon Anza» y soli­ci­ta­ba que las inves­ti­ga­cio­nes lle­ga­ran has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias y se depu­ra­ran res­pon­sa­bi­li­da­des. El PNV se sumó a las peticiones.

La por­ta­voz de Ara­lar, Ain­tza­ne Eze­na­rro, expu­so los pun­tos oscu­ros del caso, las muchas inte­rro­gan­tes abier­tas y recor­dó que la fami­lia de Jon Anza toda­vía no ha podi­do hacer­se car­go del cadá­ver. Insis­tió en que la pro­pues­ta no pre­ten­día «hacer ase­ve­ra­cio­nes» sobre las cau­sas de su des­apa­ri­ción y muer­te sino «plan­tear pre­gun­tas» que requie­ren respuestas.

En tér­mi­nos simi­la­res se expre­só tam­bién el por­ta­voz del PNV, Jose­ba Egi­bar, quien recor­dó que la his­to­ria recien­te de Eus­kal Herria reco­ge casos gra­ves que tuvie­ron un ini­cio simi­lar en Ipa­rral­de. Por eso con­si­de­ró que tan­to PSE como PP debe­rían estar intere­sa­dos tam­bién en que se investigara.

Dudar legi­ti­ma al terrorismo

Sin embar­go, PSE y PP enten­die­ron que hacién­do­se pre­gun­tas sobre lo que le había ocu­rri­do a Jon Anza y dudan­do de la ver­sión ofi­cial lo que se hacía es exten­der la «des­con­fian­za sobre el Esta­do de Derecho».

Y, lle­ga­dos a ese pun­to, el par­la­men­ta­rio del PSE Jesús Loza dio un sal­to más. «Supo­ne lisa y lla­na­men­te la des­le­gi­ti­ma­ción de las ins­ti­tu­cio­nes judi­cia­les y con ellas la del pro­pio Esta­do de Dere­cho como ele­men­to sus­tan­cia de cual­quier demo­cra­cia, algo muy gra­ve siem­pre y más aquí, aho­ra y en rela­ción con el terro­ris­mo». Y aña­dió que «la des­le­gi­ti­ma­ción del Esta­do de Dere­cho en estos asun­tos supo­ne un legi­ti­ma­ción indi­rec­ta del terrorismo».

Ain­tza­ne Eze­na­rro le res­pon­dió que esa afir­ma­ción, que figu­ra­ba tam­bién en el «Plan de Con­vi­ven­cia», no tie­ne «ni pies ni cabeza».

Nin­gún gru­po se sumó a la apo­lo­gía de Garzón

Pese a que por la tar­de el PSE se eri­gió en un gran defen­sor de la jus­ti­cia y los tri­bu­na­les, por la maña­na pre­sen­tó una ini­cia­ti­va en el que con­si­de­ra­ba «ofen­si­vo para la dig­ni­dad demo­crá­ti­ca que el juez Bal­ta­sar Gar­zón va a sen­tar­se en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos» por una deci­sión adop­ta­da nada menos que por el Tri­bu­nal Supre­mo. Su por­ta­voz, Mikel Unza­lu, pidió a la Cáma­ra que apo­ya­ra al juez, reco­no­cien­do su «ser­vi­cio a la demo­cra­cia» y su con­tri­bu­ción al «asen­ta­mien­to de las liber­ta­des y del Esta­do de Dere­cho». Aun­que inten­tó ade­re­zar la pro­pues­ta con pro­cla­mas anti­fran­quis­tas, nin­gún gru­po se sumó a la apo­lo­gía de Garzón.

PNV, Ara­lar y EA expu­sie­ron duras crí­ti­cas al juez que, en pala­bras de Jesús Mari Larra­za­bal, «ha hecho mucho daño». Mikel Basa­be dudó de que real­men­te qui­sie­ra inves­ti­gar los crí­me­nes del fran­quis­mo por­que dejó pasar varias opor­tu­ni­da­des. E Iñi­go Itu­rra­te, del PNV, recor­dó que en el 96 Rubal­ca­ba acu­só al juez de dic­tar «autos políticos».

fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.