Mili­cias y comu­ni­ca­do­res popu­la­res – Miguel Ugas

Deter­mi­na­ción de ser libres y sobe­ra­nos

Des­de hace 200 años el pue­blo vene­zo­lano tie­ne la deter­mi­na­ción de ser libre y sobe­rano. En los albo­res de la Patria una gene­ra­ción de hom­bres y muje­res extraordinarios(as), lide­ra­dos por Bolí­var y una plé­ya­de de pró­ce­res liber­ta­rios, opta­ron por cons­truir la sobe­ra­nía nacio­nal a cos­ta de los más gran­des sacri­fi­cios en los que, inclu­so, per­der la vida no era nada excep­cio­nal; en esa ges­ta por la inde­pen­den­cia y de rup­tu­ra del domi­nio espa­ñol cer­ca de dos ter­cios de la pobla­ción vene­zo­la­na de aquel enton­ces fue exter­mi­na­da o emi­gra­da de sue­lo patrio… pero se alcan­zó la liber­tad y la inde­pen­den­cia nacio­nal.

Fui­mos libres como país aún cuan­do se con­ser­va­ban los gri­lle­tes de la explo­ta­ción y los meca­nis­mos de la expo­lia­ción social. Esta situa­ción nos lle­vó a per­der en los cami­nos de la his­to­ria y de la geo­po­lí­ti­ca mun­dial la con­di­ción de nación sobe­ra­na y, más aún, la aspi­ra­ción de socie­dad capaz de satis­fa­cer las nece­si­da­des popu­la­res; la ausen­cia de una cla­se diri­gen­te, pos­te­rior a la inde­pen­den­tis­ta, capaz de enca­mi­nar al país por un derro­te­ro de avan­ce social y de dig­ni­dad nacio­nal, nos con­du­jo duran­te lar­gas déca­das al tris­te y lamen­ta­ble retorno de país semi­co­lo­nial some­ti­do a los desig­nios del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se.

Alter­na­ti­va socia­lis­ta

En estos momen­tos de reim­pul­so boli­va­riano, lide­ra­do por el coman­dan­te Chá­vez, vuel­ve otra vez el fue­lle com­ba­ti­vo y liber­ta­rio del pue­blo vene­zo­lano dis­pues­to, aho­ra si, a con­cre­tar la obra de la rege­ne­ra­ción de la Patria, rei­vin­di­ca­do­ra de las pre­te­ri­das aspi­ra­cio­nes socia­les de las amplias mayo­rías nacio­na­les e impul­so­ra de la pro­pues­ta de la inte­gra­ción nues­tro-ame­ri­ca­na como con­di­ción fun­da­men­tal para alcan­zar un esta­dio de desa­rro­llo humano, socia­lis­ta y eco­ló­gi­co que nos per­mi­ta vivir en paz y armo­nía con la natu­ra­le­za, con la Pacha Mama, y en equi­li­brio con todos los pue­blos del mun­do.

Cada día se hace más cla­ro que estos obje­ti­vos solo serán posi­bles en la medi­da que avi­zo­re­mos al socia­lis­mo, en sus varia­das acep­cio­nes, como la alter­na­ti­va efec­ti­va para el avan­ce inte­gral de la socie­dad huma­na y como con­tra­po­si­ción al sis­te­ma de vida capi­ta­lis­ta, con­su­mis­ta y depre­da­dor que por su pro­pia natu­ra­le­za se ha cons­ti­tui­do en la mas gran­de ame­na­za para la exis­ten­cia del pla­ne­ta tie­rra.

Ase­dio comu­ni­ca­cio­nal impe­rial

Mate­ria­li­zar esta inmen­sa tarea, con­cre­tar la obra rege­ne­ra­do­ra nos obli­ga a pre­pa­rar­nos polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, tec­no­ló­gi­ca y cul­tu­ral­men­te y, por supues­to, mili­tar y comu­ni­ca­cio­nal­men­te, pues es obje­ti­va­men­te demos­tra­ble que quie­nes se opo­nen al avan­ce de los pue­blos, a la sobe­ra­nía de las nacio­nes, es decir, el impe­ria­lis­mo y sus acó­li­tos no des­can­san en su afán de ata­car y oro­dar los esfuer­zos inde­pen­den­tis­tas de los paí­ses explo­ta­dos.

En nues­tro caso el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano, ha esta­do some­ti­do al más impla­ca­ble de los ase­dios por par­te del impe­ria­lis­mo y sus laca­yos loca­les y el lider del pro­yec­to boli­va­riano, el coman­dan­te Chá­vez, ha sido obje­to del más abyec­to ata­que comu­ni­ca­cio­nal.

Nues­tro país, en estos 11 años de gobierno boli­va­riano ha pade­ci­do un ase­cho cons­tan­te en todos los ámbi­tos de la vida; hemos esta­do bajo el influ­jo de una gue­rra decla­ra­da no ofi­cia­li­za­da en la que el impe­rio esta­dou­ni­den­se hace uso de todos sus recur­sos a fin de doble­gar el ímpe­tu revo­lu­cio­na­rio de nues­tro pue­blo.

Pero, en esta eta­pa de la con­fron­ta­ción nación vene­zo­la­na – impe­rio, es en la esfe­ra comu­ni­ca­cio­nal don­de se ha pues­to el acen­to; todo el apa­ra­ta­je mediá­ti­co – comu­ni­ca­cio­nal impe­rial ha sido vol­ca­do al ata­que en con­tra del país. Sus agen­cias tras­na­cio­na­les de la noti­cia y la infor­ma­ción, sus medios impre­sos audio­vi­sua­les y digi­ta­les, su pode­ro­sa indus­tria cul­tu­ral y del entre­te­ni­mien­to, en fin, todos sus apres­tos ideo­ló­gi­cos – comu­ni­ca­cio­na­les apun­ta­la­dos en las empre­sas pri­va­das mediá­ti­cas loca­les han sido orien­ta­das al bom­bar­deo sis­te­má­ti­co de la men­te de cada uno de los vene­zo­la­nos y a la psi­quis colec­ti­va nacio­nal.

Como pue­blo esta­mos bajo el fue­go cru­za­do de la cohe­te­ría mediá­ti­ca impe­rial. Es un bom­bar­deo que no cesa ni un ins­tan­te, es una gue­rra no con­ven­cio­nal que, ampa­ra­da en las sacro­san­tas liber­tad de empre­sa y liber­tad de expre­sión, repro­du­ce cons­tan­te­men­te los valo­res inhe­ren­tes al sis­te­ma capi­ta­lis­ta y pro­yec­ta los más nega­ti­vos men­sa­jes sobre la ges­tión del gobierno boli­va­riano.

Cier­ta­men­te ‚el Esta­do, el gobierno y el pue­blo boli­va­riano hemos res­pon­di­do y esta­mos res­pon­dien­do a esta gue­rra ideo­ló­gi­ca – comu­ni­ca­cio­nal, y los resul­ta­dos inme­dia­tos no dejan de ser posi­ti­vos y hala­ga­do­res; los adver­sa­rios han sido derro­ta­dos en varias con­fron­ta­cio­nes polí­ti­co – elec­to­ra­les y la mayo­ría de nues­tro pue­blo con­ti­núa sien­do recep­ti­vo al men­sa­je libe­ra­dor; con­tar con ese insig­ne comu­ni­ca­dor como lo es el coman­dan­te Chá­vez es, sin duda, un aval y un recur­so de mucha sig­ni­fi­ca­ción.

Cons­truc­ción de la hege­mo­nía cul­tu­ral

Pero, evi­den­te­men­te, que el tra­ba­jo empren­di­do has­ta aho­ra no bas­ta, la cons­truc­ción de la hege­mo­nía cul­tu­ral toda­vía esta a medio camino y la inci­den­cia polí­ti­ca – ideo­ló­gi­ca de los enemi­gos de la revo­lu­ción al cabo de 11 años de gobierno boli­va­riano con­ti­núa gra­vi­tan­do sobre una por­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la socie­dad vene­zo­la­na, alre­de­dor del 40%, que inclu­ye sec­to­res popu­la­res.

Por ello, la ini­cia­ti­va de vin­cu­lar mili­cia boli­va­ria­na, es decir, pue­blo en armas sin menos­ca­bo de la iden­ti­dad popu­lar de la mayo­ría de los inte­gran­tes pro­fe­sio­na­les de los otros com­po­nen­tes de la Fuer­za Arma­da Boli­va­ria­na, y comu­ni­ca­do­res popu­la­res, alter­na­ti­vos y comu­ni­ta­rios, seña­la una orien­ta­ción alta­men­te posi­ti­va y de un gran sen­ti­do estra­té­gi­co.

Gue­rra popu­lar comu­ni­ca­cio­nal

La expe­rien­cia his­tó­ri­ca de las luchas de los pue­blos que han com­ba­ti­do, resis­ti­do y derro­ta­do a los impe­ria­lis­mos de antes y de aho­ra (gue­rras anti­na­po­leó­ni­cas en Espa­ña, las gue­rras inde­pen­den­tis­tas de Amé­ri­ca del Sur, los par­ti­sa­nos ita­lia­nos, las luchas anti­na­zis­tas yugoes­la­vas, las luchas de libe­ra­ción de Chi­na, Arge­lia, Cuba Viet­nam, Irak, Afga­nis­tán, etc.) nos indi­ca que la estra­te­gia a desa­rro­llar, adap­ta­da a las con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res de cada país, es la gue­rra popu­lar, la gue­rra del todo el pue­blo.

Pues bien, tam­bién, en la esfe­ra comu­ni­ca­cio­nal, para enfren­tar la gue­rra mediá­ti­ca, comu­ni­ca­cio­nal e impe­ria­lis­ta que le han impues­to a nues­tro pue­blo hay que hacer aco­pio de la gue­rra popu­lar comu­ni­ca­cio­nal; más que la acción de gue­rri­lle­ros comu­ni­ca­cio­na­les lo que esta plan­tea­do es inte­grar al pue­blo boli­va­riano al queha­cer comu­ni­ca­cio­nal; a mul­ti­pli­car por dece­nas de miles las expre­sio­nes comu­ni­ca­cio­na­les del pue­blo (des­de las más sofis­ti­ca­das tec­no­ló­gi­ca­men­te has­ta las más arte­sa­na­les); que los medios alter­na­ti­vos y comu­ni­ta­rios pulu­len en todos los ins­ter­ti­cios de la socie­dad; que se asu­ma que la comu­ni­ca­ción más que la acción de com­pa­trio­tas estre­llas es la prác­ti­ca de un pue­blo que se eri­ge como suje­to de la comu­ni­ca­ción o, mejor dicho, como suje­to polí­ti­co tam­bién en la esfe­ra comu­ni­ca­cio­nal. Así a pesar del bom­bar­deo mediá­ti­co impe­rial no entra­ría ni “coqui­to” en la men­te de los vene­zo­la­nos.

La con­jun­ción de los esfuer­zos y de los recur­sos de las mili­cias y de los comu­ni­ca­do­res popu­la­res, pre­sen­tes ambos acto­res en todo el país, la dis­ci­pli­na de unas y los cono­ci­mien­tos espe­cí­fi­cos de otros, el com­pro­mi­so y la dis­po­si­ción de ambos es la mejor sim­bio­sis para dar la bata­lla de la ideas en defen­sa del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano.

Des­de nues­tro enfo­que la alian­za – mili­cias boli­va­ria­nas y medios alter­na­ti­vos y comu­ni­ta­rios o comu­ni­ca­do­res popu­la­res – que se esta enhe­bran­do es la géne­sis de la gue­rra popu­lar comu­ni­ca­cio­nal o, expre­sa­do de otra mane­ra, es la res­pues­ta acer­ta­da a la gue­rra mediá­ti­ca impe­ria­lis­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *