Un mal arre­glo sin acuer­do – Iña­ki Iriondo

El Gobierno cree que habien­do sal­va­do el recha­zo fron­tal del PNV podrá hacer una apli­ca­ción más «pací­fi­ca» del plan en las escue­las, mien­tras los jel­tza­les insis­ten en que no es su plan, pero se apun­tan logros como el de que se garan­ti­ce la auto­no­mía de cada centro.

No ha habi­do acuer­do entre el Gobierno de López y el PNV sobre el plan. Todo ha que­da­do en un arre­glo enre­da­do por el hecho de que al no haber una vota­ción sobre el tex­to, toda la nego­cia­ción, y por lo tan­to su mate­ria­li­za­ción, se ha sali­do de la orto­do­xia acostumbrada.

El des­en­la­ce de las nego­cia­cio­nes entre el Gobierno-PSE y el PNV sobre el plan «Con­vi­ven­cia Demo­crá­ti­ca y Des­le­gi­ti­ma­ción de la Vio­len­cia» pue­de resul­tar cho­can­te. La con­se­je­ra de Edu­ca­ción, Isa­bel Celaá, encon­tró la fór­mu­la del «acuer­do sufi­cien­te». El por­ta­voz par­la­men­ta­rio jel­tza­le, Jose­ba Egi­bar, repli­có que «hay acuer­do en lo que hay acuer­do, pero no hay acuer­do en el plan». Des­de el PSE José Anto­nio Pas­tor inten­tó expli­car que ellos ven la bote­lla medio lle­na y el PNV medio vacía, pero que la can­ti­dad de líqui­do que hay es el mis­mo. Para enre­dar un poco más la made­ja, el pre­si­den­te del EBB, Iñi­go Urku­llu, dijo ayer que el plan resul­ta «satis­fac­to­rio» para su par­ti­do «en lo que afec­ta al sis­te­ma edu­ca­ti­vo», pero pre­ci­só que como plan de paz «es mejo­ra­ble y per­fec­ti­ble». Dis­pues­to a echar leña al fue­go, el secre­ta­rio gene­ral del PP de la CAV, Iña­ki Oyar­zá­bal, sen­ten­ció que el PNV «no estu­vo a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias en la lucha con­tra el terro­ris­mo cuan­do gober­nó y no lo está en la opo­si­ción». Y la por­ta­voz del Eje­cu­ti­vo auto­nó­mi­co, Idoia Men­dia, resal­tó que este plan ten­drá un con­sen­so mayor que el ante­rior, que se ajus­ta tan­to a sus prin­ci­pios fun­da­men­ta­les como a las peti­cio­nes que les había hecho lle­gar Iñi­go Urku­llu y que, por lo tan­to, «el PNV ten­drá que expli­car por qué no lo acepta».

La solu­ción de este gali­ma­tías se encuen­tra, entre otras cosas, en la fór­mu­la de tra­mi­ta­ción del plan, que no exi­ge vota­ción y, por lo tan­to, per­mi­te arre­glos en los cua­les cada par­te pue­de hacer su pro­pio catá­lo­go de pros y con­tras de los que acen­tua­rá aque­llo que con­si­de­re más apro­pia­do para sus intereses.

En este caso, pue­de decir­se que el Gobierno ha con­se­gui­do que el plan pue­da apro­bar­se sin tener el recha­zo fron­tal del PNV, inter­pre­tan­do que así con­se­gui­rá una apli­ca­ción «más pací­fi­ca» del mis­mo en las escue­las. Entre tan­to, el PNV insis­te en que este no es su plan, que está «des­en­fo­ca­do», pero pre­sen­ta como una vic­to­ria pro­pia el que se haya reco­no­ci­do la vali­dez del plan del Eje­cu­ti­vo ante­rior, que se haya aten­di­do a deman­das del Con­se­jo Esco­lar y, sobre todo, que se reco­noz­ca la auto­no­mía de cada cen­tro a la hora de poner en prác­ti­ca aspec­tos del plan tan espi­no­sos como la for­ma de tras­la­dar los tes­ti­mo­nios de víc­ti­mas a las aulas.

A la espe­ra de cono­cer el docu­men­to en su inte­gri­dad para ana­li­zar­lo más en pro­fun­di­dad, lo que sí pue­de ade­lan­tar­se es que la ges­tión de su redac­ción ha sido nefas­ta y que, por lo que se sabe de él, nace ya sien­do vie­jo. El pri­mer borra­dor pre­sen­ta­do por el Gobierno con el vis­to bueno del PP par­tía de la «estra­te­gia anti­te­rro­ris­ta» del Pac­to gober­nan­te, que pre­ten­de aca­bar no sólo con la vio­len­cia de ETA sino, sobre todo, con sus obje­ti­vos polí­ti­cos. En cohe­ren­cia con esa posi­ción, la pre­sen­ta­ción del tex­to a los gru­pos par­la­men­ta­rios la hizo el con­se­je­ro de Inte­rior, Rodol­fo Ares, y su expli­ca­ción a los medios corrió a car­go del núcleo duro de Lehen­da­ka­ritza, que insis­tió en que este plan sus­ti­tuía al del Eje­cu­ti­vo ante­rior. Su implan­ta­ción se pre­sen­tó sin disi­mu­lo como una «deci­sión polí­ti­ca», mien­tras que a la par el pre­si­den­te del PP de la CAV, Anto­nio Basa­goi­ti, lan­za­ba a los cua­tro vien­tos la idea de que el plan se apro­ba­ría «sí o sí».

La pri­me­ra lec­ción que el Gabi­ne­te de López pudo sacar de su arran­que con este plan es que tener ase­gu­ra­da la mayo­ría de esca­ños en el Par­la­men­to de Gas­teiz no garan­ti­za la acep­ta­ción social de su doc­tri­na. El plan se encon­tró con el recha­zo fron­tal de todos los gru­pos de la opo­si­ción y de la mayo­ría de los sin­di­ca­tos de la Edu­ca­ción, y con una lec­tu­ra muy crí­ti­ca del Con­se­jo Esco­lar de Euskadi.

En esas con­di­cio­nes, el Gobierno nece­si­ta­ba limar aspe­re­zas. Pri­me­ro tuvo que hacer un reajus­te interno. La batu­ta pasó del área de Inte­rior a la de Edu­ca­ción y se abrió una vía de nego­cia­ción con el PNV, par­ti­do mayo­ri­ta­rio en la Cáma­ra autonómica.

La nego­cia­ción, pro­ba­ble­men­te, nun­ca tuvo el obje­ti­vo de lograr un acuer­do sobre un tex­to con­sen­sua­do que las par­tes refren­da­ran con su fir­ma a pie de pági­na. El Gobierno nece­si­ta­ba reba­jar el recha­zo polí­ti­co fron­tal del con­jun­to del aber­tza­lis­mo e inten­tar garan­ti­zar­se una apli­ca­ción más tran­qui­la del plan en las aulas. El PNV dio mues­tras al prin­ci­pio de estar incó­mo­do en la opo­si­ción radi­cal en una mate­ria que afec­ta­ba a «las víc­ti­mas» y des­pués pasó a argu­men­tar que, ya que el plan iba a apro­bar­se «sí o sí», era con­ve­nien­te sal­var unos míni­mos como los defen­di­dos por el Con­se­jo Escolar.

A par­tir de ahí, toda la nego­cia­ción ha teni­do mucho de «gue­rra mediá­ti­ca», en la que han que­da­do paten­tes las caren­cias que el PNV tie­ne en este cam­po des­de que per­dió el con­trol de EITB.

El arre­glo alcan­za­do, al final, se intu­ye malo. Por­que, como reco­no­ce el PNV, par­te de una visión uni­la­te­ral de la reali­dad y la his­to­ria de este país, y los vicios de ori­gen no son fáci­les de corre­gir. Aun­que siem­pre que­da­rá el recur­so al «pase foral» en las escuelas.

fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.