Kutxa: «core» o «cuo­re», el cora­zón par­ti­do – Ino Gal­par­so­ro y Jose Arrie­ta Con­se­je­ros de Kutxa, alcal­de­sa de Arra­sa­te y miem­bro de Bana­tuz

Hemos esta­do, esta­mos y esta­re­mos dis­pues­tos a acor­dar ese cam­bio de rum­bo por­que esta­mos con­ven­ci­dos de que otro mode­lo eco­nó­mi­co no sólo es desea­ble, sino posi­ble, y en ello nos vamos a empe­ñar. Las cajas de aho­rro vas­cas pue­den ser la pun­ta de lan­za de un sis­te­ma finan­cie­ro para Eus­kal Herria, y des­de un mode­lo social pue­den ser­vir para ayu­dar a salir de la cri­sis a este país

El pre­si­den­te de Kutxa ha pre­sen­ta­do, vía articu­lo de opi­nión, una nue­va visión de Kutxa y unos prin­ci­pios que, de cum­plir­los, nos podrían acer­car a lo que algu­nos veni­mos recla­man­do duran­te tan­to tiem­po de Kutxa y el res­to de cajas vas­cas, a los valo­res y obje­ti­vos que die­ron lugar a las mis­mas. Un mode­lo social y una apues­ta fir­me y deci­di­da por el desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co de este país, reco­gi­do en los pro­pios esta­tu­tos.

Si ese artícu­lo es el prin­ci­pio del cam­bio y no se que­da en mera pala­bre­ría, que nadie dude que va a encon­trar en los repre­sen­tan­tes de la izquier­da aber­tza­le un apo­yo impor­tan­te en Kutxa. Pero si sólo es un dis­cur­so para la gale­ría, que no dude que nos vol­ve­rá a tener enfren­te.

Hoy la situa­ción de Kutxa y el res­to de cajas vas­cas, según nos dicen, no es la mis­ma que la de otras del Esta­do. Afir­man que tie­nen un capi­tal sóli­do, gran sol­ven­cia y ren­ta­bi­li­dad, pará­me­tros eco­nó­mi­cos que las sitúan «bien» pero que a su vez les han lle­va­do a olvi­dar­se de plan­tea­mien­tos éti­cos, a la fal­ta de con­trol y a aban­do­nar sus orí­ge­nes. Se apun­ta­ron al carro del bene­fi­cio sin impor­tar­les dón­de ni a cos­ta de qué, y eso les ha lle­va­do a caer en los peli­gro­sos «jue­gos» que han gene­ra­do la actual cri­sis.

Nadie pue­de olvi­dar cómo, no hace tan­to, Kutxa se ha vis­to inmer­sa en una serie de ope­ra­cio­nes inmo­bi­lia­rias espe­cu­la­ti­vas en el Levan­te espa­ñol, ope­ra­cio­nes «oscu­ras», con «ami­gos» nada desea­bles que, de paso, han mer­ma­do los resul­ta­dos de Kutxa al tener que dedi­car ingen­tes can­ti­da­des de los mis­mos a pro­vi­sio­nes. Por otro lado, su expan­sión en el Esta­do espa­ñol, don­de ya tie­ne más ofi­ci­nas que en Eus­kal Herria, ha gene­ra­do igual­men­te pér­di­das sin nin­gu­na nece­si­dad.

Sir­van estas líneas para aplau­dir, si de ver­dad se pro­du­ce, ese cam­bio de rum­bo, pero nece­si­ta­mos hechos. Des­gra­cia­da­men­te, no pode­mos creer­le dema­sia­do, pues cuan­do ha teni­do opor­tu­ni­dad de abrir las puer­tas de Kutxa a la demo­cra­ti­za­ción de todos sus órga­nos y a la plu­ra­li­dad, quien aho­ra dice pala­bras boni­tas ha actua­do jus­to en sen­ti­do con­tra­rio.

Des­de el PNV, que diri­ge y con­tro­la Kutxa, han pre­fe­ri­do man­te­ner su posi­ción de fuer­za en el Con­se­jo de Admi­nis­tra­ción y la Comi­sión de Con­trol, pese a que han per­di­do la mayo­ría que tenían en la Asam­blea Gene­ral. Aho­ra tie­nen 24 de los 100 con­se­je­ros y con­se­je­ras, mien­tras que la izquier­da aber­tza­le cuen­ta con 21, pese al apartheid polí­ti­co que le res­ta repre­sen­ta­ción, y se han nega­do a la repre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal en todos los órga­nos. Pese a ello, vamos a seguir hacien­do pro­pues­tas, y vere­mos si lo que aho­ra Itur­be afir­ma en la pren­sa se va a poder hacer reali­dad.

Ejem­plos como la crea­ción del Fon­do Anti­cri­sis, que pro­pu­si­mos y con­se­gui­mos poner en mar­cha, aun­que no con la inten­si­dad que deseá­ba­mos, son peque­ños pasos que ani­ma­mos a mul­ti­pli­car y uti­li­zar, pues vie­nen a demos­trar cómo es posi­ble cum­plir, al menos en par­te, la fun­ción social que las cajas tie­nen enco­men­da­da. Otras pro­pues­tas como la de ayu­da a la vivien­da social en alqui­ler, sin embar­go, no han sali­do ade­lan­te, pero no vamos a cejar en nues­tro empe­ño, pues Kutxa pue­de hacer mucho tam­bién en ese cam­po.

Itur­be hace alu­sión tam­bién a la «fusión voca­cio­nal» de las cajas vas­cas para afir­mar, acto segui­do, que no es el momen­to opor­tuno, dada la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca. Si, como tam­bién reco­no­ce, no sólo hay un mode­lo úni­co de fusión ni una moti­va­ción úni­ca para lle­var ade­lan­te la mis­ma, hoy algu­nos esta­mos con­ven­ci­dos de que con una visión social de país no sólo pue­de ser el momen­to, sino que ser­vi­ría para ayu­dar a salir de la cri­sis a los ciu­da­da­nos que la están pagan­do sin ser res­pon­sa­bles de la mis­ma, a las peque­ñas y media­nas empre­sas, al futu­ro eco­nó­mi­co y social de Gipuz­koa y Eus­kal Herria.

Pero mien­tras, su com­pa­ñe­ro y pre­si­den­te de BBK, Mario Fer­nan­dez, con­ti­núa dan­do pasos para cre­cer miran­do a Espa­ña. Lo inten­tó y fra­ca­só con la CCM y de nue­vo lo ha inten­ta­do, esta vez a tra­vés de un SIP, for­mu­la que tam­bién cri­ti­ca Itur­be, con la CAM. Aban­do­nen defi­ni­ti­va­men­te el camino para «estar cómo­dos en Espa­ña» y apues­ten por un refor­za­mien­to eco­nó­mi­co y social de este país.

Es evi­den­te, como bien dice, que todo depen­de del mode­lo que se acuer­de, y de eso Itur­be sabe mucho. Hace poco más de un año él fue uno de los pro­mo­to­res de una fusión a dos (BBK-Kutxa) que fra­ca­só, entre otras cosas, por el mode­lo mer­can­ti­lis­ta y ale­ja­do de los intere­ses de Eus­kal Herria. Tam­bién por la pre­po­ten­cia de su par­ti­do a negar­se a nego­ciar un acuer­do con quie­nes le recla­má­ba­mos un acuer­do en base a un mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les y socia­les, un refor­za­mien­to de la fun­ción social y el aban­dono de las polí­ti­cas mer­can­ti­lis­tas y par­ti­dis­tas.

La visión social que aho­ra anun­cia el Sr. Itur­be, su com­pro­mi­so social y con este país, son los que siem­pre hemos pues­to sobre la mesa y ellos han dicho «no». Si aho­ra quie­ren reco­rrer ese camino, están a tiem­po y lo tie­nen fácil, pero tie­nen que aban­do­nar sus inten­tos de impo­ner­nos el mar­co esta­tal, olvi­dar­se de pri­va­ti­za­cio­nes y apos­tar deci­di­da­men­te por un mode­lo social.

Si están dis­pues­tos a com­par­tir la sos­te­ni­bi­li­dad, la iden­ti­dad, el desa­rro­llo de nues­tro ámbi­to de actua­ción, una vuel­ta a lo bási­co, a la crea­ción de valor social tan­to en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos como de bien­es­tar y de pro­gre­so social sos­te­ni­ble, des­de la cer­ca­nía, la hones­ti­dad y la res­pon­sa­bi­li­dad, van a con­tar, como siem­pre, con nues­tra mano ten­di­da.

Hemos esta­do, esta­mos y esta­re­mos dis­pues­tos a acor­dar ese cam­bio de rum­bo por­que esta­mos con­ven­ci­dos de que otro mode­lo eco­nó­mi­co no sólo es desea­ble, sino posi­ble, y en ello nos vamos a empe­ñar. Las cajas de aho­rro vas­cas pue­den ser la pun­ta de lan­za de un sis­te­ma finan­cie­ro para Eus­kal Herria, y des­de un mode­lo social pue­den ser­vir para ayu­dar a salir de la cri­sis a este país, des­de la sobe­ra­nía tan­to eco­nó­mi­ca como polí­ti­ca y social.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *