Acto de pira­te­ría israe­lí – Car­los Iaqui­nan­di Castro

El ata­que arma­do israe­lí con­tra los ocu­pan­tes de una flo­ti­lla huma­ni­ta­ria orga­ni­za­da por aso­cia­cio­nes euro­peas cons­ti­tu­ye un inad­mi­si­ble acto de pira­te­ría come­ti­do por un esta­do que per­te­ne­ce a las Nacio­nes Uni­das, pero que actúa una vez más como un esta­do fili­bus­te­ro, sal­tán­do­se todas las nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal, ase­si­nan­do y dete­nien­do ile­gal­men­te a per­so­nas en aguas internacionales.

La «Flo­ti­lla de la Liber­tad», como la bau­ti­zó la orga­ni­za­ción Gaza Libre, inte­gra­da por mili­tan­tes y miem­bros de diver­sas orga­ni­za­cio­nes soli­da­rias euro­peas, supo­ne la mayor acción coor­di­na­da rea­li­za­da por la socie­dad civil inter­na­cio­nal para rom­per el blo­queo marí­ti­mo de Gaza y lle­var al sitia­do terri­to­rio pales­tino diez mil tone­la­das de ayu­da (medi­ci­nas, ali­men­tos, mate­rial qui­rúr­gi­co, gene­ra­do­res, etc.). Inte­gra­da por unas ocho embar­ca­cio­nes, lle­va­ba a unas 750 per­so­nas a bor­do, que per­te­ne­cen a unas cin­cuen­ta nacio­na­li­da­des diferentes.

La flo­ti­lla repre­sen­ta el recha­zo de los ciu­da­da­nos de muchos paí­ses del cer­co ile­gal y humi­llan­te que man­tie­ne el Ejér­ci­to israe­lí en el terri­to­rio pales­tino, don­de más de un millón y medio de per­so­nas ‑adul­tos, niños y ancia­nos- sobre­vi­ven con gran­des caren­cias y privaciones.

Israel anun­ció la pasa­da sema­na que no per­mi­ti­ría que esas embar­ca­cio­nes rom­pie­ran el blo­queo que su país ejer­ce de for­ma arbi­tra­ria e uni­la­te­ral. Para evi­tar que una posi­ble inter­ven­ción se pro­du­je­ra duran­te las horas de la noche, la flo­ti­lla ralen­ti­zó su avan­ce, con la inten­ción de inten­tar alcan­zar la cos­ta pales­ti­na duran­te las horas diur­nas. Pero en la madru­ga­da, lan­chas rápi­das y heli­cóp­te­ros se situa­ron en torno y sobre la flo­ti­lla, e ini­cia­ron un ata­que con­tra el bar­co de mayor cala­do, el «Mavi Mar­ma­ra», de ban­de­ra tur­ca. Según el rela­to que hizo lle­gar uno de los ocu­pan­tes, el abor­da­je se hizo con fue­go real y uti­li­zan­do heli­cóp­te­ros y tro­pas de asal­to per­fec­ta­men­te pertrechadas.

El Gobierno israe­lí afir­mó que sus coman­dos actua­ron «en defen­sa pro­pia» al ser ata­ca­dos con palos y otros ele­men­tos. Y que lamen­ta que se hayan pro­du­ci­do muer­tos y heri­dos. Los argu­men­tos son tan bur­dos y gro­tes­cos que sólo pue­den inter­pre­tar­se como una bur­la y un abier­to desa­fío a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. ¿Cómo pue­de argu­men­tar Israel «defen­sa pro­pia», cuan­do ata­ca en aguas inter­na­cio­na­les con coman­dos espe­cia­les embar­ca­cio­nes de trans­por­te y civi­les des­ar­ma­dos? Aun par­tien­do de la abso­lu­ta ile­ga­li­dad de su inter­ven­ción, ¿que nece­si­dad tenía uno de los mejo­res ejér­ci­tos del mun­do de pro­vo­car una masa­cre entre los ocu­pan­tes del navío?

Este suce­so no pue­de ana­li­zar­se, sin tener en cuen­ta el his­to­rial del Esta­do de Israel con res­pec­to a las reso­lu­cio­nes de las Nacio­nes Uni­das. Des­de hace muchos años las con­de­nas a sus vio­la­cio­nes del dere­cho inter­na­cio­nal y de los dere­chos huma­nos han sido igno­ra­das e incum­pli­das por Tel Aviv. Otras han sido sis­te­má­ti­ca­men­te blo­quea­das por el veto que dis­po­ne Esta­dos Uni­dos en ese organismo.

La pro­pia tra­ge­dia pro­vo­ca­da por la ope­ra­ción «Plo­mo Fun­di­do» ini­cia­da en diciem­bre del 2008 con la masa­cre de pobla­ción civil en Gaza (1.300 muer­tos, miles de heri­dos, des­truc­ción de vivien­das e infra­es­truc­tu­ras bási­cas) no tuvo más que san­cio­nes retóricas.

Tam­po­co el bom­bar­deo pre­me­di­ta­do israe­lí con­tra alma­ce­nes de víve­res de la ONU para los refu­gia­dos pro­vo­có medi­das con­tun­den­tes. Sobre esa reite­ra­da impu­ni­dad, el beli­cis­ta Esta­do de Israel ha ido cons­tru­yen­do su expan­sión físi­ca, y su ocu­pa­ción ile­gal de terri­to­rio palestino.

Esta acción de pira­te­ría en aguas inter­na­cio­na­les y con total des­pre­cio por las vidas huma­nas com­pro­me­ti­das cons­ti­tu­ye un nue­vo desa­fío del Gobierno de Israel. Sus por­ta­vo­ces y su maqui­na­ria de publi­ci­dad no se han esfor­za­do dema­sia­do para jus­ti­fi­car la masa­cre. Se sien­ten con auto­ri­dad para pasar sobre acuer­dos y nor­mas ele­men­ta­les y uti­li­zar la fuer­za que crean opor­tu­na para secues­trar, ase­si­nar o des­truir todo lo que ellos con­si­de­ran «una ame­na­za». Con el argu­men­to de «su segu­ri­dad», se han apo­de­ra­do de terri­to­rios, han des­trui­do cul­ti­vos y vivien­das pales­ti­nas, han con­ver­ti­do amplias regio­nes de Gaza en una espe­cie de cam­po de con­cen­tra­ción, alam­bra­do, sitia­do y redu­ci­do a pre­ca­rias for­mas de sobre­vi­ven­cia. Han ase­si­na­do a miles de per­so­nas, en muchos casos a fami­lias ente­ras, muje­res y niños inclui­dos, con el argu­men­to de que «entre ellos» podía estar un diri­gen­te pales­tino. Sus crí­me­nes siem­pre han con­ta­do con la «com­pren­sión» de sus alia­dos nor­te­ame­ri­ca­nos y bri­tá­ni­cos, que han acom­pa­ña­do las masa­cres israe­líes con fra­ses sobre su dere­cho a pro­te­ger­se «del terrorismo».

A par­tir de estos gra­ví­si­mos suce­sos, la pren­sa pro-israe­lí y no pocos gobier­nos inten­ta­rán encon­trar «expli­ca­ción» a esta repu­dia­ble inter­ven­ción mili­tar, a este abor­da­je pira­ta, a estos ase­si­na­tos de gen­te inde­fen­sa, a esta nue­va vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal. Inven­ta­rán o fabri­ca­rán excu­sas. Habrá que bus­car con lupa las infor­ma­cio­nes veraces.

Como, por ejem­plo, recor­dar lo expre­sa­do por la holan­de­sa Anne de Jong, que via­ja­ba en la flo­ta, y que en su momen­to decla­ró que la flo­ti­lla lle­va­ba úni­ca­men­te ayu­da huma­ni­ta­ria y que la car­ga había sido revi­sa­da en puer­to de ori­gen (Chi­pre) para con­tro­lar cual­quier irre­gu­la­ri­dad. En un repor­ta­je emi­ti­do en Radio Neder­land expre­só: «No nos entre­ga­re­mos volun­ta­ria­men­te a Israel, por­que esta es una misión hacia Gaza. No entra­re­mos en aguas israe­líes. Si soy lle­va­da a Israel es con­tra mi volun­tad y me resis­ti­ré sin usar la vio­len­cia». Es posi­ble que Anne de Jong sea algu­na de las per­so­nas con­du­ci­da por la fuer­za al puer­to israe­lí lue­go de ser cap­tu­ra­da por los coman­dos israe­líes en aguas inter­na­cio­na­les; eso si no fue alcan­za­da por algu­na de las balas dis­pa­ra­das duran­te el abordaje.

Las pri­me­ras reac­cio­nes en el ámbi­to inter­na­cio­nal han sido uná­ni­mes en la con­de­na del Gobierno israe­lí. Siem­pre ocu­rre así cuan­do su Ejér­ci­to come­te algu­na de sus habi­tua­les tro­pe­lías. En diver­sas capi­ta­les y ciu­da­des se han pro­du­ci­do mani­fes­ta­cio­nes de repul­sa por el abor­da­je pira­ta y la masa­cre de civi­les. El rela­tor de las Nacio­nes Uni­das para los terri­to­rios pales­ti­nos ocu­pa­dos ha ins­ta­do a que se lle­ve ante la jus­ti­cia a los res­pon­sa­bles israe­líes del asal­to a la flo­ti­lla inter­na­cio­nal huma­ni­ta­ria que tra­ta­ba de lle­gar a Gaza. Richard Falk afir­mó que «Israel es cul­pa­ble de un com­por­ta­mien­to inacep­ta­ble por usar armas mor­tí­fe­ras con­tra civi­les des­ar­ma­dos en bar­cos que esta­ban situa­dos en alta mar, don­de hay liber­tad de nave­ga­ción, de acuer­do a las leyes del mar». «Es esen­cial que los israe­líes res­pon­sa­bles de este com­por­ta­mien­to ile­gal y ase­sino, inclui­dos los líde­res polí­ti­cos que die­ron las órde­nes, sean acu­sa­dos cri­mi­nal­men­te por sus actos», afir­mó Falk, para quien «la ini­cia­ti­va pací­fi­ca huma­ni­ta­ria por par­te de ciu­da­da­nos de 50 paí­ses es una res­pues­ta urgen­te a la con­ti­nua­ción del blo­queo ile­gal que se man­tie­ne des­de hace casi tres años y que está cau­san­do gra­ves daños físi­cos y men­ta­les a la pobla­ción total de Gaza, de 1,5 millo­nes de per­so­nas atra­pa­das allí».

Pero ya vere­mos en qué que­da este fue­go de arti­fi­cio de las pri­me­ras con­de­nas. Algu­nas, emi­ti­das por per­so­na­jes supues­ta­men­te impor­tan­tes, son peno­sas. Como la de la Alta repre­sen­tan­te de la Unión Euro­pea para la Polí­ti­ca Exte­rior y la Segu­ri­dad Común, Cathe­ri­ne Ash­ton, quien pidió a las auto­ri­da­des israe­líes «abrir de inme­dia­to una inves­ti­ga­ción sobre la ope­ra­ción mili­tar con­tra la flo­ti­lla huma­ni­ta­ria inter­na­cio­nal». Pero si el Gobierno israe­lí asu­me y con­fir­ma su acción, ¿qué pre­ten­de real­men­te esta «alta repre­sen­tan­te» con esa peti­ción? Nada efec­ti­vo, sim­ple­men­te cum­plir su papel de decir algo que no ten­ga nin­gu­na con­se­cuen­cia prác­ti­ca. Así se cons­tru­ye la impunidad.

Otros repre­sen­tan­tes euro­peos tam­bién han emplea­do su clá­si­co dis­cur­so afir­man­do que «es inad­mi­si­ble lo suce­di­do» o «que con­de­nan el uso exce­si­vo de la fuer­za». Es como si a un ase­sino en serie se le pidie­ra que «actua­ra con mode­ra­ción». Hipó­cri­tas par­lan­chi­nes que des­de ban­cas solem­nes, rodea­dos de pri­vi­le­gios y pode­res, actúan como si de una come­dia se tra­ta­ra. Están sien­do cóm­pli­ces de un sis­te­má­ti­co com­por­ta­mien­to ava­sa­lla­dor y ase­sino que piso­tea dere­chos y liber­ta­des de los pue­blos. Que con el argu­men­to de la «defen­sa pro­pia» sigue come­tien­do matan­zas y arbitrariedades.

La ver­da­de­ra «comu­ni­dad inter­na­cio­nal» la con­for­man los pue­blos, los ciu­da­da­nos que día a día sopor­tan las injus­ti­cias de un sis­te­ma inca­paz de garan­ti­zar segu­ri­dad para la exis­ten­cia, ali­men­ta­ción, edu­ca­ción y sani­dad de los habi­tan­tes del pla­ne­ta. Los que hoy se lamen­tan o hacen dis­cur­sos pla­ñi­de­ros que no ten­drán nin­gu­na con­se­cuen­cia efec­ti­va no son más que títe­res o com­par­sa de ese sistema.

Este anda­mia­je de pala­bras sin con­te­ni­do ver­da­de­ro no ser­vi­rá para fre­nar la bar­ba­rie y la injus­ti­cia. Tam­po­co lo pre­ten­de. Más bien es par­te del tea­tro que inten­ta dis­traer­nos o con­fun­dir­nos. Mien­tras tan­to, ellos segui­rán come­tien­do actos terri­bles, bár­ba­ros e injus­tos, sin res­pe­tar a los seres huma­nos ni al medio ambien­te. Solo los mue­ve su inte­rés eco­nó­mi­co y de poder. Quie­ren con­ven­cer­nos que este caos de injus­ti­cias es el «orden» necesario.

Ya sabe­mos que no. Que­re­mos y desea­mos otro mun­do de todos y para todos. Y en ése no caben los atro­pe­llos, las masa­cres ni las lágri­mas de coco­dri­lo de quie­nes fin­gen pena y dolor, pero en la prác­ti­ca per­mi­ten que la injus­ti­cia y la arbi­tra­rie­dad se perpetúen.

Como escri­bía León Feli­pe: «O el mun­do se orga­ni­za sobre bases de jus­ti­cia y dig­ni­dad huma­nas don­de no caben los mer­ca­de­res, o no se orga­ni­za de nin­gu­na manera».

© Alai-AmLa­ti­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *