La ONU pide que cesen los bom­bar­deos de la CIA con avio­nes no tri­pu­la­dos

Drones Afganistan

El rela­tor espe­cial de la ONU para las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, suma­rias y arbi­tra­rias, Phi­lip Als­ton, pedi­rá a la Admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se la pró­xi­ma sema­na que pon­ga fin a los ata­ques de la CIA con avio­nes no tri­pu­la­dos en Afga­nis­tán y Pakis­tán.

Según ha ade­lan­ta­do The New York Times, Als­ton, pro­fe­sor de Dere­cho en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, entre­ga­rá el pró­xi­mo 3 de junio al Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos un infor­me sobre estos ata­ques en el que pedi­rá que ”el poder de vida o muer­te” de esos apa­ra­tos sea con­fia­do al ejér­ci­to regu­lar y no a las agen­cias de inte­li­gen­cia, ya que estas no faci­li­tan infor­ma­ción cuan­do hay víc­ti­mas civi­les.

“Si un bom­bar­deo va mal, la inves­ti­ga­ción que abre el Depar­ta­men­to de Defen­sa es bas­tan­te trans­pa­ren­te. En cam­bio, la CIA no con­tes­ta a pre­gun­tas, no da infor­ma­ción y no rea­li­za un segui­mien­to, al menos de for­ma públi­ca”, decla­ró Als­ton al dia­rio.

El infor­me del rela­tor de la ONU refle­ja “la cre­cien­te preo­cu­pa­ción inter­na­cio­nal” sobre los ata­ques con avio­nes tele­di­ri­gi­dos, cada vez más fre­cuen­tes: des­de la lle­ga­da de Barack Oba­ma a la pre­si­den­cia de Esta­dos Uni­dos, los bom­bar­deos se han mul­ti­pli­ca­do por cua­tro.

Cam­bio de estra­te­gia legal

Ade­más, coin­ci­de con el esfuer­zo del equi­po de abo­ga­dos de la Admi­nis­tra­ción Oba­ma por expli­car que tales accio­nes anti­te­rro­ris­tas no incum­plen las Con­ven­cio­nes de Gine­bra. En un prin­ci­pio, los ata­ques aéreos se inclu­ye­ron en la lucha con­tra las bases tali­ba­nes y de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta Al Qae­da. Para negar el esta­tus de pri­sio­ne­ros de gue­rra a los reos de Guan­tá­na­mo, Washing­ton ha argu­men­ta­do has­ta aho­ra que esos dete­ni­dos no cum­plen los requi­si­tos de las Con­ven­cio­nes de Gine­bra, entre ellos los de per­te­ne­cer a un ejér­ci­to regu­lar o lle­var uni­for­me, por lo que no son sol­da­dos sino “com­ba­tien­tes ile­ga­les”. Pero el argu­men­to se vol­vía en con­tra de EEUU, por­que tam­po­co los que con­tro­lan los avio­nes tele­di­ri­gi­dos de la CIA lle­van tal uni­for­me.

De la con­tra­dic­ción se die­ron cuen­ta los abo­ga­dos de la Casa Blan­ca cuan­do el Pen­tá­gono pre­pa­ra­ba la reanu­da­ción de los jui­cios mili­ta­res en la base de Guan­tá­na­mo y un tri­bu­nal mili­tar iba a comen­zar las vis­tas pre­li­mi­na­res sobre el caso de Omar Khadr, un pre­so cana­dien­se acu­sa­do de matar a un sar­gen­to del ejér­ci­to duran­te un com­ba­te en Afga­nis­tán en 2002.

El Pen­tá­gono no entre­gó la docu­men­ta­ción del caso has­ta la vís­pe­ra de las audien­cias pre­li­mi­na­res por­que los abo­ga­dos del Gobierno estu­vie­ron rees­cri­bien­do par­te de las acu­sa­cio­nes para evi­tar poner en peli­gro el pro­gra­ma de la CIA con los avio­nes no tri­pu­la­dos.

Efec­to boo­me­rang’

En su pri­me­ra ver­sión, redac­ta­da cuan­do aún esta­ba en la pre­si­den­cia Geor­ge Bush, la acu­sa­ción con­tra Khadr era de “ase­si­na­to en vio­la­ción de las leyes de gue­rra” al haber sido come­ti­do por una per­so­na que no reu­nía ”los requi­si­tos de un com­ba­tien­te legal”. Un ase­sor legal obser­vó que esa defi­ni­ción podía tener un efec­to boo­me­rang: quie­nes diri­gen los avio­nes de la CIA podrían ser acu­sa­dos del mis­mo deli­to.

En la nue­va ver­sión, la acu­sa­ción de ase­si­na­to se vin­cu­la al espio­na­je, ya que “un acu­sa­do pue­de ser con­de­na­do si está impli­ca­do en con­duc­tas tra­di­cio­nal­men­te bajo com­pe­ten­cia de los tri­bu­na­les mili­ta­res, tales como el espio­na­je inclu­so, si tal con­duc­ta no vio­la las leyes de la gue­rra”.

Con esa nue­va fór­mu­la, los agen­tes de la CIA pue­den ser per­se­gui­dos por un tri­bu­nal mili­tar en Pakis­tán o Afga­nis­tán, pero EEUU pue­de ale­gar que no está vio­lan­do las Con­ven­cio­nes de Gine­bra.

Als­ton está de acuer­do en que los ata­ques con avio­nes no tri­pu­la­dos “no son en sí mis­mos ile­ga­les”, si bien seña­la que sus auto­res no gozan de la inmu­ni­dad legal de los sol­da­dos en el cam­po de bata­lla.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *