La ONU pide que cesen los bombardeos de la CIA con aviones no tripulados

Drones Afganistan

El rela­tor espe­cial de la ONU para las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, suma­rias y arbi­tra­rias, Phi­lip Als­ton, pedi­rá a la Admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se la pró­xi­ma sema­na que pon­ga fin a los ata­ques de la CIA con avio­nes no tri­pu­la­dos en Afga­nis­tán y Pakis­tán.

Según ha ade­lan­ta­do The New York Times, Als­ton, pro­fe­sor de Dere­cho en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, entre­ga­rá el pró­xi­mo 3 de junio al Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos un infor­me sobre estos ata­ques en el que pedi­rá que ”el poder de vida o muer­te” de esos apa­ra­tos sea con­fia­do al ejér­ci­to regu­lar y no a las agen­cias de inte­li­gen­cia, ya que estas no faci­li­tan infor­ma­ción cuan­do hay víc­ti­mas civi­les.

“Si un bom­bar­deo va mal, la inves­ti­ga­ción que abre el Depar­ta­men­to de Defen­sa es bas­tan­te trans­pa­ren­te. En cam­bio, la CIA no con­tes­ta a pre­gun­tas, no da infor­ma­ción y no rea­li­za un segui­mien­to, al menos de for­ma públi­ca”, decla­ró Als­ton al dia­rio.

El infor­me del rela­tor de la ONU refle­ja “la cre­cien­te preo­cu­pa­ción inter­na­cio­nal” sobre los ata­ques con avio­nes tele­di­ri­gi­dos, cada vez más fre­cuen­tes: des­de la lle­ga­da de Barack Oba­ma a la pre­si­den­cia de Esta­dos Uni­dos, los bom­bar­deos se han mul­ti­pli­ca­do por cua­tro.

Cambio de estrategia legal

Ade­más, coin­ci­de con el esfuer­zo del equi­po de abo­ga­dos de la Admi­nis­tra­ción Oba­ma por expli­car que tales accio­nes anti­te­rro­ris­tas no incum­plen las Con­ven­cio­nes de Gine­bra. En un prin­ci­pio, los ata­ques aéreos se inclu­ye­ron en la lucha con­tra las bases tali­ba­nes y de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta Al Qae­da. Para negar el esta­tus de pri­sio­ne­ros de gue­rra a los reos de Guan­tá­na­mo, Washing­ton ha argu­men­ta­do has­ta aho­ra que esos dete­ni­dos no cum­plen los requi­si­tos de las Con­ven­cio­nes de Gine­bra, entre ellos los de per­te­ne­cer a un ejér­ci­to regu­lar o lle­var uni­for­me, por lo que no son sol­da­dos sino “com­ba­tien­tes ile­ga­les”. Pero el argu­men­to se vol­vía en con­tra de EEUU, por­que tam­po­co los que con­tro­lan los avio­nes tele­di­ri­gi­dos de la CIA lle­van tal uni­for­me.

De la con­tra­dic­ción se die­ron cuen­ta los abo­ga­dos de la Casa Blan­ca cuan­do el Pen­tá­gono pre­pa­ra­ba la reanu­da­ción de los jui­cios mili­ta­res en la base de Guan­tá­na­mo y un tri­bu­nal mili­tar iba a comen­zar las vis­tas pre­li­mi­na­res sobre el caso de Omar Khadr, un pre­so cana­dien­se acu­sa­do de matar a un sar­gen­to del ejér­ci­to duran­te un com­ba­te en Afga­nis­tán en 2002.

El Pen­tá­gono no entre­gó la docu­men­ta­ción del caso has­ta la vís­pe­ra de las audien­cias pre­li­mi­na­res por­que los abo­ga­dos del Gobierno estu­vie­ron rees­cri­bien­do par­te de las acu­sa­cio­nes para evi­tar poner en peli­gro el pro­gra­ma de la CIA con los avio­nes no tri­pu­la­dos.

Efecto boomerang’

En su pri­me­ra ver­sión, redac­ta­da cuan­do aún esta­ba en la pre­si­den­cia Geor­ge Bush, la acu­sa­ción con­tra Khadr era de “ase­si­na­to en vio­la­ción de las leyes de gue­rra” al haber sido come­ti­do por una per­so­na que no reunía ”los requi­si­tos de un com­ba­tien­te legal”. Un ase­sor legal obser­vó que esa defi­ni­ción podía tener un efec­to boo­me­rang: quie­nes diri­gen los avio­nes de la CIA podrían ser acu­sa­dos del mis­mo deli­to.

En la nue­va ver­sión, la acu­sa­ción de ase­si­na­to se vin­cu­la al espio­na­je, ya que “un acu­sa­do pue­de ser con­de­na­do si está impli­ca­do en con­duc­tas tra­di­cio­nal­men­te bajo com­pe­ten­cia de los tri­bu­na­les mili­ta­res, tales como el espio­na­je inclu­so, si tal con­duc­ta no vio­la las leyes de la gue­rra”.

Con esa nue­va fór­mu­la, los agen­tes de la CIA pue­den ser per­se­gui­dos por un tri­bu­nal mili­tar en Pakis­tán o Afga­nis­tán, pero EEUU pue­de ale­gar que no está vio­lan­do las Con­ven­cio­nes de Gine­bra.

Als­ton está de acuer­do en que los ata­ques con avio­nes no tri­pu­la­dos “no son en sí mis­mos ile­ga­les”, si bien seña­la que sus auto­res no gozan de la inmu­ni­dad legal de los sol­da­dos en el cam­po de bata­lla.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: