La fe de los conversos – Pedro de la Hoz

El len­gua­je es caver­na­rio y falaz. «Cuba ‑dicen- está sopor­tan­do una feroz y dolo­ro­sa dic­ta­du­ra que man­tie­ne al país en la mise­ria». El mani­queís­mo pan­fle­ta­rio se hace osten­si­ble: «La elec­ción está, sen­ci­lla­men­te, entre demo­cra­cia o tota­li­ta­ris­mo». El fari­seís­mo sal­ta a la vis­ta: «¡No los deje­mos solos!».

Con tales gas­ta­dos y men­gua­dos bemo­les se pre­sen­tó hace pocos días una lla­ma­da Pla­ta­for­ma de Espa­ño­les por la Demo­cra­ti­za­ción de Cuba. En una de las res­pues­tas que des­de este lado del mun­do se dio a ese pro­nun­cia­mien­to se habló de cómo este res­pon­de a «una para nada casual con­cer­ta­ción entre deter­mi­na­dos medios de comu­ni­ca­ción y dis­tin­tas ini­cia­ti­vas neo­co­lo­nia­les e inje­ren­cis­tas». (…)

Tie­ne razón el escri­tor chi­leno Artu­ro Ale­jan­dro Muñoz cuan­do recuer­da, en el caso de Var­gas Llo­sa, cómo «toda per­so­na recon­ver­ti­da a una nue­va fe, resul­ta ser defi­ni­ti­va­men­te más dura e intran­si­gen­te en la defen­sa de su nue­vo esta­do que los pro­pios men­to­res que le lle­va­ron a él». (…) Resul­ta total­men­te incon­gruen­te que alguien capaz de haber escri­to nove­las como La ciu­dad y los perros y La gue­rra del fin del mun­do defien­da a capa y espa­da una fra­se acu­ña­da por un eco­no­mis­ta nor­te­ame­ri­cano de filia­ción fas­cis­ta: «El sub­de­sa­rro­llo es una enfer­me­dad men­tal».

Idén­ti­co y tris­te sayo vis­te Jor­ge Sem­prún, nove­lis­ta espa­ñol que escri­be en fran­cés y que lle­va sobre sí el peso de ser un ex. Ex lucha­dor de la resis­ten­cia anti­fas­cis­ta fran­ce­sa, ex pri­sio­ne­ro del cam­po de con­cen­tra­ción de Buchen­wald, ex diri­gen­te del Par­ti­do Comu­nis­ta Espa­ñol, ex minis­tro de Cul­tu­ra, des­de hace déca­das sufre de regre­sión his­tó­ri­ca y amne­sia ideo­ló­gi­ca. (…)

Des­de aquí sabe­mos que esas voces no repre­sen­tan a Espa­ña. Los jóve­nes escri­to­res y artis­tas cuba­nos reco­no­cie­ron «el esen­cial apor­te de la cul­tu­ra de los pue­blos de Espa­ña» y asu­mie­ron «la éti­ca de la Espa­ña repu­bli­ca­na y anti­fas­cis­ta». (…)

Estos pro­mo­to­res de una «pla­ta­for­ma» con­de­na­da al hun­di­mien­to no harán variar ni un ápi­ce la defen­sa de nues­tros prin­ci­pios ni la irre­duc­ti­ble volun­tad de la socie­dad cuba­na de per­fec­cio­nar nues­tro socia­lis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: