La fe de los con­ver­sos – Pedro de la Hoz

El len­gua­je es caver­na­rio y falaz. «Cuba ‑dicen- está sopor­tan­do una feroz y dolo­ro­sa dic­ta­du­ra que man­tie­ne al país en la mise­ria». El mani­queís­mo pan­fle­ta­rio se hace osten­si­ble: «La elec­ción está, sen­ci­lla­men­te, entre demo­cra­cia o tota­li­ta­ris­mo». El fari­seís­mo sal­ta a la vis­ta: «¡No los deje­mos solos!».

Con tales gas­ta­dos y men­gua­dos bemo­les se pre­sen­tó hace pocos días una lla­ma­da Pla­ta­for­ma de Espa­ño­les por la Demo­cra­ti­za­ción de Cuba. En una de las res­pues­tas que des­de este lado del mun­do se dio a ese pro­nun­cia­mien­to se habló de cómo este res­pon­de a «una para nada casual con­cer­ta­ción entre deter­mi­na­dos medios de comu­ni­ca­ción y dis­tin­tas ini­cia­ti­vas neo­co­lo­nia­les e inje­ren­cis­tas». (…)

Tie­ne razón el escri­tor chi­leno Artu­ro Ale­jan­dro Muñoz cuan­do recuer­da, en el caso de Var­gas Llo­sa, cómo «toda per­so­na recon­ver­ti­da a una nue­va fe, resul­ta ser defi­ni­ti­va­men­te más dura e intran­si­gen­te en la defen­sa de su nue­vo esta­do que los pro­pios men­to­res que le lle­va­ron a él». (…) Resul­ta total­men­te incon­gruen­te que alguien capaz de haber escri­to nove­las como La ciu­dad y los perros y La gue­rra del fin del mun­do defien­da a capa y espa­da una fra­se acu­ña­da por un eco­no­mis­ta nor­te­ame­ri­cano de filia­ción fas­cis­ta: «El sub­de­sa­rro­llo es una enfer­me­dad men­tal».

Idén­ti­co y tris­te sayo vis­te Jor­ge Sem­prún, nove­lis­ta espa­ñol que escri­be en fran­cés y que lle­va sobre sí el peso de ser un ex. Ex lucha­dor de la resis­ten­cia anti­fas­cis­ta fran­ce­sa, ex pri­sio­ne­ro del cam­po de con­cen­tra­ción de Buchen­wald, ex diri­gen­te del Par­ti­do Comu­nis­ta Espa­ñol, ex minis­tro de Cul­tu­ra, des­de hace déca­das sufre de regre­sión his­tó­ri­ca y amne­sia ideo­ló­gi­ca. (…)

Des­de aquí sabe­mos que esas voces no repre­sen­tan a Espa­ña. Los jóve­nes escri­to­res y artis­tas cuba­nos reco­no­cie­ron «el esen­cial apor­te de la cul­tu­ra de los pue­blos de Espa­ña» y asu­mie­ron «la éti­ca de la Espa­ña repu­bli­ca­na y anti­fas­cis­ta». (…)

Estos pro­mo­to­res de una «pla­ta­for­ma» con­de­na­da al hun­di­mien­to no harán variar ni un ápi­ce la defen­sa de nues­tros prin­ci­pios ni la irre­duc­ti­ble volun­tad de la socie­dad cuba­na de per­fec­cio­nar nues­tro socia­lis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *