Ante la crisis, se reitera la represión contra Cándido y Morala, símbolos de la resistencia – Asturbulla

click to zoom

El juz­ga­do de lo Penal Nº 1 de Gijón, Rubio Mayo, dic­ta Pro­vi­den­cia para el embar­go de sus res­pec­ti­vas vivien­das

El lin­cha­mien­to de los dos líde­res sin­di­ca­les Cán­di­do y Mora­la cul­mi­nó con el ini­cio del pro­ce­so por la vía de lo penal; se tra­ta­ba sola­men­te de un con­flic­to labo­ral, pero como la polí­ti­ca de repre­sión segui­da no pare­ce tener fin, de nue­vo el juz­ga­do vuel­ve por enési­ma vez, obs­ti­na­da­men­te, a reabrir las con­de­nas.

La sen­ten­cia, inau­di­ta, les con­de­nó a tres años de cár­cel sin que pudie­ra haber reduc­ción de pena por­que el "deli­to" que­da­ba asi­mi­la­do al de terro­ris­mo. La con­de­na impo­nía tam­bién la indem­ni­za­ción al Ayun­ta­mien­to de Gijón con más de cin­co mil euros por la rotu­ra del caje­tín de una cáma­ra de trá­fi­co (des­de la que se vigi­la­ba el inte­rior del asti­lle­ro) y a pagar una mul­ta de 2.160 euros cada uno. El indul­to del Con­se­jo de Minis­tros no fue enten­di­do así por el juez Rubio Mayo que aho­ra pre­ten­de embar­gar las res­pec­ti­vas vivien­das ‑resi­den­cia habi­tual- de Cán­di­do y Mora­la. Ante­rior­men­te este juez pro­ce­dió al embar­go de dos cuen­tas; una de Cán­di­do que ya hacía dos años no exis­tía, y otra cuen­ta a nom­bre de la fami­lia de Mora­la de la que tam­po­co era fac­ti­ble el embar­go, según comu­ni­có el pro­pio ban­co al juz­ga­do. Tan­to Cán­di­do como Mora­la, dis­po­nen de cuen­tas corrien­tes en las que per­ci­ben sus sala­rios.

El juez Rubio Mayo sigue obs­ti­na­do en bur­lar el espí­ri­tu y la letra del indul­to del Con­se­jo de Minis­tros, del que habría que decir que habien­do soli­ci­ta­do regla­men­ta­ria­men­te que pun­tua­li­za­ra de nue­vo el alcan­ce del indul­to, aún no se ha dig­na­do a dar la res­pues­ta acla­ra­to­ria nece­sa­ria, favo­re­cien­do así, la arbi­tra­rie­dad y la situa­ción de aco­so y repre­sión que el juez sigue ejer­cien­do.

Una vez más hay que recor­dar que el jui­cio fue un autén­ti­co lin­cha­mien­to. El jui­cio no cum­plió, en abso­lu­to y sin lugar a dudas, las garan­tías pro­ce­sa­les de lo que es una vis­ta oral. Cabe decir con toda rotun­di­dad que el juez Rubio Mayo come­tió, pre­su­mi­ble­men­te, una mani­fies­ta pre­va­ri­ca­ción por­que uti­li­zó como prue­ba con­de­na­to­ria en la sen­ten­cia un vídeo gra­ba­do por la pro­pia poli­cía pero que, pre­via­men­te, no había admi­ti­do como prue­ba en la vis­ta oral del jui­cio. Es más, en el vídeo se demues­tra pre­ci­sa­men­te que no fue­ron ni Cán­di­do ni Mora­la los que rom­pie­ron el caje­tín de la cáma­ra. A esta gra­ví­si­ma irre­gu­la­ri­dad, toda­vía cabría aña­dir otra media doce­na de anor­ma­li­da­des, de las que algu­nas podrían cons­ti­tuir tam­bién otro moti­vo de pre­sun­ta pre­va­ri­ca­ción, de nuli­dad del jui­cio y de la sen­ten­cia, ade­más de poner de mani­fies­to su incom­pe­ten­cia y su fal­ta de nivel, lo que debie­ra de plan­tear la nece­si­dad de ini­ciar su pro­ce­sa­mien­to.
El Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Astu­rias, sumán­do­se al lin­cha­mien­to, tam­bién encon­tró "correc­to" el jui­cio y con­fir­mó la sen­ten­cia.

Se tra­ta sin duda de un pro­ce­so polí­ti­co en el que han esta­do y siguen impli­ca­dos el Gobierno de Astu­rias, el Dele­ga­do del Gobierno, el Ayun­ta­mien­to de Gijón, los dos par­ti­dos que for­man la coa­li­ción de gobierno PSOE e IU y toda la judi­ca­tu­ra que ha par­ti­ci­pa­do, sal­vo la juez sus­ti­tu­to y la direc­ción peni­ten­cia­ria. Todos al ser­vi­cio de unos incon­fe­sa­bles intere­ses espe­cu­la­ti­vos, dado el des­tino que ame­na­za a las trein­ta hec­tá­reas que ocu­pan los dos asti­lle­ros.

La per­se­cu­ción a la que estos dos sin­di­ca­lis­tas han sido some­ti­dos y que aún con­ti­nua, y la sen­ten­cia por la que fue­ron con­de­na­dos, per­si­gue cla­ra­men­te dos fines. El pri­me­ro fue para apar­tar a ambos tra­ba­ja­do­res del con­flic­to para así poder lle­var ade­lan­te el cie­rre de los dos últi­mos asti­lle­ros de Gijón y, en segun­do lugar, para que sir­va de escar­mien­to al res­to de los tra­ba­ja­do­res.

La res­pues­ta a todo este pro­ce­so y a otros de simi­la­res carac­te­rís­ti­cas, en cuan­to a lo que de repre­sión tie­nen de común, vie­ne dada por la Pla­ta­for­ma Con­tra la Repre­sión y por las Liber­ta­des, for­ma­da por nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos de la que hay que excluir, prin­ci­pal­men­te, a los dos par­ti­dos impli­ca­dos tan­to en los pla­nes urba­nís­ti­cos y espe­cu­la­ti­vos PSOE e IU y a los dos sin­di­ca­tos CCOO y UGT.

Y es la Pla­ta­for­ma la que lide­ra el movi­mien­to y la opo­si­ción a la polí­ti­ca segui­da por el Gobierno de Astu­rias, el Dele­ga­do del Gobierno y, en este caso, el Ayun­ta­mien­to de Gijón, de cri­mi­na­li­zar a los movi­mien­tos socia­les, veci­na­les, juve­ni­les, sin­di­ca­les y labo­ra­les cuan­do estos inten­tan hacer valer sus intere­ses y sus dere­chos como orga­ni­za­ción, como tra­ba­ja­do­res o como ciu­da­da­nos.

Des­pués de la reunión man­te­ni­da por las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes sobre este nue­vo aten­ta­do a los dere­chos y liber­ta­des, la Pla­ta­for­ma hace públi­co la Nota Infor­ma­ti­va que se adjun­ta y, tam­bién, la Pro­vi­den­cia con la que el Juz­ga­do ini­cia la expro­pia­ción y el Recur­so de Impug­na­ción.

————————————

Nota infor­ma­ti­va de la Pla­ta­for­ma:

La Pla­ta­for­ma con­tra la Repre­sión y por las Liber­ta­des, os infor­ma­mos de la últi­ma pro­vi­den­cia dic­ta­da por el Juez de lo penal Nº1 de Gijón, Lino Rubio Mayo con­tra los sin­di­ca­lis­tas Cán­di­do y Mora­la, en la que ini­cia los trá­mi­tes para el embar­go de la vivien­da, para cobrar la mul­ta de 2.160€ que les impu­so el Juez cuan­do fue­ron con­de­na­dos por luchar en con­tra del cie­rre de los asti­lle­ros y la espe­cu­la­ción urba­nís­ti­ca, pese a que la reso­lu­ción del Indul­to no con­tem­pló el pago de dicha mul­ta.

Por todo ello, la Pla­ta­for­ma con­tra la Repre­sión y por las Liber­ta­des denun­cia­mos, ante toda la opi­nión públi­ca, la obse­sión per­se­cu­to­ria de Lino Rubio Mayo, con­tra estos dos tra­ba­ja­do­res, y tam­bién el com­por­ta­mien­to de las Ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas, como el Ayun­ta­mien­to de Gijón, cóm­pli­ce en este pro­ce­so Judi­cial, impul­san­do el cie­rre de los Asti­lle­ros. Así se demues­tra aún más lo que real­men­te había detrás de esta con­de­na, el cie­rre de los asti­lle­ros Naval Gijón y Julia­na, cuan­do todo el mun­do pue­de recor­dar que tan­to la Alcal­de­sa de Gijón Fer­nán­dez Fel­gue­ro­so, como el Con­se­je­ro de Indus­tria Gra­ciano Torre, dije­ron que para el pasa­do mes de enero el Asti­lle­ro de Julia­na Cons­truc­to­ra ya esta­ría fun­cio­nan­do, pero pre­va­le­ció el inte­rés espe­cu­la­ti­vo del Ayun­ta­mien­to de Gijón y del Gobierno de Astu­rias, ambos gober­na­dos por la coa­li­ción del PSOE e IU.

PLATFORMA CONTRA LA REPRESIÓN Y POR LAS LIBERTADES

Adjun­to:

1.- Pro­vi­den­cia del Juz­ga­do de lo Penal Nº1 de Gijón con­tra Cán­di­do y Mora­la con la que se ini­cia el embar­go de las res­pec­ti­vas vivien­das.
2.- Recur­so de Impug­na­ción con­tra la Pro­vi­den­cia ante­rior.

——————————————–

1.- PROVIDENCIA DEL JUZGADO DE LO PENAL N.1 DE GIJÓN

2.- RECURSO DE IMPUGNACIÓN ANTE EL JUZGADO N.1 DE LO PENAL DE GIJÓN

Juz­ga­do de lo Penal núme­ro 1 de los de Gijón

Eje­cu­to­rias.- 2712007

ANTE EL JUZGADO DE LO PENAL NÚMERO UNO DE LOS DE GIJÓN

Dña. Maria del Pilar Can­cio Sán­chez, Pro­cu­ra­do­ra de los Tri­bu­na­les, en nom­bre y repre­sen­ta­ción del eje­cu­ta­do D. CANDIDO GONZÁLEZ CARNERO, repre­sen­ta­ción que cons­ta acre­di­ta­da en los autos de refe­ren­cia, bajo la direc­ción letra­da de D. adrián Álva­rez Álva­rez (cole­gia­do núme­ro 1839 del Ilus­tre Cole­gio de abo­ga­dos de Gijón) que asu­me la direc­ción téc­ni­ca de las pre­sen­tes actua­cio­nes tras haber obte­ni­do la Venia de su com­pa­ñe­ro Juan Mariano Prie­to San­tos (según se acre­di­ta median­te docu­men­to núme­ro 1), por medio del pre­sen­te escri­to, inter­pues­to en tiem­po y for­ma, com­pa­rez­co y DIGO:
Que a medio del pre­sen­te, y en vir­tud de lo pre­ve­ni­do en el artícu­lo 216 y siguien­tes de la Ley de Enjui­cia­mien­to Cri­mi­nal, ven­go a inte­re­sar se ten­ga por inter­pues­to RECURSO DE REFORMA Y, SUBSIDIARIAMENTE, DE APELACIÓN fren­te a la Pro­vi­den­cia de este Juz­ga­do dic­ta­da en la Cau­sa de refe­ren­cia de fecha 14 de Mayo del 2010 por la que se acuer­da ofi­ciar al Regis­tro de la Pro­pie­dad a fin de acre­di­tar la titu­la­ri­dad regis­tral de los bie­nes inmue­bles que cons­tan a nom­bre de mi man­dan­te a fin de tra­bar embar­go sobre los mis­mos

El recur­so se fun­da­men­ta en los siguien­tes

HECHOS
Pri­me­ro.- Que las pre­sen­tes Dili­gen­cias de Eje­cu­ción tie­nen por obje­to la ave­ri­gua­ción de bie­nes de los eje­cu­ta­dos D. Juan Manuel Mar­tí­nez Mora­la y D. Cán­di­do Gon­zá­lez Car­ne­ro en can­ti­dad sufi­cien­te para hace fren­te a la mul­ta de 2.160,00 euros a la que cada uno de ellos fue con­de­na­do a medio de sen­ten­cia fir­me de este Juz­ga­do de 14 de Febre­ro del 2007.
Segun­do.- Que, dicha eje­cu­to­ria fue recu­rri­da por mis patro­ci­na­dos, ini­cial­men­te ante el mis­mo Juz­ga­do de lo Penal por la vía del recur­so de refor­me y, pos­te­rior­men­te, ante la Audien­cia Pro­vin­cial, median­te recur­so de ape­la­ción, al enten­der que la san­ción pecu­nia­ria impues­ta en al sen­ten­cia que­da­ba anu­la­da por el indul­to guber­na­men­tal del que mis man­dan­tes fue­ron bene­fi­cia­rios. Este inci­den­te se resol­vió median­te Auto de la Audien­cia Pro­vin­cial de 3 de Febre­ro del 2010 por la que des­es­ti­ma el recur­so de ape­la­ción inter­pues­to por mis man­dan­tes con­fir­man­do en todos sus extre­mos el auto del Juz­ga­do de 10 de Noviem­bre del 2009.
Ter­ce­ro.- Que, con fecha de 10 de Diciem­bre del 2009 se dic­ta Pro­vi­den­cia de este Juz­ga­do de lo Penal en la cual se orde­na la prác­ti­ca de diver­sas dili­gen­cias de inves­ti­ga­ción sobre la situa­ción eco­nó­mi­ca de los eje­cu­ta­dos, inclu­yen­do la infor­ma­ción sobre su situa­ción labo­ral, ave­ri­gua­ción de cuen­tas ban­ca­rias, ave­ri­gua­ción de vehícu­los de los que pudie­ran ser titu­la­res, etc,…

Des­de esa fecha, el eje­cu­ta­do úni­ca­men­te ha teni­do cono­ci­mien­to de la tra­ba por par­te del Juz­ga­do de un embar­go sobre una cuen­ta ban­ca­ria de la que no era titu­lar él sino su padre.

Con fecha de 14 de Mayo del 2010, sin haber tra­ba­do embar­go sobre otros bie­nes de titu­la­ri­dad del eje­cu­ta­do, el Juz­ga­do dic­ta Pro­vi­den­cia por la que orde­na la ave­ri­gua­ción de la titu­la­ri­dad de bie­nes inmue­bles como ante­sa­la para tra­bar el embar­go sobre los mis­mos adu­cien­do que “no cons­tan en autos otros bie­nes sus­cep­ti­bles de embar­go”.
Cuar­to.- Que, esta repre­sen­ta­ción des­co­no­ce si efec­ti­va­men­te se han lle­ga­do a prac­ti­car las dili­gen­cias de inves­ti­ga­ción pre­ci­sas para la ade­cua­da ave­ri­gua­ción de la situa­ción patri­mo­nial del eje­cu­ta­do y para la bús­que­da de bie­nes sus­cep­ti­bles de embar­go sien­do así que el Juz­ga­do tie­ne acce­so a la infor­ma­ción faci­li­ta­da por la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, por el INSS, por la Jefa­tu­ra Pro­vin­cial de Trá­fi­co y por otros Orga­nis­mos Públi­cos y enti­da­des ban­ca­rias por lo que pue­de tener per­fec­to cono­ci­mien­to de la situa­ción patri­mo­nial del eje­cu­ta­do y de la exis­ten­cia de ren­tas del tra­ba­jo, cuen­tas corrien­tes, o bie­nes mue­bles de su titu­la­ri­dad sus­cep­ti­bles de ser embar­ga­dos y que, ade­más, por man­da­to del artícu­lo 584 y 592 de la Ley de Enjui­cia­mien­to Civil (la pro­vi­den­cia se refie­re al artícu­lo 584 de la Ley de Enjui­cia­mien­to Cri­mi­nal, enten­de­mos por error), deben ser embar­ga­dos con pre­fe­ren­cia a los bie­nes inmue­bles de mane­ra que, exis­tien­do bie­nes de esa otra natu­ra­le­za y de valor eco­nó­mi­co sufi­cien­te para el pago de la mul­ta, no pro­ce­de tra­bar embar­go sobre la vivien­da u otros bie­nes inmue­bles del eje­cu­ta­do, oca­sio­nan­do a este un gra­ve per­jui­cio dada la enor­me des­pro­por­ción entre el valor de la mul­ta y el pre­vi­si­ble valor de los bie­nes inmue­bles embar­ga­dos.
Si, efec­ti­va­men­te no cons­tan en autos otros bie­nes del eje­cu­ta­do sus­cep­ti­bles de embar­go sólo pue­de ser por­que no se han rea­li­za­do por el Juz­ga­do las dili­gen­cias de inves­ti­ga­ción nece­sa­rias sobre su patri­mo­nio sien­do así que

A los que son de apli­ca­ción los siguien­tes

FUNDAMENTOS DE DERECHO
I.- Artícu­los 216 y siguien­tes sobre la inter­po­si­ción de recur­sos fren­te a las reso­lu­cio­nes de los Juz­ga­dos de Ins­truc­ción.
II.- FONDO DEL ASUNTO.Esta par­te con­si­de­ra, dicho sea con los debi­dos res­pe­tos, y a dife­ren­cia del cri­te­rio man­te­ni­do en la Pro­vi­den­cia que aquí se recu­rre, que las Dili­gen­cias prac­ti­ca­das no son sufi­cien­tes para

En con­clu­sión, esta repre­sen­ta­ción pro­ce­sal entien­de, dicho sea con los debi­dos res­pe­tos, que las dili­gen­cias prac­ti­ca­das, son a todas luces, insu­fi­cien­tes, y no cubren el man­da­to dado en su día, inser­to en la Cons­ti­tu­ción y en la Ley, de prac­ti­car todas las dili­gen­cias nece­sa­rias para la inves­ti­ga­ción y escla­re­ci­mien­to de la situa­ción patri­mo­nial del eje­cu­ta­do, pro­vo­cán­do­se con el Sobre­sei­mien­to una mani­fies­ta inde­fen­sión de mi repre­sen­ta­do y una total des­pro­tec­ción de sus dere­chos e intere­ses legí­ti­mos que quie­bra el dere­cho a la tute­la judi­cial efec­ti­va que le asis­te

Por todo lo expues­to, SUPLICO AL JUZGADO:

Que, tenien­do por pre­sen­ta­do este escri­to, con sus copias, en tiem­po y for­ma, se sir­va admi­tir­lo y, en su vir­tud, ten­ga por inter­pues­to RECURSO DE REFORMA Y SUBSIDIARIO DE APELACIÓN y, una vez segui­dos los trá­mi­tes lega­les opor­tu­nos, orde­ne dejar sin efec­to la pro­vi­den­cia de 14 de Mayo del 2010, acor­dan­do la ave­ri­gua­ción de bie­nes del eje­cu­ta­do y embar­gan­do úni­ca­men­te aque­llos cuyo embar­go sea impres­cin­di­ble para res­pon­der del pago de la mul­ta obje­to de la pre­sen­te eje­cu­to­ria (2.160,00 euros), pro­cu­ran­do tener en cuen­ta la mayor faci­li­dad de su enaje­na­ción y la menor one­ro­si­dad para el eje­cu­ta­do, res­pe­tan­do el orden esta­ble­ci­do en el artícu­lo 592.2 de la Ley de Enjui­cia­mien­to Civil y evi­tan­do el embar­go de bie­nes (como, en este caso, los inmue­bles) cuyo pre­vi­si­ble valor exce­de con cre­ces de la can­ti­dad por la que se ha des­pa­cha­do eje­cu­ción.
Por ser de Jus­ti­cia que así se soli­ci­ta en:

Gijón, a 24 de Mayo del año 2010.

Fdo.- Mª. Del Pilar Can­cio Sáchez (Pro­cu­ra­do­ra) Fdo.- Adrián Álva­rez Álva­rez (Abo­ga­do)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: