Ante la cri­sis, se reite­ra la repre­sión con­tra Cán­di­do y Mora­la, sím­bo­los de la resis­ten­cia – Astur­bu­lla

click to zoom

El juz­ga­do de lo Penal Nº 1 de Gijón, Rubio Mayo, dic­ta Pro­vi­den­cia para el embar­go de sus res­pec­ti­vas vivien­das

El lin­cha­mien­to de los dos líde­res sin­di­ca­les Cán­di­do y Mora­la cul­mi­nó con el ini­cio del pro­ce­so por la vía de lo penal; se tra­ta­ba sola­men­te de un con­flic­to labo­ral, pero como la polí­ti­ca de repre­sión segui­da no pare­ce tener fin, de nue­vo el juz­ga­do vuel­ve por enési­ma vez, obs­ti­na­da­men­te, a reabrir las con­de­nas.

La sen­ten­cia, inau­di­ta, les con­de­nó a tres años de cár­cel sin que pudie­ra haber reduc­ción de pena por­que el «deli­to» que­da­ba asi­mi­la­do al de terro­ris­mo. La con­de­na impo­nía tam­bién la indem­ni­za­ción al Ayun­ta­mien­to de Gijón con más de cin­co mil euros por la rotu­ra del caje­tín de una cáma­ra de trá­fi­co (des­de la que se vigi­la­ba el inte­rior del asti­lle­ro) y a pagar una mul­ta de 2.160 euros cada uno. El indul­to del Con­se­jo de Minis­tros no fue enten­di­do así por el juez Rubio Mayo que aho­ra pre­ten­de embar­gar las res­pec­ti­vas vivien­das ‑resi­den­cia habi­tual- de Cán­di­do y Mora­la. Ante­rior­men­te este juez pro­ce­dió al embar­go de dos cuen­tas; una de Cán­di­do que ya hacía dos años no exis­tía, y otra cuen­ta a nom­bre de la fami­lia de Mora­la de la que tam­po­co era fac­ti­ble el embar­go, según comu­ni­có el pro­pio ban­co al juz­ga­do. Tan­to Cán­di­do como Mora­la, dis­po­nen de cuen­tas corrien­tes en las que per­ci­ben sus sala­rios.

El juez Rubio Mayo sigue obs­ti­na­do en bur­lar el espí­ri­tu y la letra del indul­to del Con­se­jo de Minis­tros, del que habría que decir que habien­do soli­ci­ta­do regla­men­ta­ria­men­te que pun­tua­li­za­ra de nue­vo el alcan­ce del indul­to, aún no se ha dig­na­do a dar la res­pues­ta acla­ra­to­ria nece­sa­ria, favo­re­cien­do así, la arbi­tra­rie­dad y la situa­ción de aco­so y repre­sión que el juez sigue ejer­cien­do.

Una vez más hay que recor­dar que el jui­cio fue un autén­ti­co lin­cha­mien­to. El jui­cio no cum­plió, en abso­lu­to y sin lugar a dudas, las garan­tías pro­ce­sa­les de lo que es una vis­ta oral. Cabe decir con toda rotun­di­dad que el juez Rubio Mayo come­tió, pre­su­mi­ble­men­te, una mani­fies­ta pre­va­ri­ca­ción por­que uti­li­zó como prue­ba con­de­na­to­ria en la sen­ten­cia un vídeo gra­ba­do por la pro­pia poli­cía pero que, pre­via­men­te, no había admi­ti­do como prue­ba en la vis­ta oral del jui­cio. Es más, en el vídeo se demues­tra pre­ci­sa­men­te que no fue­ron ni Cán­di­do ni Mora­la los que rom­pie­ron el caje­tín de la cáma­ra. A esta gra­ví­si­ma irre­gu­la­ri­dad, toda­vía cabría aña­dir otra media doce­na de anor­ma­li­da­des, de las que algu­nas podrían cons­ti­tuir tam­bién otro moti­vo de pre­sun­ta pre­va­ri­ca­ción, de nuli­dad del jui­cio y de la sen­ten­cia, ade­más de poner de mani­fies­to su incom­pe­ten­cia y su fal­ta de nivel, lo que debie­ra de plan­tear la nece­si­dad de ini­ciar su pro­ce­sa­mien­to.
El Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Astu­rias, sumán­do­se al lin­cha­mien­to, tam­bién encon­tró «correc­to» el jui­cio y con­fir­mó la sen­ten­cia.

Se tra­ta sin duda de un pro­ce­so polí­ti­co en el que han esta­do y siguen impli­ca­dos el Gobierno de Astu­rias, el Dele­ga­do del Gobierno, el Ayun­ta­mien­to de Gijón, los dos par­ti­dos que for­man la coa­li­ción de gobierno PSOE e IU y toda la judi­ca­tu­ra que ha par­ti­ci­pa­do, sal­vo la juez sus­ti­tu­to y la direc­ción peni­ten­cia­ria. Todos al ser­vi­cio de unos incon­fe­sa­bles intere­ses espe­cu­la­ti­vos, dado el des­tino que ame­na­za a las trein­ta hec­tá­reas que ocu­pan los dos asti­lle­ros.

La per­se­cu­ción a la que estos dos sin­di­ca­lis­tas han sido some­ti­dos y que aún con­ti­nua, y la sen­ten­cia por la que fue­ron con­de­na­dos, per­si­gue cla­ra­men­te dos fines. El pri­me­ro fue para apar­tar a ambos tra­ba­ja­do­res del con­flic­to para así poder lle­var ade­lan­te el cie­rre de los dos últi­mos asti­lle­ros de Gijón y, en segun­do lugar, para que sir­va de escar­mien­to al res­to de los tra­ba­ja­do­res.

La res­pues­ta a todo este pro­ce­so y a otros de simi­la­res carac­te­rís­ti­cas, en cuan­to a lo que de repre­sión tie­nen de común, vie­ne dada por la Pla­ta­for­ma Con­tra la Repre­sión y por las Liber­ta­des, for­ma­da por nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos de la que hay que excluir, prin­ci­pal­men­te, a los dos par­ti­dos impli­ca­dos tan­to en los pla­nes urba­nís­ti­cos y espe­cu­la­ti­vos PSOE e IU y a los dos sin­di­ca­tos CCOO y UGT.

Y es la Pla­ta­for­ma la que lide­ra el movi­mien­to y la opo­si­ción a la polí­ti­ca segui­da por el Gobierno de Astu­rias, el Dele­ga­do del Gobierno y, en este caso, el Ayun­ta­mien­to de Gijón, de cri­mi­na­li­zar a los movi­mien­tos socia­les, veci­na­les, juve­ni­les, sin­di­ca­les y labo­ra­les cuan­do estos inten­tan hacer valer sus intere­ses y sus dere­chos como orga­ni­za­ción, como tra­ba­ja­do­res o como ciu­da­da­nos.

Des­pués de la reu­nión man­te­ni­da por las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes sobre este nue­vo aten­ta­do a los dere­chos y liber­ta­des, la Pla­ta­for­ma hace públi­co la Nota Infor­ma­ti­va que se adjun­ta y, tam­bién, la Pro­vi­den­cia con la que el Juz­ga­do ini­cia la expro­pia­ción y el Recur­so de Impug­na­ción.

— — — — — — — — — — — —

Nota infor­ma­ti­va de la Pla­ta­for­ma:

La Pla­ta­for­ma con­tra la Repre­sión y por las Liber­ta­des, os infor­ma­mos de la últi­ma pro­vi­den­cia dic­ta­da por el Juez de lo penal Nº1 de Gijón, Lino Rubio Mayo con­tra los sin­di­ca­lis­tas Cán­di­do y Mora­la, en la que ini­cia los trá­mi­tes para el embar­go de la vivien­da, para cobrar la mul­ta de 2.160€ que les impu­so el Juez cuan­do fue­ron con­de­na­dos por luchar en con­tra del cie­rre de los asti­lle­ros y la espe­cu­la­ción urba­nís­ti­ca, pese a que la reso­lu­ción del Indul­to no con­tem­pló el pago de dicha mul­ta.

Por todo ello, la Pla­ta­for­ma con­tra la Repre­sión y por las Liber­ta­des denun­cia­mos, ante toda la opi­nión públi­ca, la obse­sión per­se­cu­to­ria de Lino Rubio Mayo, con­tra estos dos tra­ba­ja­do­res, y tam­bién el com­por­ta­mien­to de las Ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas, como el Ayun­ta­mien­to de Gijón, cóm­pli­ce en este pro­ce­so Judi­cial, impul­san­do el cie­rre de los Asti­lle­ros. Así se demues­tra aún más lo que real­men­te había detrás de esta con­de­na, el cie­rre de los asti­lle­ros Naval Gijón y Julia­na, cuan­do todo el mun­do pue­de recor­dar que tan­to la Alcal­de­sa de Gijón Fer­nán­dez Fel­gue­ro­so, como el Con­se­je­ro de Indus­tria Gra­ciano Torre, dije­ron que para el pasa­do mes de enero el Asti­lle­ro de Julia­na Cons­truc­to­ra ya esta­ría fun­cio­nan­do, pero pre­va­le­ció el inte­rés espe­cu­la­ti­vo del Ayun­ta­mien­to de Gijón y del Gobierno de Astu­rias, ambos gober­na­dos por la coa­li­ción del PSOE e IU.

PLATFORMA CONTRA LA REPRESIÓN Y POR LAS LIBERTADES

Adjun­to:

1.- Pro­vi­den­cia del Juz­ga­do de lo Penal Nº1 de Gijón con­tra Cán­di­do y Mora­la con la que se ini­cia el embar­go de las res­pec­ti­vas vivien­das.
2.- Recur­so de Impug­na­ción con­tra la Pro­vi­den­cia ante­rior.

— — — — — — — — — — — — — — –

1.- PROVIDENCIA DEL JUZGADO DE LO PENAL N.1 DE GIJÓN

2.- RECURSO DE IMPUGNACIÓN ANTE EL JUZGADO N.1 DE LO PENAL DE GIJÓN

Juz­ga­do de lo Penal núme­ro 1 de los de Gijón

Eje­cu­to­rias.- 2712007

ANTE EL JUZGADO DE LO PENAL NÚMERO UNO DE LOS DE GIJÓN

Dña. Maria del Pilar Can­cio Sán­chez, Pro­cu­ra­do­ra de los Tri­bu­na­les, en nom­bre y repre­sen­ta­ción del eje­cu­ta­do D. CANDIDO GONZÁLEZ CARNERO, repre­sen­ta­ción que cons­ta acre­di­ta­da en los autos de refe­ren­cia, bajo la direc­ción letra­da de D. adrián Álva­rez Álva­rez (cole­gia­do núme­ro 1839 del Ilus­tre Cole­gio de abo­ga­dos de Gijón) que asu­me la direc­ción téc­ni­ca de las pre­sen­tes actua­cio­nes tras haber obte­ni­do la Venia de su com­pa­ñe­ro Juan Mariano Prie­to San­tos (según se acre­di­ta median­te docu­men­to núme­ro 1), por medio del pre­sen­te escri­to, inter­pues­to en tiem­po y for­ma, com­pa­rez­co y DIGO:
Que a medio del pre­sen­te, y en vir­tud de lo pre­ve­ni­do en el artícu­lo 216 y siguien­tes de la Ley de Enjui­cia­mien­to Cri­mi­nal, ven­go a inte­re­sar se ten­ga por inter­pues­to RECURSO DE REFORMA Y, SUBSIDIARIAMENTE, DE APELACIÓN fren­te a la Pro­vi­den­cia de este Juz­ga­do dic­ta­da en la Cau­sa de refe­ren­cia de fecha 14 de Mayo del 2010 por la que se acuer­da ofi­ciar al Regis­tro de la Pro­pie­dad a fin de acre­di­tar la titu­la­ri­dad regis­tral de los bie­nes inmue­bles que cons­tan a nom­bre de mi man­dan­te a fin de tra­bar embar­go sobre los mis­mos

El recur­so se fun­da­men­ta en los siguien­tes

HECHOS
Pri­me­ro.- Que las pre­sen­tes Dili­gen­cias de Eje­cu­ción tie­nen por obje­to la ave­ri­gua­ción de bie­nes de los eje­cu­ta­dos D. Juan Manuel Mar­tí­nez Mora­la y D. Cán­di­do Gon­zá­lez Car­ne­ro en can­ti­dad sufi­cien­te para hace fren­te a la mul­ta de 2.160,00 euros a la que cada uno de ellos fue con­de­na­do a medio de sen­ten­cia fir­me de este Juz­ga­do de 14 de Febre­ro del 2007.
Segun­do.- Que, dicha eje­cu­to­ria fue recu­rri­da por mis patro­ci­na­dos, ini­cial­men­te ante el mis­mo Juz­ga­do de lo Penal por la vía del recur­so de refor­me y, pos­te­rior­men­te, ante la Audien­cia Pro­vin­cial, median­te recur­so de ape­la­ción, al enten­der que la san­ción pecu­nia­ria impues­ta en al sen­ten­cia que­da­ba anu­la­da por el indul­to guber­na­men­tal del que mis man­dan­tes fue­ron bene­fi­cia­rios. Este inci­den­te se resol­vió median­te Auto de la Audien­cia Pro­vin­cial de 3 de Febre­ro del 2010 por la que des­es­ti­ma el recur­so de ape­la­ción inter­pues­to por mis man­dan­tes con­fir­man­do en todos sus extre­mos el auto del Juz­ga­do de 10 de Noviem­bre del 2009.
Ter­ce­ro.- Que, con fecha de 10 de Diciem­bre del 2009 se dic­ta Pro­vi­den­cia de este Juz­ga­do de lo Penal en la cual se orde­na la prác­ti­ca de diver­sas dili­gen­cias de inves­ti­ga­ción sobre la situa­ción eco­nó­mi­ca de los eje­cu­ta­dos, inclu­yen­do la infor­ma­ción sobre su situa­ción labo­ral, ave­ri­gua­ción de cuen­tas ban­ca­rias, ave­ri­gua­ción de vehícu­los de los que pudie­ran ser titu­la­res, etc,…

Des­de esa fecha, el eje­cu­ta­do úni­ca­men­te ha teni­do cono­ci­mien­to de la tra­ba por par­te del Juz­ga­do de un embar­go sobre una cuen­ta ban­ca­ria de la que no era titu­lar él sino su padre.

Con fecha de 14 de Mayo del 2010, sin haber tra­ba­do embar­go sobre otros bie­nes de titu­la­ri­dad del eje­cu­ta­do, el Juz­ga­do dic­ta Pro­vi­den­cia por la que orde­na la ave­ri­gua­ción de la titu­la­ri­dad de bie­nes inmue­bles como ante­sa­la para tra­bar el embar­go sobre los mis­mos adu­cien­do que “no cons­tan en autos otros bie­nes sus­cep­ti­bles de embar­go”.
Cuar­to.- Que, esta repre­sen­ta­ción des­co­no­ce si efec­ti­va­men­te se han lle­ga­do a prac­ti­car las dili­gen­cias de inves­ti­ga­ción pre­ci­sas para la ade­cua­da ave­ri­gua­ción de la situa­ción patri­mo­nial del eje­cu­ta­do y para la bús­que­da de bie­nes sus­cep­ti­bles de embar­go sien­do así que el Juz­ga­do tie­ne acce­so a la infor­ma­ción faci­li­ta­da por la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, por el INSS, por la Jefa­tu­ra Pro­vin­cial de Trá­fi­co y por otros Orga­nis­mos Públi­cos y enti­da­des ban­ca­rias por lo que pue­de tener per­fec­to cono­ci­mien­to de la situa­ción patri­mo­nial del eje­cu­ta­do y de la exis­ten­cia de ren­tas del tra­ba­jo, cuen­tas corrien­tes, o bie­nes mue­bles de su titu­la­ri­dad sus­cep­ti­bles de ser embar­ga­dos y que, ade­más, por man­da­to del artícu­lo 584 y 592 de la Ley de Enjui­cia­mien­to Civil (la pro­vi­den­cia se refie­re al artícu­lo 584 de la Ley de Enjui­cia­mien­to Cri­mi­nal, enten­de­mos por error), deben ser embar­ga­dos con pre­fe­ren­cia a los bie­nes inmue­bles de mane­ra que, exis­tien­do bie­nes de esa otra natu­ra­le­za y de valor eco­nó­mi­co sufi­cien­te para el pago de la mul­ta, no pro­ce­de tra­bar embar­go sobre la vivien­da u otros bie­nes inmue­bles del eje­cu­ta­do, oca­sio­nan­do a este un gra­ve per­jui­cio dada la enor­me des­pro­por­ción entre el valor de la mul­ta y el pre­vi­si­ble valor de los bie­nes inmue­bles embar­ga­dos.
Si, efec­ti­va­men­te no cons­tan en autos otros bie­nes del eje­cu­ta­do sus­cep­ti­bles de embar­go sólo pue­de ser por­que no se han rea­li­za­do por el Juz­ga­do las dili­gen­cias de inves­ti­ga­ción nece­sa­rias sobre su patri­mo­nio sien­do así que

A los que son de apli­ca­ción los siguien­tes

FUNDAMENTOS DE DERECHO
I.- Artícu­los 216 y siguien­tes sobre la inter­po­si­ción de recur­sos fren­te a las reso­lu­cio­nes de los Juz­ga­dos de Ins­truc­ción.
II.- FONDO DEL ASUNTO.Esta par­te con­si­de­ra, dicho sea con los debi­dos res­pe­tos, y a dife­ren­cia del cri­te­rio man­te­ni­do en la Pro­vi­den­cia que aquí se recu­rre, que las Dili­gen­cias prac­ti­ca­das no son sufi­cien­tes para

En con­clu­sión, esta repre­sen­ta­ción pro­ce­sal entien­de, dicho sea con los debi­dos res­pe­tos, que las dili­gen­cias prac­ti­ca­das, son a todas luces, insu­fi­cien­tes, y no cubren el man­da­to dado en su día, inser­to en la Cons­ti­tu­ción y en la Ley, de prac­ti­car todas las dili­gen­cias nece­sa­rias para la inves­ti­ga­ción y escla­re­ci­mien­to de la situa­ción patri­mo­nial del eje­cu­ta­do, pro­vo­cán­do­se con el Sobre­sei­mien­to una mani­fies­ta inde­fen­sión de mi repre­sen­ta­do y una total des­pro­tec­ción de sus dere­chos e intere­ses legí­ti­mos que quie­bra el dere­cho a la tute­la judi­cial efec­ti­va que le asis­te

Por todo lo expues­to, SUPLICO AL JUZGADO:

Que, tenien­do por pre­sen­ta­do este escri­to, con sus copias, en tiem­po y for­ma, se sir­va admi­tir­lo y, en su vir­tud, ten­ga por inter­pues­to RECURSO DE REFORMA Y SUBSIDIARIO DE APELACIÓN y, una vez segui­dos los trá­mi­tes lega­les opor­tu­nos, orde­ne dejar sin efec­to la pro­vi­den­cia de 14 de Mayo del 2010, acor­dan­do la ave­ri­gua­ción de bie­nes del eje­cu­ta­do y embar­gan­do úni­ca­men­te aque­llos cuyo embar­go sea impres­cin­di­ble para res­pon­der del pago de la mul­ta obje­to de la pre­sen­te eje­cu­to­ria (2.160,00 euros), pro­cu­ran­do tener en cuen­ta la mayor faci­li­dad de su ena­je­na­ción y la menor one­ro­si­dad para el eje­cu­ta­do, res­pe­tan­do el orden esta­ble­ci­do en el artícu­lo 592.2 de la Ley de Enjui­cia­mien­to Civil y evi­tan­do el embar­go de bie­nes (como, en este caso, los inmue­bles) cuyo pre­vi­si­ble valor exce­de con cre­ces de la can­ti­dad por la que se ha des­pa­cha­do eje­cu­ción.
Por ser de Jus­ti­cia que así se soli­ci­ta en:

Gijón, a 24 de Mayo del año 2010.

Fdo.- Mª. Del Pilar Can­cio Sáchez (Pro­cu­ra­do­ra) Fdo.- Adrián Álva­rez Álva­rez (Abo­ga­do)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *