Las con­ti­nuas víc­ti­mas civi­les en Afga­nis­tán mul­ti­pli­can la rabia con­tra EEUU- Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

resistencia_afganistan_contra_usa.jpg
Una cró­ni­ca de la inva­sión esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán y de la resis­ten­cia que ese pue­blo lle­va ade­lan­te de for­ma coti­dia­na
Resu­men Latinoamericano/​Rebelion - Nazir Ahmad rela­ta que en las pri­me­ras horas del vier­nes [14 de mayo] oyó rui­do de dis­pa­ros que pare­cían salir de una gari­ta de vigi­lan­cia situa­da en el exte­rior de un gran recin­to de ado­be que com­par­te con otras nue­ve fami­lias. Pen­san­do que eran ladro­nes que inten­ta­ban entrar, él y varios hom­bres más corrie­ron hacia el patio, sumi­do a esa hora en una total oscu­ri­dad, don­de caye­ron aba­ti­dos por fue­go de dis­pa­ros y explo­sio­nes de gra­na­da. “Esta­ban dis­pa­ran­do con láser”, dice Ahmad, de 35 años, con­fun­dien­do las luces del láser de las armas de los asal­tan­tes con las balas. La metra­lla se le incrus­tó en el pecho, alcan­zan­do tam­bién en la espal­da a su hija de 18 meses. Una fami­lia veci­na salió peor para­da aún: en cues­tión de segun­dos , un padre y sus cua­tro hijos yacían ase­si­na­dos.
Los tes­ti­gos loca­les entre­vis­ta­dos por Time con­ta­ron que la noche del ata­que las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses ase­si­na­ron a ocho veci­nos de ese pue­blo cam­pe­sino cal­ci­na­do por el sol al este de Afga­nis­tán. El ejér­ci­to de EEUU insis­te en que la ope­ra­ción de Kosh­kaky, a unos 14 kiló­me­tros al oes­te de Jala­la­bad, tenía como obje­ti­vo ata­car a los insur­gen­tes que pulu­lan por la zona, inclui­do un sub­co­man­dan­te tali­bán al que mata­ron. Tam­bién hirie­ron, con ame­tra­lla­do­ras y el “equi­po de comu­ni­ca­cio­nes”, a dos com­ba­tien­tes más, según dijo el ejér­ci­to a tra­vés de un comu­ni­ca­do, sin ofre­cer cifras de víc­ti­mas (la poli­cía afga­na está rea­li­zan­do aho­ra su pro­pia inves­ti­ga­ción).
Pero los afga­nos nor­ma­les y corrien­tes se incli­nan más a creer lo peor. En cuan­to se exten­dió la noti­cia del inci­den­te el vier­nes por la maña­na, cien­tos de per­so­nas se lan­za­ron a las calles para pro­tes­tar, que­man­do neu­má­ti­cos y lan­zan­do pie­dras mien­tras gri­ta­ban: “Muer­te a EEUU”, “Lar­ga vida a los tali­ba­nes” y otros esló­ga­nes con­tra el Gobierno. Cuan­do la mul­ti­tud tra­tó de asal­tar la comi­sa­ría del dis­tri­to, los ofi­cia­les res­pon­die­ron a tiros y mata­ron al menos a uno de los mani­fes­tan­tes.
Des­de que el Gene­ral Stan­ley McChrys­tal tomó el man­do de las fuer­zas inter­na­cio­na­les en Afga­nis­tán el pasa­do verano, las res­tric­cio­nes en los ata­ques aéreos han redu­ci­do algo la inci­den­cia de muer­tes civi­les que tan­to exa­cer­ban la indig­na­ción del pue­blo y las fric­cio­nes entre el gobierno afgano y el de EEUU. Sin embar­go, los obser­va­do­res seña­lan un aumen­to simul­tá­neo de los ata­ques noc­tur­nos de las uni­da­des de las Fuer­zas Espe­cia­les. Según las Nacio­nes Uni­das y las esti­ma­cio­nes del Gobierno afgano, los ata­ques noc­tur­nos han pro­vo­ca­do más de la mitad de las 600 muer­tes de civi­les infli­gi­das por las fuer­zas de la coa­li­ción el pasa­do año. Tras una serie de per­can­ces, el Gene­ral McChrys­tal emi­tió una nue­va direc­ti­va tác­ti­ca a fina­les de enero para redu­cir las víc­ti­mas y pare­cer menos inva­si­vo. Orde­nó que “siem­pre que fue­ra posi­ble”, había que noti­fi­car con ante­la­ción sufi­cien­te los ata­ques a las auto­ri­da­des afga­nas y a los patriar­cas loca­les, y que las fuer­zas de segu­ri­dad afga­nas se pusie­ran a la cabe­za.
Pero, al pare­cer, las direc­tri­ces de McChrys­tal se han apli­ca­do más a las uni­da­des regu­la­res de infan­te­ría que a las Fuer­zas Espe­cia­les, cuyos ofi­cia­les temen que sus misio­nes secre­tas se vean com­pro­me­ti­das por tales con­sul­tas. Tam­po­co ha ayu­da­do a que se reduz­can los erro­res fata­les el hecho que de que las tro­pas afga­nas se impli­quen en las accio­nes. Por ejem­plo, el 12 de febre­ro se pro­du­jo un ata­que de las Fuer­zas Espe­cia­les en la pro­vin­cia de Pak­tia, irrum­pien­do en una cele­bra­ción fami­liar alre­de­dor de un recién naci­do, matan­do a un ofi­cial de la poli­cía afga­na, a su her­mano, a dos muje­res emba­ra­za­das y a una ado­les­cen­te. La OTAN pro­cla­mó ini­cial­men­te que una ope­ra­ción con­jun­ta de la coa­li­ción y los afga­nos había des­cu­bier­to los cuer­pos de tres muje­res ata­dos y amor­da­za­dos des­pués de un tiro­teo con los com­ba­tien­tes. Pero cada vez había más prue­bas que con­tra­de­cían tal ver­sión; algu­nos infor­mes pos­te­rio­res sugi­rie­ron que habían envia­do a un ofi­cial esta­dou­ni­den­se para pedir dis­cul­pas per­so­nal­men­te por los dis­pa­ros y ofre­cer una com­pen­sa­ción a los fami­lia­res de los muer­tos.
Algu­nos afga­nos sugie­ren que los erra­dos ata­ques pue­den estar moti­va­dos por la des­in­for­ma­ción que se les pasa a los esta­dou­ni­den­ses para aca­bar con los feu­dos loca­les. Hace dos sema­nas, el 29 de abril, el cuña­do de la dipu­tada afga­na Safi­ya Sidi­qi murió de un dis­pa­ro en un ata­que noc­turno con­tra la casa de su fami­lia en el dis­tri­to Surkh Rod. Sidi­qi dice que su her­mano había lla­ma­do poco antes dicien­do que había ladro­nes fue­ra de la casa. Cuan­do ella con­tac­tó con la poli­cía, la infor­ma­ron de que las fuer­zas est adou­ni­den­ses esta­ban lle­van­do a cabo una ope­ra­ción allí . El ejér­ci­to de EEUU afir­mó más tar­de que la víc­ti­ma era un “faci­li­ta­dor tali­bán” que salió de la casa con una esco­pe­ta exhi­bien­do inten­ción de ata­car y negán­do­se a arro­jar el arma. El tenien­te coro­nel Joseph T. Bres­sea­le, por­ta­voz, recha­zó la expli­ca­ción de que las armas se blan­dían como auto­de­fen­sa con­tra posi­bles delin­cuen­tes, ale­gan­do que era la típi­ca excu­sa que uti­li­za­ban quie­nes eran blan­co de los ata­ques noc­tur­nos.
Pero los veci­nos del pue­blo de Kosh­kaky que pre­sen­cia­ron el más recien­te de los ata­ques esta­dou­ni­den­ses man­tie­nen a toda cos­ta su ver­sión. Moham­mad Sid­diq Bis­mil dice que es nor­mal que los cam­pe­si­nos que se encuen­tran ais­la­dos ten­gan armas de su pro­pie­dad, y cuan­do oye­ron los dis­pa­ros, dice, varios hom­bres cogie­ron sus rifles y dos Kalash­ni­kovs –para los que tenían per­mi­sos- y dis­pa­ra­ron varios tiros al aire como adver­ten­cia. Segun­dos más tar­de, algu­nos de esos hom­bres reci­bían las balas de los sol­da­dos que habían esca­la­do muros de unos 4,5 metros de alto por varios lados, dina­mi­tan­do una puer­ta oxi­da­da. “En lugar de anun­ciar­se, pri­me­ro dis­pa­ran”, afir­ma Bis­mil. (El ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se dice que el fue­go empe­zó cuan­do los hom­bres se nega­ron a salir afue­ra).
Cuan­do el pol­vo se asen­tó, los cam­pe­si­nos dije­ron que les retu­vie­ron den­tro del recin­to y que sol­da­dos afga­nos y esta­dou­ni­den­ses les estu­vie­ron inte­rro­gan­do has­ta des­pués del ama­ne­cer. Sos­tu­vie­ron que no tenían ni idea de quién era Qari Shamshu­din, el supues­to sub­co­man­dan­te tali­bán. Afir­ma­ron que les con­fis­ca­ron los rifles y los telé­fo­nos móvi­les y que se lle­va­ron con ellos a dos hom­bres heri­dos, dos trac­to­ris­tas. Aun­que no se per­mi­tió que nin­gún perio­dis­ta entra­ra en el recin­to fami­liar para explo­rar el esce­na­rio de los dis­pa­ros a cau­sa del due­lo de las muje­res en el patio, por el terreno exte­rior podían apre­ciar­se ras­tros secos de san­gre y cris­ta­les rotos. Y tam­bién agu­je­ros de bala en los para­bri­sas de los coches.
Al poco rato de ir por la carre­te­ra de regre­so a Jala­la­bad, en el hori­zon­te apa­re­ció un gru­po de jóve­nes reu­ni­dos en un cemen­te­rio alre­de­dor de una de las cin­co recien­tes tum­bas, con las pal­mas abier­tas en señal de ora­ción. Assa­du­llah, un estu­dian­te de 18 años, enume­ró los hom­bres de sus anti­guos veci­nos, el padre y sus hijos: Sayid Rahim, Sha­fiu­llah, Shams, Zikrud­din, Rasul Khan. “Eran nues­tros her­ma­nos, no eran tali­ba­nes”, dice. “EEUU no para de con­tar men­ti­ras. Com­ba­ti­re­mos a los tali­ba­nes y tam­bién a los esta­dou­ni­den­ses, eso es lo que pen­sa­mos hacer”.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *