La con­di­ción post-letra­da- San­tia­go Alba-Rico

Lo he dicho otras veces: el capi­ta­lis­mo va tan depri­sa que ha deja­do atrás al hom­bre mis­mo, el cual corre sin alien­to, siem­pre reza­ga­do, para aco­mo­dar su paso a una his­to­ria que ya no pue­de ser la suya. Un inven­to muy recien­te, extra­or­di­na­ria­men­te pode­ro­so, está a pun­to de des­apa­re­cer o que­dar mar­gi­na­do sin haber ago­ta­do todas sus posi­bi­li­da­des inter­nas: la escri­tu­ra. Nació hace poco más de 4.000 años en Orien­te Medio, Egip­to y Chi­na y reci­bió un impul­so deci­si­vo hacia el año 900 a. de C. en Gre­cia, cuyo alfa­be­to pre­ci­so, ele­gan­te y lige­ro ayu­dó a engen­drar una men­te nue­va al mis­mo tiem­po que un mun­do sus­cep­ti­ble ‑por vez pri­me­ra- de orden y con­sen­so. El alfa­be­to se con­vir­tió en el umbral de lo que lla­ma­ré la con­di­ción letra­da, un mol­de de per­cep­ción ‑mal­di­to y ven­tu­ro­so- inse­pa­ra­ble de todos esos hallaz­gos que iden­ti­fi­ca­mos con la his­to­ria mis­ma del hom­bre: la obje­ti­vi­dad, la divi­sión verdad/​error, la cien­cia y el dere­cho, el cues­tio­na­mien­to de la fuer­za y la auto­ri­dad per­so­nal, el carác­ter públi­co de las leyes, el tiem­po narra­ti­vo, la posi­bi­li­dad mis­ma de pen­sar de den­tro afue­ra, al mar­gen de las tra­di­cio­nes colec­ti­vas y las iner­cias tri­ba­les. Hace poco más de 500 años la con­di­ción letra­da encon­tró un poten­te vehícu­lo de expan­sión en la impren­ta de Guten­berg, gra­cias a la cual con­se­gui­mos robar la fabu­lo­sa téc­ni­ca de Tot a los sacer­do­tes, gober­nan­tes y buró­cra­tas para devol­vér­se­la a los hom­bres.
De la revo­lu­ción fran­ce­sa a la rusa, de las luchas anti­co­lo­nia­les al socia­lis­mo cubano, se com­pren­dió ense­gui­da que la con­di­ción letra­da era de algún modo ‑val­ga la redun­dan­cia- la con­di­ción mis­ma de la eman­ci­pa­ción; es decir, de la igual­dad, la demo­cra­cia y la jus­ti­cia o, lo que es lo mis­mo, de una autén­ti­ca con­di­ción huma­na. Para la izquier­da fue siem­pre una cues­tión de vida o muer­te la alfa­be­ti­za­ción de esa mayo­ría pla­ne­ta­ria sumer­gi­da en la mise­ria e inten­cio­na­da­men­te sepa­ra­da de su pro­pia con­cien­cia, de mane­ra que la escue­la se con­vir­tió ‑y sigue sien­do- obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de todas las revo­lu­cio­nes vic­to­rio­sas, tal y como recien­te­men­te hemos vis­to en Vene­zue­la y Boli­via. Pero los pro­gre­sos son len­tos y allí don­de se pro­du­cen lle­gan dema­sia­do tar­de. Ape­nas 4.000 años des­pués la con­di­ción letra­da no sólo no se ha gene­ra­li­za­do sino que retro­ce­de en todo el mun­do; antes de haber apren­di­do real­men­te a leer, se exi­ge que nos adap­te­mos a un nue­vo para­dig­ma tec­no­ló­gi­co y gno­seo­ló­gi­co.
La insis­ten­cia socia­lis­ta en la edu­ca­ción letra­da era deses­pe­ra­da­men­te cer­te­ra. El pro­ble­ma es que la téc­ni­ca de Tot es muy difí­cil; y la para­do­ja es que es esta mis­ma difi­cul­tad la que pro­por­cio­na a la escri­tu­ra una ven­ta­ja incom­pa­ra­ble que nin­gún otro medio posee. La difi­cul­tad de las letras estri­ba en que inte­gran orgá­ni­ca­men­te acti­vi­dad y pasi­vi­dad: no se pue­de apren­der a leer sin apren­der al mis­mo tiem­po a escri­bir y todos los lec­to­res, por el sim­ple hecho de ser­lo, son al mis­mo tiem­po escri­to­res. En reali­dad el sol­feo, la pro­gra­ma­ción infor­má­ti­ca o la manu­fac­tu­ra­ción de imá­ge­nes ‑por citar algu­nas- son téc­ni­cas mucho más com­pli­ca­das que la escri­tu­ra. Pero, al con­tra­rio de lo que ocu­rre con la lec­tu­ra, uno pue­de dis­fru­tar de Beetho­ven sin saber armo­nía, con­tem­plar y enten­der una pelí­cu­la de Kuro­sa­wa sin apren­der direc­ción cine­ma­to­grá­fi­ca y cha­tear y nave­gar por Inter­net sin estar fami­lia­ri­za­do con la infor­má­ti­ca. La para­do­ja es que si hace fal­ta pro­mo­cio­nar heroi­ca­men­te la lec­tu­ra, si hay que dedi­car dine­ro y esfuer­zo a hacer cam­pa­ñas en favor de la con­di­ción letra­da, si es tan difí­cil con­quis­tar un nue­vo lec­tor ‑mien­tras la tele­vi­sión y el orde­na­dor se impo­nen solos- es jus­ta­men­te por su supe­rior cali­dad demo­crá­ti­ca. Por decir­lo con Pitá­go­ras, los lec­to­res son mate­má­ti­cos ‑acti­vos, pro­duc­ti­vos, crea­ti­vos- mien­tras que los espec­ta­do­res e inter­nau­tas, a mer­ced de opa­cos pro­gra­ma­do­res, son sólo acus­má­ti­cos.
No sabe­mos aún qué son exac­ta­men­te las nue­vas tec­no­lo­gías ni qué nue­va men­te están engen­dran­do. No sabe­mos si Inter­net es una téc­ni­ca como la escri­tu­ra, una herra­mien­ta como la impren­ta, un nue­vo con­ti­nen­te como Amé­ri­ca o un órgano como nues­tro riñón dere­cho. Pro­ba­ble­men­te es todo eso al mis­mo tiem­po. Lo que sí pode­mos decir es que nos intro­du­ce ‑nos está intro­du­cien­do ya- en una con­di­ción post-letra­da; en una con­di­ción en la que lo deci­si­vo, como nue­vo mar­co de per­cep­ción, no es ya la letra públi­ca ni, como a menu­do se cree, el dígi­to ocul­to sino la pan­ta­lla encen­di­da. La expre­sión no es ele­gan­te, pero a la espe­ra de for­jar una mejor podría­mos hablar de con­di­ción pan­tá­lli­ca.
El papel está con­de­na­do a des­apa­re­cer no por­que sea eco­ló­gi­ca­men­te insos­te­ni­ble o caro sino por­que está muer­to: reci­be la luz de nues­tros ojos y exi­ge por lo tan­to una aten­ción inten­sa y dis­ci­pli­na­da. Por eso la filo­so­fía está orgá­ni­ca­men­te ata­da a la made­ra y no sobre­vi­vi­rá a su muer­te. En su lugar, la pan­ta­lla está viva; emi­te su pro­pia luz y, si resul­ta por ello más atrac­ti­va, deman­da una aten­ción mucho más débil y super­fi­cial; una aten­ción dis­per­sa, fugi­ti­va, vapo­ri­za­da, si se quie­re, en la simul­ta­nei­dad de las muchas pan­ta­llas abier­tas al mis­mo tiem­po ante nues­tros ojos. Nin­gún cere­bro fini­to esta­rá jamás a la altu­ra de la infi­ni­ta poten­cia tec­no­ló­gi­ca de la red; nin­gu­na razón fini­ta podrá encon­trar ahí la linea­li­dad y suce­sión que le pro­por­cio­nan la fra­se y la hoja de papel ‑que sólo se pue­de pasar des­pa­cio.
Nun­ca fui­mos real­men­te letra­dos; nun­ca lle­ga­mos a ser letra­dos, y ya no podre­mos ser­lo. La pobla­ción mun­dial está cada vez más divi­di­da entre anal­fa­be­tos y post-letra­dos. La fran­ja pro­pia­men­te letra­da se enco­ge cada vez más y con ella todas las posi­bi­li­da­des entre­vis­tas hace 4.000 años y nun­ca des­ple­ga­das por com­ple­to. ¿Tam­bién el socia­lis­mo? Fren­te al entu­sias­mo acrí­ti­co de tan­tos inter­nau­tas, la izquier­da debe atre­ver­se qui­zás a reco­no­cer que tam­bién tec­no­ló­gi­ca­men­te está per­dien­do la par­ti­da. Ense­ñar a leer ya no sir­ve. Y es a par­tir de este hecho des­nu­do ‑la con­di­ción post-letra­da y tal vez post-huma­na de la his­to­ria- que debe replan­tear­se todas sus estra­te­gias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *