La Audiencia de Valladolid revoca la absolución de Ocampo y le condena

  • Boltxe Kolek­ti­boa denun­cia la con­de­na de Luis Ocam­po por par­te de la Audien­cia de Valla­do­lid. En esta con­de­na el esta­do pasa fac­tu­ra a un com­pa­ñe­ro de IzCa por sus posi­cio­nes polí­ti­cas y las de la for­ma­ción en que mili­ta por la denun­cia impla­ca­ble del neo­fran­quis­mo en el que esta­mos ins­ta­la­dos y de su defen­sa de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas. Como en el más duro perío­do fran­quis­ta, la judi­ca­tu­ra es pun­ta de lan­za de la nega­ción del dere­cho nun­ca exis­ten­te en el Esta­do Espa­ñol a la Liber­tad de Expre­sión.
  • Soli­da­ri­dad con Luis Ocam­po y con IzCa
    Nota de Luis Ocam­po
    Ante la sen­ten­cia de la Sec­ción Cuar­ta de la Audien­cia Pro­vin­cial de Valla­do­lid com­pues­ta por los seño­res magis­tra­dos: Don Jose Luis Ruiz Moreno; Don Angel San­tia­go Mar­ti­nez Gar­cía; y Doña Maria Tere­sa Gon­za­lez Cuar­te­ro que revo­ca la ante­rior sen­ten­cia del juz­ga­do de lo Penal nº2 de Valla­do­lid en la que se me absol­vía de un deli­to de inju­rias y/​o calum­nias hacia el alcal­de de Valla­do­lid, León de la Riva y se me con­de­na por un deli­to de inju­rias gra­ves, hechas con publi­ci­dad, a la pena de mul­ta de seis meses con una cuo­ta dia­ria de diez euros y a una indem­ni­za­ción a León de la Riva con mil euros quie­ro expre­sar las siguien­tes cues­tio­nes:
    1º. Que me rati­fi­co en las con­si­de­ra­cio­nes hechas en la rue­da de pren­sa juz­ga­da y con­de­na­da por la Audien­cia Pro­vin­cial, rea­li­za­das den­tro de lo que es el ejer­ci­cio demo­crá­ti­co de la liber­tad de opi­nión y expre­sión.
    2 º Esta sen­ten­cia de la sec­ción cuar­ta de la Audien­cia Pro­vin­cial que final­men­te da satis­fac­ción a las pre­ten­sio­nes ven­ga­ti­vas del alcal­de , acti­tud habi­tual en él, pone de mani­fies­to como den­tro de los miem­bros de la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia hay dos for­mas muy dis­tin­tas de enten­der esta: la jus­ti­cia como un ser­vi­cio públi­co o la jus­ti­cia como un ejer­ci­cio de ser­vi­cio al poder.
    3º. Creo que esta sen­ten­cia, así como otras deci­sio­nes judi­cia­les toma­das en los últi­mos tiem­pos en este Esta­do, no hacen sino soca­var la ima­gen de la pro­pia jus­ti­cia y su cre­di­bi­li­dad ante amplios sec­to­res de la opi­nión públi­ca.
    4º. Esta sen­ten­cia con­de­na­to­ria y revo­ca­to­ria de una sen­ten­cia ante­rior abso­lu­to­ria, pare­ce espe­cial­men­te gra­ve por­que limi­ta de hecho un dere­cho demo­crá­ti­co ele­men­tal y cons­ti­tu­cio­nal tal como es la liber­tad de expre­sión.
    5. Creo que todo este pro­ce­di­mien­to ins­ti­ga­do por el ante­rior fis­cal jefe de Valla­do­lid está lleno de irre­gu­la­ri­da­des entre las cua­les no es la menor el negar­nos el uso del pro­ce­di­mien­to pre­vis­to para este tipo de situa­cio­nes, ''la excep­tio veri­ta­tis''.
    6º. Por supues­to recu­rri­ré la sen­ten­cia ante el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal por con­si­de­rar que se vul­ne­ra, como ya he dicho un dere­cho fun­da­men­tal cons­ti­tu­cio­nal­men­te pro­te­gi­do, tal cual es la liber­tad de expre­sión.
    Escán­da­lo­sa sen­ten­cia con­tra mili­tan­te comu­ne­ro
    La Audien­cia de Valla­do­lid acor­dó revo­car la abso­lu­ción del por­ta­voz de la Coor­di­na­do­ra de Paja­ri­llos, Luis Ocam­po, res­pec­to de las decla­ra­cio­nes efec­tua­das en 2006 con­tra el alcal­de de la ciu­dad, a quien acu­só de ampa­rar al eco­no­mía negra y el nar­co­trá­fi­co, y con­de­nó al pri­me­ro al con­si­de­rar que sus decla­ra­cio­nes son cons­ti­tu­ti­vas de un deli­to de inju­rias gra­ves hechas con publi­ci­dad, de los artícu­los 208, 209 y 211 del Códi­go Penal.
    Por tal moti­vo, la Sec­ción Cuar­ta de lo Penal de la Audien­cia valli­so­le­ta­na esti­mó el recur­so pre­sen­ta­do por el Minis­te­rio Fis­cal, dejó sin efec­to la sen­ten­cia abso­lu­to­ria del Juz­ga­do de lo Penal núme­ro 2 y resol­vió con­de­nar a Luis Ocam­po al pago de una mul­ta de 1.800 euros, jun­to con la obli­ga­ción de indem­ni­zar al inju­ria­do, en con­cep­to de res­pon­sa­bi­li­dad civil, en la can­ti­dad de mil euros, según infor­ma­ron a Euro­pa Press fuen­tes jurí­di­cas.
    En este nue­vo fallo, que inclu­ye la impo­si­ción a Ocam­po de las cos­tas deri­va­das del jui­cio cele­bra­do en pri­me­ra ins­tan­cia, la Audien­cia valli­so­le­ta­na entien­de que las impu­tacio­nes ver­ti­das con­tra el alcal­de por hechos rela­cio­na­dos con la espe­cu­la­ción urba­nís­ti­ca pue­den estar ampa­ra­das por el dere­cho a la liber­tad de infor­ma­ción, dado que el acu­sa­do lo que hace es sumar­se a lo que han dicho otras per­so­nas, si bien no entien­de lo mis­mo en lo rela­ti­vo a las acu­sa­cio­nes de que León de la Riva se encuen­tra vin­cu­la­do con el nar­co­trá­fi­co y el blan­queo de dine­ro.
    "El acu­sa­do no apor­ta nin­gún dato de que el señor alcal­de de la ciu­dad de Valla­do­lid esté invo­lu­cra­do en acti­vi­da­des delic­ti­vas vin­cu­la­das con el blan­queo de dine­ro pro­ce­den­te del nar­co­trá­fi­co, ni con acti­vi­da­des delic­ti­vas rela­cio­na­das con el nar­co­trá­fi­co, y lo que hace es infor­mar a la opi­nión públi­ca de un hecho que es fal­so", con lo que la Sala entien­de que se tra­ta de expre­sio­nes que por sí mis­mas encar­nan el "dolo de inju­riar".
    Ade­más, la nue­va sen­ten­cia inci­de en que el pro­pio Ocam­po reco­no­ció en el jui­cio su inten­ción de que con tales impu­tacio­nes el alcal­de no vol­vie­ra a salir reele­gi­do en las siguien­tes elec­cio­nes, "lo que corro­bo­ra el áni­mo delic­ti­vo de su con­duc­ta: lo que pre­ten­día era lesio­nar la dig­ni­dad de la per­so­na a la que se le efec­tua­ban tan gra­ves y fal­sas impu­tacio­nes para menos­ca­bar su fama ante la opi­nión públi­ca y así lograr que no vol­vie­ra a salir como alcal­de de la ciu­dad".

    Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

    Share on facebook
    Share on Facebook
    Share on twitter
    Share on Twitter

    Leave a comment

    Iruzkina idatzi / Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: