El cen­tro del euro se des­pla­za hacia Bei­jing – Txis­ko Fer­nán­dez

La glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca no es un «inven­to» de nues­tros días, ni siquie­ra es obra del ya cadu­co siglo XX. Por poner sólo un par de ejem­plos: a tra­vés de la hoy cono­ci­da como Ruta de la Seda, el impe­rio de la dinas­tía Han lle­gó a cons­truir una com­ple­ja red comer­cial ‑con sus ver­tien­tes polí­ti­ca y mili­tar- que per­mi­tía el inter­cam­bio de mer­can­cías entre el Lejano Orien­te y Roma, allá por el siglo I antes de Cris­to; y, una vez con­quis­ta­do el impe­rio azte­ca por las tro­pas cas­te­lla­nas, a fina­les del siglo XVI se com­ple­tó el pano­ra­ma con una gran ruta oceá­ni­ca que unía la cos­ta mexi­ca­na con las actua­les Fili­pi­nas y que retor­na­ba al con­ti­nen­te ame­ri­cano apo­yán­do­se en los puer­tos chi­nos y japo­ne­ses.

Ha llo­vi­do mucho des­de enton­ces, aun­que en las últi­mas déca­das el euro­cen­tris­mo nar­ci­sis­ta haya abo­ca­do a la incul­tu­ra a millo­nes de occi­den­ta­les, que has­ta hace poco creían que Chi­na era un gigan­te dor­mi­do; la India una gran reser­va espi­ri­tual don­de recar­gar el kar­ma, y Bra­sil un para­di­sia­co lugar don­de todo el mun­do bai­la sam­ba. Tópi­cos estú­pi­dos, pero que duran­te siglos de colo­nia­lis­mo glo­bal fue­ron crean­do una cos­tra men­tal que impi­dió a muchos euro­peos, inclu­so a los más via­ja­dos, per­ca­tar­se de la reali­dad del mun­do.

Y como esa cos­tra per­ma­ne­ce ins­ta­la­da en amplias capas socia­les de nues­tro con­ti­nen­te, con­si­de­ro con­ve­nien­te hacer men­ción al penúl­ti­mo capí­tu­lo que he leí­do sobre el euro­cen­tris­mo, que en este caso tie­ne doble sen­ti­do, ya que hace refe­ren­cia a la «mone­da úni­ca» (¡¿Se pue­de ser más cho­vi­nis­ta?!). Vaya­mos al grano: mien­tras en los medios euro­peos se ana­li­za­ba con tan­ta preo­cu­pa­ción la deri­va espa­ño­la hacia la cri­sis grie­ga ponien­do el acen­to en lo que se deci­de en Bru­se­las, en Ber­lín o allí don­de se reúna el FMI, resul­ta que la bol­sa de Nue­va York salu­da­ba con una impor­tan­te subi­da el ges­to de con­fian­za en el euro lan­zan­do por Chi­na. Esto suce­día el jue­ves, cuan­do las auto­ri­da­des eco­nó­mi­cas chi­nas des­min­tie­ron que estu­vie­ran pen­san­do en des­ha­cer­se de bue­na par­te de la deu­da euro­pea que poseen. O sea que aho­ra Bei­jing es quien le saca al euro las cas­ta­ñas del fue­go en Wall Street.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *