Fren­te al ven­da­val de cri­sis en el mun­do capi­ta­lis­ta, Cuba logra aumen­tar su PIB

De cara al pre­sen­te, la isla más gran­de de las Anti­llas no ocul­ta la satis­fac­ción de man­te­ner vivos los prin­ci­pios de su revo­lu­ción y abor­dar con ellos los nue­vos desa­fíos polí­ti­cos, socia­les y eco­nó­mi­cos de estos ini­cios del siglo XXI.
Su desa­rro­llo en la medi­ci­na le ha per­mi­ti­do con­ver­tir la ven­ta de estos ser­vi­cios en su prin­ci­pal fuen­te de divi­sas. Pero el turis­mo, que actual­men­te apor­ta unos 2 mil millo­nes de dóla­res al año, avan­za deci­di­da­men­te a con­ver­tir­se en el prin­ci­pal fac­tor de su cre­ci­mien­to.
Según la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (CEPAL), Cuba es el país de la región con la mayor pro­por­ción de muje­res en su Par­la­men­to, 43 por cien­to; es la socie­dad con el más bajo índi­ce de anal­fa­be­tis­mo, 2.1 por cien­to; osten­ta la menor tasa de mor­ta­li­dad en meno­res de cin­co años, 6 por cada mil naci­dos vivos; tie­ne en pro­me­dio un médi­co por cada 150 habi­tan­tes –el país que le sigue es Uru­guay, con 235– regis­tra una tasa de des­em­pleo prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te y sus habi­tan­tes tie­nen una espe­ran­za de vida al nacer que aumen­tó de 59.5 años en 1955, a 78.6 años pro­me­dio en la actua­li­dad.
Fren­te al ven­da­val que sacu­dió al mun­do capi­ta­lis­ta en 2009, con su peor cri­sis des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, la eco­no­mía cuba­na casi fue una excep­ción en la región lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña. El pro­duc­to interno bru­to por habi­tan­te aumen­tó uno por cien­to, mien­tras el pro­me­dio para Amé­ri­ca Lati­na decre­ció 2.9 y en el Cari­be la con­trac­ción fue de 2.7 por cien­to, indi­ca la mis­ma fuen­te.
El 19 de octu­bre de 1960, en que el Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos orde­nó el embar­go comer­cial y eco­nó­mi­co para aho­gar a la isla, su revo­lu­ción y sus anhe­los liber­ta­rios. La eco­no­mía cuba­na depen­día en 80 por cien­to de la esta­du­ni­den­se. Des­de enton­ces a la fecha, cada uno de los 19 mil 100 días trans­cu­rri­dos ha sido un triun­fo para Cuba y sus habi­tan­tes. En casi 52 años han pasa­do 11 pre­si­den­tes repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas por la Casa Blan­ca en Esta­dos Uni­dos, sin que nin­guno se haya atre­vi­do a levan­tar el embar­go, a pesar de su osten­si­ble fra­ca­so.
Pero qui­zá la situa­ción más crí­ti­ca para la revo­lu­ción cuba­na no fue pro­vo­ca­da por Esta­dos Uni­dos. Pro­vino del derrum­be de la Unión de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Sovié­ti­cas (URSS) y sus alia­das de Euro­pa del este, la prin­ci­pal fuen­te de apo­yo ener­gé­ti­co y de inter­cam­bio comer­cial de Cuba. La URSS dejó de exis­tir ofi­cial­men­te el 21 de diciem­bre de 1991 y con ello el sumi­nis­tro de petró­leo y gas a la isla cayó a míni­mos nive­les.
En 1993 el con­su­mo de ener­gía en Cuba era 48 por cien­to menor al que tuvo en 1990 y repre­sen­ta­ba la mitad del regis­tra­do en 1985. Por su par­te, la eco­no­mía de la isla se des­plo­mó 32.3 por cien­to entre 1990 y 1993.
En este con­tex­to dio ini­cio un drás­ti­co pro­gra­ma de aus­te­ri­dad eco­nó­mi­ca y aho­rro de ener­gía en el que par­ti­ci­pó toda la pobla­ción. Sin el apo­yo del ex blo­que socia­lis­ta, la revo­lu­ción cuba­na se vio nue­va­men­te ame­na­za­da. En un esfuer­zo des­co­mu­nal, el lla­ma­do perio­do espe­cial se pro­lon­gó por más de una déca­da, en la que no fal­ta­ron las agre­sio­nes per­pe­tra­das por los gru­pos terro­ris­tas asen­ta­dos en Mia­mi, Flo­ri­da. Has­ta que en 2004 la eco­no­mía de la isla alcan­zó la mis­ma dimen­sión que tuvo en 1990.
Actual­men­te la mag­ni­tud de la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios de la eco­no­mía cuba­na es 38.5 por cien­to mayor a la alcan­za­da hace seis años. Segu­ra­men­te por eso una bar­da en el sec­tor Mira­mar de La Haba­na toda­vía pro­cla­ma hoy: cuan­do lo impo­si­ble se hace posi­ble, eso es la revo­lu­ción.
http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​0​/​0​5​/​2​7​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​s​e​c​t​i​o​n​=​e​c​o​n​o​m​i​a​&am…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *