En las elec­cio­nes del 30 – 5, hay un segu­ro per­de­dor: el pue­blo colom­biano – J.J. Lije­rón

Todos los ciu­da­da­nos del mun­do vemos con amar­gu­ra y dolor, todo lo que vie­ne suce­dien­do en Colom­bia des­de hace varias déca­das, como con­se­cuen­cia de una cruen­ta gue­rra no decla­ra­da entre las oli­gar­quías y las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia. Con­flic­to que ya lle­va más de 50 años sin que haya visos de aca­bar con el mis­mo, por con­ve­nien­cias de una bur­gue­sía, que es par­te y repre­sen­tan­te de intere­ses del capi­ta­lis­mo inter­na­ciMediaonal a la cabe­za de los EE.UU.
Cono­ce­do­res has­ta la sacie­dad de todos los tipos de atro­pe­llos y abu­sos en con­tra de los más ele­men­ta­les dere­chos del ser humano, por par­te de toda la serie de gobier­nos sir­vien­tes de la oli­gar­quía y la bur­gue­sía Colom­bia­na que se han veni­do per­pe­tuan­do en el poder has­ta el pre­sen­te, don­de cada días salen a flo­te con más evi­den­cia las denun­cias de masa­cres y geno­ci­dios en masas, des­apa­re­ci­dos, y ente­rra­dos en fosas comu­nes, que pre­tex­tan­do la gue­rra en con­tra del “terro­ris­mo” y el nar­co­trá­fi­co y con su alcahue­te de mar­co legal, “la segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” de Uri­be, impo­nen su polí­ti­ca de terro­ris­mo de esta­do sin con­tem­pla­ción algu­na, en con­tra de todo aquel que se atre­ve a denun­ciar, recha­zar o resis­tir, las polí­ti­cas entre­guis­tas de los gobier­nos de turno.
En las pró­xi­mas elec­cio­nes para Pre­si­den­te y vice­pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Colom­bia que se lle­va­ran a cabo este 30 de mayo, están lidian­do más de media doce­na de can­di­da­tos, por lo que tras­cien­de fue­ra de sus fron­te­ras, nin­guno de los pre­si­den­cia­bles ha pro­me­ti­do ni siquie­ra ha men­cio­na­do revi­sar o aca­bar con el con­ve­nio frau­du­len­to que fir­ma­ra Uri­be sobre la ins­ta­la­ción de sie­te bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas en sue­lo colom­biano, mellan­do así la sobe­ra­nía y dig­ni­dad de Colom­bia. Tam­po­co nin­guno de ellos se pro­nun­cia que revi­sa­rá la polí­ti­ca de la lla­ma­da “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca”, del nar­co esta­do para­mi­li­tar de Uri­be que le sir­ve y la usa para imple­men­tar los “fal­sos posi­ti­vos” en con­tra de cual­quier opo­si­tor a su polí­ti­ca de entre­guis­mo de los recur­sos natu­ra­les y la dig­ni­dad de su pue­blo.
No dicen nada sobre la nece­si­dad de res­pe­tar la sobe­ra­nía de otras nacio­nes, espe­cial­men­te las limí­tro­fes, y más bien algu­nos de ellos se vana­glo­rian del acto cri­mi­nal de haber inva­di­do a Ecua­dor ase­si­nan­do a colom­bia­nos, vio­len­ta­do todo prin­ci­pio de res­pe­to a la sobe­ra­nía de otros paí­ses, sin impor­tar­les lo que reza el dere­cho inter­na­cio­nal sobre la mate­ria, por que con­ta­ron para esa masa­cre con el apo­yo mate­rial de los EE.UU.
Y los más gra­ve aún es que nin­guno, inclui­dos los que el Pre­si­den­te Chá­vez los lla­mó “la izquier­da cobar­do­na”, cali­fi­ca­ti­vo con el que me soli­da­ri­zo ple­na­men­te, no sola­men­te no pro­me­ten nada sobre los pun­tos ante­rio­res, sino que no hablan de hacer lo impo­si­ble por aca­bar median­te el diá­lo­go y acuer­dos polí­ti­cos con la gue­rra que desan­gra a Colom­bia menos con el nar­co­trá­fi­co, todos o casi todos pre­fie­ren man­te­ner el sta­tu quo, obe­de­cien­do los intere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos y de las capas domi­nan­tes de Colom­bia que ven en la gue­rra y el nar­co­trá­fi­co, un buen nego­cio y así mis­mo la con­ti­nui­dad del falli­do “Plan Colom­bia” aho­ra lla­ma­do “Plan Patrio­ta”, que le sir­ve a la polí­ti­ca impe­rial de expan­sión de EE.UU. como su pis­ta de ate­rri­za­je para sus incur­sio­nes puni­ti­vas a este y más allá del con­ti­nen­te.
No ten­go dudas que el Pre­si­den­te que sal­ga elec­to de esta con­tien­da elec­to­ral será más de lo mis­mo, no se pue­de espe­rar otra cosa en un país don­de rei­na la fal­ta de garan­tías polí­ti­cas y se cam­pea el chan­ta­je, el soborno como el pan de cada día.
Segu­ro será un gobierno de mino­rías, nada indi­ca que haya cam­bia­do algo a favor de mejo­res con­di­cio­nes para que el pue­blo colom­biano pue­da tener opcio­nes para ele­gir a ver­da­de­ros repre­sen­tan­tes de mayo­rías. Para mues­tra bas­ta un botón, el año 2006, cuan­do fue “elec­to”, Uri­be con­for­me se demos­tró des­pués en for­ma ile­gal y frau­du­len­ta, según el Regis­tro Nacio­nal del Esta­do Civil, los regis­tra­dos para esa elec­ción fue­ron 26.731.700 de ciu­da­da­nos y sólo vota­ron 12.041.737, ciu­da­da­nos, cifra de votan­tes que corres­pon­de al 45.05% de los regis­tra­dos, o sea que una mino­ría “eli­gió” a Uri­be, ya que entre otros 4 can­di­da­tos que obtu­vie­ron vota­ción Uri­be saco el 62 por cien­to de esa mino­ría, o sea algo más de 7.000.000 de votos. Esto lo sabe el pue­blo colom­biano y no con­fía en que este tipo de elec­cio­nes vaya a solu­cio­nar los álgi­dos pro­ble­mas de Colom­bia.
Los colom­bia­nos son cons­cien­tes que sólo con su lucha y resis­ten­cia y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal y sin dese­char nin­gún méto­do de lucha, podrán cam­biar las con­di­cio­nes, para hacer de Colom­bia una nación que vuel­va por la dig­ni­dad, el pro­gre­so y desa­rro­llo de todos sus ciu­da­da­nos, en paz y en con­so­nan­cia con los tiem­pos que corren en Amé­ri­ca lati­na de cam­bios pro­fun­dos, hacia una nue­va socie­dad.
Por aho­ra, nue­va­men­te el pue­blo colom­biano será el prin­ci­pal per­de­dor en estas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en que todos los can­di­da­tos hacen lo impo­si­ble por demos­trar su ser­vi­lis­mo a los EE.UU.
Los her­ma­nos colom­bia­nos saben que esta his­to­ria no ter­mi­na aquí, con­ti­nua­ra y siem­pre con la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, que sigue con mucho celo todos y cada uno de los acon­te­ci­mien­tos que suce­den en Colom­bia y que la pren­sa ofi­cial ya no los pue­de ocul­tar.
José Jus­ti­niano Lije­rón
Es ex Diri­gen­te de la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *