De esos pol­vos, vie­nen estos lodos – Nines Maes­tro

La noti­cia de que IU y PCE no pagan los cré­di­tos obte­ni­dos en la recién inter­ve­ni­da Caja Sur des­de hace una déca­da[1] trae a la memo­ria hechos que deben ser recor­da­dos.

Rosa Agui­lar fue alcal­de­sa de Cór­do­ba en toda esa épo­ca y quién obtu­vo los cré­di­tos. ¿A cam­bio de qué obtie­nen orga­ni­za­cio­nes supues­ta­men­te de izquier­das (PCE e IU) cré­di­tos en con­di­cio­nes tan favo­ra­bles de una Caja pro­pie­dad de lo más reac­cio­na­rio de la Igle­sia?

Más de diez años des­pués, hay que recor­dar que a fina­les de 1999 y tras un nue­vo infar­to de Julio Angui­ta, Fru­tos, Víc­tor Rios y Alon­so Puer­ta fue­ron a la UVI a pedir­le la dimi­sión como Coor­di­na­dor Gene­ral. Esta­ba ya coci­na­do el Pac­to pre-elec­to­ral con el PSOE para las elec­cio­nes del 2000 que mate­ria­li­za­ron Fru­tos y Almu­nia.

Los cré­di­tos soli­ci­ta­dos a Caja Sur (en con­di­cio­nes muy bene­fi­cio­sas como se ha vis­to) se jus­ti­fi­ca­ron por­que los pre­cla­ros diri­gen­tes de la mayo­ría de IU pre­veían una gran vic­to­ria elec­to­ral, ade­más de los sus­tan­cio­sos bene­fi­cios de un gobierno con el PSOE. El resul­ta­do es bien cono­ci­do, IU per­dió la mitad de sus votos, y el PP obtu­vo mayo­ría abso­lu­ta.

Pero una cosa eran las absur­das expec­ta­ti­vas de IU, que se enfan­ga­ba una vez más en el mis­mo «Jun­tos pode­mos» del PCE de San­tia­go Carri­llo en 1982, y que sigue repi­tien­do obse­si­va­men­te a pesar de los cada vez más demo­le­do­res fra­ca­sos (de 21 a 1 dipu­tado), y otra es saber por qué la dere­cha de la dere­cha de la igle­sia cató­li­ca finan­cia­ba a «los comu­nis­tas».

Mis­te­rio mis­te­rio­so. O no tan­to. Qui­zás la expli­ca­ción haya que bus­car­la en la bru­tal espe­cu­la­ción urba­nís­ti­ca de Cór­do­ba, aus­pi­cia­da por el Ayun­ta­mien­to de la mano del «poce­ro» cor­do­bés, Rafael Gómez, apo­da­do San­do­kan.

Con el refe­ri­do San­do­kan, Rosa Agui­lar – como alcal­de­sa de Cór­do­ba – par­ti­ci­pó en pro­ce­sio­nes pasean­do en andas a san­tos patro­nes, cada uno a un lado de la ima­gen. No que­da­ba ya ni ras­tro de la dig­ni­dad con que Julio Angui­ta, alcal­de de Cór­do­ba, le recor­da­ba a la auto­ri­dad ecle­siás­ti­ca ante un con­flic­to de com­pe­ten­cias sobre la Mez­qui­ta: «yo soy su alcal­de, pero usted no es mi obis­po». Otros ras­tros sí que van que­dan­do a pesar de que quien los deja tras de sí, y tras des­ta­par­se el caso Mala­ya y la impli­ca­ción direc­ta de su ami­go, el san­do­kán cor­do­bés, haya bus­ca­do más tran­qui­li­za­do­res refu­gios de la mano del PSOE, en la Jun­ta de Anda­lu­cía, ¡como Con­se­je­ra de Obras Públi­cas!.

En el año 2.000 comen­zó el prin­ci­pio del fin de una IU que no deja de cami­nar hacia su liqui­da­ción como refe­ren­te de la izquier­da. Pero algo nue­vo, tam­bién enton­ces, comen­za­ba a sur­gir.

Hace 10 años, en mayo del año 2000, y tras el pac­to elec­to­ral Fru­tos-Almu­nia que liqui­da­ba cual­quier ves­ti­gio de las bases fun­da­men­ta­les de la polí­ti­ca ori­gi­na­ria de IU, se publi­có el «Docu­men­to de los 13 pun­tos » que iden­ti­fi­ca­ba a la orga­ni­za­ción esta­tal, enton­ces corrien­te inter­na de IU, que daría lugar a Corrien­te Roja. El cita­do docu­men­to empe­za­ba afir­man­do la razón de ser de IU no podía ser otra que la cons­truc­ción de la alter­na­ti­va al sis­te­ma, toman­do al socia­lis­mo como refe­ren­tre de eman­ci­pa­ción social y demo­cra­cia ple­na. http://​www​.corrien​te​ro​ja​.net/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​114

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *