La coci­na del mons­truo – Jakue Pas­cual

Cuer­po de cabra, cabe­za de león y cola de sier­pe: qui­me­ra posi­ble. Secuen­cia­mos el geno­ma de un dino­sau­rio, lo sin­te­ti­za­mos e intro­du­ci­mos en un hue­vo de rep­til y, «¡voi­là!», un velo­ci­rap­tor

Híbri­dos y críp­ti­dos cru­zan espe­cies natu­ra­les e hipo­té­ti­cas en botá­ni­ca, zoo­lo­gía y mito­lo­gía. Nacen ligres y bur­dé­ga­nos, pome­los y cle­men­ti­nas, mino­tau­ros y esfin­ges. Kaf­ka tie­ne «un ani­mal sin­gu­lar, mitad gati­to, mitad cor­de­ro» y duda entre man­te­ner su heren­cia pater­na o redi­mir­la con la cuchi­lla de car­ni­ce­ro.

Somos híbri­dos, dic­ta­mi­na la Escue­la de Medi­ci­na de Har­vard. Su estu­dio de los cro­mo­so­mas sexua­les demues­tra que nues­tros ances­tros y los de los chim­pan­cés se mez­cla­ron duran­te millo­nes de años. Nue­vas prue­bas ava­lan inter­ac­cio­nes ínti­mas entre cro­ma­ño­nes y nean­der­ta­les.

Adán es una figu­ra de barro. ¡Golum-Golem! Sabios rabi­nos como Rab­bi Judah ben Loew fabri­can seres con mate­ria bru­ta. Emet, ver­dad. Borran­do la letra E des­ac­ti­va­mos el engen­dro. Mary She­lley com­bi­na la alqui­mia de los homúncu­los de Para­cel­so y la reani­ma­ción con elec­troshock de las patas de rana de Gal­va­ni para dar vida a Fran­kens­tein, el moderno Pro­me­teo. Un cyborg es «un híbri­do de máqui­na y orga­nis­mo» (Hara­way) que actúa en el plano de la bio­po­lí­ti­ca poblán­do­la con muje­res bió­ni­cas, ter­mi­na­tors y ultra­cuer­pos cul­ti­va­dos como gui­san­tes en vai­nas.

La euge­ne­sia defi­ne selec­ción arti­fi­cial (Pla­tón), auto-direc­ción evo­lu­ti­va (Con­gre­so Inter­na­cio­nal 1921) y correc­ción de defec­tos (Gal­ton). Así el inven­tor del telé­fono prohi­bi­ría casar­se a los sor­dos. El «des­liz ilí­ci­to» engen­dra­ría imbé­ci­les. Bra­sil impo­ne el «bran­quea­men­to». Los nazis decre­tan la ley de higie­ne racial que buro­cra­ti­za los pro­gro­mos y los expe­ri­men­tos Men­ge­le. Occi­den­te ente­ro este­ri­li­za valién­do­se de leyes vigen­tes has­ta los años 70 del siglo XX. Y Bush pro­mul­ga el Acta Sal­va Vida para tomar mues­tras de ADN a los recién naci­dos.

Maíz trans­gé­ni­co. Semi­llas esté­ri­les Mon­san­to. El capi­ta­lis­mo agra­rio cor­to­cir­cui­ta el ciclo plan­ta-semi­lla e impo­ne la paten­te. Kac cons­ta­ta que la bio­lo­gía se con­vier­te en cien­cia de la infor­ma­ción, veri­fi­ca la frac­tu­ra del códi­go domi­nan­te y rei­vin­di­ca la gené­ti­ca para crear orga­nis­mos sin­gu­la­res. Trans­ge­nic Art.

El pro­yec­to Geno­ma Humano cifra miles de millo­nes de genes. La sema­na pasa­da los gene­tis­tas del Ins­ti­tu­to Craig Ven­ter anun­cia­ban la copia del geno­ma de una bac­te­ria, la recrea­ción de su ADN en labo­ra­to­rio y su inser­ción en el envol­to­rio de otro micro­or­ga­nis­mo uni­ce­lu­lar. Allá don­de una célu­la sin­té­ti­ca habi­ta, un geno­ma, la vida arti­fi­cial comien­za. La pro­pa­gan­da de los unos insis­te en que su téc­ni­ca se usa­rá en medi­ci­na rege­ne­ra­ti­va. La de los otros en la poten­cia­li­dad de crear niños inmu­nes, vacu­nas sin­té­ti­cas, bio­com­bus­ti­bles sin toxi­nas y un par­que jurá­si­co. Ambos nos tran­qui­li­zan, las leyes prohi­bi­rán los mons­truos.

Cuer­po de cabra, cabe­za de león y cola de sier­pe: Qui­me­ra posi­ble. Secuen­cia­mos el geno­ma de un dino­sau­rio, lo sin­te­ti­za­mos e intro­du­ci­mos en un hue­vo de rep­til y, ¡voi­là!, un velo­ci­rap­tor. Aho­ra una célu­la ya no pro­ce­de irre­me­dia­ble­men­te de la divi­sión de otra. Una ley fun­da­men­tal de la bio­lo­gía se derrum­ba. ¿Dón­de que­da Dios cuan­do pode­mos pro­du­cir vida a la car­ta? «Me cons­tru­yo ami­gos. Mis ami­gos son jugue­tes. Los hago yo. Es un hobby. Soy dise­ña­dor gené­ti­co», expli­ca J. F. en «Bla­de Run­ner».

fuen­te: gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *