La media­ción de la Igle­sia en Cuba abre nume­ro­sas inte­rro­gan­tes – José Miguel Arru­gae­ta

Cuan­do todos los cami­nos y posi­bi­li­da­des de movi­mien­to pare­cían cerra­dos ante las exi­gen­cias de los peque­ños gru­pos disi­den­tes, las posi­cio­nes de pre­sión de la UE y EEUU, y la des­me­su­ra­da cober­tu­ra de los gran­des medios inter­na­cio­na­les, el Gobierno de La Haba­na deci­dió hacer un movi­mien­to no pre­vis­to por nadie: una entre­vis­ta per­so­nal de Raúl Cas­tro con el arzo­bis­po de La Haba­na, el car­de­nal Jai­me Orte­ga, y su homó­lo­go de San­tia­go de Cuba, ha colo­ca­do a la Igle­sia como inter­lo­cu­to­ra y media­do­ra de «bue­na volun­tad».

El encuen­tro, difun­di­do al día siguien­te por el órgano ofi­cial del Par­ti­do Comu­nis­ta, «Gran­ma», en pri­me­ra pla­na con foto­gra­fía inclui­da, y la pos­te­rior rue­da de pren­sa ofre­ci­da por los obis­pos cuba­nos con­fir­ma­ba que la reu­nión era mucho más que un con­tac­to habi­tual y tenía con­no­ta­cio­nes polí­ti­cas de alcan­ce impre­vi­si­ble.

El car­de­nal Orte­ga fue cla­ro y enfá­ti­co en sus pala­bras al cali­fi­car el encuen­tro de muy posi­ti­vo y con­si­de­rar que esta reu­nión era el ini­cio de un perio­do de rela­cio­nes «dis­tin­to y nove­do­so» al haber tra­ta­do temas «sobre Cuba, sobre este momen­to y sobre su futu­ro». El pre­la­do insis­tió en que este dia­lo­go era «entre cuba­nos» dán­do­le por lo tan­to un sen­ti­do nacio­nal que, sin embar­go, pare­ce estar des­ti­na­do a tener múl­ti­ples e impor­tan­tes reper­cu­sio­nes a nivel inter­na­cio­nal.

El cen­tro actual del con­flic­to pare­ce situar­se a cor­to pla­zo en la libe­ra­ción pro­gre­si­va de un gru­po de pre­sos, que en la actua­li­dad ron­da­rían los sesen­ta, con­si­de­ra­dos disi­den­tes polí­ti­cos, y que fue­ron con­de­na­dos de acuer­do a la lega­li­dad cuba­na por estar al ser­vi­cio de una poten­cia extran­je­ra (en este caso, de diver­sos orga­nis­mos finan­cia­dos por el Gobierno esta­dou­ni­den­se), mien­tras que, para­le­la­men­te, se abri­ría el espa­cio para que las deno­mi­na­das Damas de Blan­co pudie­sen mani­fes­tar­se públi­ca­men­te.

Estos dos temas, ínti­ma­men­te liga­dos, no pare­cían cons­ti­tuir en si mis­mos un «peli­gro» para la esta­bi­li­dad polí­ti­ca inter­na, si se cons­ta­ta que el arrai­go social y la capa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria de estos gru­pos es bas­tan­te esca­so por el momen­to, a pesar de su pro­yec­ción mediá­ti­ca inter­na­cio­nal. Sin embar­go, para el Gobierno revo­lu­cio­na­rio «ceder» ante las pre­sio­nes de los peque­ños gru­pos de opo­si­ción, y sus pode­ro­sos apo­yos exter­nos podría lle­gar a ser inter­pre­ta­do como un men­sa­je equí­vo­co y de debi­li­dad en medio de una deli­ca­da situa­ción social y eco­nó­mi­ca inter­na.

El Gobierno de la isla ha deci­di­do mover ficha en este con­tex­to, colo­can­do a la alta jerar­quía cató­li­ca cuba­na como inter­lo­cu­to­ra direc­ta de bue­nos ofi­cios para tra­tar de des­blo­quear la situa­ción.

Todo indi­ca que hay dis­po­si­ción de hacer ges­tos con­cre­tos, que serán segu­ra­men­te libe­rar ini­cial­men­te a una par­te de estos pre­sos, que pre­sen­tan pro­ble­mas de salud, y en una segun­da eta­pa al res­to; más allá de estas posi­bi­li­da­des, el acon­te­ci­mien­to en sí mis­mo tie­ne reper­cu­sio­nes polí­ti­cas direc­tas, como colo­car a la Igle­sia cató­li­ca en una posi­ción de inter­lo­cu­to­ra pri­vi­le­gia­da en diá­lo­gos pre­sen­tes y futu­ros, mien­tras que, al mis­mo tiem­po, estos movi­mien­tos deben reba­jar la ten­sión actual en torno a Cuba de mane­ra con­si­de­ra­ble, y en con­se­cuen­cia los «argu­men­tos» para con­ti­nuar las polí­ti­cas de pre­sión y chan­ta­je externo hacia la Revo­lu­ción per­de­rían impor­tan­tes pun­tos de apo­yo.

Pero, más allá de diver­sas lec­tu­ras tem­pra­nas e inse­gu­ras que se pue­dan hacer del mis­mo hecho noti­cio­so y de sus posi­bles desa­rro­llos, el movi­mien­to pro­ta­go­ni­za­do por el Gobierno cubano y la jerar­quía cató­li­ca gene­ra nume­ro­sas inte­rro­gan­tes: ¿La opo­si­ción inter­na se verá for­ta­le­ci­da y esti­mu­la­da a con­ti­nuar con sus accio­nes de máxi­mos? ¿La Unión Euro­pea toma­rá nota de la acti­tud de La Haba­na y encon­tra­rá el ambien­te ade­cua­do para eli­mi­nar la «Posi­ción común» con­tra Cuba el pró­xi­mo mes en su cita de Madrid, o segui­rá pre­sio­nan­do en la mis­ma direc­ción? ¿Qué lec­tu­ra hará la Admi­nis­tra­ción de Barack Oba­ma de estos ges­tos? ¿Habrá un inter­cam­bio de dis­ten­sio­nes o, por el con­tra­rio, un recru­de­ci­mien­to de su polí­ti­ca de blo­queo total? ¿Detrás de la noti­cia habrá ges­tio­nes del mis­mo nivel y con la mis­ma inter­lo­cu­ción para la libe­ra­ción de los cin­co cuba­nos encar­ce­la­dos a lar­gas penas de pri­sión en Esta­dos Uni­dos por rea­li­zar labo­res de infor­ma­ción a favor de la Revo­lu­ción? ¿Cómo reac­cio­na­rán los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios cuba­nos a los que has­ta el momen­to se les había expli­ca­do lo acer­ta­do de man­te­ner una posi­ción intran­si­gen­te en este tema como un prin­ci­pio ele­men­tal y que siguen los acon­te­ci­mien­tos sin mayo­res expli­ca­cio­nes?…

Muchas pre­gun­tas aún sin res­pues­tas, por lo que la con­clu­sión más evi­den­te e inme­dia­ta es que habrá que seguir muy de cer­ca y con deta­lle el deve­nir de los acon­te­ci­mien­tos que se ave­ci­nan des­de nume­ro­sos luga­res como Madrid, Mia­mi, Bru­se­las, Washing­ton, y por supues­to, la pro­pia Cuba.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *