El Che y el 25 de mayo – Ati­lio Boron

En medio de las fes­ti­vas cele­bra­cio­nes del Bicen­te­na­rio quie­ro com­par­tir con uste­des las pala­bras del Che, que son un sobrio recor­da­to­rio del carác­ter incon­clu­so de la ges­ta inde­pen­den­tis­ta en Nues­tra Amé­ri­ca y de la nece­si­dad de lle­var a tér­mino lo que los lucha­do­res del pasa­do no pudie­ron con­cluir.

En 1962, un gru­po de argen­ti­nos que vinie­ron a Cuba a par­ti­ci­par en las cele­bra­cio­nes por el 1 de mayo de ese año, y otros que com­par­tían los inten­sos años ini­cia­les de la Revo­lu­ción, le pidie­ron al Coman­dan­te Ernes­to Che Gue­va­ra que les acom­pa­ña­ra en la acti­vi­dad que cele­bra­rían el día 25 del mis­mo mes para home­na­jear la fecha nacio­nal de la nación sud­ame­ri­ca­na, el Día de la Inde­pen­den­cia

El cen­tro recrea­ti­vo de Río Cris­tal fue el lugar esco­gi­do para la vela­da, cuya orga­ni­za­ción inclu­yó un tra­di­cio­nal asa­do argen­tino, mate (bebi­da típi­ca de ese país); gui­ta­rras, dan­zas, can­cio­nes pam­pea­nas, esca­ra­pe­las con los colo­res nacio­na­les celes­te y blan­co¼

El Che se entu­sias­mó tan­to, que al decir de los orga­ni­za­do­res argen­ti­nos, la fies­ta fue enton­ces más gran­de. Par­ti­ci­pa­ron entre 300 y 400 per­so­nas, de ambos pue­blos y artis­tas de los dos paí­ses.

Aque­lla con­me­mo­ra­ción alcan­zó sig­ni­fi­ca­ti­va rele­van­cia por el dis­cur­so que pro­nun­cia­ra el Che, cali­fi­ca­do como una ver­da­de­ra pie­za polí­ti­ca con­ti­nen­tal des­de el terri­to­rio de la pri­me­ra Revo­lu­ción Socia­lis­ta del hemis­fe­rio occi­den­tal.

Las pala­bras pro­nun­cia­das por el Gue­rri­lle­ro Heroi­co fue­ron reco­gi­das en un peque­ño folle­to por los pro­pios com­pa­ñe­ros argen­ti­nos, por lo que al repro­du­cir­las hoy en Gran­ma se les des­co­rren el velo de prác­ti­ca­men­te iné­di­tas y al pro­pio tiem­po cons­ti­tu­yen el home­na­je de nues­tro pue­blo a este 25 de mayo, día del Bicen­te­na­rio de la Argen­ti­na.

Queri­dos com­pa­trio­tas de toda Amé­ri­ca, que­ri­dos copro­vin­cia­nos, los que hoy fes­te­ja­mos una de nues­tras fechas patrias:

Este momen­to, repe­ti­do muchas veces en el cur­so de nues­tras vidas, tie­ne hoy una sig­ni­fi­ca­ción espe­cial, un tono y un colo­ri­do espe­cial. Es aquí, en otro país de Amé­ri­ca, en nue­vas con­di­cio­nes de Amé­ri­ca, don­de fes­te­ja­mos una vez más el 25 de Mayo. Esta vez no se escu­chan los dis­cur­sos con­sa­bi­dos y no exis­te la fan­fa­rria con­sa­bi­da, las pala­bras hue­cas con que los gober­nan­tes de turno tra­tan siem­pre de hacer­se copar­tí­ci­pes en la glo­ria de los vie­jos pró­ce­res. El 25 de Mayo, aquí en Cuba, tie­ne para noso­tros pues, carac­te­rís­ti­cas espe­cia­les, tan espe­cia­les como que un argen­tino de voz extran­je­ra a nom­bre del gobierno cubano, salu­de y aga­sa­je a todos uste­des y les tras­mi­ta la feli­ci­ta­ción de nues­tro gobierno.

Son las nue­vas con­di­cio­nes de Amé­ri­ca, con­di­cio­nes que han ido madu­ran­do a tra­vés del tiem­po, que han ido con­so­li­dan­do esta nue­va Era en que vivi­mos, este nue­vo momen­to his­tó­ri­co del cual Cuba tie­ne la glo­ria espe­cial de ser el ini­cia­dor en Amé­ri­ca. Por eso al hablar de movi­mien­tos eman­ci­pa­do­res, al recor­dar las vie­jas ges­tas de nues­tras gue­rras de inde­pen­den­cia tene­mos for­zo­sa­men­te que recor­dar la Cuba de hoy, por­que esta Cuba de hoy es par­te de un vie­jo esfuer­zo de las masas por obte­ner su libe­ra­ción defi­ni­ti­va, esfuer­zo que ni siquie­ra en Cuba ha alcan­za­do un éxi­to total, toda­vía tene­mos que luchar para liqui­dar vie­jas for­mas eco­nó­mi­cas que nos opri­men, para librar­nos de todos los pro­ble­mas que nos ha traí­do en nues­tro desa­rro­llo la depen­den­cia de los capi­ta­les extran­je­ros, la depen­den­cia fun­da­men­tal­men­te de los mono­po­lios nor­te­ame­ri­ca­nos y para defen­der la par­te de liber­tad y de bien­es­tar de nues­tro pue­blo que hemos logra­do en estos años de lucha.

El 25 de Mayo de 1810 sig­ni­fi­có en Amé­ri­ca un gri­to más den­tro de los muchos gri­tos que se die­ron por aque­lla épo­ca en diver­sos paí­ses. El mono­po­lio espa­ñol esta­ba ya lle­gan­do a sus fina­les y por todos lados los pue­blos tra­ta­ban de ganar su liber­tad. En Boli­via, un año antes se había dado un gri­to pare­ci­do. Por el otro lado de Amé­ri­ca había empe­za­do ya tam­bién la lucha por la liber­tad. No fue ese gri­to del 25 de Mayo de 1810, ni el pri­me­ro ni el úni­co, sin embar­go tuvo la vir­tud espe­cial de afian­zar­se y con­so­li­dar­se, tuvo la vir­tud del triun­fa­dor en aque­llos momen­tos.

Y la Revo­lu­ción Cuba­na hoy ha sido igual­men­te, no el úni­co gri­to, ni siquie­ra el pri­me­ro, ha habi­do en esta épo­ca glo­rio­sas revo­lu­cio­nes que han tra­ta­do de dar el paso que hoy dio la Revo­lu­ción cuba­na, pero toda­vía no esta­ban todas las con­di­cio­nes dadas y los gobier­nos sur­gi­dos de movi­mien­tos popu­la­res fue­ron sien­do derro­ca­dos. El caso más avan­za­do, más paté­ti­co es el de la Gua­te­ma­la de Arbenz que fue des­tro­za­da por los mono­po­lios nor­te­ame­ri­ca­nos. Cuba tam­bién, como los héroes del 25 de Mayo de 1810, no tie­ne otra vir­tud espe­cial, no es nada más ni nada menos, que la expo­si­ción de cómo un pue­blo pue­de lograr su vic­to­ria, no ori­gi­nal, no en base a plan­tea­mien­tos que se hayan ima­gi­na­do por pri­me­ra vez, no usan­do una estra­te­gia por pri­me­ra vez des­cu­bier­ta en la his­to­ria, sim­ple­men­te, apro­ve­chan­do el momen­to his­tó­ri­co en que se de-sarro­lló, uti­li­zan­do acer­ta­da­men­te la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria, uni­fi­can­do a todas las masas anhe­lan­tes de un cam­bio median­te el lide­raz­go de un movi­mien­to que supo en un momen­to dado inter­pre­tar las aspi­ra­cio­nes del pue­blo cubano bajo la direc­ción de un líder de carac­te­rís­ti­cas extra­or­di­na­rias que, como todos los gran­des líde­res, supo aglu­ti­nar a todo el pue­blo de Cuba.

En las con­di­cio­nes espe­cia­les en que noso­tros está­ba­mos, luchan­do des­de la Sie­rra en las difí­ci­les con­di­cio­nes de la gue­rri­lla, en los cam­pos, uni­fi­car un ejér­ci­to cam­pe­sino que avan­zó sobre las ciu­da­des, que unió así a la cla­se obre­ra, que derro­tó al ejér­ci­to en una y en muchas bata­llas cam­pa­les y que lle­gan­do des­de el cam­po entró en la ciu­dad y des­pués se dedi­có sis­te­má­ti­ca­men­te a des­truir el vie­jo orden esta­ble­ci­do, empe­zan­do natu­ral­men­te por el arma más pode­ro­sa de la reac­ción que es el ejér­ci­to, por­que no hay revo­lu­ción triun­fan­te que no ten­ga como impo­si­ción pri­me­ra la de cam­biar total­men­te el ejér­ci­to ven­ci­do, reem­pla­zar­lo por un nue­vo ejér­ci­to y esta­ble­cer el domi­nio de cla­se.

Eso hici­mos noso­tros y esa es nues­tra vir­tud, esa es la expe­rien­cia que pode­mos mos­trar a los pue­blos del mun­do y sobre todo a los pue­blos de Amé­ri­ca, con más fuer­za, con más pate­tis­mo por­que habla­mos el mis­mo idio­ma, hemos vivi­do la mis­ma expe­rien­cia y nos enten­de­mos muy fácil­men­te cuan­do esta­mos en uno u otro país. Por eso mos­tra­mos aquí una expe­rien­cia, natu­ral­men­te no la úni­ca, no pre­ten­de­mos de nin­gu­na mane­ra que esta expe­rien­cia cuba­na mar­que el úni­co camino para la libe­ra­ción de Amé­ri­ca, pero sí uno impor­tan­te, la demos­tra­ción efec­ti­va de que los ejér­ci­tos repre­si­vos se pue­den des­truir, que el pue­blo pue­de ir arman­do a su van­guar­dia com­ba­tien­te ense­ñán­do­le a com­ba­tir, a des­truir al ejér­ci­to adver­sa­rio, a aco­sar­lo y al final a pul­ve­ri­zar­lo.

Pode­mos noso­tros tam­bién mos­trar aquí como cre­ce, como se desa­rro­llan las masas, uno de los fenó­me­nos más intere­san­tes que es el fenó­meno del desa­rro­llo de la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria.

Todos sabe­mos que se nece­si­tan, para que haya una revo­lu­ción, con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas y se nece­si­ta que el gobierno obje­to de la revo­lu­ción esté sufrien­do emba­tes fuer­tes y haya per­di­do su capa­ci­dad de reac­ción. Las con­di­cio­nes obje­ti­vas están dadas en toda Amé­ri­ca. No hay país de Amé­ri­ca don­de no estén en este momen­to dadas al máxi­mo las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas, sin embar­go, no han madu­ra­do en todos los paí­ses con igual inten­si­dad.

Noso­tros demos­tra­mos que las con­di­cio­nes espe­cia­les de Cuba, las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas iban madu­ran­do al calor de la lucha arma­da, que la lucha arma­da era un cata­li­za­dor que agu­di­za­ba las luchas, que lle­va­ba has­ta el paro­xis­mo estas luchas y que iba hacien­do nacer una con­cien­cia. Con­di­cio­nes sub­je­ti­vas noso­tros las lla­ma­mos a la con­cien­cia de la nece­si­dad de un cam­bio en una situa­ción social dada y a la cer­te­za de la posi­bi­li­dad de ese cam­bio.

La nece­si­dad de un cam­bio la cono­cen muy bien las masas de toda Amé­ri­ca, la posi­bi­li­dad de un cam­bio, la posi­bi­li­dad de tomar el poder es algo que no siem­pre se cono­ce, los pue­blos no siem­pre cono­cen su fuer­za y la lucha arma­da en Cuba fue desa­rro­llan­do esa fe del pue­blo en su poder, has­ta con­ver­tir­lo en una cer­te­za de la vic­to­ria y has­ta hacer que esta fe nos hicie­ra lan­zar­nos con­tra las armas del enemi­go, derro­tar su supe­rio­ri­dad numé­ri­ca en cuan­to a sol­da­dos arma­dos, su supe­rio­ri­dad de fue­go, la supe­rio­ri­dad de sus armas moder­nas, ata­car­lo a veces en con­di­cio­nes de uno a diez y des­truir­lo en todos sus focos has­ta obte­ner el triun­fo.

Des­pués lle­ga la otra eta­pa, la que esta­mos vivien­do, más difí­cil, más ardua qui­zás que la mis­ma eta­pa de la gue­rra. Una vez más repi­to que eso es lo que noso­tros tene­mos que mos­trar ante uste­des, tene­mos la obli­ga­ción y el deber moral de mos­trar tal cual es, no para copiar­lo, sí para estu­diar­lo, sí para ana­li­zar­lo.

Cuan­do el tiem­po siga su cur­so y tam­bién la Revo­lu­ción Cuba­na se con­vier­ta en obje­to de estu­dios his­tó­ri­cos y algu­nos de los que par­ti­ci­pa­ron en esta Revo­lu­ción sean cata­lo­ga­dos por las gene­ra­cio­nes veni­de­ras como héroes de este momen­to, enton­ces la Revo­lu­ción ten­drá estas vir­tu­des las que aho­ra he enu­me­ra­do, las vir­tu­des de haber demos­tra­do ante Amé­ri­ca lo que pue­de hacer un pue­blo en armas cuan­do está bien ele­gi­da su estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria y cuan­do está bien diri­gi­do su Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio.

Natu­ral­men­te, en Amé­ri­ca hay con­di­cio­nes dife­ren­tes, hay paí­ses con gran­des con­di­cio­nes para la lucha de gue­rri­llas y paí­ses con cam­pe­si­na­dos muy fuer­te­men­te desa­rro­lla­dos don­de se hace mejor la gue­rra, hay paí­ses don­de la cla­se obre­ra, las pobla­cio­nes urba­nas son mucho mayo­res y don­de las con­di­cio­nes para una gue­rra son más difí­ci­les. Noso­tros no somos téc­ni­cos espe­cia­lis­tas en sub­ver­sión como hay téc­ni­cos espe­cia­lis­tas con­tra la sub­ver­sión, sin embar­go sabe­mos una cosa y es que un hom­bre arma­do vale tan­to o más que otro hom­bre arma­do de acuer­do con la ideo­lo­gía con que lle­ve su arma y que para que un hom­bre esté arma­do tie­ne que con­se­guir un arma y que las armas no nacen por gene­ra­ción espon­tá­nea ni están tira­das a la vuel­ta de la esqui­na, las armas están en poder del ejér­ci­to enemi­go, del ejér­ci­to opre­sor. Para lograr la libe­ra­ción revo­lu­cio­na­ria hay que tomar las armas, las pocas que haya y con esas qui­tar nue­vas armas y con­ver­tir el peque­ño ejér­ci­to en un gran ejér­ci­to popu­lar (aplau­sos).

Per­dó­nen­me com­pa­ñe­ros mi insis­ten­cia cas­tren­se en las armas. Suce­de que esta­mos evo­can­do un día en el cual el pue­blo argen­tino mani­fes­tó su deci­sión de tomar la inde­pen­den­cia con­tra el poder espa­ñol y des­pués de hacer el cabil­do abier­to y des­pués de aque­llas dis­cu­sio­nes de las cua­les año tras año recor­dá­ba­mos en actos como éstos, des­pués de escu­char las mani­fes­ta­cio­nes de los obis­pos espa­ño­les que se nega­ban a la inde­pen­den­cia y mani­fes­ta­ban la supe­rio­ri­dad racial de Espa­ña, des­pués de todo eso, hubo que ins­tru­men­tar aquel triun­fo polí­ti­co de un momen­to y enton­ces el pue­blo argen­tino tuvo que tomar las armas. Pero aún más com­pa­ñe­ros, des­pués de tomar las armas y expul­sar de todas las fron­te­ras al inva­sor espa­ñol, había que ase­gu­rar la inde­pen­den­cia de la Argen­ti­na, ase­gu­ran­do tam­bién la inde­pen­den­cia de las her­ma­nas nacio­nes de Amé­ri­ca. Y los ejér­ci­tos argen­ti­nos cru­za­ron los Andes para ayu­dar a la libe­ra­ción de otros pue­blos y cuan­do se recuer­da las ges­tas liber­ta­do­ras siem­pre nues­tro orgu­llo, más que el de haber obte­ni­do la liber­tad de nues­tro terri­to­rio y haber sabi­do defen­der­lo de la intru­sión de la fuer­za rea­lis­ta, es el haber coope­ra­do a la libe­ra­ción de Chi­le y a la libe­ra­ción del Perú con nues­tras fuer­zas, con nues­tros ejér­ci­tos.

Aque­llo era más que un altruis­mo de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, era una nece­si­dad impe­rio­sa, era el dic­ta­do de la estra­te­gia mili­tar para obte­ner una vic­to­ria de alcan­ces con­ti­nen­ta­les don­de no podía haber vic­to­rias par­cia­les, don­de no podía haber otro resul­ta­do que el triun­fo total o la derro­ta total de las ideas revo­lu­cio­na­rias y ese momen­to de Amé­ri­ca se repi­te hoy. Aquí en esta peque­ña isla del Cari­be rodea­da de mar, rodea­da de enemi­gos tam­bién, se vuel­ve a repe­tir la his­to­ria que la Argen­ti­na una vez vivió.

Nues­tra Revo­lu­ción es una Revo­lu­ción que nece­si­ta expan­dir sus ideas, que nece­si­ta que otros pue­blos la abra­cen, que nece­si­ta que otros pue­blos de Amé­ri­ca se lle­nen de bríos, tomen las armas o tomen el poder, lo mis­mo da, por­que en defi­ni­ti­va al tomar el poder hay que tomar las armas des­pués y nos ayu­den, nos ayu­den en esta tarea que es la tarea de toda Amé­ri­ca y que es la tarea de la huma­ni­dad, la tarea glo­bal de luchar por la des­truc­ción del enemi­go mono­po­lis­ta, impe­ria­lis­ta, que no va a ser derro­ta­do sino cuan­do el últi­mo de sus mag­na­tes vaya por lo menos a la cár­cel sino al patí­bu­lo, que no pue­de ter­mi­nar antes, que no pue­de ter­mi­nar sino con la derro­ta total del impe­ria­lis­mo.

La derro­ta total del impe­ria­lis­mo se está crean­do cada día que las fuer­zas popu­la­res dan una bata­lla y la ganan en cual­quier lugar de Amé­ri­ca o del mun­do, tan her­ma­nos nues­tros, tan her­ma­nos en nues­tro des­tino son los pue­blos de Amé­ri­ca en este momen­to como son los pue­blos del Asia o del Áfri­ca, tan her­mano nos sen­ti­mos noso­tros en este momen­to del pue­blo de Vene­zue­la, de Para­guay o del Perú, o del pue­blo de Argen­ti­na, como de los pue­blos de Arge­lia que obtie­nen su inde­pen­den­cia, de los pue­blos de Viet­nam o de Laos que todos los días pere­cen por obte­ner la inde­pen­den­cia.

Todo es par­te de una sola lucha y es ver­dad cuan­do el impe­ria­lis­mo lo lla­ma con un deno­mi­na­dor común, por­que aún cuan­do las ideo­lo­gías cam­bien, aún cuan­do uno se reco­noz­ca comu­nis­ta o socia­lis­ta, pero­nis­ta o cual­quier otra ideo­lo­gía polí­ti­ca en deter­mi­na­do país, sola­men­te caben dos posi­cio­nes en la his­to­ria: o se está a favor de los mono­po­lios o se está en con­tra de los mono­po­lios (aplau­sos). Y todos los que están en con­tra de los mono­po­lios, a todos ellos se les pue­de apli­car un deno­mi­na­dor común, en eso los nor­te­ame­ri­ca­nos tie­nen razón, todos los que lucha­mos por la libe­ra­ción de nues­tros pue­blos lucha­mos al mis­mo tiem­po, a veces aun­que no lo sepa­mos, por el ani­qui­la­mien­to del impe­ria­lis­mo y todos somos alia­dos aun­que a veces tam­po­co lo sepa­mos, aun­que a veces nues­tras pro­pias fuer­zas las divi­da­mos en que­re­llas inter­nas, a veces en dis­cu­sio­nes esté­ri­les, deja­mos de hacer el fren­te nece­sa­rio para luchar con­tra el impe­ria­lis­mo.

Pero todos, todos los que lucha­mos hones­ta­men­te por la libe­ra­ción de nues­tras res­pec­ti­vas patrias, somos enemi­gos direc­tos del impe­ria­lis­mo. En este momen­to no cabe otra posi­ción que la de lucha direc­ta o la de cola­bo­ra­ción, y yo se que nin­guno de uste­des es cola­bo­ra­dor del enemi­go, que nin­guno de uste­des está ni remo­ta­men­te a favor del impe­ria­lis­mo y que todos están deci­di­da­men­te por la libe­ra­ción de Argen­ti­na (aplau­sos) libe­ra­ción, por­que la Argen­ti­na está de nue­vo enca­de­na­da, cade­nas a veces difí­ci­les de ver, cade­nas que no siem­pre son visi­bles para todo el pue­blo, pero que la están ama­rran­do día a día. El petró­leo se va por un lado, com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas entran por todos los lados del país, vie­jas con­quis­tas van cayen­do y todo eso se pro­du­ce len­ta­men­te, como un veneno sutil que va pene­tran­do así en la Argen­ti­na como en muchos otros paí­ses de Amé­ri­ca.

Sin embar­go el pue­blo reac­cio­na, reac­cio­na con vehe­men­cia fren­te a esta pene­tra­ción que es sutil en tér­mi­nos gene­ra­les, pero que siem­pre se asien­ta sobre las espal­das del pue­blo y cuan­do los gobier­nos tra­tan de lavar­se las manos con una elec­ción, suce­den para ellos fra­ca­sos como el de la últi­ma, enton­ces vie­ne la inter­ven­ción des­ca­ra­da del impe­ria­lis­mo, de sus títe­res, de todos sus ede­ca­nes. Enton­ces vuel­ve una situa­ción ya cono­ci­da y vuel­ven las luchas de las masas popu­la­res.

Si los cau­di­llos de la reac­ción son hábi­les, tal vez las encau­cen hacia nue­vas for­mas en que pue­da per­mi­tir­se otra bur­la más. Si los cau­di­llos de la reac­ción no son lo sufi­cien­te­men­te hábi­les o si el pue­blo es más avi­zor que ellos, pue­de ser que el impul­so de las masas lle­gue más allá de don­de se ha lle­ga­do has­ta aho­ra, pue­de ser que se dé el paso nece­sa­rio para que la cla­se obre­ra tome el poder, pue­de ser que las masas de obre­ros y cam­pe­si­nos de nues­tro país apren­dan algún nue­vo camino o sigan por cami­nos ya cono­ci­dos y des­tru­yan un poder que está vaci­lan­te ya, que se basa en este momen­to en el mie­do a la bayo­ne­ta, en la des­unión de nues­tras fuer­zas, en la fal­ta de con­cien­cia de la posi­bi­li­dad del cam­bio, de la posi­bi­li­dad de la lucha, de la fuer­za inmen­sa del pue­blo, de la debi­li­dad com­pa­ra­ti­va­men­te enor­me de la fuer­za repre­si­va.

Si nues­tro pue­blo apren­de bien las lec­cio­nes, si no se deja enga­ñar de nue­vo, si no suce­den nue­vas y peque­ñas esca­ra­mu­zas que lo ale­jen del obje­ti­vo cen­tral que debe ser tomar el poder, nada más ni nada menos que tomar el poder, podrán dar­se en la Argen­ti­na con­di­cio­nes nue­vas, las con­di­cio­nes que en su épo­ca repre­sen­ta el 25 de mayo, las con­di­cio­nes de un cam­bio total, sola­men­te que en este momen­to de colo­nia­lis­mo y de impe­ria­lis­mo el cam­bio total sig­ni­fi­ca el paso que noso­tros hemos dado, el paso hacia la Decla­ra­ción de la Revo­lu­ción Socia­lis­ta y el esta­ble­ci­mien­to de un poder que se dedi­que a la cons­truc­ción del Socia­lis­mo.

En fin de cuen­tas el Socia­lis­mo es una eta­pa eco­nó­mi­ca de la huma­ni­dad, no pode­mos esca­par, que­rá­mos­lo o no, el pasar por esta eta­pa, pode­mos sí retar­dar­lo y pode­mos tam­bién ade­lan­tar­lo, esa es la par­te que corres­pon­de de la lucha a los diri­gen­tes de las dos gran­des fuer­zas en pug­na.

Si la reac­ción sabe mane­jar sus caño­nes, sus armas de divi­sión, su arma de ame­dren­ta­mien­to, qui­zás duran­te muchos años podrá impe­dir que lle­gue el Socia­lis­mo a un país deter­mi­na­do, pero tam­bién si el pue­blo sabe mane­jar su ideo­lo­gía correc­ta­men­te, sabe tomar su estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria ade­cua­da, sabe ele­gir el momen­to para dar el gol­pe y lo da sin mie­do y has­ta el fon­do, el adve­ni­mien­to del poder revo­lu­cio­na­rio pue­de ser a muy cor­to pla­zo en cual­quier país de Amé­ri­ca, y con­cre­ta­men­te en la Argen­ti­na.

Eso, com­pa­ñe­ros, el que se repi­ta la expe­rien­cia his­tó­ri­ca del 25 de Mayo en estas nue­vas con­di­cio­nes, depen­de nada más que del pue­blo argen­tino y de sus diri­gen­tes, es decir, depen­de de uste­des en cuan­to a pue­blo y en cuan­to a diri­gen­tes; de tal mane­ra que tam­bién una gran res­pon­sa­bi­li­dad cae sobre uste­des, la res­pon­sa­bi­li­dad de saber luchar y de saber diri­gir a un pue­blo que hace tiem­po está expre­san­do en todas las mane­ras con­ce­bi­bles, su deci­sión de des­truir las vie­jas cade­nas y de libe­rar­se de las nue­vas cade­nas con que ame­na­za ama­rrar­lo el impe­ria­lis­mo. Tome­mos pues el ejem­plo mani­do de Mayo, el ejem­plo tan­tas veces dis­tor­sio­na­do de Mayo, tome­mos el ejem­plo de la Revo­lu­ción liber­ta­do­ra que salió de sus fron­te­ras, inun­dó con una ideo­lo­gía nue­va, que no era pro­pia, pero que había encar­na­do en sí para tras­la­dar­la a Amé­ri­ca.

Y pen­se­mos en estos momen­tos de Amé­ri­ca, en estos mis­mos momen­tos en que una espe­cie de 25 de Mayo se ha dado en la zona del Cari­be, en que des­de aquí se lan­zan pro­cla­mas revo­lu­cio­na­rias que lle­gan a todos los pue­blos de Amé­ri­ca y en que la Segun­da Decla­ra­ción de la Haba­na luce algo así como una decla­ra­ción de los dere­chos del hom­bre para los pue­blos de aque­lla épo­ca.

Pen­se­mos en la uni­dad indes­truc­ti­ble de todo nues­tro Con­ti­nen­te, pen­se­mos en todo lo que nos ata y nos une y no en lo que nos divi­de, pen­se­mos en todas nues­tras cua­li­da­des igua­les, pen­se­mos en nues­tra eco­no­mía igual­men­te dis­tor­sio­na­da, igual­men­te ahe­rro­ja­do cada pue­blo por el mis­mo impe­ria­lis­mo, pen­se­mos en que somos par­te de un ejér­ci­to que lucha por su libe­ra­ción en cada peda­zo del mun­do don­de toda­vía no se ha logra­do. Y apres­té­mo­nos a cele­brar otro 25 de Mayo, ya no en esta tie­rra gene­ro­sa sino en la tie­rra pro­pia y bajo sím­bo­los nue­vos, bajo el sím­bo­lo de la vic­to­ria, bajo el sím­bo­lo de la cons­truc­ción del Socia­lis­mo, bajo el sím­bo­lo del futu­ro. (Aplau­sos).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *