Lo que nos obli­ga a [email protected] – Mar­ga­ri­ta Alar­cón Perea

800px-Flag_of_Puerto_Rico_(1952-1995).svgPara Juan Mari Brás y Rafael Can­cel Miran­da, quie­nes con su ejem­plo me han ense­ña­do que exis­ten cosas por las cua­les luchar siempre.

“… Sin sen­ti­do de iden­ti­dad, no pue­de haber una lucha ver­da­de­ra…”
- Pau­lo Frei­re (Peda­go­gía de los oprimidos)

En una decla­ra­ción ofi­cial de hace unos días, el Par­la­men­to cubano ha esgri­mi­do su pos­tu­ra soli­da­ria con los estu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico quie­nes han toma­do el recin­to de estu­dios supe­rio­res exi­gien­do sus dere­chos como estu­dian­tes, como nacio­na­les, como puertorriqueños.

“Una vez más Puer­to Rico nos obli­ga,” reza el comien­zo de la decla­ra­ción de la asam­blea legis­la­ti­va cuba­na. Noso­tros como cuba­nos tene­mos una obli­ga­ción con el pue­blo de Puer­to Rico al igual que la tie­ne el res­to de Latino Amé­ri­ca. Puer­to Rico es hoy, el últi­mo rema­nen­te del colo­nia­lis­mo moderno en este hemis­fe­rio. Des­de nues­tro pro­pio lla­ma­do por la inde­pen­den­cia con­tra el colo­nia­lis­mo espa­ñol en el siglo die­ci­nue­ve no fue­ron pocos los pró­ce­res de borin­quen quie­nes mos­tra­ron su soli­da­ri­dad con la cau­sa cuba­na. Hom­bres de la esta­tu­ra de Ramón Eme­te­rio Betan­ces y Euge­nio Maria de Hos­tos res­pal­da­ron nues­tra lucha por la jus­ti­cia y la liber­tad y nues­tros pró­ce­res José Mar­tí, Car­los Manuel de Cés­pe­des y Anto­nio Maceo lucha­ron por lograr­la con la inten­ción de lue­go con­ti­nuar esa lucha en la isla de Puer­to Rico. Lamen­ta­ble­men­te el año 1898 tra­jo con­si­go cam­bios dra­má­ti­cos en el Cari­be y aun­que Cuba pudo pro­cla­mar su “inde­pen­den­cia”, fue en cier­to modo a cam­bio de la con­de­na eter­na de la nación puer­to­rri­que­ña de per­der cual­quier espe­ran­za de lograr la suya. Un infa­me tra­ta­do fir­ma­do en Paris sin la pre­sen­cia de los ven­ce­do­res cuba­nos así lo dis­pu­so has­ta el día de hoy.

Como cuba­nos, como cari­be­ños, como lati­no­ame­ri­ca­nos y como sim­ples miem­bros de la raza huma­na, tene­mos una obli­ga­ción ante esta peque­ña y encan­ta­do­ra isla que nos que­da a bra­za­das de distancia.

El 21 de abril de este año, los estu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de San Juan en el recin­to de Río Pie­dras se decla­ra­ron en huel­ga de mane­ra no muy dis­tin­ta a como lo hicie­ran hace unos 30 años los de Colum­bia y Ber­ke­ley en los Esta­dos Uni­dos, pero los bori­cuas no pro­tes­tan una gue­rra a miles de kiló­me­tros de dis­tan­cia ni una en casa, lo que ellos quie­ren es poner fin a los recor­tes pre­su­pues­ta­rios injus­tos que deja­rá a la isla sin la posi­bi­li­dad de edu­ca­ción publi­ca a nivel supe­rior. El recor­te que pro­po­ne el gobierno fede­ral es de 200 millo­nes de dóla­res anua­les en fon­dos esta­ta­les. Esto no solo afec­ta­rá al pro­fe­so­ra­do, sino que afec­ta­rá gra­ve­men­te los pro­gra­mas aca­dé­mi­cos en el área de las artes y la cul­tu­ra en esa uni­ver­si­dad. Ya el cole­gio de abo­ga­dos ha sido gran­de­men­te afec­ta­do por estas nue­vas polí­ti­cas neo libe­ra­les del gobierno del gober­na­dor Luis For­tu­ño. El siguien­te paso ya se ve venir, serán las huma­ni­da­des, las artes visua­les, la dan­za, la lite­ra­tu­ra y todo aque­llo que se ali­men­ta de la con­ti­nui­dad de la cul­tu­ra y la iden­ti­dad de esta nación que a duras penas logra man­te­ner su ban­de­ra y su idio­ma bajo el cons­tan­te ase­dio del poder colo­nial y de los que apo­yan este yugo.

Estos tiem­pos de leyes migra­to­rias infa­mes, barri­ca­das poli­cia­les y gobier­nos que con­de­nan a muer­te a estu­dian­tes blo­queán­do­les el acce­so al agua y ali­men­tos, nos obli­gan a unir­nos. El vier­nes pasa­do se cum­plió un mes de la huel­ga, y las cla­ses no han sido inte­rrum­pi­das, fie­les a su pasión por su ideal han esta­do impar­tien­do ellos mis­mos las cla­ses y en muchos casos han esta­do “dan­do cáte­dra” mejor que los docen­tes ofi­cia­les. Tan­ta es la serie­dad de este empe­ño que el alum­na­do de la facul­tad de Dere­cho ha repre­sen­ta­do su cau­sa ante las cor­tes. Son pací­fi­cos en su obje­ti­vo pero gue­rre­ros en su ver­dad: la iden­ti­dad puer­to­rri­que­ña no será des­te­rra­da ni dis­mi­nui­da has­ta que­dar con­ver­ti­da en solo una pági­na más de entre los tan­tos volú­me­nes de la his­to­ria de nues­tra América.

En el año 1872, Euge­nio Maria de Hos­tos escri­bió “… por­que Cuba no pue­de sucum­bir; por­que Cuba ampa­ra­da o des­am­pa­ra­da ven­ce­rá. Ay Cuba madre de las ideas reden­to­ras de nues­tra América!”

Per­mí­tan­me para­fra­sear a Hostos:

Por­que Puer­to Rico ven­ce­rá, por­que Puer­to Rico y los idea­les de la nue­va gene­ra­ción que hoy se levan­ta en defen­sa de sus dere­chos son los nue­vos valo­res reden­to­res de nues­tra América.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *