Sri Lanka sitúa a los tamiles al borde del genocidio- Txente Rekondo

La agre­sión mili­tar del gobierno de Sri Lan­ka con­tra la pobla­ción tamil con­ti­núa estos días, con ata­ques indis­cri­mi­na­dos con­tra la pobla­ción civil, y con un avan­ce hacia los últi­mos bas­tio­nes del LTTE. Esta cam­pa­ña mili­tar está camu­fla­da bajo el para­guas ideo­ló­gi­co que le ha dota­do la pro­pa­gan­da inter­na­cio­nal sur­gi­da en torno a la mal lla­ma­da “gue­rra con­tra el terror”, y como denun­cian algu­nos defen­so­res de los dere­chos huma­nos, no hace sino escon­der una polí­ti­ca repre­so­ra y de ani­qui­la­ción con­tra el pue­blo tamil y sus repre­sen­tan­tes polí­ti­cos.

Algu­nos mitos que sos­tie­nen la his­to­ria de Sri Lan­ka se han comen­za­do a res­que­bra­jar . Des­de su inde­pen­den­cia, la mayo­ría cin­ga­le­sa ha veni­do denun­cian­do la situa­ción de pri­vi­le­gio que vivió la pobla­ción tamil bajo la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca. Sin embar­go, un deta­lla­do repa­so a las actua­cio­nes de los colo­nia­lis­tas bri­tá­ni­cos sir­ven para des­mon­tar esos mitos. Las prin­ci­pa­les vías de comu­ni­ca­ción en Jaff­na eran de tiem­pos de los holan­de­ses, y los bri­tá­ni­cos aban­do­na­ron las mis­mas y pos­pro­yec­tos de nue­vas vías. El ferro­ca­rril en la isla se diri­gió pri­me­ro a arti­cu­lar hacia el sur, y fue­ron déca­das más tar­de cuan­do se cons­tru­yó hacia las pobla­cio­nes tami­les.

La eco­no­mía de Jaff­na, basa­da en el comer­cio del café y tex­ti­les decli­nó duran­te el man­da­to bri­tá­ni­co y no se sus­ti­tu­ye­ron por otros pro­duc­tos para reac­ti­var la situa­ción. En la edu­ca­ción, encon­tra­mos otro tan­to. La pre­sen­cia de misio­ne­ros ame­ri­ca­nos, envia­dos “al nor­te” como cas­ti­go y para difi­cul­tar su actua­ción logró dotar a la pobla­ción tamil de un mode­lo moderno, y no colo­nial de edu­ca­ción, no obs­tan­te, los prin­ci­pa­les cen­tros uni­ver­si­ta­rios de la isla se encon­tra­ban en torno a la capi­tal, Colom­bo, y fue prin­ci­pal­men­te esta ciu­dad la que reci­bió todas las ayu­das e impul­sos para desa­rro­llar­se y con­ver­tir­se en el cen­tro de la isla.

Par­te de la éli­te tamil no dudó en emi­grar hacia esos nue­vos cen­tros de poder, y de esta for­ma esas mino­ría pri­vi­le­gia­da fue la que puso en difi­cul­ta­des a la mis­ma par­te cin­ga­le­sa, los pro­pie­ta­rios y cola­bo­ra­do­res de la ocu­pa­ción que supie­ron apro­ve­char­se de ésta y de las déca­das pos­te­rio­res a la mis­ma. Ade­más , final­men­te, los bri­tá­ni­cos apos­ta­ron cla­ra­men­te por trans­fe­rir el poder a la éli­te y aris­to­cra­cia de la cos­ta cin­ga­le­sa, en detri­men­to de la bur­gue­sía tamil de Colom­bo, y sobre todo por enci­ma de las deman­das de la mayo­ría del pue­blo tamil que deman­da­ba una sobe­ra­nía ple­na.

Todos los gobier­nos de Colom­bo han veni­do fun­cio­nan­do al ser­vi­cio de los deseos de la pobla­ción cin­ga­le­sa exclu­si­va­men­te. En este sen­ti­do es intere­san­te reco­ger las decla­ra­cio­nes de la máxi­ma figu­ra mili­tar del país, el tenien­te gene­ral Sarath Fon­se­ca, que afir­mó “estar con­ven­ci­do que este país per­te­ne­ce a los cin­ga­le­ses, aun­que tam­bién exis­ten algu­nas comu­ni­da­des mino­ri­ta­rias. Y si éstas quie­ren vivir con noso­tros, no deben pedir cosas irrea­li­za­bles”. En defi­ni­ti­va, la isla per­te­ne­ce a los cin­ga­le­ses y los tami­les pue­den vivir en ella mien­tras no deman­den su pro­pia iden­ti­dad o sobe­ra­nía.

La his­to­ria más recien­te de Sri Lan­ka está mar­ca­da por el carác­ter exclu­yen­te del chau­vi­nis­mo cin­ga­lés. Has­ta la cons­ti­tu­ción de 1972, la isla era cono­ci­da de tres mane­ras dife­ren­tes. Sri Lan­ka para los cin­ga­le­ses; Cei­lán era el tér­mino inglés, y las tras­la­ción al tamil era Ilang­kai. Sin embar­go, a par­tir de ese año el nom­bre ofi­cial pasa­rá a ser Sri Lan­ka, hacien­do de la iden­ti­dad cin­ga­le­sa el eje cen­tral de la mis­ma.

Ante esa situa­ción, la pobla­ción tamil recha­za­rá una cons­ti­tu­ción que con la base budis­ta-cin­ga­le­sa, les colo­ca­ba como ciu­da­da­nos de segun­da cate­go­ría. Dos años más tar­de el pue­blo tamil hará públi­ca la Decla­ra­ción Vad­duk­koad­dai , don­de se recla­ma­ba el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción para los tami­les y se pon­drá hin­ca­pié en la reivin­di­ca­ción de “Eelam Tamil”.

El inten­to de los dife­ren­tes gobierno de Sri Lan­ka para impo­ner la iden­ti­dad cin­ga­le­sa sobre los tami­les y domi­nar­los com­ple­ta­men­te no han cesa­do, y los cons­tan­tes inten­tos mili­ta­res por aca­bar con la resis­ten­cia no han logra­do de momen­to sus fru­tos. La estra­te­gia de Colom­bo es la ins­tau­ra­ción de un nue­vo colo­nia­lis­mo, don­de el pue­blo tamil sea some­ti­do a los deseos e intere­ses cin­ga­le­ses.

Lla­man la aten­ción las recien­tes decla­ra­cio­nes de un pres­ti­gio­so soció­lo­go cin­ga­lés, que recla­ma­ba, den­tro de un cla­ro tono mili­ta­ris­ta y triun­fa­lis­ta, la “nece­si­dad de no per­der la vic­to­ria en la paz”. En su dis­cur­so abo­ga por “lle­nar las zonas tami­les de colo­nias, dotan­do a los nue­vos colo­nos cin­ga­le­ses de tie­rras y recur­sos, evi­tan­do que los tami­les vuel­van a con­tro­lar la situa­ción. Ade­más defien­de la ins­ta­la­ción de fábri­cas en manos del ejér­ci­to, para defen­der a los nue­vos colo­nos y pro­du­cir nue­va rique­za para ellos. Final­men­te defien­de la nece­si­dad de per­se­guir a todo aquel que haya veni­do cues­tio­nan­do la sobe­ra­nía de Colom­bo, o que haya apo­ya­do las deman­das tami­les.

La ava­lan­cha triun­fa­lis­ta con­tras­ta con los datos que están publi­can­do otras fuen­tes sobre el con­flic­to . Un pres­ti­gio­so abo­ga­do esta­dou­ni­den­se está plan­tean­do lle­var ante los tri­bu­na­les dos altos car­gos del actual gobierno de Sri Lan­ka que tie­ne pasa­por­te de EEUU. Las acu­sa­cio­nes de “com­pli­ci­dad en el geno­ci­dio, crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad, crí­me­nes de gue­rra, tor­tu­ra y muer­tes extra­ju­di­cia­les” son gra­ves, y a pesar de que las posi­bi­li­da­des de seguir a delan­te no son muy altas, el caso está sir­vien­do para hacer públi­co los datos que gene­ral­men­te se ocul­tan.

El infor­me apun­ta que se está pro­du­cien­do “un geno­ci­dio sis­te­má­ti­co con­tra los tami­les por par­te del gobierno de Sri Lan­ka”, resal­tan­do las miles de vidas civi­les que lle­va acu­mu­la­do la pobla­ción tamil a manos del ejér­ci­to de Colom­bo. Seña­la que hay datos obje­ti­vos que prue­ban la “sis­te­má­ti­ca pri­va­ción y ais­la­mien­to de la pobla­ción civil tamil”.

Así, el ejer­ci­to de Sri Lan­ka sería res­pon­sa­ble al menos de más de tres mil muer­tes extra-judi­cia­les y des­apa­ri­cio­nes en los últi­mos tres años (una media de tres muer­tos y tres des­apa­re­ci­dos por día). Las inves­ti­ga­cio­nes ofi­cia­les de estas actua­cio­nes son meras esce­ni­fi­ca­cio­nes sin nin­gún resul­ta­do puni­ble hacia sus auto­res. Ade­más se tie­ne cons­tan­cia de cer­ca de dos­cien­tos cam­pos mili­ta­res en las áreas tami­les, don­de nadie pue­de mover­se sin per­mi­so del ejér­ci­to ocu­pan­te.

Tam­bién des­ta­ca la situa­ción de más de un millón de la pobla­ción que ha sufri­do “ham­bre, se le ha pri­va­do de medi­ci­nas y han teni­do que des­pla­zar­se hacia cam­pa­men­tos de refu­gia­dos”. Todo ello sin con­tar el incal­cu­la­ble núme­ro de civi­les que están sufrien­do el deno­mi­na­do “trau­ma psi­co-social”.

Maqui­llar el geno­ci­dio bajo el label de “con­tra-terro­ris­mo” y lograr el apo­yo de la lla­ma­da comu­ni­dad inter­na­cio­nal, es la pos­tu­ra de Colom­bo. Y de momen­to pare­ce que está logarn­do sus obje­ti­vos. El lla­ma­mien­to de algu­nos paí­ses para que el LTTE depon­ga las armas y se rin­da sin con­di­cio­nes no ha gus­ta­do a los repre­sen­tan­tes tami­les. Estos apun­tan que la cre­di­bi­li­dad de esos acto­res en el pasa­do, inclui­do el papel de la ONU, que­dó en entre­di­cho ante el geno­ci­dio de Rwan­da. “Si ante esa ame­na­za el pue­blo tamil no pue­de defen­der­se, esta­ría abo­ca­do a su des­apa­ri­ción, de ahí que con­vie­ne res­pe­tar las deci­sio­nes del pue­blo tamil para man­te­ner sus jus­tas reivin­di­ca­cio­nes”, recla­man por­ta­vo­ces de orga­ni­za­cio­nes como “Tami­les con­tra el geno­ci­dio”.

La tra­ge­dia huma­ni­ta­ria que está sufrien­do el pue­blo tamil, con miles de muer­tes estas sema­nas, se está incre­men­tan­do por el embar­go impues­to por el gobierno de Sri Lan­ka, que impi­de cual­quier asis­ten­cia huma­ni­ta­ria a la pobla­ción civil. Ade­más, la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, cla­ra­men­te posi­cio­na­da en el cam­po polí­ti­co con los diri­gen­tes cin­ga­le­ses, no ha cesa­do ade­más, su ayu­da eco­nó­mi­ca y mili­tar para que ese mis­mo gobierno pue­da poner en mar­cha ese geno­ci­dio.

Esa mis­ma comu­ni­dad inter­na­cio­nal mira hacia otro lado ante las cons­tan­tes vio­la­cio­nes de Sri Lan­ka de las leyes inter­na­cio­na­les. Las recien­tes decla­ra­cio­nes del secre­ta­rio de defen­sa de Sri Lan­ka, seña­lan­do que “nin­gún hos­pi­tal pue­de ope­rar fue­ra de la zona de segu­ri­dad… cual­quie­ra fue­ra de la mis­ma es un obje­ti­vo legí­ti­mo”, se pro­du­cen tras un bom­bar­deo con­tra un hos­pi­tal con dece­nas de muer­tos, y que algu­nos cíni­ca­men­te pre­sen­tan como “fru­to de enfren­ta­mien­tos arma­dos”. Cuan­do en reali­dad se tra­ta de otro “cri­men con­tra la huma­ni­dad” por par­te de los mili­ta­res de Sri Lan­ka según los esta­ble­cen las leyes ante­rior­men­te cita­das.

Los anun­cios de defun­ción de la resis­ten­cia tamil no son nue­vos. Ya hace vein­ti­dós años, en 1987, el pres­ti­gio­so “The Eco­no­mist” titu­ló una noti­cia “Réquiem para los tami­les”, don­de pre­sen­ta­ba un esce­na­rio sin la repre­sen­ta­ción tamil del LTTE. El tiem­po ha colo­ca­do a cada uno en su sitio, y el sufri­mien­to por no abor­dar el con­flic­to seria­men­te ha per­du­ra­do has­ta nues­tros días.

Si todos reco­no­cen que el con­flic­to entre tami­les y cin­ga­le­ses es fun­da­men­tal­men­te de natu­ra­le­za polí­ti­ca , la supera­ción del mis­mo nece­si­ta obli­ga­da­men­te una solu­ción polí­ti­ca. El pue­blo tamil lle­va déca­das seña­lan­do que la isla está habi­ta­da por la nación tamil y la nación cin­ga­le­sa, “y sobre la base del reco­no­ci­mien­to de esa reali­dad, y con una nego­cia­ción entre los legí­ti­mos repre­sen­tan­tes de ambas nacio­nes (el esta­do de Sri Lan­ka y el LTTE) sobre la fór­mu­la que posi­bi­li­te a ambas nacio­nes con­vi­vir en paz” se bus­ca­rá la solu­ción al con­flic­to.

Has­ta aho­ra, en esa ecua­ción, los cin­ga­le­ses, sobre todo el deno­mi­na­do etno­na­cio­na­lis­mo cin­ga­lés- budis­ta, ha man­te­ni­do que el con­jun­to de la isla per­te­ne­ce a la nación cin­ga­le­sa, recha­zan­do el reco­no­ci­mien­to de la exis­ten­cia de una nación tamil con los mis­mos dere­chos que ellos. Ese dis­cur­so ha fomen­ta­do una actua­ción mili­ta­ris­ta como la úni­ca solu­ción para impo­ner sus obje­ti­vos, ten­den­tes al des­man­te­la­mien­to abso­lu­to de una reali­dad, cual es la exis­ten­cia de la nación tamil.

Bajo la ban­de­ra de la lla­ma­da “lucha con­tra el terror”, y con el bene­plá­ci­to de bue­na par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, se está ges­tan­do un geno­ci­dio con­tra una de las cul­tu­ras más anti­guas de la huma­ni­dad y con­tra las jus­tas aspi­ra­cio­nes del pue­blo tamil.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: