La gen­te es muy que­ji­ca – Jon Odrio­zo­la

Des­de el Más Allá ‑pues vivo en un país mila­gre­ro y mila­gro­so que vive de milagro‑, me escri­be un anti­guo ami­go sumi­nis­tran­do un palia­ti­vo para la puta cri­sis. Mi ami­go no es un revo­lu­cio­na­rio ni un maxi­ma­lis­ta como yo que deli­ra que bas­ta con tum­bar el capi­ta­lis­mo como exuto­rio para que supu­ren los males de la gran mayo­ría del pue­blo. Bas­ta­ría con cam­biar las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción y expro­piar a los expro­pia­do­res. Pero los ladro­nes no se dejan y, ade­más, son gen­te hon­ra­da.

Lo que le pone car­día­co a mi cla­ri­vi­den­te y swe­den­bor­giano cole­ga son los gas­tos corrien­tes de no impor­ta qué gobierno. Se refie­re, apar­te de los gas­tos de luz y telé­fono, a los hono­ra­rios de lo que él lla­ma «polí­ti­cos» otro­sí «cla­se polí­ti­ca» (los entre­co­mi­lla­dos son míos). Pro­po­ne un «sala­rio éti­co» para los «polí­ti­cos». Para ello, par­te del prin­ci­pio ‑asaz idea­lis­ta- de que el «polí­ti­co» es una per­so­na que actúa por voca­ción de ser­vi­cio al pue­blo por­que quie­re apor­tar a la socie­dad lo mejor de sí mis­mo sin nin­gún tipo de inte­rés per­so­nal ni lucra­ti­vo. Avan­za, este espí­ri­tu frac­tal, como sala­rio digno y éti­co, 25.000 euros anua­les, algo ‑agre­ga- muy por enci­ma de lo que cobran la mayo­ría de los ciu­da­da­nos.

No los barre­ría con una esco­ba revo­lu­cio­na­ria ‑que es lo que yo haría- para man­dar­los al museo de la his­to­ria por­que, deci­di­da­men­te, mi incon­sú­til ami­go, es un refor­mis­ta. Pone ejem­plos de los polí­ti­cos mejor paga­dos seña­lan­do la fuen­te: el perió­di­co eco­nó­mi­co «Expan­sión» con data 4 de agos­to de 2008. Ahí se seña­la que José Mon­ti­lla, pre­si­den­te de la Gene­ra­li­tat de Cata­lun­ya, tie­ne un suel­do anual de 164.000 euros. Si fue­ra de 25.000 euros, como pro­po­ne este foro­fo del Ath­le­tic, el aho­rro anual sería de 139.000 euros de vellón. O sea, en las anti­guas pese­tas, de 27 millo­nes a 4 millo­nes de pelas. Un aho­rro con­si­de­ra­ble. Apues­to a que mi ami­go esta­ría de acuer­do con Zapa­te­ro cuan­do habla de «con­ge­lar» los esti­pen­dios de los (altos) fun­cio­na­rios pero yo, un tipo iras­ci­ble, habla­ría de bajar­les el suel­do y subir­lo a los tra­ba­ja­do­res. Así el IVA sería más jus­to.

Puso más ejem­plos. Ten­go aquí la rela­ción de pecu­lios de todos y cada uno de los pre­si­den­tes autó­no­mos que, por obvias razo­nes de espa­cio, no pue­do rese­ñar. Nues­tro hom­bre en el Más Allá, esto sí, se extien­de en seña­lar los pecu­nios y mar­tin­ga­las, sine­cu­ras y pre­ben­das, cuan­do no «mor­di­das», que cobran los pará­si­tos en con­cep­to de die­tas y com­ple­men­tos que, sal­vo los dipu­tados «rasos» del Con­gre­so, no tri­bu­tan. Men­cio­na a dipu­tados pro­vin­cia­les y sena­do­res. Tam­bién a la Mesa del Con­gre­so, vice­pre­si­den­tes de la Cáma­ra, los secre­ta­rios con sus gas­tos de repre­sen­ta­ción y libre dis­po­si­ción, los por­ta­vo­ces de los gru­pos par­la­men­ta­rios, las Comi­sio­nes y ello por no hablar de los euro­dipu­tados, alcal­des, con­ce­ja­les eta abar…

Tie­ne razón mi ami­go en lo que dice pero igno­ra que este argu­men­ta­rio ‑horri­ble pala­bro- ha sido hecho suyo por la dere­cho­na, no por con­vic­ción, sino por evic­ción. Y yo que pen­sa­ba que la buro­cra­cia era típi­ca de los paí­ses comu­nis­tas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *