Ha muer­to Jose­pa Arre­gi, alma y cora­zón de Etxe­rat

20_etxerat

Recién ter­mi­na­ba­mos la cober­tu­ra a la exi­to­sa huel­ga de hoy en Eus­kal Herria, nos ente­ra­mos de la muer­te de esta mujer sin­gu­lar, úni­ca, de las que nos rega­la la his­to­ria y espe­jo de las miles de amatxos que en Eus­kal Herria tie­ne una cama vacía en casa, la de sus hijos [email protected] en las cár­ce­les de exter­mi­nio del esta­do espa­ñol o fran­cés.

Ami­ga de [email protected] los [email protected] [email protected] [email protected] y por ende de toda Eus­kal Herria, ama de Jesus Mari, pre­so vas­co, esta mujer, ha sido en Etxe­rat, la aso­cia­ción de fami­lia­res de [email protected] [email protected] algo mas que su pre­si­den­ta, ha sido su alma y su cora­zón.

Goian Bego Jose­pa! Agur Bur­ki­de Iraul­tza­lea, des­de Boltxe que­re­mos mos­trar nues­tro pesar por esta pér­di­da irre­pa­ra­ble y dar un for­tí­si­mo abra­zo a [email protected] compañ[email protected] de Etxe­rat, y a Jesus Mari, que ha per­di­do a su ama.

Etor­ki­zu­na Gurea Da!, el futu­ro es nues­tro y lo cons­tru­yen día a día, hom­bres y muje­res como Jose­pa, héroes del com­ba­te dia­rio, que for­ja­ran una Eus­kal Herria libre y sozia­lis­ta.

Jo ta ke!

Boltxe Kolek­ti­boa

PEQUEÑA BIOGRAFIA DE JOSEPA, POR MARTIN GARITANO

Joxe­pa Arre­gi Egi­da­zu, naci­da en 1919 en el case­río Garratz del barrio Musa­ko­la de Arra­sa­te, des­de muy tem­pra­na edad tuvo que hacer fren­te a una vida lle­na de sin­sa­bo­res, como si el nom­bre del case­río que le vie­se nacer hubie­ra mar­ca­do su des­tino.

De fami­lia de once her­ma­nos, a los 14 años aban­do­nó la escue­la para irse a ser­vir has­ta que esta­lló la gue­rra. Al fina­li­zar la con­tien­da se casó con Tomás Zabar­te, y que­dó viu­da cuan­do espe­ra­ba su ter­cer hijo.

Pero la ima­gen que nos que­da de Joxe­pa Arre­gi está uni­da a un can­dil. Al can­dil que ilu­mi­na la ruta de los fami­lia­res de pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Joxe­pa, la madre de Jesús Mari Zabar­te, Garratz, la tía de Paki­to Arria­ran, la vete­ra­na entre las vete­ra­nas de un acom­pa­ña­mien­to a los pri­sio­ne­ros vas­cos a las que no han ven­ci­do ni la dis­per­sión que le lle­vó has­ta Sal­to del Negro, en Cana­rias, duran­te años, ni el aco­so poli­cial que comen­zó aquel 1974 fran­quis­ta en el que los poli­cías que lo ame­tra­lla­ron die­ron por muer­to a su hijo.

Joxe­pa Arre­gi cono­ció el régi­men car­ce­la­rio fran­quis­ta. Y el actual. Quie­nes le escu­cha­ran no podrán decir que fue­ra peor el ante­rior.

Reco­rrió mil y una veces la geo­gra­fía penin­su­lar para hacer reali­dad la máxi­ma de que no ha habi­do ni habrá un solo pre­so vas­co sin la asis­ten­cia, sin el calor, sin la comu­ni­ca­ción, con su gen­te.

Quien no cono­cie­ra a Joxe­pa no pue­de jac­tar­se de cono­cer la reali­dad vas­ca.

El pañue­lo blan­co al cue­llo, el can­dil entre las manos, suje­to con ener­gía de madre, de arra­sa­tea­rra de genio y cas­ta, Joxe­pa ha sido una de las imá­ge­nes que cada día nos han refres­ca­do la memo­ria sobre una reali­dad dra­má­ti­ca, la de cen­te­na­res de hom­bres y muje­res pre­sos en tie­rra extra­ña.

Ha muer­to Joxe­pa sin ver a su hijo y a su pue­blo libres. Pero los sue­ños son pro­pie­dad de gen­te como ella, gen­te que no des­can­sa. Así se hacen reali­dad los sue­ños. Con gen­te como Joxe­pa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *