Euro­ajus­tes y esta­lli­do social – IAR Noti­cias

Los emer­gen­tes socia­les y sin­di­ca­les del bru­tal ajus­te fis­cal en Gre­cia, exi­gi­do por el capi­ta­lis­mo usu­ra­rio para «refi­nan­ciar» la deu­da grie­ga, ade­más de pro­yec­tar­se a otros paí­ses, como Espa­ña y Por­tu­gal, ya se pre­sen­ta como la mecha de una cri­sis gene­ra­li­za­da que ame­na­za con implo­sio­nar las bases eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y mone­ta­rias de la Unión Euro­pea.

La cri­sis finan­cie­ra que ya gol­pea a los Esta­dos (y que se expan­de por toda la euro­zo­na) ha deri­va­do en «cri­sis social» por medio de tres acto­res cen­tra­les: La baja de sala­rios como pro­duc­to de los ajus­tes, la baja de la capa­ci­dad de con­su­mo, el tra­ba­jo en negro y el des­em­pleo, que afec­ta prin­ci­pal­men­te a los sec­to­res más pobres y vul­ne­ra­bles de la socie­dad euro­pea occi­den­tal, y que tam­bien se extien­de como regue­ro de pól­vo­ra por los ex paí­ses sovié­ti­cos de Euro­pa del Este.

A este esce­na­rio, según un infor­me de la OCDE (Orga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co), se agre­ga otro dato cen­tral: El 60% de la pobla­ción labo­ral euro­pea tra­ba­ja concon­tra­tos de tra­ba­jos pre­ca­rios y sin pres­ta­cio­nes socia­les.

Esta situa­ción ‑según los espe­cia­lis­tas- va a deri­var en un situa­ción en la que ese sec­tor, sin cober­tu­ra ni pro­tec­ción legal, será des­pe­di­do en masa, cuan­do la cri­sis y los ajus­tes se pro­fun­di­cen y las empre­sas deci­dan «achi­car cos­tos labo­ra­les» para pre­ser­var su ren­ta­bi­li­dad.

En este esce­na­rio, Gre­cia y Espa­ña, segui­dos de Por­tu­gal, coin­ci­den todos los ana­lis­tas, ya se han con­ver­ti­do en mecha de un poten­cial colap­so eco­nó­mi­co finan­cie­ro en cade­na que podría, como emer­gen­te prin­ci­pal, des­en­ca­de­nar un pro­ce­so de esta­lli­dos socia­les y de cri­sis polí­ti­ca en toda la euro­zo­na.

El reco­no­ci­mien­to de la pro­fun­di­dad de la cri­sis por los pro­pios líde­res y auto­ri­da­des mone­ta­rias, acom­pa­ña­do de anun­cios de más ajus­tes sal­va­jes, se con­vier­te en la ante­sa­la natu­ral de más explo­sio­nes socia­les y con­flic­tos sin­di­ca­les con­ta­gián­do­se por toda la euro­zo­na.

Un pri­mer nivel de res­pues­ta a «los ajus­tes sal­va­jes» está con­for­ma­do por las huel­gas y pro­tes­tas socia­les vio­len­tas que ame­na­zan con exten­der­se de Gre­cia a Espa­ña, y des­de allí a todos los paí­ses de la región pues­tos en la mira de los recor­tes de sala­rios y reduc­ción de bene­fi­cios socia­les como Por­tu­gal, Rei­no Uni­do e Ita­lia, entre los más pró­xi­mos.

Un segun­do nivel de res­pues­ta, toda­vía poten­cial, pero pro­yec­ta­do como emer­gen­te, es un pro­ce­so de «cri­sis de «gober­na­bi­li­dad«polí­ti­ca que va sobre­ve­nir como emer­gen­te inexo­ra­ble de las pro­tes­tas socia­les con­tra los gobier­nos y la cla­se polí­ti­ca.

La cri­sis de «gober­na­bi­li­dad»

Ya en junio del año pasa­do, en un esce­na­rio mar­ca­do por la cri­sis finan­cie­ra rece­si­va y el des­em­pleo masi­vo que se con­ta­gi­ba ace­le­ra­da­men­te tan­to por las eco­no­mías cen­tra­les del euro como por los paí­ses del Este, la Unión Euro­pea cele­bró sus comi­cios con un récord de abs­ten­ción don­de la dere­cha y las ten­den­cias xenó­fo­bas (expre­sa­da por los par­ti­dos «anti-inmi­gran­tes») barrie­ron con la debi­li­ta­da y deca­den­te izquier­da euro­pea.

Los resul­ta­dos rati­fi­ca­ron la encues­ta del Euro­ba­ró­me­tro (son­deos de opi­nión públi­ca), difun­di­da por el Par­la­men­to Euro­peo antes de los comi­cios, que reve­la­ba que la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes de la UE se des­plo­ma­ba con la cri­sis finan­cie­ra rece­si­va que ya se expan­día como un virus tan­to por las poten­cias cen­tra­les como por la peri­fe­ria sub­de­sa­rro­lla­da de la Euro­pa con­ti­nen­tal.

El males­tar social ‑seña­la­ba la medi­ción- se refle­ja­ba en el mar­ca­do dete­rio­ro de con­fian­za que venían sufrien­do las ins­ti­tu­cio­nes comu­ni­ta­rias, como la Comi­sión Euro­pea, el Par­la­men­to Euro­peo y el Ban­co Cen­tral Euro­peo, (BCE).

Este fenó­meno emer­gen­te de la fal­ta de cre­di­bi­li­dad en el gobierno y en las ins­ti­tu­cio­nes fue recrea­do nue­va­men­te en Gre­cia don­de las huel­gas y pro­tes­tas socia­les fue­ron una con­tun­den­te mues­tra de recha­zo, no sola­men­te con­tra el ajus­te sino con­tra la cla­se polí­ti­ca iden­ti­fi­ca­da como «entre­guis­ta y corrup­ta».

Los medios y ana­lis­tas del sis­te­ma no solo empa­ren­ta­ron la cri­sis grie­ga con la de Argen­ti­na en 2001, sino que tam­bién aso­cia­ron las pro­tes­tas socia­les y las huel­gas con el pro­ce­so de recha­zo a los polí­ti­cos sim­bo­li­za­do en el «Cace­ro­la­zo» argen­tino que plan­tea­ba el que «se vayan todos».

La abs­ten­ción masi­va en las elec­cio­nes de la UE, sólo fue una señal que hoy se agre­ga a los efec­tos de la «cri­sis eco­nó­mi­ca»(pro­du­ci­da por el colap­so finan­cie­ro con las deu­das públi­cas ), y a los de la «cri­sis social» (pro­du­ci­da por las huel­gas y esta­lli­dos socia­les con­tra el ajus­te).

A los que se agre­ga un ter­cer actor: El «colap­so psi­co­so­cial«refle­ja­do en las ten­den­cia cre­cien­te del escep­ti­cis­mo gene­ra­li­za­do sobre las ins­ti­tu­cio­nes del sis­te­ma.

La reali­dad de la infor­ma­ción indi­ca que en la euro­cri­sis el recha­zo sin­di­cal y social a los ajus­tes va acom­pa­ña­do de unapro­fun­di­za­ción del recha­zo a los gobier­nos y al sis­te­ma polí­ti­co.

Ya hay un temor gene­ra­li­za­do entre los líde­res polí­ti­cos, los ana­lis­tas y los medios de comu­ni­ca­ción del sis­te­ma a un esta­lli­do social y sin­di­cal gene­ra­li­za­do por toda la euro­zo­na que deri­ve final­men­te en una cri­sis de gober­na­bi­li­dad y en un pedi­do de «que se vayan todos» en con­tra de los polí­ti­cos.

La cri­sis de la «demo­cra­cia»

En este esce­na­rio domi­na­do por el recha­zo social a los ajus­tes y al sis­te­ma polí­ti­co ¿Qué pasa­ría con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta gober­na­do por la «demo­cra­cia» si las mayo­rías deja­ran de votar, o vota­ran en blan­co, en las elec­cio­nes perió­di­cas para ele­gir auto­ri­da­des?.

¿Qué pue­de pasar si las mayo­rías euro­peas que pagan los pla­tos rotos de la cri­sis (ade­más de que­brar la «gober­na­bi­li­dad» con las huel­gas y con­flic­tos socia­les) se nega­sen a legi­ti­mar a los gobier­nos «demo­crá­ti­cos» en las urnas?.

¿Cómo hará el eje domi­nan­te EEUU-Euro­pa para con­ser­var la hege­mo­nía mun­dial (del sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­rial) si en sus pro­pias metró­po­lis comien­za a colap­sar, ade­más de los Esta­dos y las empre­sas, el sis­te­ma que sos­tie­ne la cre­di­bi­li­dad públi­ca en las ins­ti­tu­cio­nes del con­trol polí­ti­co y social?

Como pri­mer efec­to, las ins­ti­tu­cio­nes jurí­di­cas y polí­ti­cas de la UE que­da­rían «des­le­gi­ti­ma­das» y el sis­te­ma esta­ble­ci­do de «gober­na­bi­li­dad» (y de domi­nio polí­ti­co y social) basa­do en la«demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va» se derrum­ba­ría a esca­la regio­nal.

En con­se­cuen­cia, los gobier­nos se verían obli­ga­dos (para man­te­ner el domi­nio) a recu­rrir al uso de la fuer­za mili­tar para pre­ser­var el «orden» polí­ti­co y social que le garan­ti­ce el fun­cio­na­mien­to en «paz» de sus empre­sas y ban­cos.

La diná­mi­ca de este pro­ce­so de fal­ta de cre­di­bi­li­dad en los polí­ti­cos y en las ins­ti­tu­cio­nes deto­na­do por la euro­cri­sis tam­bién se veri­fi­ca en los cona­tos de «ingo­ber­na­bi­li­dad» que pro­du­cen las reac­cio­nes (con­flic­tos y esta­lli­dos socia­les y sin­di­ca­les) como res­pues­ta a los des­pi­dos a los ajus­tes sal­va­jes exi­gi­dos por el capi­ta­lis­mo usu­ra­rio.

La bom­ba social

Con Esta­dos que­bra­dos por la cri­sis fis­cal, con una recu­pe­ra­ción toda­vía débil de la rece­sión (con paí­ses que siguen des­ace­le­ra­dos), mer­ca­dos finan­cie­ros volá­ti­les (vuel­ta a la des­con­fian­za del sube y baja), con­trac­ción del cré­di­to orien­ta­do a la pro­duc­ción, con­su­mo social sin recu­pe­ra­ción, bajas de recau­da­ción y subas side­ra­les del défi­cit, des­em­pleo masi­vo y ajus­tes sala­ria­les en ascen­so la«bom­ba social» (emer­gen­te de la cri­sis y de los ajus­tes) ya aso­ma como el des­en­la­ce más lógi­co en la euro­zo­na.

El sis­te­ma de gober­na­bi­li­dad polí­ti­co y eco­nó­mi­co de la euro­zo­nahoy se encuen­tran en ries­go de diso­lu­ción a raíz de la «cri­sis finan­cie­ra» que deri­vó pri­me­ro en «cri­sis rece­si­va», lue­go en«cri­sis fis­cal» de los Esta­dos, y que aho­ra se con­vir­tió en «cri­sis social» de la mano de los ajus­tes, los des­pi­dos labo­ra­les y el achi­ca­mien­to del con­su­mo popu­lar.

Esta dia­léc­ti­ca de acción-reac­ción es lo que defi­ne, en for­ma tota­li­za­da, un fenó­meno que exce­de la deno­mi­na­ción reduc­cio­ni­sa de «cri­sis eco­nó­mi­ca» con el que los ana­lis­tas del sis­te­ma cali­fi­can el actual colap­so eco­nó­mi­co euro­peo.

El capi­ta­lis­mo euro­peo no está en «cri­sis eco­nó­mi­ca», sino en «cri­sis total», y al final del pro­ce­so, si quie­re super­vi­vir como blo­que, debe­rá echar mano a lo úni­co que pue­de pre­ser­var su domi­nio: La repre­sión mili­tar.

La diná­mi­ca his­tó­ri­ca de la cri­sis y los ajus­tes pul­ve­ri­zan la colum­na ver­te­bral del sis­te­ma (con­su­mo, voto y cre­di­bi­li­dad social) y obli­ga­rá al poder cen­tral euro­peo a cam­biar la estra­te­gia para man­te­ner el domi­nio y reci­clar un nue­vo pro­ce­so de con­trol polí­ti­co y social.

Esa es la lec­tu­ra inme­dia­ta que surge del pro­ce­so euro­peo con Esta­dos que­bra­dos y ajus­tes sal­va­jes, que pro­fun­di­za el des­em­pleo en masa y la cri­sis de cre­di­bi­li­dad social en los polí­ti­cos y las ins­ti­tu­cio­nes.

Manuel Frey­tas (IAR Noti­cias)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *