La nue­va ago­nía del inte­lec­tual – Rai­mun­do San­tu­rio

Es pre­ci­so que no se con­fun­da al inte­lec­tual con la clá­si­ca noción de sabio. Que no se crea que el inte­lec­tual dupli­ca al carac­te­rís­ti­co filó­so­fo de la Gre­cia áti­ca; aquel que ini­cio la obse­sión por el cono­ci­mien­to en Occi­den­te y al que Nietz­sche, con unos cuan­tos epí­gra­fes y afo­ris­mos, con pro­fun­di­dad disol­ven­te des­me­re­ció. Que no se come­ta la impos­tu­ra de supo­ner que el inte­lec­tual siem­pre ha sido, lo es y lo será. Que no se incu­rra impu­ne­men­te en “peti­ción de prin­ci­pios” cuan­do toque jus­ti­fi­car su actual per­ti­nen­cia his­tó­ri­ca. Que no se can­te loas a su sobre­sa­lien­te inte­li­gen­cia y cla­ri­vi­den­cia. Que no se rin­da plei­te­sía a los edic­tos de su sapien­cia y ejem­plar accio­nar.

Por­que en ver­dad, eso que la bre­ve­dad públi­ca de la moder­ni­dad ha lla­ma­do inte­lec­tual y que con­cu­rren­te­men­te ha con­ver­ti­do en home­na­je a quien así sea rotu­la­do, es en rigor una apa­ri­ción un tan­to recien­te, un inven­to deve­ni­do pre­su­ro­so ante las impron­tas de la expan­sión de la socie­dad del inter­cam­bio capi­ta­lis­ta. El inte­lec­tual, el hom­bre del cono­ci­mien­to, como tra­ta­re­mos de argu­men­tar, es tan solo un fenó­meno pro­vi­so­rio, un tran­si­to­rio res­qui­cio antro­po­mór­fi­co des­de don­de el poder, gene­ra­do por las estra­te­gias que favo­re­cen al capi­tal, se vis­te de saber y ver­dad. Un lige­ro acci­den­te de un tiem­po en tran­si­to de extin­guir­se

La muer­te del inte­lec­tual.

La afa­no­sa y arro­lla­do­ra lle­ga­da de las nue­vas tec­no­lo­gías comu­ni­ca­cio­na­les y el dise­ño pro­li­jo de un domi­nio infor­ma­ti­vo en don­de la velo­ci­dad de cone­xión es cer­ca­na a lo ins­tan­tá­neo, la dis­tan­cia alla­na­da en lo simul­ta­neo y la capa­ci­dad de infor­ma­ción ten­dien­te a lo incon­men­su­ra­ble, ha esta­do con­di­cio­nan­do una nue­va reali­dad en el domino social, siem­pre en diná­mi­ca cons­ti­tu­ción, en la que el con­te­ni­do cog­ni­ti­vo, sig­ni­fi­can­te y afec­ti­vo tien­den a una ubi­cui­dad sin pre­ce­den­tes. Por arti­lu­gio de estas últi­mas tec­no­lo­gías de la comu­ni­ca­ción, el saber se ha espa­cia­do por doquier bajo la for­mu­la de la difu­sión abier­ta, sien­do que aque­llas loca­cio­nes tra­di­cio­nal­men­te cir­cuns­cri­tas a la indi­vi­dua­li­dad del inte­lec­tual están dejan­do de tener ese ras­go pri­va­do de amu­ra­lla­da terri­to­ria­li­dad para copar los más iné­di­tos espa­cios del socius actual.

Sin estre­me­ci­mien­tos, debe­mos admi­tir, por ejem­plo, que Inter­net arre­me­te como nin­gún otro arti­fi­cio de la his­to­ria en con­tra de la pre­emi­nen­cia del suje­to del cono­ci­mien­to, pre­sen­tán­do­nos un uni­ver­so infor­ma­ti­vo cada vez más imper­so­nal y ati­bo­rra­do, capaz ten­den­cial­men­te de borrar la tira­nía del cono­ci­mien­to pro­fe­so­ral y dis­cre­cio­nal y el suje­to que lo sos­tie­ne. Sí la impren­ta de Guten­berg le con­fi­rió al libro una ener­gé­ti­ca mul­ti­pli­ca­do­ra que acen­tua­ba la impor­tan­cia del autor y le con­fe­ría ele­va­da jerar­quía, la pro­di­ga­li­dad de la red, la ver­ti­gi­no­sa des­car­ga de con­te­ni­dos a la que esta con­lle­va, des­agre­ga rotun­da­men­te la noción de autor en la abun­dan­cia mis­ma y tien­de a con­ver­tir­lo en una opa­ci­dad solo ten­ta­da por la deso­la­do­ra nos­tal­gia. A pesar de los inten­tos de los pode­res mun­dia­les y de sus meca­nis­mos inmu­no­ló­gi­cos para apo­de­rar­se y re-apro­piar­se de los intan­gi­bles espa­cios de la red, con mucho, y muy a pesar de ello, de todo se encuen­tra allí, en una deri­va galác­ti­ca reple­ta de sig­ni­fi­ca­cio­nes, sim­bo­lis­mos, afec­tos y cono­ci­mien­tos que no ame­ri­tan de la cohe­ren­cia de un cuer­po de ver­da­des suje­tas al nom­bre de algún inte­lec­tual. Solo lógi­ca cog­ni­ti­va de lo sin­gu­lar

La pro­fu­sión inau­di­ta y a rau­da­les de todo tipo de sabe­res y pare­ce­res en la red, en con­jun­ción con una pre­ci­pi­ta­da frag­men­ta­ción de estos, no solo ha demo­cra­ti­za­do el acce­so a una disi­mi­li­tud fan­tás­ti­ca de cono­ci­mien­tos, sino que echa por la bor­da toda la mito­lo­gía del hom­bre moderno como suje­to gene­ra­dor de ver­da­des sis­te­má­ti­cas y pri­va­das, ya sea en la per­so­na del inte­lec­tual o del espe­cia­lis­ta. Cada vez con mayor fuer­za se obser­va en la red la inani­dad de estos pro­pie­ta­rios en tan­to que el coto pri­va­do que sos­te­nían sobre el saber, bajo la égi­da frau­du­len­ta del autor, aho­ra se des­li­za mas allá de sus seño­ríos y pue­de ser cap­ta­do como obje­to de apro­pia­ción por los usua­rios en for­ma de varia­das pre­sen­ta­cio­nes en la que la sin­gu­la­ri­dad no cesa de acon­te­cer y mul­ti­pli­car­se; ya sea, por ejem­plo, en bre­ves ideas esen­cia­les pero suge­ren­tes que se loca­li­zan en las miría­das de opi­nio­nes ver­ti­das; ya sea en afo­ris­mos anó­ni­mos e ingrá­vi­dos que revo­lo­tean en el inter­cam­bio infor­ma­ti­vo; ya sea en fra­ses suel­tas libe­ra­das del autor que resue­nan defi­ni­ti­vas y expec­tan­tes y cuya fuer­za emo­ti­va esta en cons­tan­te des­cu­bri­mien­to; ya sea como cuer­pos de escin­di­das sig­ni­fi­ca­cio­nes que gra­vi­tan como los mora­do­res del Cin­tu­rón de Aste­roi­des, cons­tan­te­men­te coli­sio­nan­do, obli­gán­do­se al ruti­na­rio cam­bio de cur­so, y a la crea­ción de nue­vas orbi­tas y mayo­res cuer­pos este­la­res; ya sea como sobre­ve­ni­dos esló­ga­nes que acon­te­cen sin­te­ti­zan­do inno­va­do­ras luchas de libe­ra­ción; ya sea como detri­tus de implo­sio­na­das ideo­lo­gías que encuen­tran un uso iné­di­to y de mayor efi­ca­cia prác­ti­ca; ya como trá­fi­co de saber en la cone­xión inter­per­so­nal; ya inclu­so, aun­que cada vez menos, para satis­fa­cer las gran­des y sis­te­má­ti­cas edi­fi­ca­cio­nes del saber, etc.

Así, todo en la red aten­ta con­tra el inte­lec­tual y sus suce­dá­neos, y con­tra el per­fil aca­ba­do que la moder­ni­dad les con­ce­dió. Al pun­to que su más esti­ma­do teso­ro como lo es el libro, no cesa de apa­re­cer vul­ne­ra­ble a los emba­tes de la mul­ti­pli­ci­dad infor­ma­ti­va de la red, díga­se por su inclu­sión clan­des­ti­na o lici­ta en los reco­ve­cos de esta, hacien­do cru­jir la com­ple­ti­tud del suje­to y el nom­bre pro­pio a él aso­cia­do y por supues­to su vin­cu­la­ción mer­can­til, díga­se por el cre­cien­te pla­gio que de sus par­tes se hacen y que no tie­ne antí­do­to efi­caz, díga­se por que ya fas­ti­dia al usua­rio común esa tra­di­cio­nal con­ti­nui­dad rígi­da y enco­fra­da, solo apta para ini­cia­dos. Etc.

Por otra par­te es de resal­tar como argu­men­to con­tra la ins­ti­tu­ción del inte­lec­tual, que una de las facul­ta­des mas cele­bra­das y admi­ra­das como lo es la eru­di­ción, la acu­mu­la­ción de cono­ci­mien­tos, es ralen­ti­za­da con­ti­nua­men­te por las nue­vas tec­no­lo­gías al cons­ti­tuir la red, a tra­vés de sus varia­das pági­nas dife­ren­cia­das, un reser­vo­rio nota­ble e ili­mi­ta­do de memo­ria ver­sá­til capaz de sus­ti­tuir el saber aca­pa­ra­do del suje­to del cono­ci­mien­to y hacer­lo casi inme­dia­ta­men­te acce­si­ble. Del mis­mo modo el mane­jo y uso de los dis­tin­tos idio­mas (Que garan­ti­za­ba al inte­lec­tual su pre­ten­di­da uni­ver­sa­li­dad y siem­pre fue ade­re­zo insus­ti­tui­ble para encum­brar­se y dar­le pres­tan­cia a sus aser­tos) ya no es asun­to que tipi­fi­que exclu­si­va­men­te la ele­va­ción del inte­lec­tual, por­que den­tro de la red casi todo tien­de a ser expues­to en diver­sos idio­mas y por­que cada vez es mas cómo­do el uso de pro­gra­mas de tra­duc­ción. Inclu­so el expe­dien­te de la redac­ción y el esti­lo, esta dejan­do de ser un asun­to de for­ta­le­zas per­so­na­les, vir­tuo­sis­mo o mero talen­to, cir­cuns­tan­cia que pas­mo­sa­men­te se obser­va a tra­vés de la apa­ri­ción de herra­mien­tas vir­tua­les que mate­rial­men­te per­mi­ten des­pla­zar toda limi­ta­ción al res­pec­to, con­ce­dien­do un mane­jo resuel­ta­men­te ami­ga­ble del len­gua­je y sus inhe­ren­tes reglas.

La red es un no-terri­to­rio alta­men­te hos­til para el cul­ti­vo del hom­bre del cono­ci­mien­to, antes bien esta se nos pre­sen­ta como un uni­ver­so en la que el Yo sobre­ins­ti­tui­do siem­pre pier­de el equi­li­brio y se dis­gre­ga en el flu­jo cog­ni­ti­vo y sin pro­pie­ta­rios del incor­pó­reo terri­to­rio reti­cu­lar. Asien­to este en la que la divi­sión del tra­ba­jo tien­de a no ser fér­til por­que cada vez es mas evi­den­te que en este uni­ver­so intan­gi­ble tal dis­tin­ción no es per­ti­nen­te, favo­re­cien­do una con­di­ción libe­ra­do­ra capaz de uni­fi­car al tra­ba­jo (Cada día son mayo­res el nume­ro de maqui­na­rias auto­ma­ti­za­das u depen­dien­tes de esta nue­va for­ma de tra­ba­jo que tien­de a lo uni­ver­sal).

En la red tam­po­co hay las pre­mu­ras para la impo­si­ción del repu­tado con­sen­so del que tan­to ame­ri­ta­ba el inte­lec­tual de la moder­ni­dad. Ello por­que su natu­ra­le­za pro­fu­sa y abier­ta des­car­ga todas las con­fron­ta­cio­nes y ponen en ten­sión la paz nece­sa­ria de los acuer­dos posi­bles, per­mi­tien­do, no la exis­ten­cia de opues­tos dia­léc­ti­cos que per­te­ne­cen al ámbi­to racio­nal de la cadu­ca moder­ni­dad, ni las con­fron­ta­cio­nes lógi­cas o epis­te­mo­ló­gi­cas, sino la pre­sen­cia de sin­gu­la­ri­da­des que expo­nen en con­jun­to un uni­ver­so plu­ral irre­duc­ti­ble y de rique­za extre­ma, per­ma­nen­te­men­te en dis­po­si­ción de con­ce­der el mila­gro de la mul­ti­pli­ci­dad in situ. La soña­da con­di­ción de la sín­te­sis con­sen­sual de Kant pro­vo­ca­do­ra de la meta­fí­si­ca y tras­cen­den­tal uni­dad del Yo o de la lle­ga­da teleo­ló­gi­ca del espí­ri­tu abso­lu­to de Hegel como pun­to cul­mi­nan­te de la his­to­ri­ci­dad, encuen­tran en la red un opo­nen­te demo­le­dor al res­ca­tar esta los dere­chos del pre­su­ro­so deve­nir, del mutan­te dis­cu­rrir de even­tos, en la que siem­pre esta­rá pre­sen­te la ofren­da de una nue­va región por con­quis­tar y el inmen­so vita­lis­mo que su des­cu­bri­mien­to pue­de dar fe. (No es que se afir­me que des­apa­re­ce la ins­ti­tu­ción del YO o del suje­to satu­ra­do de indi­vi­dua­li­dad, más bien deci­mos que la red es un espa­cio iné­di­to que logra des­agre­gar y decons­truir la pre­emi­nen­cia del indi­vi­duo amu­ra­lla­do y la lógi­ca mez­qui­na que lo defi­ne, al arre­ba­tar­le los limi­tes y umbra­les que ruti­na­ria­men­te lo pro­te­gía en el espa­cio cir­cuns­cri­to de la moder­ni­dad. Des­de lue­go que la red tam­bién los defien­de al decre­tar­se nue­vas pri­va­ci­da­des, en for­mas de pági­nas Web o de Blogs, pero has­ta aho­ra sue­len sucum­bir ante los emba­tes de la mul­ti­pli­ci­dad que allí es fér­til.)

Pero tam­bién la red tie­ne con­se­cuen­cias ines­pe­ra­das en el mun­do de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta y en el tipo de inter­cam­bio que esta supo­ne. Uno de los efec­tos más pró­xi­mos al mun­do del inte­lec­tual y que resul­ta de cla­ra cons­ta­ta­ción se encuen­tra vin­cu­la­do al decli­ve sos­te­ni­do del mis­mo nego­cio edi­to­rial, la ten­den­cia a la baja del espec­tácu­lo del inte­lec­tual y la des­va­lo­ri­za­ción de la lla­ma­da inter­cam­bia­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del saber. Un nume­ro impor­tan­te de edi­to­ria­les en el mun­do solo sobre­vi­ven a duras penas y otras solo per­sis­ten en su afán a pro­pó­si­to de ayu­das ofi­cia­les. Cien­tos de perió­di­cos a nivel mun­dial han depues­to su impor­tan­cia tan­to eco­nó­mi­ca como polí­ti­ca, tra­yén­do­le tal situa­ción terri­bles con­se­cuen­cias que aten­tan con­tra su exis­ten­cia y con­tra el lega­do de la que eran sub­si­dia­rias. Todo ello es un mal augu­rio para los inte­lec­tua­les y un signo trá­gi­co de un des­tino que ya se avi­zo­ra. El inte­lec­tual tam­bién como nego­cio pare­ce no tener futu­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *