€uro: la hipó­te­sis de lo peor – Jean-Michel Ver­no­chet

El ata­que finan­cie­ro del que Gre­cia ha sido obje­to debi­do a su deu­da sobe­ra­na y a su poten­cial insol­ven­cia ha resul­ta­do ser, en reali­dad, una ofen­si­va con­tra el euro y no tener más que una leja­na vin­cu­la­ción con las taras y caren­cias estruc­tu­ra­les de la pro­pia eco­no­mía helé­ni­ca.

Se tra­ta por cier­to de «vicios» de los que tam­bién ado­le­cen ade­más la mayo­ría de los paí­ses post-indus­tria­les, que han adqui­ri­do la mala cos­tum­bre de vivir por enci­ma de sus posi­bi­li­da­des reales y de depen­der del cré­di­to, dan­do así lugar a una infla­ción galo­pan­te de la deu­da, a una «bur­bu­ja» con­de­na­da –como cual­quier otra– a ter­mi­nar rom­pién­do­se.

Todo pare­ce indi­car, sin embar­go, que tras la bru­ta­li­dad del ata­que y más allá de una sim­ple ansia por saquear las eco­no­mías euro­peas se per­fi­lan ade­más otros obje­ti­vos, esen­cial­men­te de orden geo­po­lí­ti­co, obje­ti­vos que han sido tra­za­dos de for­ma espe­cial­men­te deli­be­ra­da ya que los ape­ti­tos de anó­ni­mos depre­da­do­res finan­cie­ros no jus­ti­fi­can, por acen­tua­dos que sean, la inten­si­dad y la dura­ción de una ofen­si­va que, a cor­to pla­zo, ame­na­za con hacer volar en peda­zos la euro­zo­na, la Unión de los 27, e inclu­so mucho más…

La repe­ti­ción de las cri­sis que han carac­te­ri­za­do las dos últi­mas déca­das y una rápi­da inter­pre­ta­ción del des­pla­za­mien­to de los peo­nes sobre el Gran Jue­go del «Table­ro euro­asiá­ti­co» per­mi­ten apre­ciar que Euro­pa se ha con­ver­ti­do en esce­na­rio de una ver­da­de­ra gue­rra geo­eco­nó­mi­ca (que es al fin y al cabo una gue­rra en toda la exten­sión de la pala­bra), de una bata­lla que por cier­to ya tie­ne poten­cial­men­te per­di­da.

En efec­to, la adop­ción — ante los insis­ten­tes recla­mos de la Casa Blan­ca — de un plan euro­peo des­ti­na­do a poner a flo­te la deu­da públi­ca de los Esta­dos miem­bros de la Unión Euro­pea, no sólo no cons­ti­tu­ye nin­gu­na pana­cea, o sea que no es una solu­ción dura­de­ra para la cri­sis pre­su­pues­ta­ria de carác­ter estruc­tu­ral que está afec­tan­do a «todos» los Esta­dos occi­den­ta­les, sino que va en el sen­ti­do desea­do por el men­tor esta­dou­ni­den­se de una rápi­da inte­gra­ción de la Unión Euro­pea, con­di­ción obli­ga­to­ria para la cons­ti­tu­ción de un ver­da­de­ro blo­que occi­den­tal.

Este plan euro­peo res­pon­de a una cri­sis de con­fian­za, de sol­ven­cia (amplia­men­te arti­fi­cial al prin­ci­pio, pero que se ha hecho con­ta­gio­sa y que está tenien­do un efec­to de bola de nie­ve), a tra­vés de una reca­pi­ta­li­za­ción de los Esta­dos, como si se tra­ta­ra de una sim­ple cri­sis de liqui­dez. Se tra­ta de un plan euro­peo de 750 000 millo­nes de euros, supe­rior por lo tan­to al plan Paul­son –de 700 000 millo­nes de dóla­res– des­ti­na­do, des­pués de la deba­cle de los esta­ble­ci­mien­tos finan­cie­ros esta­dou­ni­den­ses de sep­tiem­bre del año 2008, a poner­los a flo­te recu­rrien­do a los fon­dos públi­cos.
Una solu­ción cuyos efec­tos esta­mos vien­do en este momen­to al com­pro­bar que la reca­pi­ta­li­za­ción del sec­tor finan­cie­ro pri­va­do ha teni­do como abe­rran­te con­se­cuen­cia un tre­men­do cre­ci­mien­to de la deu­da de los Esta­dos a ambos lados del Atlán­ti­co.

Des­pués de haber des­ata­do la rece­sión, o sea lue­go de haber inu­ti­li­za­do el motor eco­nó­mi­co, la cri­sis finan­cie­ra naci­da en Esta­dos Uni­dos ha ago­ta­do por lo tan­to los recur­sos fis­ca­les de los Esta­dos, hacien­do así más difí­cil aún el ser­vi­cio de una deu­da cada vez más con­si­de­ra­ble.
Pero la Unión Euro­pea aca­ba de poner más deu­da den­tro de la deu­da con estos 750 000 millo­nes de euros que gra­va­rán aún más sus pre­su­pues­tos nacio­na­les (ya que la tasa media de endeu­da­mien­to de la euro­zo­na es actual­men­te de un 78%), y lo hace supues­ta­men­te para «res­tau­rar la con­fian­za de los mer­ca­dos»…

En aras de obte­ner ese resul­ta­do, la Unión Euro­pea aca­ba de poner­se –volun­ta­ria­men­te– a la mer­ced del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, que va a con­ce­der­le prés­ta­mos por unos 250 000 millo­nes de euros. Y se tra­ta del mis­mo FMI cuyo papel pare­cía con­sis­tir, has­ta aho­ra, en apo­yar a las tam­ba­lean­tes eco­no­mías del Ter­cer Mun­do a gol­pe de pla­nes de lla­ma­dos ajus­tes estruc­tu­ra­les. Es por lo tan­to una enti­dad supra­na­cio­nal con voca­ción «mun­dia­lis­ta» la que va a encar­gar­se, de cier­ta mane­ra, de super­vi­sar más o menos direc­ta­men­te las estruc­tu­ras de gober­nan­za eco­nó­mi­ca de las que la Unión Euro­pea segu­ra­men­te se dota­rá si la euro­zo­na no explo­ta antes espon­tá­nea­men­te.

Se tra­ta de estruc­tu­ras de carác­ter inte­gra­ti­vo que ya vie­ne recla­man­do gri­tos Paul Volc­ker, el direc­tor del Con­se­jo para el Redes­pe­gue Eco­nó­mi­co (de Esta­dos Uni­dos) en la Casa Blan­ca, quien des­de Lon­dres cri­ti­ca dura­men­te a los diri­gen­tes euro­peos exi­gien­do un nue­vo for­ta­le­ci­mien­to del euro, algo que esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos nece­si­tan tre­men­da­men­te para man­te­ner a flo­te sus pro­pias eco­no­mías.

Hay seña­lar de paso que fue posi­ble­men­te muy a su pesar que la can­ci­ller ale­ma­na se resig­nó a sus­cri­bir este gigan­tes­co plan de apo­yo a los paí­ses de la euro­zo­na que están enfren­tan­do difi­cul­ta­des, mien­tras que su homó­lo­go fran­cés –según un per­sis­ten­te rumor– la ame­na­za­ba con vol­ver al fran­co si ella no se ple­ga­ba. Si bien es cier­to que «a la hor­mi­ga no le gus­ta pres­tar lo que tie­ne», un regresp al Deu­tsch Mark equi­val­dría a fir­mar la sen­ten­cia de muer­te de la eco­no­mía ale­ma­na ya que, al tener una mone­da dema­sia­do fuer­te, Ale­ma­nia no podría seguir expor­tan­do su pro­duc­ción indus­trial, que cons­ti­tu­ye la base de su eco­no­mía. Bas­tó ese chan­ta­je para obli­gar a Ber­lín a que acep­ta­ra, con­tra su volun­tad, some­ter­se a las con­di­cio­nes que impo­nía la admi­nis­tra­ción Oba­ma.

Dic­ta­dos esta­dou­ni­den­ses que con­du­cen a una enor­me tram­pa: ¡los capi­ta­les obte­ni­dos como prés­ta­mo en el mer­ca­do o pres­ta­dos por el FMI para el sal­va­men­to de los «PIIGS» [1] en peli­gro de caer en la cesa­ción de pagos deben apo­yar­se en estruc­tu­ras que garan­ti­cen en defi­ni­ti­va la sol­ven­cia del euro! Mone­da cuya soli­dez sólo podrá ver­se ase­gu­ra­da por las ins­ti­tu­cio­nes fede­ra­les que Jac­ques Atta­li vie­ne pro­mo­vien­do incan­sa­ble­men­te a tra­vés de nues­tros medios de difu­sión cuan­do recla­ma «la crea­ción de una Agen­cia Euro­pea del Teso­ro, inme­dia­ta­men­te auto­ri­za­da a obte­ner prés­ta­mos en nom­bre de la Unión, y de un Fon­do Pre­su­pues­ta­rio Euro­peo, que inme­dia­ta­men­te reci­bi­ría un man­da­to para con­tro­lar los gas­tos pre­su­pues­ta­rios de los paí­ses cuya deu­da sea supe­rior al 80% del PIB».

A fin de cuen­tas, se tra­ta ni más ni menos de poner a los Esta­dos bajo un tute­la­je eco­nó­mi­co con el pre­tex­to de sal­var la euro­zo­na, al pare­cer con­de­na­da a una inevi­ta­ble ban­ca­rro­ta… ya que el aban­dono de la mone­da úni­ca cons­ti­tu­ye un tabú que nadie pare­ce dis­pues­to a tra­tar de modi­fi­car.

Algu­nos pro­yec­tos van más lejos aun y ya tie­nen pre­vis­to que los pre­su­pues­tos de los Esta­dos de la euro­zo­na estén total­men­te some­ti­dos al con­trol y a las deci­sio­nes de un triun­vi­ra­to con­for­ma­do por la Comi­sión de Bru­se­las, el Ban­co Cen­tral Euro­peo y el Euro­gru­po.
¿Qué pasa­ría enton­ces con la volun­tad popu­lar y con el Par­la­men­to de Estras­bur­go?

Pero nadie se preo­cu­pa por denun­ciar el sofis­ma o el para­lo­gis­mo que cons­ti­tu­ye esa fór­mu­la de inte­gra­ción eco­nó­mi­ca y de regre­so a la con­fian­za en los mer­ca­dos. En pri­mer lugar, ¿por qué habría que per­mi­tir que sean los mer­ca­dos los que impon­gan su pro­pia ley?
¿No sería ade­más el momen­to ade­cua­do para cues­tio­nar el capi­ta­lis­mo accio­na­rial, anó­ni­mo y volu­ble, que ha demos­tra­do ser capaz de arrui­nar a las nacio­nes en fun­ción de sus anto­jos o de sus cálcu­los?

La gober­nan­za eco­nó­mi­ca euro­pea no es, en ese sen­ti­do, la solu­ción ade­cua­da, como tam­po­co lo es la inun­da­ción de liqui­dez como res­pues­ta a la actual cri­sis. El exce­si­vo endeu­da­mien­to pro­vo­ca­do por el «plan» es sin dudas una solu­ción fal­sa impues­ta des­de el exte­rior con el obje­ti­vo de enca­de­nar­nos más aun, a noso­tros los euro­peos, a los mer­ca­dos de capi­ta­les y a su indes­crip­ti­ble dic­ta­du­ra.

La idea de la gober­nan­za eco­nó­mi­ca nace del mis­mo prin­ci­pio ya que se tra­ta, para decir­lo con cla­ra­men­te, de algo insen­sa­to en la medi­da en que esa idea no tie­ne en cuen­ta las dife­ren­cias que exis­ten entre las diver­sas socie­da­des impli­ca­das en todas las eta­pas de la cons­truc­ción euro­pea: tipos o mode­los de cre­ci­mien­to, regí­me­nes fis­ca­les y socia­les, etc. Se tra­ta de una «idea» que no es tal, y no lo es por­que tie­ne un carác­ter extre­ma­da­men­te ideo­ló­gi­co… se tra­ta en reali­dad de un pro­yec­to tras el cual se escon­den un gran núme­ro de segun­das inten­cio­nes que no tie­nen nada que ver con la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca ni con el bien­es­tar de los pue­blos de la Unión Euro­pea.

Algu­nos se han dado cuen­ta, muy acer­ta­da­men­te, de que la cri­sis no era más que el medio y el pre­tex­to para pre­ci­pi­tar la impo­si­ción de un férreo sis­te­ma fede­ral a los 27 [Esta­dos miem­bros de la Unión Euro­pea], a des­pe­cho de las volun­ta­des popu­la­res a las que ya se impu­so el Tra­ta­do de Lis­boa de la mane­ra más sola­pa­da. Una cri­sis que es y que sigue sien­do –no per­da­mos de vis­ta este impor­tan­te fac­tor– arti­fi­cial, fabri­ca­da, en una pala­bra, es lo con­tra­rio de una «fata­li­dad» inhe­ren­te a lo que supues­ta­men­te sería una vida autó­no­ma y des­en­car­na­da de los mer­ca­dos diri­gi­dos por una «mano invi­si­ble».

Un pro­ce­so que tie­ne la repu­tación de ser «infer­nal» pero que, para ser anó­ni­mo, no deja de estar muy estar vin­cu­la­do a las figu­ras de car­ne y hue­so de los gran­des mani­pu­la­do­res de dine­ro y de otros per­so­na­jes que dan órde­nes y que hacen con las bol­sas lo que les vie­ne en ganas. Es por eso que Esta­dos Uni­dos man­tie­ne un doble dis­cur­so a tra­vés de dos voces dife­ren­tes. La de los «mer­ca­dos» y la de su pre­si­den­te, quien inter­vie­ne para ser­mo­near a los euro­peos y exi­gir­les que esta­bi­li­cen su mone­da o, en otras pala­bras, las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas euro­peas indi­so­lu­ble­men­te vin­cu­la­das a la salud, bue­na o mala, de su mone­da.

Sin embar­go, ¡no vayan a creer uste­des ni por ins­tan­te que eso pue­de ser una for­ma de inje­ren­cia en los asun­tos de la Euro­pa con­ti­nen­tal!
¿Se ima­gi­nan uste­des a Ange­la Mer­kel o a Nico­las Sar­kozy inti­man­do a la Casa Blan­ca a hacer una bue­na lim­pie­za en Manhat­tan?

La otra voz es la de quie­nes hacen lo que les da la gana con los mer­ca­dos… o sea, los que dan las órde­nes des­de el ano­ni­ma­to, aque­llos que ni los pro­pios gobier­nos pue­den iden­ti­fi­car, como con­fe­só tan las­ti­me­ra­men­te la minis­tra de Finan­zas de Fran­cia, Chris­ti­ne Lagar­de.
Los que hacen subir y bajar las bol­sas a su anto­jo, como el gato jue­ga con el ratón, anti­ci­pan­do las altas y bajas que ellos mis­mos pro­vo­can arti­fi­cial­men­te.

El reclu­ta­mien­to de esos oli­gar­cas se desa­rro­lla, en pri­mer lugar, entre los repre­sen­tan­tes de la alta finan­za, de los com­ple­jos mili­ta­ro-indus­tria­les, de los mega­gru­pos del petró­leo y de la quí­mi­ca o de la inge­nie­ría gené­ti­ca, pero tam­bién se reclu­tan entre los ideó­lo­gos y teó­ri­cos que se dedi­can a legi­ti­mar el «sis­te­ma», nue­vos sacer­do­tes de la reli­gión de la ganan­cia como nue­vo mono­teís­mo, el del mer­ca­do. Pero esa gen­te tie­ne en reali­dad un dis­cur­so muy dife­ren­te.

¿Qué otra expli­ca­ción pue­de tener si no la evi­den­te con­tra­dic­ción entre las inquie­tu­des expre­sa­das por el pre­si­den­te Oba­ma –por lo demás legí­ti­mas ya que Esta­dos Uni­dos nece­si­ta un euro fuer­te, que pena­li­ce las expor­ta­cio­nes euro­peas dan­do así cier­ta ven­ta­ja a las indus­trias esta­dou­ni­den­ses, útil rega­lo debi­do a sus défi­cits abis­ma­les (1 400 millo­nes de dóla­res) y sobre todo para apo­yar el esfuer­zo de gue­rra actual­men­te en mar­cha en Irak, Afga­nis­tánPakis­tán– y la con­ti­nua­ción de la des­es­ta­bi­li­za­ción a fon­do de las eco­no­mías occi­den­ta­les median­te reite­ra­dos ata­ques de los mer­ca­dos con­tra el euro?

Por muy vora­ces, incon­se­cuen­tes e inclu­so irra­cio­na­les que pue­dan ser los «ope­ra­do­res», estos están con­cien­tes de que la con­ti­nua­ción de la ofen­si­va con­tra el euro está ponien­do en peli­gro a todo el sis­te­ma y pue­de pre­ci­pi­tar a la eco­no­mía mun­dial en una nue­va fase de caos.
¿Por qué pro­si­gue enton­ces este bai­le al bor­de del abis­mo? Nadie podrá hacer­nos creer esa estu­pi­dez de que los mer­ca­dos viven su pro­pia vida, que son incon­tro­la­bles y que todo esto sólo se debe a un ace­le­rón de la máqui­na eco­nó­mi­ca… En pocas pala­bras, que todo esto «no es cul­pa de nadie» sino la sim­ple con­se­cuen­cia de una impo­si­bi­li­dad de mane­jar los acto­res y los irra­cio­na­les pati­na­zos de los mer­ca­dos.

Diga­mos enton­ces cla­ra­men­te que el ries­go de derrum­be de todo el sis­te­ma es par­te esen­cial de la par­ti­da que se está jugan­do en este momen­to. Los gran­des juga­do­res, fríos y cal­cu­la­do­res, son adep­tos decla­ra­dos de la «teo­ría de los jue­gos» (de Neu­mann y Mor­gens­tem), con­cep­ción pro­ba­bi­lis­ta que sir­vió de basa­men­to a lo que fue la doc­tri­na de la disua­sión nuclear… El gana­dor es aquel que sea capaz de ir más lejos en la mor­tal apues­ta. Un ejem­plo que revis­te un enor­me pare­ci­do con lo que actual­men­te esta­mos vivien­do: una cre­cien­te des­es­ta­bi­li­za­ción de las eco­no­mías euro­peas, con con­se­cuen­cias nada des­pre­cia­bles del otro lado del Atlán­ti­co.

Agre­gue­mos a eso que el caos finan­cie­ro, mone­ta­rio y eco­nó­mi­co, de ambos lados del Atlán­ti­co, repre­sen­ta una opor­tu­ni­dad extre­ma­da­men­te favo­ra­ble para quie­nes, digá­mos­lo una vez más, se bene­fi­cian con la resa­ca de los núme­ros de la Bol­sa, pro­vo­can­do y anti­ci­pan­do los acce­sos de páni­co y de eufo­ria para jugar indis­tin­ta­men­te con las ten­den­cias al alza o la baja en mer­ca­dos que se han vuel­to his­té­ri­ca­men­te errá­ti­cos.
A prin­ci­pios del siglo 20, el eco­no­mis­ta Wer­ner Zom­bart teo­ri­za­ba sobre la «des­truc­ción crea­do­ra» (pos­te­rior­men­te reto­ma­da por Joseph Schum­pe­ter).

Des­de enton­ces, esa idea ha veni­do abrién­do­se paso a tra­vés, entre otras, de la teo­ría mate­má­ti­ca del fran­cés René Tom (la lla­ma­da teo­ría de las «catás­tro­fes»). Revi­sa­da y corre­gi­da por Benoit Man­del­brot, esta últi­ma se apli­ca­rá, a tra­vés de la geo­me­tría de los frac­ta­les, a la vida de los mer­ca­dos, vis­tos des­de enton­ces como una enti­dad some­ti­da a la teo­ría del caos, deci­di­da­men­te muy de moda.

Mien­tras tan­to, el eco­no­mis­ta Frie­drich Von Hayek, uno de los teó­ri­cos del neo­li­be­ra­lis­mo, pre­ten­dió pro­mo­ver la eco­no­mía libe­ral a la cate­go­ría de cien­cia exac­ta. De esa mane­ra, según su bió­gra­fo Guy Sor­man, «el libe­ra­lis­mo con­ver­ge con las más recien­tes teo­rías físi­cas, quí­mi­cas y bio­ló­gi­cas, en par­ti­cu­lar la cien­cia del caos for­mal­men­te enun­cia­da por Ilya Pri­go­gi­ne. En la eco­no­mía de mer­ca­do, al igual que en la Natu­ra­le­za, el orden nace del caos: la espon­tá­nea com­bi­na­ción de millo­nes de deci­sio­nes y de infor­ma­cio­nes no con­du­ce al des­or­den sino a un orden supe­rior»… No hay mejor ima­gen que esa ya que nos entre­ga la cla­ve que per­mi­te inter­pre­tar la cri­sis.

A fines de los años 1990, los neo­con­ser­va­do­res adep­tos de Leo Strauss lle­van a su lógi­co paro­xis­mo el nue­vo dog­ma del des­or­den supe­rior con­vir­tién­do­se en apo­lo­gis­tas del caos cons­truc­tor como supues­ta legi­ti­ma­ción de todas las gue­rras de con­quis­ta del siglo 19. Des­de ese pun­to de vis­ta, es posi­ble ver el caos en pleno tra­ba­jo en el Gran Medio Orien­te, al igual que en este mis­mo ins­tan­te en Euro­pa.

Pode­mos tener la cer­te­za de que el nue­vo orden regio­nal que los gran­des orga­ni­za­do­res del caos pre­ten­den hacer sur­gir de la actual cri­sis será una Euro­pa uni­fi­ca­da, cen­tra­li­za­da y fede­ra­ti­va, bajo la tute­la direc­ta de Esta­dos Uni­dos a tra­vés de la Reser­va Fede­ral esta­dou­ni­den­se, que hará del Ban­co Cen­tral Euro­peo una sim­ple sucur­sal, y bajo la mira­da vigi­lan­te del FMI, repre­sen­tan­te o ema­na­ción de un poder mun­dial emer­gen­te, tan des­te­rri­to­ria­li­za­do como ten­ta­cu­lar.

Resul­ta bas­tan­te evi­den­te que el endio­sa­mien­to del mer­ca­do aso­cia­do a la idea de un «caos cons­truc­tor», com­ple­ta­da a su vez por un uso inten­si­vo de la teo­ría de los jue­gos mani­pu­la­da por adep­tos de la demo­li­ción, cons­ti­tu­ye una mez­cla bas­tan­te explo­si­va que está a pun­to de explo­tar­nos en la cara. Y es impor­tan­te seña­lar aquí que el «caos» (inten­cio­nal) es hoy en día una for­ma de gober­nar, de trans­for­mar la socie­dad y de con­quis­tar sin lucha, una ver­sión dura del cono­ci­do divi­de y ven­ce­rás, al que se recu­rre aun­que sea a cos­ta de la super­vi­ven­cia de las nacio­nes y los pue­blos.

A fin de cuen­tas, lo impor­tan­te es poner a Euro­pa de rodi­llas. Gre­cia –que es cier­ta­men­te uno de los paí­ses más débi­les de la euro­zo­na, aun­que no mucho más que Ita­lia, Espa­ña, Irlan­da o Por­tu­gal– ha sido has­ta aho­ra una espe­cie de elec­trón suel­to que obs­ta­cu­li­za una ple­na inte­gra­ción de los Bal­ca­nes a la tra­ma geo­es­tra­té­gi­ca esta­dou­ni­den­se.

A modo de con­clu­sión tem­po­ral, si la Unión Euro­pea, en el mar­co de la cri­sis, avan­za a mar­cha for­za­da hacia una gober­nan­za eco­nó­mi­ca fede­ra­ti­va, entra­rá enton­ces en una fase que la lle­va­rá hacia la atri­bu­ción de un poder prác­ti­ca­men­te dis­cre­cio­nal a la Comi­sión Euro­pea, que se com­po­ne esen­cial­men­te de tec­nó­cra­tas no elec­tos y reclu­ta­dos en fun­ción de una indes­truc­ti­ble obe­dien­cia atlan­tis­ta. Dicho cla­ra­men­te, ello sig­ni­fi­ca­ría la des­apa­ri­ción de los Esta­dos-Nacio­nes euro­peos.

De hecho, ya nada se opon­drá a que Euro­pa sea inte­gra­da a un Blo­que Trans­atlán­ti­co. Con el tiem­po, la fusión del euro y del dólar sella­rá la unión del Vie­jo Mun­do y del Nue­vo Mun­do. Es evi­den­te que no se tra­ta de sim­ples espe­cu­la­cio­nes sino de una real pro­yec­ción de las ten­den­cias arqui­tec­tó­ni­cas que visi­ble­men­te se están apli­can­do en el mar­co de un pro­ce­so de redis­tri­bu­ción o de recom­po­si­ción geo­po­lí­ti­ca del mapa mun­dial. Lo cual equi­va­le a decir que, si no se desin­te­gra la euro­zo­na, el des­tino de los pue­blos euro­peos pare­ce defi­ni­ti­va­men­te sella­do, o sea enca­de­na­do para bien y para mal al «Des­tino mani­fies­to» de Esta­dos Uni­dos, inde­pen­dien­te­men­te de una refor­ma del sis­te­ma eco­nó­mi­co mun­dial.

Los finan­cie­ros per­de­rán qui­zás algu­nas plu­mas en ese pro­ce­so si la comu­ni­dad inter­na­cio­nal se pone de acuer­do para fijar lími­tes a sus ape­ti­tos median­te la regla­men­ta­ción de los mer­ca­dos. En todo caso, lo cier­to es que los pro­mo­to­res del caos cons­truc­tor habrán gana­do la par­ti­da al crear las con­di­cio­nes para nue­vos incen­dios.

Ya que «lo peor», que a menu­do han men­cio­na­do en Fran­cia indi­vi­duos tan influ­yen­tes como Ber­nard Kouch­ner y Jac­ques Atta­li, resul­ta ser sin embar­go lo menos impro­ba­ble cuan­do los gobier­nos, al ver­se con la espal­da con­tra la pared, no tie­nen otra posi­bi­li­dad que «huir hacia delan­te». En Kuwait, en 1991, y en Irak, en 2003, entre los obje­ti­vos ape­nas ocul­tos de la gue­rra, ocu­pa­ban un lugar impor­tan­te la reac­ti­va­ción del motor eco­nó­mi­co a tra­vés de los pro­yec­tos pri­va­dos de recons­truc­ción… por no men­cio­nar otros intere­ses más evi­den­tes y más inme­dia­tos, como los com­bus­ti­bles fósi­les, las ven­tas de armas y todos los mer­ca­dos que de ellos se deri­van.

Cua­les­quie­ra que sean los acuer­dos entre Tur­quía e Irán sobre el enri­que­ci­mien­to de ura­nio con fines médi­cos, cua­les­quie­ra que sean las con­tra­rie­da­des diplo­má­ti­cas que esos acer­ca­mien­tos entre alia­dos y enemi­gos de Esta­dos Uni­dos impli­quen para el Depar­ta­men­to de Esta­do, bas­ta con releer las fábu­las de Jean de La Fon­tai­ne para saber que… ¡la retó­ri­ca del lobo siem­pre pre­va­le­ce ante la del cor­de­ro!

En el actual con­tex­to de extre­ma fra­gi­li­dad de la eco­no­mía mun­dial, tene­mos que pre­ver que la sali­da de la cri­sis ten­drá que pasar por la dolo­ro­sa puer­ta del caos cons­truc­tor.

Jean-Michel Ver­no­chet
Ex perio­dis­ta de la publi­ca­ción fran­ce­sa Figa­ro Maga­zi­ne y pro­fe­sor de la Escue­la Supe­rior de Perio­dis­mo (ESJ-Paris). Su obra de más recien­te publi­ca­ción se titu­la Euro­pe, chro­ni­que d’une mort annon­cée (Euro­pa, cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da) edi­cio­nes de l’Infini, 2009

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *