Los hom­bres llo­ran en Bag­dad- Miguel A. Jai­mes N

Los Esta­dos Uni­dos anun­cia­ron su reti­ra­da mili­tar de Irak, atrás deja­ron el cin­co por cien­to de su pobla­ción ase­si­na­da. Vul­gar triun­fo. La muer­te cami­na sin sosie­go.

A cada rato los medios noti­cio­sos anun­cian aten­ta­dos, carros bom­bas y seres huma­nos que explo­tan.

Nadie detie­ne la matan­za de ino­cen­tes. Los pobres sobre­vi­vien­tes se retuer­cen en sus lágri­mas, aho­ra todos los días hay por qué llo­rar en el Medio Orien­te.

Los sollo­zos inun­dan toda la devas­ta­da capi­tal. Las Mil y una Noche no encuen­tran ama­ne­ce­res. No exis­te tran­qui­li­dad, solo el silen­cio amor­da­za la paz. La román­ti­ca Torre del Babel se vol­teo hacia el invierno don­de antes rei­na­ba el abra­zan­te verano.

Los hom­bres cami­nan Bag­dad gimo­tean­do su tris­te­za. Irak sepul­to su futu­ro, todos sus rin­co­nes son pisa­dos por los terro­ris­tas de El Pen­tá­gono.

Irak cerró su expec­tan­te camino, aho­ra solo esta­llan vehícu­los, camio­nes, motos y cien­tos de seres huma­nos se aco­mo­dan apre­ta­das fajas car­ga­das de mor­tí­fe­ras bom­bas.

Todos los días se anun­cia el peor aten­ta­do del año, aho­ra los explo­si­vos se cal­cu­lan para que des­pi­dan con cada sui­ci­da cien­tos de muer­tos.

Los hom­bres de Irak aca­ba­ron escon­die­ron sus qui­me­ras, borra­ron las expec­ta­ti­vas, con­fian­za y futu­ro, los EE.UU. jun­to a su mili­tar alian­za con Los Alia­dos se ensam­bla­ron solo para con­tro­lar su petró­leo, pasan­do a los seres huma­nos a las negras lis­tas del silen­cio de la muer­te.

Su pue­blo ve extin­guir su vida, no habrá una expre­sión más de quie­nes des­cu­brie­ron las mate­má­ti­cas, todas sus uni­ver­si­da­des fue­ron bom­bar­dea­das y sus museos saquea­dos. Hoy en otros paí­ses exhi­ben sus mile­na­rias figu­ras en mesas aco­mo­da­das con licor y dro­gas.

¿Aca­so había que bom­bar­dear, ini­ciar la matan­za y no hacer un ges­to por dete­ner tan­ta des­truc­ción solo por con­tro­lar los fas­tuo­sos yaci­mien­tos y mili­ta­ri­zar sus rutas con ame­na­zan­tes flo­tas de tras­atlán­ti­cos arti­lla­dos?

Cons­truir el len­gua­je del terro­ris­mo y aun seguir cebán­do­lo ha con­de­na­do cual­quier sali­da civi­li­za­da al con­flic­to ira­quí. Con­de­nar a sus líde­res en apar­ta­dos tri­bu­na­les de la sin razón jurí­di­ca con­lle­va­ra a aumen­tar la dia­ria vio­len­cia.

Aca­bar su cla­se polí­ti­ca en el cadal­so bus­ca atra­par cual­quier solu­ción que igual será pena­da con la fuer­za, razón sufi­cien­te para explo­tar con el mayor nume­ro de kilos en dia­rias bom­bas.

Cien­tos aun espe­ran en el túnel de la muer­te para colo­car sus cue­llos en los lazos de la expi­ra­ción, está deses­pe­ra­da sali­da jus­ti­fi­ca­ra el aumen­to del núme­ro de quie­nes igual se sui­ci­da­ran en aglo­me­ra­dos sitios.

El terror no des­can­sa­ra en Bag­dad, cual­quier impro­vi­sa­do sitio ser­vi­rá para humi­llar, levan­tar su indu­men­ta­ria y prac­ti­car todas las for­mas de tor­tu­ra.

Gene­ra­cio­nes ente­ras nun­ca verán el sue­ño de la músi­ca acom­pa­ña­do de la tran­qui­li­dad de sus infu­sio­nes con la dan­za de sus vien­tres.

Pre­fe­ri­rán cobrar su ven­gan­za y des­pués des­atar cien­tos de lágri­mas, antes que renun­ciar a sus bom­bas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *