Gug­genheim de Suka­rrie­ta, pol­vo y paja- Gabi­rel Ezkur­dia

Des­de que la Dipu­tación de Biz­kaia de la Nava­rra Occi­den­tal anun­ció de modo uni­la­te­ral el plan de cons­truir una fran­qui­cia del Museo Gug­genheim en los terre­nos de la Colo­nia infan­til per­ma­nen­te de la BBK en Suka­rrie­ta las pre­gun­tas sin res­pues­ta han ido lle­na­do el zurrón de los crí­ti­cos con el pro­yec­to.

La fal­ta de res­pues­tas con­cre­tas y argu­men­tos ante las dudas se ha tra­ta­do de com­pen­sar con una inso­por­ta­ble mez­cla de pro­pa­gan­da y gene­ra­li­da­des sin fun­da­men­to que de nin­gún modo sus­ten­tan de modo racio­nal la defen­sa del pro­yec­to.

Las pro­yec­cio­nes espe­cu­la­ti­vas impro­vi­sa­das y la fal­ta de datos rigu­ro­sos apun­ta­lan un dis­cur­so basa­do en el pro­to­ca­pi­ta­lis­mo más insos­te­ni­ble y desa­rro­llis­ta (¡¡hablan de meter un millón de visi­tan­tes anua­les en Bus­tu­rial­dea!!) que des­pre­cia a los que dudan o defien­den el actual mar­co pro­te­gi­do lla­mán­do­les “indios”.

“…apo­ya el desa­rro­llo inte­gral, empe­zan­do por el eco­nó­mi­co, para no con­ver­tir­nos en una reser­va india…”. Como si ser indí­ge­na fue­ra malo. Pero los vaque­ros a lo de siem­pre: la tras­no­cha­da y anti­dia­léc­ti­ca pro­pues­ta del sí o sí. En 1978 las opcio­nes eran Lemoiz o Lemoiz, si no todos con velas a comer ber­zas a las cue­vas de San­ti­ma­mi­ñe. Enton­ces los Nos­tra­da­mus neo­li­be­ra­les se colaron…¿y aho­ra?

Por supues­to a los indios ni voz ni voto. Todo se gui­sa y se come en Ford Dipu­tación, (o nos lo come­mos los indios, si sale mal cla­ro) a “miles” de kiló­me­tros, obvian­do la opi­nión del amplio y plu­ral teji­do aso­cia­ti­vo “indio” de Bus­tu­rial­dea. Dudas, alter­na­ti­vas, opi­nio­nes, ideas…¡para qué! El GU-Suka­rrie­ta se hace sí o sí en el empla­za­mien­to deter­mi­na­do y con la carac­te­ri­za­ción y pre­su­pues­to publicado.Y enci­ma se lla­ma­rá Gu-Urdai­bai. Amen.

Igua­li­co que en el far west o en Zor­notza. El pro­yec­to del Gu-Suka­rrie­ta se basa en posi­cio­nes desa­rro­llis­tas típi­cas del siglo XX, fun­da­das en la insos­te­ni­bi­li­dad, el enga­ño social, y la bús­que­da de flu­jos eco­nó­mi­cos en base a la espe­cu­la­ción mer­can­til que solo bene­fi­cian a cier­tos sec­to­res, y todo por decre­to. ¿Recuer­dan aquel “estra­té­gi­co” pro­yec­to de cen­tral “ver­de” de Boroa? Las féti­das ema­na­cio­nes actua­les con­tra­di­cen aquel per­ju­ro sobre su ino­cua lim­pie­za. Pero el silen­cio y la des­me­mo­ria lo tapan todo y aho­ra otra vez el recur­so a la “últi­ma opor­tu­ni­dad”.

Se vis­te de ver­de (dólar) ade­re­za­do con un dema­gó­gi­co dis­cur­so basa­do en la pre­sun­ta preo­cu­pa­ción por los habi­tan­tes de la zona que quie­ren poder vivir y tra­ba­jar en Bus­tu­rial­dea y ter­mi­na­do. El “efec­to trac­tor” le lla­man, aun­que pare­ce una rota­va­tor para remo­ver en un totum revo­lu­tum. No hay datos que refu­ten en qué va a con­sis­tir el tal efec­to, solo espe­cu­la­cio­nes basa­das en el azar y algu­na fra­ses cla­ri­fi­ca­do­ras como “…pero el mode­lo cul­tu­ra-desa­rro­llo eco­nó­mi­co es una reali­dad de éxi­to obje­ti­vo que no que­re­mos dejar esca­par en Urdai­bai, por­que éxi­to es que vaya mucha gen­te y gas­te mucho dine­ro”. Más claro…Roquefeller.

Pasa lo mis­mo que cuan­do reba­tes datos sobre el Gu-Bil­bao. Los datos de las agen­cias no cua­dran con los ofi­cia­les. Hay per­noc­ta­cio­nes, ratios de con­su­mo ofi­cia­les o reales. El peren­ne millón anual de visi­tan­tes sigue y sigue pero no cua­dra. Es igual que los 100.000 anua­les de la foto de Alder­di Egu­na. Nada varía. Esta­dís­ti­ca está­ti­ca. Si el BEC y el Eus­kal­du­na garan­ti­zan per­noc­ta­bi­li­dad por su acti­vi­dad, el Gug­gemhein, por sí mis­mo no. Y enton­ces vie­ne el mani­do “bueno pero aho­ra Bil­bao es famo­so, está en el mundo…gracias al “museo ame­ri­cano que paga­mos los indios para el dis­fru­te de los vaque­ros”. Es decir de lo cuan­ti­ta­ti­vo enmas­ca­ra­do a lo cua­li­ta­ti­vo pro­pa­gan­dís­ti­co. El Gu-Bil­bao en su éxi­to rela­ti­vo tam­bién debe ser enten­di­do en su jus­ta medi­da al mar­gen de cifras gran­di­lo­cuen­tes. Dema­sia­do cuen­to de la leche­ra.

Pero vaya­mos más allá. Supon­ga­mos que no se dis­cu­te la idea de un Museo ame­ri­cano en Urdai­bai: se hace por­que sí, pun­to. Bien, enton­ces: ¿Por qué en la Colo­nia de la BBK de Abi­ña sí o sí?¿No hay otros empla­za­mien­tos en todo Bus­tu­rial­dea? ¿Por qué no es deba­ti­ble el empla­za­mien­to?

Nadie lo expli­ca. Se diva­gan pre­sun­tos razo­na­mien­tos, gene­ra­li­da­des. ¿Por qué había de derri­bar­se el edi­fi­cio Bas­ti­da un día sí y otro no, qui­zá, no sé, se verá…? Hay redun­dan­tes razo­na­das razo­nes que hacién­do­se eco del “efec­to trac­tor” entien­den que Ger­ni­ka sería un des­pla­za­mien­to idó­neo. Un Gu-Ger­ni­ka redon­dea­ría de algún modo la ofer­ta sim­bó­li­ca, museís­ti­ca, cul­tu­ral e his­tó­ri­ca com­ple­men­ta­ria y sería trac­tor segu­ro de la comer­cial, hos­te­le­ra, logís­ti­ca. Qui­zá ahí sí se pudie­ra enten­der, en cla­ve pro­to­ca­pi­ta­lis­ta, cla­ro, eso de trac­tor en vez de rota­va­tor.

Pero no, la Dipu­tación de la más occi­den­tal pro­vin­cia de Nava­rra ha deci­di­do: el Gu-Suka­rrie­ta se hará en el his­tó­ri­co edi­fi­cio Bas­ti­da, en don­de la tam­bién his­tó­ri­ca y recor­da­da Colo­nia infan­til de la BBK, sigue de modo per­ma­nen­te sien­do una refe­ren­cia para niños, niñas y fami­lias de Biz­kaia, en Abi­ña, Sani­ko­le, para los indios, Suka­rrie­ta o Per­der­na­les, para los vaque­ros, que no aca­ba en eta. Veni, Vidi, Vici o casi.

Dicen que dicen, que siglos antes, allá por 2007 antes de Leh­man Brothers, cuan­do empe­za­ban a pin­tar bas­tos en el sec­tor inmo­bi­lia­rio, la BBK hizo una ope­ra­ción de com­pra de accio­nes que no valían lo que pago, por eso de los favo­res y tal. Por lo vis­to es el mon­tan­te exac­to que todos los indios que sos­te­ne­mos Ford Dipu­tación vamos a pagar por hacer el museo ame­ri­cano en la Colo­nia.

La Colo­nia se tras­la­da a unos terre­nos en Ea que no valen ni de lejos lo que vale el terreno de Suka­rrie­ta, ni eco­nó­mi­ca ni logís­ti­ca­men­te, pero no impor­ta, ¡que los indios que pagan y los críos que dis­fru­tan se fas­ti­dien con j!

Pero al mar­gen de chis­mes, dire­tes y ora­cio­nes indí­ge­nas, lo cier­to es que el pro­yec­to del Gu-Suka­rrie­ta es, ade­más del nego­cio de cons­truir­lo con sus infra­es­truc­tu­ras, y lue­go ver si toca la cam­pa­na, un pro­yec­to estra­té­gi­co para estos nues­tros vaque­ros loca­les.

La ver­da­de­ra razón de este rocam­bo­les­co pro­yec­to está en la reca­li­fi­ca­ción gene­ral de la zona y la extin­ción de la Reser­va “india”. La “Reser­va” es el pro­ble­ma y los indios el obs­tácu­lo.

Extin­guir de modo defi­ni­ti­vo la Reser­va como reali­dad jurí­di­ca para poder desa­rro­llar sin com­ple­jos todos los ansia­dos pro­yec­tos inmo­bi­lia­rios de esa mino­ría pro­to­ca­pi­ta­lis­ta en las for­mas y neo­li­be­ral en los fon­dos. Bus­tu­rial­dea, es dema­sia­do golo­sa como para que Urda­bai no sea en el futu­ro un Zarautz Beni­dor­mes­co más. No hay más que ver el pro­yec­to de la urba­ni­za­ción de cha­le­tes de lujo para­li­za­do en Kana­la, la aper­tu­ra de inmo­bi­lia­rias de nue­vo cuño en Bus­tu­rial­dea ¡en ple­na cri­sis inmo­bi­lia­ria!; los pla­nes hote­le­ros de cono­ci­das cade­nas, las pro­pues­tas sobre sue­lo indus­trial o el males­tar de pro­mo­to­res con el sta­tu quo..

Pero ¿qué legi­ti­mi­dad tie­ne la gen­te que ha gober­na­do duran­te 35 años y no ha teni­do capa­ci­dad de rege­ne­rar el teji­do indus­trial o de arti­cu­lar pro­pues­tas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­bles y cohe­ren­tes con la legis­la­ción espe­cial de la Reser­va para impro­vi­sar tru­cos de Magia?

En tres déca­das la deser­ti­za­ción eco­nó­mi­ca de Bus­tu­rial­dea se ha exa­cer­ba­do por la fal­ta de polí­ti­cas de inte­rés públi­co com­pa­ti­bles con la Reser­va, no por las limi­ta­cio­nes jurí­di­cas de la Reser­va. Excu­sas. Las polí­ti­cas desa­rro­lla­das han sido limi­ta­das, intere­sa­das, par­cia­les y cla­ra­men­te dis­cri­mi­na­to­rias. Una mino­ría se ha bene­fi­cia­do gra­cias a que la ges­tión públi­ca ha sido desa­rro­lla­da por ges­to­res par­cia­les. Prue­ba del has­tío gene­ral son los resul­ta­dos elec­to­ra­les de las últi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Bus­tu­rial­dea. La acti­tud impe­ra­ti­va de los res­pon­sa­bles de las polí­ti­cas públi­cas han ges­ta­do polí­ti­cas ses­ga­das difu­mi­na­das por la pro­mo­ción de una ima­gen que tapa­ba la deser­ti­za­ción. Mucha facha­da para tapar la escom­bre­ra, la desidia y el ses­go. Se ha obvia­do al teji­do social, se han impues­to par­ches impro­vi­sa­dos aje­nos a una estra­te­gia inte­gral con­cre­ta y sos­te­ni­ble. No ha habi­do estra­te­gia para la comar­ca. Y aho­ra una vez más, otro cone­jo de la chis­te­ra: el GU-Suka­rrie­ta.

Sos­te­ni­bi­li­dad, hori­zon­ta­li­dad, par­ti­ci­pa­ción, trans­pa­ren­cia, equi­dad. Esos han de ser los mim­bres para una polí­ti­ca públi­ca inte­gral de cara a pre­ser­var la “Reser­va” des­de el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en un con­tex­to mun­dial glo­ba­li­ta­rio de agre­si­va uni­for­mi­za­ción cul­tu­ral, insos­te­ni­bi­li­dad eco­ló­gi­ca, demo­du­ra polí­ti­ca y eco­nó­mia ultra­neo­li­be­ral.

Museo comer­cial ame­ri­cano para arte glo­ba­li­ta­rio en la reser­va india de las pin­tu­ras ances­tra­les de San­ti­ma­mi: todo un para­dig­ma del impe­ria­lis­mo cul­tu­ral angló­fono neo­li­be­ral del siglo XXI.

¡Hom­bre blan­co joder­lo todo!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *