El rei­no de Espa­ña se des­mo­ro­na- Mai­te Soroa

Como era pre­vi­si­ble ayer, edi­to­ria­lis­tas y colum­nis­tas varios se hin­cha­ron a hablar de la enési­ma ope­ra­ción de des­ca­be­za­mien­to de ETA. Y como repi­tie­ron los mis­mos argu­men­tos de la vez ante­rior y de la ante­rior a la ante­rior, me puse a bus­car un boca­do más ape­ti­to­so. Lo encon­tré en «La Gace­ta», que diri­ge Car­los Dávi­la.

En el edi­to­rial mos­tra­ban su inquie­tud por un tema al pare­cer tras­cen­den­tal: «des­de el día siguien­te a la inde­pen­den­cia marro­quí en 1956, nues­tros veci­nos ‑eter­nos obs­ti­na­dos en hacer­se inde­sea­dos e inde­sea­bles- no han cesa­do de esgri­mir lo que lla­man sus dere­chos, el fin de la ocu­pa­ción y la rein­te­gra­ción de Ceu­ta y Meli­lla a la madre patria».

El tipo, ade­más, está preo­cu­pa­do por­que «debe­mos admi­tir que la estra­te­gia de la pre­sión con­ti­nua a lar­go pla­zo ha pro­por­cio­na­do exce­len­tes resul­ta­dos al sul­ta­na­to. Y ello sin que su medie­val monar­ca y toda la corrup­tí­si­ma har­ca del Maj­zen dejen de hacer sucu­len­tos nego­cios con empre­sa­rios, comi­sio­nis­tas y polí­ti­cos espa­ño­les. Sin des­pei­nar­se, vamos. De suer­te que, pasi­to a pasi­to, se fue­ron engu­llen­do Ifni, la fran­ja de Tar­fa­ya y el Sáha­ra occi­den­tal». Así se des­mo­ro­na el Impe­rio.

Des­con­fía, ade­más, de los pro­pios habi­tan­tes de ambas ciu­da­des y sen­ten­cia que «res­pec­to a los musul­ma­nes con DNI espa­ñol, sólo pode­mos seña­lar que su leal­tad mil veces pro­cla­ma­da es cuan­do menos moti­vo de mati­za­cio­nes y dudas razo­na­bles, por mucho que TVE nos ense­ñe a una vie­ja mora blan­dien­do una ban­de­ri­ta roji­gual­da», y cons­ta­ta que «cual­quie­ra que no sea cie­go por voca­ción verá que la modi­fi­ca­ción étni­ca, cul­tu­ral y reli­gio­sa de Ceu­ta y Meli­lla aca­ba­rá con­vir­tién­do­se en un argu­men­to real de Marrue­cos y que en un even­tual refe­rén­dum, o en una nego­cia­ción a la baja entre Espa­ña y el rei­no ala­wí esa pobla­ción sería deter­mi­nan­te». O sea, que reco­no­ce que no quie­ren ser espa­ño­les. Cosas de la volun­tad popu­lar.

Pero, ¿por qué aho­ra? Lo expli­ca: «el sul­tán ha com­pren­di­do que es el tiem­po y lugar de ir a por todas, a la vis­ta de la des­com­po­si­ción del régi­men espa­ñol y de la debi­li­dad de nues­tro país». Pues igual es hora de que tam­bién noso­tros nos pon­ga­mos las pilas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *