El anti­juez y la cíni­ca pro­gre­sía espa­ño­la – Javier Ramos, Juris­ta

De la cono­ci­da mala cali­dad en la ins­truc­ción de pro­ce­di­mien­tos a car­go del juez estre­lla Don Bal­ta­sar Gar­zón pocos juris­tas son des­co­no­ce­do­res a estas altu­ras, y son tan­tos los ejem­plos de ello que nos va a per­mi­tir el lec­tor que, sin entrar en casos con­cre­tos, nos cen­tre­mos más bien en el modus ope­ran­di de este magis­tra­do.

Si la lógi­ca jurí­di­co-penal fun­cio­na como un silo­gis­mo tal que sobre la exis­ten­cia de unos indi­cios racio­na­les de cri­mi­na­li­dad con­ver­ti­dos en hechos pro­ba­dos en la sen­ten­cia se debe apli­car la nor­ma jurí­di­ca pre­vis­ta, a fin de con­du­cir al resul­ta­do jurí­di­co puni­ti­vo o abso­lu­to­rio que corres­pon­da, es decir, que son los hechos los que deben enca­jar en la nor­ma pre­via que los sub­su­me a fin de apli­car la con­se­cuen­cia que esta mis­ma nor­ma pre­vé, está cla­ro que no es ése el pro­ce­di­mien­to que habi­tual­men­te sigue el has­ta aho­ra titu­lar del Juz­ga­do cen­tral de Ins­truc­ción núme­ro 5 de la Audien­cia Nacio­nal.

Don Bal­ta­sar fun­cio­na a la inver­sa. Pri­me­ro selec­cio­na una cau­sa con renom­bre, una dic­ta­du­ra cono­ci­da pero bien ale­ja­da, la caí­da del Impe­rio Romano o, para mejor ser­vir a quien le paga, una juven­tud vas­ca rebel­de al sis­te­ma. Des­pués ela­bo­ra una teo­ría de fac­tu­ra­ción pro­pia y de natu­ra­le­za cons­pi­ra­ti­va, tal que, por ejem­plo, «todo es ETA» y, por últi­mo, tra­ta de encon­trar indi­cios o hechos que apo­yen su tesis. Don Bal­ta­sar, sen­ci­lla­men­te, se cons­ti­tu­ye en pala­dín de las «cau­sas jus­tas», en ese héroe de cómic que «resuel­ve entuer­tos» al mejor esti­lo qui­jo­tes­co y al que algu­nos pre­ten­den izar en la pea­na de la his­to­ria jun­to a otros rele­van­tes auto­res en el impul­so a los dere­chos huma­nos, como Tomás Moro, Jef­fer­son o Rous­seau. Nada más inexac­to.

Don Bal­ta­sar sim­ple­men­te pre­ten­de sus­ti­tuir o com­ple­men­tar al poder polí­ti­co, lo que no es de su com­pe­ten­cia. Y para ello lle­ga a la más abso­lu­ta defor­ma­ción del Dere­cho. Así, por ejem­plo, pue­de abrir cau­sa con­tra Isle­ro, el toro que mató a Mano­le­te, por más que el códi­go penal no auto­ri­ce a impu­tar deli­to alguno a un ani­mal que, por otra par­te, yace muer­to hace déca­das. No impor­ta, si la cau­sa es «jus­ta», de renom­bre y, ade­más, pue­de gran­jear­le mayor fama.

Pero lo ver­da­de­ra­men­te lamen­ta­ble es ver a ese coro de pla­ñi­de­ras pro­gre­sis­tas a la vera del juez estre­lla. Se que­jan de que el fas­cis­mo espa­ñol, en su afán por impe­dir el des­en­tie­rro de las víc­ti­mas del gol­pe de 1936, ha resuel­to aca­bar con la carre­ra judi­cial de este magis­tra­do, lo que les impe­le a pro­tes­tar y adhe­rir­se a la dudo­sa carre­ra judi­cial del men­cio­na­do. ¡Qué poca ver­güen­za y cuán­ta cobar­día!

La pro­gre­sía espa­ño­la lle­va ses­tean­do des­de 1975. Dan­do por bueno un régi­men que se inti­tu­la como demo­crá­ti­co y una tran­si­ción, que se mote­ja de modé­li­ca, cuan­do no ha sido este perio­do (1975−2010), sino la his­to­ria de una izquier­da espa­ño­la aco­bar­da­da y sumi­sa que, para su infa­mia, tan sólo supo dar el lábel de cali­dad demo­crá­ti­ca a un régi­men, el fran­quis­ta que qui­so reen­car­nar­se por arte de bir­li­bir­lo­que en «demó­cra­ta de toda la vida», sin pasar por la natu­ral depu­ra­ción de sus abun­dan­tí­si­mos crí­me­nes, como hicié­ra­se con el fas­cis­mo ita­liano o el nazis­mo ale­mán. En el Esta­do espa­ñol, el silen­cio, la renun­cia y la cobar­día sus­ti­tu­ye­ron a la ver­dad y a la jus­ti­cia, y de aque­llos pol­vos, estos lodos.

La pro­gre­sía espa­ño­la, aho­ra soli­vian­ta­da, bien hubie­ra debi­do exi­gir expli­ca­cio­nes al poder polí­ti­co, úni­co com­pe­ten­te para depu­rar res­pon­sa­bi­li­da­des y repa­rar las nume­ro­sas injus­ti­cias pro­vo­ca­das por la dic­ta­du­ra. Ni las exi­gie­ron enton­ces ni lo han hecho aho­ra al que resul­ta ser com­pe­ten­te (es un decir), al señor Rodrí­guez Zapa­te­ro, quien con su par­ti­cu­lar modo de gober­nar, esto es, escon­der bajo la alfom­bra todos los pro­ble­mas por mejor ver su pudri­mien­to, ha ela­bo­ra­do una Ley de la Memo­ria His­tó­ri­ca ali­cor­ta y aten­ta a no soli­vian­tar a la vie­ja car­cun­dia his­pa­na, la que real­men­te gobier­na el Esta­do.

En cam­bio, el coro de pla­ñi­de­ras izquier­do­sas se diri­gen al juez en bus­ca de lo que éste no pue­de dar, por­que no es par­te del poder legis­la­ti­vo ni del eje­cu­ti­vo, sino del judi­cial, es decir, el que apli­ca ‑no crea ni recrea- la ley que otro poder ha ela­bo­ra­do. De ahí el lamen­ta­ble espec­tácu­lo de unos niña­tos polí­ti­cos que no qui­sie­ron cre­cer bus­can­do la ver­dad y a los cul­pa­bles de su sufri­mien­to, sino que han pre­fe­ri­do correr a refu­giar­se bajo las fal­das toga­das en bus­ca del «capi­tán amé­ri­ca», del nue­vo héroe de cómic con puñe­tas, que sal­va­rá al mun­do, a su tris­te y aco­bar­da­do mun­do, de las garras de la Falan­ge redi­vi­va.

Esa mis­ma pue­ril y sosa izquier­da espa­ño­la que ríe las gra­cias de su majes­tad por­que, aun­que no es monár­qui­ca, es «juan­car­lis­ta», que es como decir que no se es fas­cis­ta, sino sola­men­te mus­so­li­niano, que renun­cia a sus más pre­cia­dos prin­ci­pios, a la repú­bli­ca, al dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, que jalea al ins­truc­tor cuan­do rea­li­za sus razias poli­cia­les con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co y no repa­ra siquie­ra en la can­ti­dad de tes­ti­mo­nios de tor­tu­ra que, en boca de esos mis­mos dete­ni­dos, han pasa­do por ese mis­mo juz­ga­do; ese mis­mo órgano judi­cial, la Audien­cia Nacio­nal, que fue­ra here­de­ro del TOP fran­quis­ta y aún el pro­pio Con­se­jo Gene­ral del Poder judi­cial que aho­ra sus­pen­de al super­hé­roe y que ellos, los llo­ri­cas, aho­ra atri­bu­yen una onto­ló­gi­ca esen­cia fas­cis­ta.

Los mis­mos que elu­die­ron exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des a toda esa cater­va de fran­quis­tas recon­ver­ti­dos, a los que pusie­ron sin solu­ción de con­ti­nui­dad en los mis­mos pues­tos judi­cia­les y poli­cia­les que toda­vía ocu­pan, esa cua­dri­lla de des­me­mo­ria­dos que trai­cio­na­ron los más sagra­dos prin­ci­pios por los que fue­ron ase­si­na­dos sus fami­lia­res, aho­ra se indig­nan por la des­ti­tu­ción de su Spi­der­man jus­ti­cie­ro.

Mien­tras la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca, casi a solas, rei­vin­di­ca­ba una rup­tu­ra con el régi­men geno­ci­da, estos menes­te­ro­sos polí­ti­ca­men­te se codea­ban con la dere­cho­na para fabri­car una jau­la a los pue­blos ibé­ri­cos, la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la; pac­ta­ban la reduc­ción de sala­rios a la cla­se tra­ba­ja­do­ra en los ver­gon­zo­sos pac­tos de la Mon­cloa y aplau­dían las suce­si­vas leyes anti­te­rro­ris­tas que recor­ta­ban los dere­chos del dete­ni­do, mien­tras veían indo­len­tes las recon­ver­sio­nes indus­tria­les que, como aho­ra, lle­va a cabo la social­de­mo­cra­cia para mayor glo­ria de la oli­gar­quía. ¿A qué vie­nen aho­ra esos sus­pi­ros por la demo­cra­cia? ¿A qué esos mohi­nes de impo­ten­cia? Sólo cose­cháis lo que habéis sem­bra­do y ali­men­ta­do, la bes­tia fas­cis­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *