¡Pue­blos de Euro­pa, alcé­mo­nos! – Askapena

Lo que está ocu­rrien­do en Gre­cia pone en evi­den­cia el recru­de­ci­mien­to de la estra­te­gia depre­da­do­ra impul­sa­da por el capi­tal para resol­ver la cri­sis estruc­tu­ral que está atra­ve­san­do. Al igual que en Lati­noa­mé­ri­ca en los años 90, una frac­ción de la bur­gue­sía local, de la mano de las poten­cias impe­ria­lis­tas occi­den­ta­les, se pro­po­ne lle­var ade­lan­te una ofen­si­va cri­mi­nal en con­tra del pue­blo tra­ba­ja­dor des­man­te­lan­do, median­te un plan de ajus­te dra­co­niano, lo que que­da de las his­tó­ri­cas con­quis­tas popu­la­res. Esque­ma de alian­zas inter­bur­gue­sas y rece­tas mer­can­ti­li­za­do­ras har­to cono­ci­das en la peri­fe­ria leja­na del cen­tro del capi­ta­lis­mo mun­dial aho­ra se repi­ten, cri­sis de acu­mu­la­ción obli­ge, en su peri­fe­ria pró­xi­ma. Los sec­to­res más débi­les del capi­ta­lis­mo cén­tri­co van poco a poco pade­cien­do el mis­mo meca­nis­mo de poda que gol­peó a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos a final del siglo pasa­do. El pro­ce­so de con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción del capi­tal, con­se­cuen­cia de la irre­fre­na­ble bús­que­da de bene­fi­cio que carac­te­ri­za al modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, eli­mi­na los sec­to­res bur­gue­ses menos com­pe­ti­ti­vos y ele­va el nivel de explo­ta­ción de la mayo­ría trabajadora.

Por lo tan­to, si la deci­sión del par­la­men­to grie­go de apli­car a raja tablas los dic­ta­dos del FMI nos recuer­da la polí­ti­ca anti­po­pu­lar lle­va­da ade­lan­te por el gobierno argen­tino a lo lar­go de la déca­da del 90, no lo pode­mos adju­di­car a meras coin­ci­den­cias his­tó­ri­cas y coyun­tu­ra­les. Estos fenó­me­nos se ins­cri­ben en el avan­ce del pro­yec­to estra­té­gi­co que el capi­ta­lis­mo imple­men­tó a media­dos de los 70, y que hoy en día, a pesar de los can­tos de sire­nas de algu­nos pro­gre­sis­tas extra­via­dos, sigue a la orden del día: el neo­li­be­ra­lis­mo. A lo que esta­mos asis­tien­do en Gre­cia es a una vuel­ta de tuer­ca más, a una ace­le­ra­ción en su letal implementación.

En ese sen­ti­do, si con­si­de­ra­mos que una prác­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta con­se­cuen­te impli­ca un apren­di­za­je de las moda­li­da­des y for­mas que toma el enfren­ta­mien­to socio­po­lí­ti­co, no pode­mos sino adver­tir los esque­mas polí­ti­ca­men­te repre­si­vos y social­men­te regre­si­vos que nos espe­ran. El dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y recor­tes de dere­chos socia­les que veni­mos sufrien­do los últi­mos 20 años de la mano de la Unión Euro­pea, herra­mien­ta ins­ti­tu­cio­nal estra­té­gi­ca de la cla­se domi­nan­te euro­pea, no tie­ne otro futu­ro que el de exacerbarse.

Aho­ra bien, el avan­ce de este sis­te­ma irra­cio­nal e injus­to tie­ne un lími­te: el que le impo­ne la resis­ten­cia popu­lar. Si bien los acto­res y las rece­tas se repi­ten has­ta la cari­ca­tu­ra, los rit­mos de imple­men­ta­ción del pro­yec­to estra­té­gi­co neo­li­be­ral cam­bian. La corre­la­ción de fuer­za entre el capi­tal y los sec­to­res popu­la­res con­di­cio­na estruc­tu­ral­men­te la capa­ci­dad del sis­te­ma a repro­du­cir­se. Por eso la lógi­ca del capi­tal en bús­que­da de mayor ren­ta­bi­li­dad y de nue­vos nichos a mer­can­ti­li­zar (pri­va­ti­za­cio­nes, edu­ca­ción, salud, pen­sio­nes) se hace con más o menos viru­len­cia, según tiem­pos cor­tos o media­nos, faci­li­ta­do y garan­ti­za­do por mode­los de domi­na­ción polí­ti­ca auto­ri­ta­rios o cons­ti­tu­cio­na­les, apos­tan­do por la coer­ción direc­ta o una más sofis­ti­ca­da y per­ni­cio­sa bús­que­da de con­sen­so ideo­ló­gi­co. La cla­se domi­nan­te es per­fec­ta­men­te cons­cien­te de ello y por eso modu­la su pro­yec­to según las con­di­cio­nes con­cre­tas a las que se enfrenta.

Es decir que más allá de las evi­den­tes dife­ren­cias en la inser­ción eco­nó­mi­ca mun­dial de cada país, es fun­da­men­tal dete­ner­se en la sin­gu­la­ri­dad his­tó­ri­ca, cul­tu­ral, iden­ti­ta­ria, y sobre todo en el acer­vo de luchas que carac­te­ri­za a cada pue­blo. Si la cla­se domi­nan­te toma nota de ello para deter­mi­nar los pasos tác­ti­cos a dar en su ofen­si­va, noso­tros debe­mos nutrir­nos de esas expe­rien­cias para avan­zar en nues­tro pro­pio pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social. La res­pues­ta que dio el pue­blo tra­ba­ja­dor argen­tino a los atro­pe­llos neo­li­be­ra­les median­te una masi­va orga­ni­za­ción de los sec­to­res des­em­plea­dos o a tra­vés de la recu­pe­ra­ción de empre­sas por sus tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, no son úni­ca­men­te prue­bas y ejem­plos de la vita­li­dad de un movi­mien­to popu­lar que fue capaz de recom­po­ner­se y resur­gir tras su sis­te­má­ti­ca ani­qui­la­ción duran­te la últi­ma dic­ta­du­ra mili­tar. Son herra­mien­tas de lucha que ya hacen par­te del acer­vo de resis­ten­cia mun­dial a dis­po­si­ción de cual­quier movi­mien­to popu­lar. Así mis­mo, la gran tra­di­ción de izquier­da pre­sen­te en los sec­to­res popu­la­res grie­gos, con pode­ro­sos sin­di­ca­tos cla­sis­tas, movi­mien­tos radi­ca­les y par­ti­dos comu­nis­tas que no caye­ron en un pro­yec­to polí­ti­co con­ci­lia­dor, nos recuer­dan que estas moda­li­da­des de orga­ni­za­ción siguen a la orden del día si es que lle­van ade­lan­te una prác­ti­ca polí­ti­ca anti­ca­pi­ta­lis­ta con­se­cuen­te jun­to a sus bases y a los nue­vos exclui­dos del sis­te­ma (jóve­nes, pen­sio­nis­tas). El nivel de resis­ten­cia cuan­ti­ta­ti­vo y cua­li­ta­ti­vo a las medi­das impues­tas por el FMI la UE y sus acó­li­tos loca­les, no es más que un pri­mer paso que augu­ra nue­vas for­mas e ini­cia­ti­vas de lucha popu­lar. Sir­van de ejem­plo la de huel­ga gene­ral del pasa­do jue­ves 20 de mayo, que es la quin­ta en un bre­ve perio­do de tiem­po, la movi­li­za­ción de 100.000 per­so­nas por el par­ti­do comu­nis­ta KKE el pasa­do sába­do 15 de mayo en Ate­nas, las ocu­pa­cio­nes de escue­las y facul­ta­des por par­te del movi­mien­to estu­dian­til y los men­sa­jes total­men­te anti­ca­pi­ta­lis­tas de todas esas movi­li­za­cio­nes. Ten­dre­mos que seguir dete­ni­da­men­te la evo­lu­ción, acier­tos y erro­res de toda esa lucha.

Aquí, en Eus­kal Herria, tene­mos un acer­vo his­tó­ri­co de lucha, de auto­or­ga­ni­za­ción y de movi­li­za­ción que hace de nues­tro movi­mien­to popu­lar una fuer­za social sin paran­gón en la Euro­pa actual. Eso no nos exi­me, des­de nues­tra sin­gu­la­ri­dad de pue­blo sin Esta­do, a tomar nota de los pasos que da el Impe­rio del capi­tal en otras lati­tu­des así como de las for­mas de resis­ten­cia que otros pue­blos le con­tra­po­nen. Al con­tra­rio, es nues­tro deber. De esta for­ma esta­re­mos polí­ti­ca­men­te e ideo­ló­gi­ca­men­te mejor enca­mi­na­dos para seguir pro­fun­di­zan­do en la lucha de masas, ideo­ló­gi­ca e ins­ti­tu­cio­nal, pila­res actua­les de nues­tro pro­ce­so de libe­ra­ción cuyo reco­rri­do y, a buen segu­ro, des­en­la­ce irá minan­do las bases del pro­yec­to de domi­na­ción euro­peo vigen­te. Jun­to a movi­li­za­cio­nes y con­cen­tra­cio­nes de apo­yo a la lucha del pue­blo tra­ba­ja­dor grie­go tene­mos, por lo tan­to, que seguir reco­rrien­do y ali­men­tan­do nues­tra prác­ti­ca polí­ti­ca trans­for­ma­do­ra. Sin duda algu­na, en ello resi­de la más con­se­cuen­te prác­ti­ca de soli­da­ri­dad internacionalista.

Gillen Ogie­ta y Jon Txontxe Etxe­ba­rria, mili­tan­tes de Askapena.

www​.aska​pe​na​.org

http://​www​.aska​pe​na​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.